La importancia de la Luna en la Carta Astral


Hace ya bastante tiempo encontré por Internet un bellísimo y extenso artículo sobre la simbología de la Luna en el Tarot. El artículo justificaba por qué, en el viaje alegórico representado por el mazo de cartas, La Luna –el arcano XVIII- aparecía antes que El Sol –arcano XIX. De acuerdo con el texto, gracias a ese pasaje obligatorio a través de la noche –con sus sueños, miedos y su Luna-, el héroe finalmente conseguía descubrir el tesoro -es decir, el potencial genuino, la misión en la vida, El Sol.

Esta visión no resulta exclusiva del a las cartas del Tarot. De hecho, con ciertos matices, podemos extrapolarla a la Astrología, la cual otorga una importancia inequívoca a la Luna en todo estudio natal. Es gracias a la Luna que la persona aspira a su individualidad o realización. Funciona como el cáscaron de huevo, pues ofrece el aislamiento y la protección necesaria para que el pollito nazca. También actúa como contenedor de este delicioso alimento que, por su yema naranja, redonda y su alto valor nutritivo, siempre me recuerda al Sol.

Empecemos pues…

Entendiendo la tríada básica: Sol, Luna, Ascendente.

Imaginemos que tenemos que estudiar una carta natal y que sólo podemos comentar tres elementos de esta. Nos veríamos obligados a seleccionar aquellos puntos cruciales para que el informe resultase lo más completo posible. ¿Qué analizaríamos? La respuesta es sencilla: el Sol, la Luna y el Ascendente, es decir, los tres pilares básicos de toda carta natal. Con esto podéis deducir cuán determinante es el papel de la Luna para el autoconocimiento del individuo.

Históricamente encontramos referencias a la Luna en multitud de culturas. Desde tiempos antiguos se le ha rendido culto y su misticismo todavía pervive a través de leyendas, cine, literatura y otras manifestaciones artísticas. Sin cuestionarlo, aceptamos que, durante el plenilunio, algunos hombres se transforman en lobo; que las brujas aprovechan su luz plateada para formular conjuros y que nuestro estado de ánimo depende de su constante rotación. También asociamos la Luna llena con el aumento de suicidios, agresiones sexuales y partos aunque ninguno de estos datos haya sido confirmado empíricamente. Sabemos que afecta a las mareas y que los corales del Trópico desovan cuando está llena. Según los astrónomos, la Luna se aleja de la Tierra a una velocidad de 3,78 centímetros por año.

Grande Van Gogh y su cuadro Noche estrellada

Fijaos qué Luna en el cuadro de Van Gogh, La noche estrellada.

En Astrología, el análisis de la Luna es tan potente que con un artículo apenas nos asomaremos a sus significados. En la Astrología Mundial, por ejemplo, la Luna suele representar al pueblo llano. En la Horaria, al cliente y a los objetos perdidos. Para la Astrología natal –la que se ocupa del estudio del individuo-, podemos resumir que la Luna representa a la Madre y, junto a Venus, a la Parte Femenina de cada uno de nosotros.

Simbología de la Luna. Un hilo que nunca termina.

Por supuesto, acabamos de simplificar muy a lo bestia el significado de la Luna. La Luna, en cada carta natal, nos revela muchísima más información. Se vincula con la etapa de lactancia, la niñez y, en general, los primeros años de vida. Nos informa del clima familiar en el que el nativo ha crecido y que seguramente aún le rodea. También sugiere qué tipo de protección y nutrición recibió de la madre  –o de la/s persona/s que ejerciera/n la función materna-, indispensable para que el bebé se desarrollase y, poco a poco, se volviera más independiente.

Esto último remite a la idea de refugio, de madriguera, de zona de confort a la que el individuo regresa para descansar y recargar las pilas. De pequeño nos protegieron –nos criaron- en un ambiente específico; de adultos, cuando nos sentimos débiles, atacados o en peligro tendemos automáticamente a buscar y a crear esta sensación de seguridad.

