Saturno en Acuario 2020 - 2023. El cambio de elemento.

Saturno en Acuario 2020-2023 y el cambio de elemento


El pasado 22 de marzo ingresó Saturno en Acuario y yo no he hecho sino retrasar este especial. Como que me acojonaba meterle mano al asunto.

Y no es para menos: no es lo mismo publicar el Boletín semanal y cubrir el panorama cósmico de siete días, que ponerte a estudiar los dos años y medio que se pasa Saturno por signo. Cada vez que me toca redactar un artículo así la sudo gorda.

Comprensible. Saturno es pesado, severo, te pega con la vara, retrograda, se pone directo y, cuando crees que te ha dado un descanso, te vuelve a endiñar. Vale muchísimo la pena tener en cuenta su tránsito ya que, en mi opinión y la de muchos otros astrólogos, es uno de los planetas que más marcan la vida de cada individuo. Pensad que los antiguos lo bautizaron como el gran maléfico y que, connotaciones negativas aparte, marcaba los límites del viejo cosmos. Detrás de él ya no había nada.

Así que durante los próximos años tendremos Saturno en Acuario para rato. Saturno y más Saturno. Acuario y más Acuario. Y no lo digo de coña, que en diciembre entra Júpiter también en el signo del Aguador y en el 2023, aunque el asunto no convenga al artículo, será Plutón el que llegue y se quede por casi dos décadas.

Además, y esto se os tiene que quedar grabadito a fuego -o mejor grabadito a hielo, que este signo es muy frío– el Saturno en Acuario que nos toca es muy, muy, muy particular. Podemos decir fastidioso. Podemos decir  desafiante. Podemos llamarlo original. Lo que os de la gana. En cualquier caso, se trata de un periodo que no nos dejará indiferentes.

Tampoco hay que ser muy listo viendo todas estas noticias de virus monárquicos, colapsos económicos y confinamientos. Lo que pasa es que yo no quiero hablaros de pandemias sino de hechos astrológicos; esto es lo que nos interesa, esto es lo que hace este Saturno en Acuario tan, tan, tan especial. Fijaos:

  • Por un lado, tenemos que el 31 de Marzo se juntarán Marte y Saturno en Acuario en el grado 0°40.
  • Por otro, y requete importante, sucede que el 21 de diciembre Júpiter y Saturno se juntan en el mismo sitio.
  • No sólo eso, la conjunción de diciembre de estos planetas regordetes viene a marcar un cambio de elemento en unos ciclos que duran doscientos años. Esto hay que tomarlo muy en serio, queridos y queridas: nos despedimos de un ciclo de tierra y estrenamos un ciclo de aire.
  • Finalmente, para liar más la marrana, Saturno en Acuario va a comerse un montón de cuadraturas con Urano en Tauro. Será en el 2021 y esto, tanto a nivel global como personal, suele hacer algo de pupita.

De manera que, a rasgos generales, ya tenéis aquí los aspectos más interesantes de este Saturno en Acuario. Y ahora, después de una intro tan larga, pasemos al lío. Expliquémoslo todo.

Saturno en Acuario 2020 – 2023. La típica clase teórica.

A ver, que ya son varios años con la página, así que debiérais saber algunos conceptos y así me ahorráis el repetirme.

Para descifrar los significados de cualquier tránsito primero hemos de conocer a sus participantes por separado: en este caso se trata de enteder a Saturno y de entender a Acuario.

¿De Saturno qué sabemos? Pues que tarda unos treinta años en dar la vuelta a la tierra y que se pega, como hemos dicho, unos dos y medio por signo. Que los antiguos, lo hemos mencionado allá arriba, lo consideraban el último de los planetas, por eso representa los límites y la gran autoridad. En la Astrología Clásica Saturno es el que parte el bacalao.

Rige las piedras, los viejos, las leyes; el karma del que rompe, paga; los científicos, los mineros, lo antiguo, lo clásico; rige la Astrología, los inviernos, lo seco, lo frío, el declive, la muerte. La paralización. Todo muy bonito, ¿eh?

El paso del tiempo. Los procesos largos. Estructuras, bordes, muros. Es la imagen del Arcano XIII del Tarot, con su esqueleto y la hoz que siega lo inservible. Es el dios de los romanos devorando a sus hijos para que no lo destronen. El profesor estricto que te manda deberes, te castiga, te prohíbe ir al recreo. El aprendizaje a base de sudor y lágrimas. Los premios o la experiencia a muy largo plazo.

Ea.

¿Y de Acuario qué sabemos? Pues lo mejor es remitiros al especial sobre el arquetipo que tenéis aquí, pero haciendo resumen, podemos empezar con que es un signo positivo, de aire y fijo. Esto ya nos remite a su carácter activo, dinámico, comunicativo, social y racional – cosas del elemento aire– y con acciones duraderas que mantiene en el tiempo -por su naturaleza fija, lo cual no es moco de pavo.

Acuario es tecnología, es futurismo, es ciencia ficción. Es fraternidad. Es asexualidad o todos con todos. Es individualismo. Es aldea global. Es dogmatismo. Es snobismo. Es excentricismo. Es: Amo el mundo pero no soporto a la gente.