Fijaos, entonces, lo interesante de la Luna. Ella simboliza todas esas actitudes y mecanismos aprendidos durante la niñez y que, automatizados, repetimos cíclicamente a lo largo de la vida. Y con esto me refiero, sobre todo, a respuestas de naturaleza emocional: amor, miedo, alegría, venganza, tristeza…

De esa manera, preguntas como ¿Qué creo que necesito para sentirme amado? ¿Cómo expreso mi cariño y afecto? ¿Cómo me relaciono y vinculo con los demás? pueden responderse analizando la posición de la Luna, su signo, casa y aspectos que recibe en la carta. La Luna también describe las fobias, el mundo de los sueños y la imaginación, la histeria y cualquier reacción visceral que parece escaparse de nuestro control. Casi nada, ¿eh?

A diferencia de nuestro Sol, que nos empuja hacia adelante, la Luna mantiene un carácter regresivo y repetitivo: es el pasado, la tradición, el meñique torcido de la abuela, los andares de tu padre, las fotografías viejas, la herencia y el recuerdo. Es, ni más ni menos, que el resultado de interminables generaciones. A fin de cuentas, somos creación de nuestros padres; estos de los suyos… y así sucesivamente hasta el infinito y más allá.

Luna en Cáncer o en Capricornio. Domicilio, exaltación, caída, destierro.

Pasemos a casos prácticos. Tenemos nuestra carta astral delante y localizamos a la Luna. ¿En qué signo cae? El signo matizará, pintará de un determinado color, todos los significados atribuidos a la Luna.

En la Antigüedad, los astrólogos eran un poco cabroncetes y categóricos. De acuerdo con su visión, la Luna actuaba dando lo mejorcito cuando se hallaba en Cáncer o Tauro y le arruinaba la vida al nativo si le caía en Capricornio o Escorpio. Se trata de afirmaciones un poco pesadas, aunque no está de más tenerlas en cuenta. A día de hoy, sin embargo, esta perspectiva se ha relajado y la mayoría de los astrólogos opinan que todas las Lunas esconden un talento innato y aportan algo positivo al individuo. Los de la Escuela Huber, por ejemplo, argumentan que las Lunas en signos mutables sintonizan mejor con el carácter cíclico del satélite. Como veis, las teorías evolucionan.

El hecho de que la Luna no posee luz propia, sino que refleja la del Sol, parece revelarnos algo primordial a la hora de descifrar su significado; algo acerca de su naturaleza resbaladiza y oscura. Pongamos el ejemplo de un Sol en Aries. Esto Sol aporta al nativo seguridad, impaciencia, arrojo, competitividad… Estos atributos brotan en el sujeto de manera sana y espontánea: desea alcanzar una meta, va a por ella, la consigue, se olvida y corre a por otra. Bien.

En el caso de la Luna en Aries, las mismas características surgen, pero esta vez como mecanismo de defensa. Si el nativo se siente invadido –y con esta Luna, de hecho, en seguida uno cree que le comen el terreno-, ataca. Si cree que no le aman, se impacienta. Y a pesar de anhelar un vínculo, en cuanto se le propone algo, responde con un no sistemático porque sufre un terror profundo a perder su individualidad.

Usemos ahora el ejemplo con el signo de Géminis. El Sol geminiano habla por los codos, adora mover las cosas de sitio, intercambiar información y lo hace con una chispa infantil encantadora. La Luna en Géminis también parlotea, pero porque el silencio la intimida. Sus chistes divierten, sí, pero ocultan el miedo a profundizar en las emociones y sentirse desvalido.

Con la Luna en su signo opuesto, en Sagitario, uno no emprende el viaje en busca de aventuras. Más bien reacciona a una situación o emoción que le descentra y entonces agarra la mochila y huye. Y así podríamos continuar hablando de cada uno de los signos.