Representa la necesidad de ir más allá de los bordes y de proyectarse en el futuro. El relámpago que te ciega. La telepatía. La locura. Los desarraigados y ovejas negras. El carnaval. El arcano 0 del Tarot.

Saturno en Acuario 2020 -2023: El Loco en el Tarot de Crowley y sus similitudes con Acuario.

Saturno en Acuario 2020 -2023: El Loco en el Tarot de Crowley y sus similitudes con Acuario.

En el cuerpo representa a las pantorrillas, da estrés, ataques de esquizofrenia, contactos con extraterrestres, varices, hiperanálisis de las emociones. Hace a los nativos alargados. Miradas azuladas y aura eléctricas. Labios finos y curvados hacia abajo. Orejas puntiguadas como de elfos.

Una vez analizado a ambos por separado, tenemos que tener en cuenta las regencias planetarias -otro asunto que sabéis que no me paro de repetir. Tenemos planetas y signos que vibran en sintonía, que se llevan bien, que van del mismo rollo. Y otros que no.

En el caso de Saturno y Acuario la cosa funciona; por eso se dice que Saturno es regente de Acuario, o que Saturno está domiciliado en Acuario.

Esto es muy interesante y es que el que Saturno en Capricornio del que acabamos de salir, también estaba domiciliado.O sea, que en total nos vamos a tirar cinco años con un Saturno fuerte, un Saturno bien puesto, un Saturno dando todo lo que tiene dar.

Aún así, Saturno siempre será Saturno: una puñetera piedra en el zapato. Decía una queridísima maestra que allá donde Saturno cae o pasa, se sobrecompensa por miedo, se ponen límites, se controla más de la cuenta -y aquí de nuevo podemos remitirnos a esa pintura de Goya de Saturno devorando a su hijo. Saturno nos obliga a vivenciar de manera lenta y un tanto dolorosa las experiencias y energías propias del signo que toque.

Por tanto… ¿qué podemos esperar de estos próximos dos años y medio?

Pues frialdad y desapego en la comunicación, reforzamiento del pensamiento científico, mucha probeta, mucho ensayo, mucho ordenador, mucho laboratorio, mucha digitalización. Todo esto, además, será puesto a prueba con sus limitaciones y retrasos

Como arquetipo, Acuario oscila entre la soledad, el ostracismo y la pertenencia a grupos donde moverse con libertad, así que andaremos más individualistas, más cascarrabias, más interesados en involucrarnos socialmente pero incapaces de encajar. Humanitarios pero incomprendidos, con el corazón de piedra, la mente dogmática, talibanes e inflexibles con nuestra visión utópica del mundo.

Algunas ONGs las pasarán canutas y lo mismo vale para plataformas colectivas, el facebook y la madre que los trajo. Reinarán las discusiones en los foros, los sindicatos andarán jodidos y deberán ser reformados. Saturno se lleva por delante todo aquello que considera superfluo: provocará distanciamiento entre amigos, limpieza de contactos, enfriamiento social, rechazo y burla de lo esotérico, de lo ñoño, del positive thinking, de la felicidad ciega e ingenua.

Viviremos reformas sociales y ecológicas, pensad que a Acuario le interesa compartir sus teorías de justicia e igualdad planetarias. Lo que pasa es que como signo fijo que es, puede moverse entre extremos: de ser el más rojo a ser el más facha. Izquierda extrema. Derecha extrema. Veganos guerrilleros. Fanáticos defensores de los animales.

Habrá un culto doloroso por lo excéntrico. Todos más rarunos y mártires de nuestra rareza. Los locos, enfermos. Los científicos, taciturnos. Los laboratorios, asépticos, depurados, metalizados. Mucho trabajo remoto; mucha relación digital; mucho control de la información. De hecho, como veremos después, al pasar del elemento tierra al elemento aire, ya no maneja el cotarro quien tiene más dinero, sino quien tiene más información.

Las leyes y las cookies y las políticas del control de datos más severas. Internet convertido en monstruo. Nuevos buscadores. Nuevos métodos de pago. Adelantos en la técnica y en la medicina. Mucha Astrología.

Habrá levantamientos extremos contra las autoridades. Fuerte represión contra estas. Manifestaciones cibernéticas. Descontento contra el gobierno. Necesidad de anarquía. Libertad falsa y caprichosa. De hecho, se debatirá muchísimo sobre los valores acuarianos: libertad, igualdad, fraternidad. Sobre el compartir. Sobre la cooperación. Sobre las fronteras.

Problemas con la aviación. Al mismo tiempo, avances en la aeronáutica. Mucho cosmos. Mucho astronauta. Mucho experimento. Futurismo distópico.

Y así, de oca en oca, tiro porque me toca. Y más varices y dolores en las pantorrillas y más esquizofrenia y más visitas al dentista. Y Shakira y Piqué y toda su familia un poco tristones, y lo mismo Britney Spears que Angela Merkel -ambas comparten la Luna en Acuario. Y se hablará de Diana de Gales y de Bob Marley y a Woody Allen le caerá una difícil.

Se estudiará más matemáticas y crecerá el interés por la electrónica y por Rusia y por Iván el terrible. Disfrutaremos a solas maquinando inventos y jugando al ordenador o profundizando en temas de liberación queer y alimentación sostenible. Poca huella de carbono -aparente, pues Internet contamina- y mucho aislamiento.

Por supuesto, esto no dejan de ser más que interpretaciones generales. Luego cada uno de nosotros lo percibirá de una manera concreta que vendrá determinada por su tema natal -eso que siempre os digo de que cada carta es un mundo.

De hecho, si queréis podéis saltaros hasta el final del artículo donde ya están las predicciones, pero yo entre tanto seguiré desentrañando las particularidades de este Saturno en Acuario.

Saturno en Acuario 2020 – 2023. Configuraciones universales.

En la introducción os he listado una serie de aspectos que matizan y mucho  este tránsito de Saturno en Acuario. El primero de ellos es la conjunción que viviremos el 31 de marzo entre Marte y Saturno; esto es, Saturno está en el 0°40 de Acuario y llega por detrás Marte y ¡zas! se le junta. En fin, pues una conjunción -de arrejuntarse, ni más ni menos.

Pero claro, pensemos: Saturno es el gran maléfico o maléfico mayor y Marte es el maléfico menor. Digamos que son dos planetas que suelen liarla parda y que conviene tenerlos de buen rollo. Claro, al juntarse, unen sus fuerzas, que son -cuanto menos- poco livianas. Este aspecto entre planetas importantes también se denomina configuración universal.

Aquí no voy a extenderme. De hecho, muchos sabéis que me interesa la Astromundial así como la Astrología Clásica, así que os voy a remitir a un artículo de Pepa Sanchís donde analiza los efectos de esta conjunción a nivel europeo.

Yo me voy a limitar a hablar un poco de sus efectos a nivel personal, así que andad atentos.

Veréis: lo normal es que cada dos años Marte y Saturno se junten, es decir, que tengamos esta configuración universal en el cielo. Por ejemplo: el 24 de agosto del 2016 se unieron casi en el grado 10 de Sagitario. Unos dos años más tarde, el 2 de abril del 2018 se juntaron en el grado 8 de Capricornio. Y nada, pues ahora nos toca en Acuario.

Y claro, ¿qué pasa con ese grado, con ese punto en el cielo donde ambos malotes se juntan? Pues pasa que generan estrés. Esto implica que si tenéis algún planeta o punto sensible cerca en vuestra carta, habrá que apretarse las tuercas, ¿me seguís?

La conjunción de Marte y Saturno combina sequedad y tensión, muerte, conflicto.

La conjunción de Marte y Saturno combina sequedad y tensión, analogías con un desierto helado, finales, conflictos.

Para poneroslo más claro: si tenéis algo entre el grado 0 y el 2 de Acuario, pues chungo. Y si es por esa zona pero de Tauro, Escorpio o Leo, pues regulero. Y lo mismo me vale para el 29 de Aries, de Cáncer, de Libra o de Capri -pues quedan muy, muy cerquita de la conjunción. Sí o sí tendréis que vigilar esa parte de vuestra carta.

Y ojo que no pretendo ponerme muy melodramático: nadie se muere ni se le viene el mundo abajo con este aspecto. De hecho, si os sirve como ejemplo, a mí cada dos años no me toca la lotería pero sí alguna de estas chapuzas cósmicas. Cuando no es una cuadratura, se me juntan en el Ascendente o me oponen algún planeta importante. Y aquí sigo, mochileando con una sonrisa.

Peeeeeeroooooo… Pero lo que pasa esta vez, queridos y queridas, y lo que hace que este Saturno en Acuario sea tan particular, así como este Saturno y Marte juntitos, es que el 21 de diciembre Júpiter también se arrimará a Saturno en ese mismo grado. Y como Júpiter expande, amplifica, exagera y viva la Pepa, pues pasará que, a partir de entonces, la jodienda será más grande.

Así que aguas con esa zona de vuestra carta. Echadle paciencia porque la sacudida puede prolongarse durante dos años y, en concreto, hasta que se produzca la siguiente conjunción entre Marte y Saturno, esto es, el 5 de abril del 2022.

Para entonces, los malotes se unirán en el grado 22 de Acuario y será esa zona de la carta, grado más o grado menos la que tenga que apretar los dientes.

Saturno en Acuario 2020 – 2023. La Gran Conjunción y el cambio de elemento.

Me vais a disculpar que me enrolle tanto y que el especial me quede tan largo, pero de verdad que todo este lío de Saturno en Acuario no puede tomarse a la ligera.

Fijaos, Saturno, planeta de las restricciones y los límites ha ingresado en Acuario. Bien. Eso es lo que estamos analizando en este artículo. Pero es que en diciembre, Júpiter, el gran benefactor, el Papá Zeus del zodiaco, el angelito de la guarda de vuesta carta, el profesor más simpático, también entra en Acuario.

Claro, por eso os decía que vamos a tener Acuario por un rato. Y de manera un tanto ambivalente: por un lado, Saturno restringe y va a hacer que los acuarianos se aprieten el cinturón. Por otro, a Júpiter le encanta regalar sus bondades y esto benefiará indudablemente a los mismos Acuario. Es como si desde el cosmos les dieran una de cal y otra de arena, saliendo mejor parados aquellos acuarianos del tercer decanato, esto es, aquellos que cumplen desde el 10 y el 19 de febrero.

Aparte, como acabamos de ver, Júpiter se unirá a Saturno en el mismo grado donde ante se había unido Marte.