Lo importante aquí, para que lo entendáis, es que la Luna nos muestra una cara más turbia de las peculiaridades de cada signo. Fijaos, además, que en todo momento nos referimos a emociones y a la reacción automática que provocan en el nativo. Y aunque parezca un comportamiento negativo e infantil –y de hecho, un poco lo es-, se trata de un mecanismo indispensable para la supervivencia y la evolución del individuo. Tenéis que pensar en la Luna como el vientre de una madre, el cascarón de huevo que mencionamos antes, la cocina mejor equipada de nuestras vidas: es ese lugar cómodo al que volvemos cada tanto para descansar, alimentarnos y poder salir de nuevo a guerrear. Sin Luna, el Sol no tiene fuerza. Por eso, primero la Luna. Después, el Sol.

el-pollito-para-la-luna

El vientre de una madre, el cascarón de huevo y la cocina mejor equipada de nuestras vidas…

Siguiendo con las analogías, la Luna también nos habla de la maternidad: si a la Luna en Piscis se la asocia con la fertilidad, la Luna en Leo nos habla de problemas de concepción. En el signo de Escorpio, la Luna tiende a renegar del embarazo y hasta se la relaciona con menstruaciones dolorosas. En Tauro a la mujer le cuesta soltar los kilos ganados después de dar a luz. La mujer con Luna Acuario puede optar por la adopción o por una maternidad diferente. Así, el otro día le hice la carta a una chica con la Luna en Acuario opuesta a Marte en Leo: esta chica recibía esperma criogenizado del extranjero con el objetivo de fertilizarse.

Los aspectos a otros planetas informan sobre el tipo de embarazo: las tensiones a Marte o Urano, pueden indicar que el parto se adelanta o que habrá que recurrir a la cesárea; con Neptuno, la mamá duerme mucho o puede que se use anestesia; si forma trígono con Venus, debería vivirse una gestación suave, placentera y fácil.

Luna y familia: cada hijo, una visión

Resulta fascinante y práctico analizar las Lunas de los bebés para formarnos una idea de la imagen que le damos a nuestros hijos como familia, conocer sus talentos e incluso sus alergias. Pensad que la Luna nos remite a la alimentación: una Luna en Cáncer cuadrada a Saturno podría informar de falta de apetito. En Escorpio o Virgo, estando mal dispuesta, de intolerancia a la lactosa o estreñimiento.

También puede interesarnos analizar temas familiares al completo para entender las dinámicas de una familia. Podemos comprobar familias donde el tema lunar se repite y otras en las cuales cada hijo nace con una Luna diferente, esto es: cada uno se ha forjado una imagen específica de la madre y la familia y mantendrá con esta una relación diversa a la del resto de los hermanos.

Pongamos el ejemplo de una pareja que tiene su primer y anhelado hijo y este nace con la Luna en Leo. El nene se siente querido, aplaudido, tratado como un rey y mantendrá con los papás una relación llena de mimos, melodramática y generosa. Imaginemos, entonces, que el siguiente hijo nace con la Luna en Capricornio. Los padres padecen una crisis profesional que los obliga a trabajar muy duro. Apenas disponen de tiempo para educar al nene y este desarrolla un vínculo con ellos basado en la responsabilidad y la autosuficiencia. No pide por no molestar, pues piensa que es así cómo se quiere.

Supongamos ahora que han transcurrido un par de años, la pareja se estabiliza, disfruta de buenos ingresos y calidad de vida. Sus dos hijos ya andan medio criados. Entonces, nace una nena, esta vez con la Luna en Tauro. Los papás, encantados con el nacimiento y conscientes de que se encuentran en un momento sólido y feliz, colman a la cría de amor, atención y regalos. La niña pues reconocerá en la vida cierto gozo, placer.

Así tenemos a tres hijos con tres lunas y tres visiones diferentes de la vida y la familia.

Los aspectos de la Luna con el Sol pueden aportarnos información acerca de la relación de los padres del nativo. En principio, la cuadratura y la oposición indicarían conflictos entre el padre y la madre o cierta dinámica que implica que son dos personas muy diferentes -pero esta generalización hay que matizarla y estudiarla más a fondo. Algunos autores afirman que la Luna Nueva, es decir, el Sol y Luna conjuntos otorgan mucha fuerza al nativo: algo así como que los padres eran uña y carne y el hijo, por tanto, sabe aunar emoción y voluntad, entiende qué quiere y cómo conseguirlo. Antiguamente, sin embargo, se le consideraba un aspecto maléfico (Hécate). Yo también soy un poquito desconfiado de las Lunas Nuevas en las cartas natales. Creo que pueden ser un poco problemáticas y egoístas.

Como la Luna se relaciona con el recuerdo y la herencia, a veces –por no decir, muy a menudo-, coincide con algún punto importante de la carta de nuestros padres. Es probable que muchos de vosotros tengáis la Luna en el mismo signo que el Sol, el Ascendente o la Luna de vuestros papás. Probadlo. Es casi matemático.

Mujeres, cuidados, circularidad

Por lo que tengo entendido, a los hombres todavía no nos baja la regla ni podemos quedarnos preñados. A muchos incluso nos resulta difícil contactar con nuestra femineidad. Entonces, pareciera que buena parte de la simbología de la Luna fuese exclusiva de las mujeres. Por supuesto, esto es una idea equivocadísima.

Junto a Venus, la Luna va a reflejar qué tipo de mujeres (y qué tipo de situaciones con mujeres) atraemos a lo largo de la vida. Si tienes la Luna en Libra, seguro que te gustan las chicas bonitas, coquetas y un poco frívolas. Si te cae en Virgo las preferirás discretas, inteligentes y un poco perfeccionistas. Si te cae en Leo, románticas, exageradas, festivaleras. Y así sucesivamente. Por eso nunca hay que subestimar la información de la Luna en la carta de un hombre.

Por su carácter cerrado, la Luna protege y en cada nativo señala el talento para ayudar a los demás. Hay Lunas que son estupendas cuidadoras, como la Luna en Virgo o en Piscis. Otras que te alegran el día con buenas dosis de risas como la Luna en Géminis o en Leo. La Luna en Acuario va a empujarte a dar ese salto a la libertad que ansías. La Luna en Escorpio te comprenderá cuando le confíes tus vicios y secretos. Y la Luna en Capricornio… Ay, esa Luna te ayuda siempre. A las duras y las maduras.

La Luna es rápida, cíclica, cambiante. La casa que ocupe dentro de la carta natal se verá afectada por esta circularidad. Si cae en casa 2, los ingresos vienen veloces… y como vienen, se van. Si te cae en casa 5, no te decides con los hobbies, saltas de un sitio a otro, ningún romance te convence. Si te cae en casa 7, hay mucho contacto con el público, mujeres de paso, lo mismo eres peluquero, vendedora o trabajas en recursos humanos.Ojo, si te cae en casa 1, pegadita al Ascendente, te puede hacer muy nervioso, voluble, lunático y cambiante como una veleta.

Conclusiones: esto se termina y todavía ni ha empezado

Lo sé, me quedó un poco largo el artículo pero el tema lo merece. Espero que os hayáis formado una pequeña idea de la importancia de la Luna en la carta astral. Falta tanto por contar: hay que ver qué otros planetas contactan con el satélite, los aspectos que recibe, su regente, etc.

De todas formas, esto no se termina. Os quiero animar a que analicéis vuestra Luna. Descubridla. Es sencillo. La calculáis en cualquier página decente de Astrología. Reflexionad sobre ella, investigadla. ¿Os gusta el signo en que cae?  ¿Creéis que refleja vivencias de la infancia? ¿Podéis relacionarla con las mujeres de vuestra vida? ¿O no tiene nada que ver con vosotros?

Es un juego muy interesante. Animaos. Y si os quedan dudas, ya sabéis, escribir aquí abajo que con mucho gusto os contesto.

Mil gracias por leer. Feliz Luna. Con Luz y sin ella.

 

 

Y si te gustó... qué mejor que compartirlo. ¡Muchísimas Gracias! Share on Facebook56Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0Email this to someone

¡Participando aprendemos todos!