Y no sólo eso, lo más importante, lo más decisivo, lo más, lo más, lo más, lo más acontecimiento histórico es que vamos a experimentar el llamado cambio de elemento.

Os explico de qué va. Cada veinte años Júpiter y Saturno se unen en un signo y lo normal es que, durante doscientos años, esas conjunciones se repitan en signos del mismo elemento. O se juntan en signos de fuego: Aries, Leo, Sagitario; o lo hacen en agua como en Cáncer, Escorpio y Piscis… y así sucesivamente.

En este caso, desde el 1802 -y con excepción del año 1981- Júpiter y Saturno se han unido en signos de tierra –Tauro, Virgo y Capricornio.

Pues bien, desde el próximo diciembre y hasta el 2219 todas las conjunciones se darán en signos de aire: Géminis, Libra y Acuario. Esto es el llamado cambio de elemento.

Existen muchísimas teorías astrológicas respecto a sus repercusiones. Algunos hablan de un nuevo orden mundial, de un sistema de valores y creencias más democrático, de una apertura de consciencia. Hay esotéricos que lo enmarcan dentro de la ansiada Era de Acuario cuya antesala habría sido el Covid 19, un virus global -Acuario- que se propaga por el aire -Acuario es un signo de este elemento- , que nos distancia y obliga al trabajo remoto -Acuario y la tecnología-, que enfría nuestras relaciones,  obliga al confinamiento, al trabajo en laboratorios y a mucha, mucha, mucha soledad solidaria Pues eso. Todo muy acuariano.

Yo me abstengo de opinar. Sí me gusta remitiros a esta conferencia de Elvira Usón -que ya he colgado otras veces- en la que analiza los ciclos planetarios, desmitifica la Era de Acuario y nos adelanta el zambombazo del 2022. Entretenidísima y super interesante.

Resumiéndola a lo loco, Elvira nos advierte del control de la información, de que mucho Amazon y Netflix pero poquito roce, de que los Estados Unidos se van a la mierda y de que, como no aprendamos ruso o chino mandarino, nos comerán los gusanos. El mensaje positivo es que una vez toquemos fondo en el 2022, el resto es cuesta arriba.

Saturno en Acuario 2020 – 2023. Las cuadraturas a Urano en Tauro.

Además, durante el tiempo en que Saturno pasea por Acuario dibujará unas cuadraturas muy molestas a Urano en Tauro. Esto también matizará el tránsito.

Fijaos: Saturno limita, reseca, endurece, ralentiza y enfría. Urano, por su parte, acelera, radicaliza, rompe y tiene un carácter muy rápido e incluso violento. Esto implica desde zambombazos electrónicos a terremotos pasando por catástrofes aéreas y alzamientos radicales con sus correspondientes represiones.

Saturno en Acuario 2020 - 2023. Las cuadraturas con Urano en Tauro.

Saturno en Acuario 2020 – 2023. Durante las famosas protestas de Seattle estaba activa la cuadratura entre Saturno y Urano de 1999.

A nivel personal puede generar frustración, portazos, borrón y cuenta nueva violentos. Rabia contenida al sentir que nos limitan las libertad -aunque de nuevo, nuestra sensación de libertad quizá solo sea falsa o caprichosa.

Y no sólo eso, las cuadraturas se perfeccionarán en el 2021 -serán tres en total- pero como Saturno y Urano se mueven relativamente despacio, sobre todo el último, sus efectos se prolongarán hasta el año siguiente y quien sabe si incluso ya matizarán este 2020. Así que la gorda, es gorda de verdad.

¿Ha quedado claro? Para el que quiera apuntar, aquí van las fechas de las tres cuadraturas: el 14 de febrero, el 14 de junio -con Marte en Leo involucrado, pura T-cuadrada fija- y el 24 de diciembre, siempre en el 2021.

Y ahora pasemos con las predicciones.

Saturno en Acuario 2020 – 2023. Predicciones generales.

A ver, sabéis que hacer predicciones generales así a lo loco no me gusta pues me parece que perjudican mucho a la Astrología: ni predecir es tan fácil, ni todo es de manual, y encima cada carta es un mundo y cada tránisto diferente. Eso y lo poco profesional que me resulta contaros una milonga.

Además, pensadlo: si ya hacer la predicción de cualquier Saturno implica un cotejar el cielo de arriba con la carta del nativo, ¿cómo cojones queréis que me meta a pronosticar de manera fiable si ahora nos ocupa un tránisto que se mezcla con Júpiter y hasta con Urano? No, no y no.

Evidentemente sí se pueden sacar conclusiones básicas que nos ayuden a orientarnos. La primera y clara es entender quiénes serán los más apaleados por el tránsito. ¿Alguien sabe la respuesta? Pues claro, los acuarianos.

Y con acuarianos me refiero no sólo a los que tenga el Sol en ese signo, sino a aquellos que tengan la Luna o el Ascendente. También me vale cualquiera que tenga un planeta importante en su carta en Acuario, sobre todo Mercurio, Venus y Marte.

Luego tenéis que ver en qué grado tenéis ese planeta. Y esto es mega, mega, mega importante. Aquellos con planetas entre el grado 0 y 10 pues rechinarán los dientes este 2020 y 2020. Luego les tocará el turno a los que tengan planetas en entre el grado 11 y 20. Finalmente, Saturno pasará  lista entre aquellos nativos con planetas en Acuario entre el grado 21 y 30.