22 ideas sobre “La importancia de la Luna en la Carta Astral

  • Dee Ailf

    Muy interesante, es una de las mejores explicaciones que he encontrado sobre el papel de la Luna y la única de dichas que se encuentra en internet, así que ahora bichearé por toda la página durante un rato 😀 Me he reído con lo de la Luna en la casa 1: es mi caso y además, mi Luna y mi Ascendente coinciden en Acuario. Mis padres se separaron cuando tenía cinco por que eran incompatibles, chocaban (mi padre más… tradicional por así decirlo y mi madre mucho más moderna y libre) y me cuesta mucho verbalizar o actuar sobre mis emociones; la misma idea de una relación amorosa convencional en el clima actual hace que me den escalofríos, brrr. Todo posesión y cuerpos, prefiero una buena amistad gracias. Mi Sol es Libra: soy incapaz de decidir algo rápido, necesito información y tiempo para pensar clasificar y ordenar todo en pro de la solución más lógica… Así que creo que lo que explicas aquí parece bastante acertado desde mi limitado conocimiento. Pero nada, solo eso xD Es la verdad.
    Pero bueno, que me lío, muchas gracias por este genial post ;D

    • Mochilastrológica Autor

      Muchísimas gracias. Tengo una buenísima amiga con Luna y Ascendente en Acuario -y el Sol uranizado, así que conozco de muy buena mano esta necesidad de ser libre y respeto hacia al amistad. Mucho aire tienes en la carta.

      Nos leemos muy pronto!

  • tef

    Acabo de des-cubrir este sitio y no he pestañado dutante las lecturas. Hace poco decidí centrarme en estudiar, inregrar y trabajar mas mi luna. Sol virgo, asc virgo, luna-jupiter en acuario casa v. Me interesa profundizar en el tema de la fertilidad ya q mi reloj biologico apremia y aun no soy madre. Poemso en toda la influencia de virgo y acuario jugando de protagonostas simado a mi lilith en c VIII. Podrias ayudarme a avanzar? Algo mas a considerar? Bibliografía? Cómo trabajar éstos aspectos? Eterna gratitud por convidar tu saber!

    • Mochilastrológica Autor

      Hola, qué bueno que te guste la página y, por supuesto, que te animes a comentar. De acuerdo con la tradición, los signos regidos por Mercurio se consideraban estériles. También Leo. Esta visión ha cambiado bastante. A mi, por ejemplo, Virgo me parece un signo fecundo -claro que siempre hay que ver el conjunto de la carta.

      Para el tema de la maternidad se analizan muchos aspectos -no sólo la casa V, considerada la de los hijos. Hay que ver además de la Luna dónde se haya Venus y también sus regentes. Recuerdo haber hecho cartas muy acuarianas o con una casa V en el aguador y, desde luego, se trataba de maternidades muy inusuales: hijos acuarianos, hijos adoptados y hasta una mujer que mandaba traerse semen importado para inseminarse.

      Quizá el contacto con lo tecnológico / sanitario sea el puente hacia tu deseada maternidad. Hay además una fórmula, un parte para los hijos. Te paso un artículo de Lourdes Castro muy bueno al respecto:

      http://astrologosdelmundo.ning.com/profiles/blogs/gu-a-b-sica-de-embarazos-y-nacimientos-desde-el-prisma-astrol

      Hasta pronto!

  • Hector

    Tengo sol en leo en casa 10 y luna en leo en 11 en conjunción a mercurio también leo. Mi ascendendente es libra pero a los 29 grados y monedas, Y tengo a Plutón en 1 En escorpio, No se que tiene más influencia, libra o escorpio, Y si de alguna manera leo opaca todo lo demás.