Seguimos. Cada vez que Saturno ingresa en un signo vosotros tenéis también que buscar el resto de signos de esa modalidad.

Os explico: Saturno ingresa en Acuario, esto es, un signo fijo; esto implica que el resto de signos fijos también vivirán tensiones saturninas: en el caso de Leo será por oposición y en el caso de Tauro y Escorpio, pues será por cuadratura.

Así que otra cosa que podéis mirar es qué planetas o puntos importantes tenéis en estos signos y sobre todo si ya tienen tensiones en vuestra carta natal.

Más cosas: como siempre, merece la pena mencionar el llamado retorno de Saturno, esto es, el momento en que Saturno regresa al grado y signo que ocupa en vuestra carta. Normalmente este retorno coincide con los 29 o 30 años y suele venir acompañado de un periodo de aprendizaje, maduración responsabilidades, seriedad y también esfuerzos y sus consecuentes logros o reconocimientos.

En este caso, les tocará vivir su retorno a esos nativos que nacieron entre el 6 de febrero de 1991 y el 20 de mayo de 1993. Preparáos, criaturas; y si os quedan dudas, siempre podéis regalaros uno de mis coaching.

También vivirán su retorno -pero su segundo y hasta su tercero- muchos de los que que nacísteis entre 1962 y 1964 y desde principios de 1932 hasta inicios de 1935. Normalmente estos retornos se toman con mucha más filosofía, que para eso se envejece, para tomarse las cosas más a guasa. Pero bueno, si os quedan dudas, ahí queda mi coaching astrológico también para vosotros.

Saturno en Acuario 2020 – 2023. Predicciones por signo.

Para terminar, para daros el gusto, me voy a permitir la indecencia de redactar unas posibles predicciones por signo y basadas en el Ascendente y en un orden armónico de las casas.

Por favor, por la gloria de Chiquetete, tomaos todas estas explicaciones con pinzas. Buscad vuestro Ascendente, leed además la de vuestro signo solar si os conviene.

A veces, para ridiculizar más la cosa el Ascendente de una carta empieza casi a finales de signo. En ese caso, leed el del signo siguiente.

Y si todo os resulta un lío macabeo, pues leed todos los signos, que algún sacaréis de toda esta mandanga.

Recordad además que como Saturno tarda dos años y medio en atravesar un signo y, en sintonía con su naturaleza, los efectos son largos, lentos, duraderos. Eso significa que cada uno de nosotros, en mayor o menor medida y en función de su carta, sentirá su pesadez en un área de su experiencia por un tiempo aproximado de un año y, a veces, incluso más. Pero siempre, siempre, siempre, en función de cada una de vuestras cartas.

Y ahora sí, ¿preparados?

*

ARIES, como mi hermana y Karina y como el Adela de mi barrio  (es que acabo de recordar que soñé anoche con ella).

Lo bueno de ser Ascendente Aries, es que las casas os caen ordenadas. Kabaleb, el astrólogo cabalista, decía que este era el Ascendente ideal. Pero bueno, a lo que vamos: que este tránsito no os cae malo. Sobre todo si lo comparamos con los últimos dos años y medio y el paso de Saturno por Capricornio -ese sí que os pudo hacer pupa.

Ahora, con Saturno por vuestra casa XI os va a tocar hacer limpieza de amigos, acompañar a amistades en procesos dolorosos, colaborar en grupos sin que se sienta que os reconocen o se os acepta. La casa XI es una casa molona: si en los dos últimos años le disteis duro a la profesión, ahora es tiempo de meterle mano a vuestros verdaderos sueños y proyectos.

TAURO, como Susana Mujer, Debodinero y Thiago.

Chicos y chicas; chicas y chicos. Algunos de vosotros ya lleváis una temporada de cambios drásticos y bamboleo, bambolea, porque mi vida yo la quiero vivir así.

Pues bien, me temo que para algunos, la cosa continúa. Saturno os transita la casa X y el jefe se ha puesto muy pesado, tenéis a un padre o a una madre o a un suegro pachucho o la famila os acusa de workaholics. Que sólo sabéis trabajar, os reprochan. Pero es que si no… ¿quién se ocupa de todas estas presiones y responsabilidades laborales?

GÉMINIS, como Danielita, Miguelito Cuki y Mónica.

A ver, Géminis, que este 2020 Venus retrograda en vuestro signo y encima tenéis temporada de eclipse, así que telita. Pero claro, este artículo va sobre Saturno en Acuario.

Pues Saturno os pasa por la casa IX y os va a pedir que os metáis en la universidad a darle duro a la bioquímica o que aprendáis Astrología o que renunciéis a vuestro trabajo y le deis la vuelta al mundo u os paséis una temporada en India, locos, inconformistas, criticando a los hippies y sin saber bien cómo encajar.

Ojito con los los cuñados. Y con problemas con las leyes. Retrasos en los vuelos. Y cualquier multa en el extranjero.

CÁNCER, como IlikeIloveIchliebe, Kikerl y Sandrita Wahe Gurú.