    • Mochilastrológica Autor

      Hola, Hector. Se dice que la casa 10 es una casa muy visible, está en lo más alto del mandala. Con Sol, Luna y Mercurio en Leo en X, todo lo leonino está muy requetepresente: quizá en la profesión -enseñanza, dirección, teatro- que podría ya venir por herencia familiar (otros miembros en la familia que hacen cosas similares). Sería interesante ver dónde tienes a Venus y cuán lejos está Plutón de tu ascendente, ya que son pequeños detalles que matizan la carta. Desde luego, es una carta con mucho ego y ganas de mandar.

      Gracias por pasarte por aquí.

  • Ximena

    Es muy interesante, pero aún me tienen confusa, sin entenderlo por completo: yo soy sagitario ascendente capricornio y mi luna está en el grado cero de virgo. ¿ Cómo se interpreta? Es luna en virgo o tienen características de Leo por ser limítrofe? Ahora he leído bastante de la luna nueva en leo porque habrá dos este año y la segunda es con eclipse total y en el grado 29 de Leo. ¿Me puedes comentar donde leo del tema pero para entender si me afecta de alguna forma especial por tener la luna natal al lado? Muchas gracias!

    • Mochilastrológica Autor

      Hola, Ximena, planteas una pregunta muy interesante. Muchos autores consideran el grado 0 y el 29 como grados de pérdida, sobre todo el último. También hay quienes postulan que a los planetas situados en estos grados les cuesta enraizarse con la realidad: viven un poco en lo borroso, sin terminar de definirse. Yo he trabajado con muchas cartas con estos grados y no he visto nada tan significativo: a lo mejor el grado 29 disuelve todo un poco, mientras que el grado 0 desconcierta.

      Lo mejor guiarnos por la experiencia, mirar la casa que ocupa y los aspectos. Una Luna en Leo es romántica, teatrera y demandante de atención. Virgo es la Luna de botiquín: servicial y puntillosa. De nuevo son generalidades pero te animo a que explores tu carta.

      El eclipse de Sol en agosto se produce en el grado 28 de Leo. Puede y debe resonar con tu luna -de nuevo, mira la carta completa, casa y aspectos. Yo que tú me andaría pendiente de cambios producidos durante el mes: la Luna Nueva del 23 de julio, Llena con eclipse el 7 de agosto y Nueva con eclipse el 21. Además, Regulus -estrella fija, que lo mismo te sube a la gloria que te tira por la ventana- se ha trasladado a Virgo. Así que te tocará esa Lunita y puede prometer cambios de jerarquía en el hogar y de relaciones, entre otros.

      Nos leemos muy pronto!

  • Little

    Hola, muy buen artículo sobre la Luna, pero hay una cosa que no entiendo:

    Yo tengo la Luna en Tauro, y mi infancia no fue ni placentera, ni “feliz”, ni llena de regalos (para nada). Si que es cierto que sentí desde muy pequeña la unión con la Naturaleza, y que disfrutaba mucho de los paisajes y de los objetos sensoriales… pero en cuanto a la figura materna, mi madre para nada era cariñosa (0) ni tampoco recibí cariño de otras personas de mi familia. Mi madre no era calmada y serena, sino nerviosa y brusca (era Leo con muchos planetas en Leo y la Luna en Aries creo).
    Cómo se explica entonces que la Luna refleje a la figura materna y al ambiente de la infancia? No lo entiendo.
    A que crees que se puede deber?

    • Mochilastrológica Autor

      Hola, Little. Si me lees a menudo verás que no ceso de repetir que “cada carta es un mundo” y, por tanto, merece ser analizada con detenimiento y como unidad. Aquí en el artículo hablo de la Luna como arquetipo puro y aislado. En toda carta es muy importante analizar, por ejemplo, los aspectos que recibe la Luna, así como su regente -que en tu caso es el planeta Venus.

      Una infancia complicada puede venir reflejada por una casa XII u VIII peliaguda -o incluso una III o una IV. Cada una con sus matices y pérdidas.

      Ni todas las Lunas en Tauro son cojonudas. Ni todas las que están en Capricornio o Escorpio son un calvario 😉

      Muchas gracias por pasarte por acá. Nos leemos muy pronto.