Pues qué bien, queridos, que Saturno haya salido de Capricornio. Bien y bien por todos lados. Eso sí, ahora ingresa en vuestra casa 8 que es una casa -como diría mi abuela- muy especialita.

Si este último año los desafíos vinieron de parte de la pareja y la convivencia, ahora os toca poner en orden asuntos de dinero. ¿Trabaja vuestro amante o te toca mantenerlo? ¿Lo echaron del curro?¿Le pegó la depresión? ¿Sólo os llegan multas y la declaración de la renta es una pelí gore? Pues eso, cosas de Saturno. 

LEO, como Norbert y Brujita.

Pues queridos y queridas, a vosotros este Saturno os hace pupita: si es porque se opone a vuestro Ascendente, seguro que la pareja os pondrá  firmes y os calentará la cabeza con sus teorías, ideales e idas de olla.

Y si es porque tenéis un Sol leonino pues lo mismo el papá enferma u os pega la depre u os rompen el corazón, que es que sois unos románticos, leoncios, que es que no aprendéis con tanto terciopelo, foco y cine de autor.

VIRGO, como el Shato, Nago y Piqueta.

Queridos, queridas, queridísimxs. Vosotros ya con ser Virgo tenéis bastante -y es que mira que es cruz nacer con esta energía o con la de vuestro opuesto, Piscis: mucho karma, mucha autocrítica, mucha lupa para descubrir dónde todavía queda polvo por limpiar.

Lo bueno es que este tránsito a vosotros os afecta por quincucio -que es lo mismo que decir que os la repampinfla. Por otro lado, os transita vuestra casa VI con la que guardáis ciertas analogías y esto puede animaros, aún más, a ordenar vuestras rutinas, irar trastos viejos, adoptar un papagayo fucsia y discapacitado y meteros con minucia y obsesión en dietas veganas, conscientes, alienígenas u paleo-cosmic-lucid-hedonid-virgo-frígidas. Ya nos contaréis.

Saturno en Acuario 2020 -2023. Y mucha astrología seria y revisada.

Saturno en Acuario 2020 -2023. Y mucha astrología seria y revisada.

LIBRA, como Go-go-go-gordi y Peludita/Peludona.

Tanto a Go-go-go-gordi como a Peludita/Peludona les tengo un montón de cariño y me alegro, mucho, mucho, de que Saturno por fin deje de daros la tabarra por Capricornio y por vuestra casa IV. De hecho, Go-go-go-gordi lleva muchos meses de reformas, derriba muros y albañilería en su casa. Bien, pues eso se acabó.

Ahora es tiempo de dedicárselo a los hijos, que están inaguantables o de planear esas vacaciones a las montañas de Marte o de meterle mano a ese hobby viejuno, complicado y estrafalario. Seguro que ahora Go-go-go-gordi decide construirse su primer sintetizador.

ESCORPIO, como Valen y Ale y como Miri que no suelta el trapecio y como Flo tan rubio y sexy.

Pues resulta que ahora sois vosotros los que vais a tener complicaciones en casa: que si se rompen los muebles, que si hay que tirar tabiques, que si no encuentro el azulejo que me queda mejor en la cocina y que si de pronto me empeciné en cambiar la vitrocerámica y pasarme de nuevo a la hornilla de gas.

Los padres, insoportables. Y porque son nuestros padres, que si no…

SAGITARIO, como Gordito y el que escribe estas líneas.

Ay, qué bien ser Sagi -sobre todo si se compara con el drama escorpiano, con la pesadumbrez de Capricornio, con tanta gana de llegar la contraria de parte de Acuario.

A los Sagi, este Saturno nos atraviesa la casa III y lo mismo un hermano o un tío requiere nuestra ayuda. O el vecino es el que está haciendo obras en su casa. O me doy un golpe en las piernas, o me duele un brazo, o por fin participo en una maratón en pelotas para defender al colectivo crudíforo no binario de la región del noroeste de Siria.

Esto y mucho más con Saturno por la casa III.

CAPRICORNIO, como Noe y Ágata Smelly.

Pues encantado también de que Saturno salga de vuestro signo, ¿no? Ahora que lo sufran los Acuario, que para eso tienen derecho.

Bien, en este caso, queridos, con Saturno en vuestra casa II os va a tocar reevaluar asuntos económicos: quizás os volvéis todavía más rácanos y prudentes; quizá invertís en algo gordo y grande y sabroso; de pronto os compráis un coche viejo y azul eléctrico o esa furgoneta cósmica setentera que siempre habías anhelado.

De acuerdo. Compradla. Y luego hacedle las correspondientes reparaciones.

ACUARIO, como Inesita y Aloha.

Pues ¿qué os voy a contar? Que ahora os toca a vosotros pasar la prueba saturnina y eso siempre se nota. No sólo eso: os animo a buscar el grado en el que tenéis el Ascendente, que andéis atentos a las fechas en que Saturno lo cruza.

A veces salen canas. A veces te resfrías. A veces uno sólo tiene ganas de trabajar y no quiere verse con nadie. Está todo bien. Respetad vuestros tiempos, vuestras prioridades, apuntad alto y de forma responsable que os vais a comer el mundo con patatas.

Y de vez en cuando, volved a este artículo que seguro que os ayuda.

PISCIS, como Manoli y Gracita.

Ay, Piscis, ¿Por qué tenéis que estar siempre la final? Y no sólo eso, este Saturno en Acuario os pasa por la casa XII, la última de las casas, la más misteriosa, la más enigmática, la que cuando a Sherlock Holmes le hablaron de ella decidió dejar la investigación y montar una ferretería.

Cuentan los rumores que incluso Chuck Norris -que por cierto es pisciano- le tiene miedo a la casa XII.

Bueno, vosotros miedo a esta casa, poco. Si ya vivís en el mundo de Yupi. Lo que sí os digo es que el paso de Saturno por allí os puede traer pesadillas, dificultades para dormir, encuentros con viejos seres de otras dimensiones y unas ganas pasmosas de encerramiento, de ver documentales y evitar este complicado mundo.

No pasa nada tampoco, pececitos. Todo está bien. Es el encierro y la introspección típicas que os merecéis antes de que Saturno luego ingrese en vuestro signo. Entonces hablaremos.

*

REMIENDO…

Pues eso: que nos queda Saturno en Acuario para rato.

No será hasta el 7 de marzo del 2023 que ingrese definitivamente en Piscis y entonces nos dolerán los pies y también el alma y habrá desilusión mística y ahogos y sirenos deprimidos.

Cosas del cosmos…

Para terminar os dejo con este lindo «corta y pega» de otro artículo que tengo sobre Saturno. Seguro que os servirá de ayuda para comprender mejor el momento en que os encontráis:

«La casa que transite Saturno determinará ese área de vuestra vida donde habrá que recapitular, organizarse, desechar todo que no sirve, reescribir las metas, esforzarse bien duro, actuar con integridad, ambicionar, ser paciente, perseverar, enfocarse y -parafraseando el famosos refrán- sentir que Saturno aprieta pero no ahoga. Marcará una zona, tema, aspecto un de nuestras vidas donde no habrá espacio para chistes ni para novedades. Donde podremos encontrarnos muy solos y donde, si hacemos los deberes, recibiremos reconocimientos y conseguiremos llegar, tiempo mediante, muy alto».

*

Ea, ya se acabó. De nuevo mil disculpas por este especial kilométrico. De hecho, podríamos haber seguido profundizando y enumerar las retrogradaciones de Saturno, analizar una a una las tres cuadraturas a Urano, comprender cómo afecta a cada signo por decanato, estudiar la siguiente configuración universal del 5 de abril del 2022.

Claro, son dos años y medio y dan para mucho jaleo, para muchas variables.

Así que aquí lo dejamos. Entre tanto, lo de siempre. Que mil gracias, mil abrazos, mil todo eso por vuestros likes, comentarios, tomatazos, dudas y piropos. Esto también lo sabéis: que me encanta que me sigáis por las redes como por facebooktwitter, instagram y youtube.

Recordad que aquí abajo podéis plantearme vuestras dudas. Y que siempre podéis encargarme un super coaching astrológico que me salen me-ga-di-vi-nos.

Por cierto que el próximo martes 7 y por cuatro semanas le daremos bien, bien duro  a la Astrología en mi próximo taller online. Aquí tenéis el enlace del curso, muy básico, muy sencillo, muy práctico para los que queráis apuntaros, aprender de vuestra carta y de este apasionante lenguaje.

Y ahora sí. 非常感谢, Спасибо большое y un super abrazo telepático,

Emilio

 

(Fotos. Fuente: Wikipedia y Photo by Phil Kallahar from Pexels)


Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cuando envías un comentario estás aceptando la política de privacidad de Mochila Astrológica.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

19 ideas sobre “Saturno en Acuario 2020-2023 y el cambio de elemento

  • Virginia

    Casi me muero con Sherlock Holmes montando una ferretería y Chuck Norris con miedo a la casa XI.

    Sos tan genial!!!!!!!!!!!!!!!! Te admiro mucho.

    Abrazo de codos(? desde Argentina💛

    • Mochilastrológica Autor

      Jaja, ya… es que con el lenguaje astrológico uno puede ser super creativo —y no basta con ceñirte a los manuales (eso lo enseño mucho en mis talleres).

      En cualquier caso, mil gracias por pasarte por acá. Y abrazo de vuelta —abrazo pero abrazo, abrazo.

  • Raul

    No manches D: cuando se forme la cuadratura en T con saturno en acuario en los 12°20′ con marte en Leo 12°30′ y urano en tauro a los 13°49 estara junto a mi ascendente 13°42′ en leo mi Mc 12°40′ en tauro y mas alejado jupiter en sagi a los 14°41′ como opinas de este transito que vivire en un año? :s
    Saludos que gran post!

    • Raul

      Y tambien te puedo agregar que ahora la estoy pasando duro con la conjuncion de saturno y marte en acuario por que estan conjugando a mi urano en acuario a los 0°22′ en casa 6 pero a la vez cuadrando a mi sol natal en aries en el grado 29 casa 9 se me junta el encierro por el coronavirus, mi tesis, la procastinacion una presion por la limpieza del hogar algo pesada y la tension del ambiente :S
      mas saludos!

    • Mochilastrológica Autor

      Gracias, Raúl. En efecto, muy bien apuntada la cuadratura T en signos fijos del próximo 2021. Va a traer temitas duros y asuntos que influyan a nivel mundial con protestas, problemas en la aeronáutica y con la tecnología. ¡Quién sabe si hasta terremotos!