  • Analuisa

    Otro artículo buenísimo tuyo!!! Me lo he comido todo!! Yo tengo mi luna en casa 9 en tauro; con muchos aspectos…cuadratura a Marte, oposición a venus y conjuncion al MC por decir algunos…mi sol en sagitario casa 5 y ascendente leo!
    Siempre sentí que el amor dado por mis padres fue grande y expresado con cosas…fui una niña feliz!! Mi padre un tauro y mi madre virgo.

    • Mochilastrológica Autor

      Qué bueno que te gustara el artículo, Ana Luisa. Si la Luna conjunta el MC puedes -y debes- tenerla en cuenta para la casa X: por ejemplo, que refleje una profesión donde el contacto con el público sea relevante, e incluso con lo femenino y lo estético. Tauro y Virgo es un tándem MUY de tierra. Sereno. Práctico. Fidedigno.

      Nos leemos muy pronto!

    • Mochilastrológica Autor

      Pues ascendente y luna en Libra ya es una buena carga libriana. Deberían estar en trígono con tu sol y de buen rollete. Lo mismo te reconoces más con la parte libriana pero algo geminiano por ahí habrá. Busca también tu Mercurio y tu Venus que revelarán pistas de tu personalidad.

      Muchas gracias por pasarte por aquí!

  • mayis elo

    Tengo luna en sagitario en casa 7, sol en libra y ascendente geminis, me sorprendio lo q mencionaste, cuando tuve problemas bien graves (me engañaron)sabes q hice, agarre mi mochila a mi hijo y me fui, mande todo al diablo(tengo venus en escorpio casa 5) supere todos los problemas, me hice mas fuerte y ahora estoy bien, mi novio tiene luna en capricornio en casa 5, es sagitario, ascendente aries, venus en escorpio, nos llevamos bien, me encanta la relacion q tenemos, estamos avanzando rapido, algo q no planie se dio y ya, la duda q me gustaria saber es cierto q el hombre con luna en capricornio es frio, porq a mi no me lo parece al contrario es bien cariñoso y protector

    • Mochilastrológica Autor

      Hola, Mayis. Gracias por pasarte por acá. Las Lunas son muy ricas en significado así que no conviene simplificarlas -como afirmando Luna en Capri significa “emociones fría”. Sí es verdad que esta Luna tiene dificultades para expresar sus emociones. Están un poco anquilosadas -Luna de artrosis si uno no se trabaja emocionalmente. Pero, como siempre repito, conviene analizar la carta en completo para sacar una visión de la persona en su totalidad.

      También es verdad que Capri protege: es un signo muy bonito que aunque no sepa bien verbalizar lo que siente -representa los muros donde no entra la luz pero también las cumbres de las montañas más altas- necesita y gusta de cuidar a los suyos. Capricornio sostiene. Brinda protección.

      Muchas gracias de nuevo y nos leemos muy pronto!

  • Gra

    Hola! Qué buen artículo ! Tengo luna en Géminis, sol en Aries, ascendente en escorpio, venus en Piscis y marte en Tauro. Por lo que lei estos serian los planetas a tener en cuenta, los mas importantes no? Al estar todos en distintos elementos (?) Digo, agua fuego tierra y aire, me es mas perjudicial ppr ddecirlo de alguna manera?
    Gracias!!

    • Mochilastrológica Autor

      Hola, Gra. Mira, los puntos básicos más importantes de la carta -la tríada basíca- son el Sol, el Ascendente y la Luna. Tu Sol y Luna están en Fuego y Aire, elementos complementarios, lo cual aligera e intelectualiza un poco el brío ariano.

      Por otro lado tu Ascendente en Agua tiene mucho menos que ver con el Fuego y el Aire. Escorpio es muy intenso -nada que ver con Aries y Géminis. Lo bueno es que también rige a Marte, así que existe un pelín de similitud entre Escorpio y Aries (sobre todo su energía luchadora, siempre peleando por sus objetivos).

      Muchas gracias por pasarte por acá.

  • Lili

    Yo tengo luna en Cancer casa XII
    no en tiendo mucho de astrología apenas empiezo a descubrirla…la casa en la que esta en leído que es de finales y que por el signo se encuentra exaltada…esta Luna me beneficia o perjudica
    Tengo sol en Picis y ascendente en Leo

    • Mochilastrológica Autor

      Buenas Lili, la Luna en Cáncer no está exaltada sino en domicilio, un aspecto también positivo (y a veces incluso mejor que la exaltación). Y sí, la casa XII es casa de finales, disolución, encierro y, como toda casa de agua, un poquito más compleja y difícil de descifrar que el resto de casas. Como siempre, las lecturas son múltiples pero te paso aquí algunas interpretaciones que espero que te orienten.

      Mira, por un lado, tu Luna y tu Sol en signos de agua se llevan bien; existe una complicidad entre tu naturaleza genuina y tus emociones. También es augurio de relaciones armoniosas con el sexo opuesto. En cualquier caso, se trata de una carta sensible, emocional. Al menos, si tenemos en cuenta al Sol y la Luna.

      Luego el Ascendente en Leo te empuja al escenario: te enseña a ser el centro de atención y a no intimidarte y crecer con el aplauso y la admiración de los otros. Aunque de nuevo su regente, en Piscis, vuelve a vibrar en el plano emocional.

      Fíjate que la Luna es el refugio, la cuevita a la que nos acudimos, donde apagamos la luz y estamos con nosotros mismo. Estando en la casa 12, más que nunca se precisa de periodos de soledad para recargar las pilas. De manera cíclica, cada cierto tiempo se necesitará desconectar del mundanal ruido. Como Cáncer está muy vinculado con lo patriótico puede señalar trabajos de funcionario, federales, para el gobierno y en organizaciones donde se ayuda/ se nutre a los más necesitados. Esta Luna tiene un enorme talento para la maternidad pero al caer en casa XII podría indicar frustración, embarazos truncados e incluso imaginarios. Es una posición que puede atraer muchos trastornos alimenticios desde la niñez. Infancia pesimista. Madre enferma. Hermanastros.

      Como ves, los significados son múltiples. Por su posición es una Luna, en cualquier caso, con una gran sensibilidad. Sensibilidad mágica, diría yo. Puedes gozar de auténticos periodos de inspiración y ser una artista de la cocina, por ejemplo. Y sobre todo ayudar y asesorar a otras personas para ser mejores madres o mejores miembros de su familia.

      Y hasta aquí puedo leer. Gracias por pasarte por aquí y comentar.

  • Luisina

    Qué artículo interesante .. no me había puesto a pensar que la Luna es nuestra reacción emocional..
    Yo con luna en casa 1 y acuario, dicen que son desapegadas, desconectadas, y sí cuando me hieren a veces desconecto, pero no se si tan desapegada.. todas las lunas buscan que las quieran en el fondo ja!
    Y también con luna en casa 1 tiendo a retener líquidos, que creo que es por la misma influencia..ésta mujercita también nos impacta en nuestro cuerpo y salud!
    Gracias por compartir! Saludos desde Argentina 🙂

    • Mochilastrológica Autor

      La Luna tiene tantísimas capas y significados que no caben en un sólo artículo. Como bien comentas, la Luna también está muy relacionada con la salud -con enfermedades cíclicas por ejemplo- y también con nuestros hábitos alimenticias.

      En tu caso, con la Luna en casa 1, el satélite te afecta más que a otras personas (todo lo que caiga en casa 1 matiza la vida del nativo para bien o para mal). Si bien la Luna en Acuario es una luna muy atípica y menos maternal, en tu caso sí hay necesidad de pertenencia y sensibilidad (quizá sensibilidad eléctrica).

      Por último, como la Luna es de naturaleza húmeda, se tiende a la retención de líquidos (pienso en varices, por Acuario, tobillos hinchados también).

      Muchas gracias a ti por comentar y saludos desde Berlín.