      De hecho, es una manera ya de adelantar qué año se te acerca: un año de sacudidas en el plano físico -ascendente-, profesional / familiar -eje 4 y 10- y también en lo sentimental -casa 7. No te dejará indiferente.

  • alejandra

    mi querido Emilio que he tenido que leer 2 veces cada párrafo, hacer anotaciones y estoy segura que volveré a leer este artículo mas veces… pues nada, considerando mi MC en tauro (primera cuadradura), mi descendente en acuario (una linda oposición a mi ascendente) y mi luna en capri en al grado 29 (igual de linda la conjunción jajajaaja) y claro urano natal en escorpio (ya mejor no digo nada) jajajaja si que la tendré complicada, sin dejar de lado que nada mas y nada menos tengo a Venus y mercurio muy instalados en el grado 29 de mi sol natal Aries…. ya te contaré de mis historias y espero no cagarla tanto y aprender. Un abrazo desde México!

    • Mochilastrológica Autor

      Sí, hay que estar pendientes de esos planetas en el grado 29. Quizá no les afectará tanto la conjunción de Marte y Saturno -al hallarse fuera de signo- pero reconozco que no hay que perderlos de vista. Piensa que SAturno regresa a Capri por unos meses con sus últimos latigazos.

      Si la cardinalidad implica giros, cambios, inicios… podemos adelantar que será un verano de cambios en función de los planetas afectados así como de las casas que ocupan y que rigen.

      A darle duro, querida.

  • Miry

    Faaaaa Emilio, cuánto café te tomaste?!!! Estoy volviendo a reanudar mi ritmo lento de respiración… Jajaja. Creo que de mitad para abajo lo leí más deprisa…! Estoy en pleno retorno de Saturno, concretando mucho los
    grandes objetivos, recalculando ruta, y ta… Ahora mismo parada. Venía rebien con el ritmo!! Estaba obteniendo resultados estupendos con este enfoque en lo verdaderamente importante. Vamos a ver. Omo sigue la peli!! Vos estás bien allí??
    Muchas gracias por tu tiempo, y por tratar de hacer ameno el discurso. Le comparto a amigxs argentinos y uruguayos avisándoles de que estaba en clave andaluza, por si no entienden alguna expresión jajaja.
    Abrazos desde la costa uruguaya!!

    • Mochilastrológica Autor

      Yuhu! Esa costa uruguaya, quién la visitara! Por aquí todo muy bien y no necesité café para el especial, sólo puse a trabajar a mis enanitos, los que viven debajo de la cama. Ellos lo hicieron todo.

      Si estás en pleno retorno de Saturno pues normal que se aminore la marcha, que se sopese esto o aquello, que se calibre tal o cual aventura.

      Y gracias por compartir por ese lado del charco… Espero que los colegas me entiendan el argot 😉

  • LaAmadaInvencible

    Muy bueno, Emilio!
    Ya nos has amargao a todos el día! Jajaja
    Igual es que mi saturno natal en conjunción exacta a mi sol (en tauro) me ha enseñado a no temerle e incluso sacarle partido, que también tiene cosas positivas, leñe! 😉
    Claro que, leyéndote y con mi asc en acuario, maldita la gracia, glups.

    Una preguntita:
    ¿Conoces las gráficas de Barbault? Y si es que sí, ¿qué opinas de lo que indica para estos tiempos?

    Yo ya estaba tan feliz, confiando en que, según esas gráficas, 2020 sería el pico más bajo de tooooodo el siglo XXI entero (tal y como ya está pintando la cosa) y que a partir de 2021 da un subidón importante, situándose uno de los picos más altos sobre el 2025, creo.
    Vamos, que yo pensaba que nos tocaba tragar la última cucharada de amarguísimo jarabe este año para empezar a ver la luz al final del tunel a partir de enero del próximo año.
    Claro, de ser así, soy consciente de que rehacer un sistema rancio y corrupto para convertirlo en algo más acuariano/democrático/universalista/etc, no se hace de la noche a la mañana. Ni los apoltronados carcas saturninos consentirán en marcharse tan alegremente y berrearán con mano dura y todo eso. Pero, al respecto de Barbault, ¿qué opinas?

    Mil dankes y achuchones con un poquito de lejía!

    • Mochilastrológica Autor

      Hola, ¡claro que lo conozco! De hecho, el enlace que pongo de la conferencia de Elvira Usón va justo sobre ese índice cíclico. Te animo a verla que seguro que te mola. Bitte, bitte!

  • eugenio

    Emilio, mola el artículo. No es que sea largo, pero puede acoquinar a quien se adentre en los senderos de la astrología. Aportas tantos datos fascinantes. Y esa frase tan hermosa que creo que me define: amo el mundo, pero no soporto a la gente.
    Ahora solo esperar a ver qué cambia mi vida 🙂
    Venus natal en el grado 7 de acuario en casa VI
    Descendente en el grado 11 de acuario
    Mercurio exaltado -como cual loco- en el grado 13
    sol grado 22 (tercer decanato)
    Y en el grado 2,5 de tauro mi MC y urano transitando.

    PD: a ver si saco paciencia para escribirte sobre los arcanos mayores