Somos lo que nos sucede: el Ascendente


Como siempre, con esto de la astrología, uno acaba por regresar a viejos textos, repasa apuntes y, en definitiva, entre lo antiguo y lo nuevo, nunca se para de aprender. Estos días, por ejemplo, rescaté Ascendentes en Astrología, de Eugenio Carutti, una de mis primeras lecturas.

Carutti es el fundador de Casa XI, uno de las escuelas de astrología con mayor prestigio en el ámbito hispanohablante. El centro tiene sede en Buenos Aires y propone  una costosa formación de cuatro años, así como posgrados y varios cursos complementarios. La mayoría de sus alumnos son psicólogos y entre sus docentes y antiguos estudiantes se encuentran Alejandro Lodi –quien ha realizado una interesantísima labor comparativa entre el Tarot y la Astrología- y el cachondo de Pablo Telias, cuyo canal de youtube Astrohumor divulga el zodiaco en clave de risas.

Las dos obras fundamentales de Carutti son: Las lunas: El refugio de la memoria y Los Ascendentes en Astrologia, que es el que releo ahora. Para los que no lo sepan, el Ascendente es el punto geográfico que se levanta en el horizonte cuando el individuo nace. Antiguamente se deducía mediante fórmulas matemáticas pero hoy día cualquier programa en el que se introduzcan el lugar y la hora precisa de nacimiento lo calcula de manera automática. Constituye uno de los elementos básicos a la hora de estudiar una carta. Algunos lo definen como la personalidad, otros dicen que es la máscara que nos colocamos ante los demás;  también se habla del físico, la manera en que empezamos las cosas o  la energía que venimos a aprender. Para entender cualquier carta conocer al ascendente resulta fundamental.

800px-Horizonte_etc

El Ascendente

Carutti estructura su libro como una especie de diálogo entre profesor y estudiante, que completa sus experiencias y valoraciones con los comentarios y dudas de los oyentes. Advierto que a Carutti le encanta enrollarse con terminología new age, reminiscencias junguianas, dibujitos de espirales y abstracciones casi infumables. Se le nota su formación esotérica y uno puede acabar de términos como vincularidad, pulsión, retroalimentación y transpersonal  hasta los mismísimos huevos. Pero siempre -siempre-se aprende de sus obras y artículos.

Veamos qué nos cuenta:

Para empezar, Carutti nos va a hablar de la totalidad del individuo, la unidad del cosmos, el eterno fluir con lo que nos rodea y nuestro aspecto cocreador en la vida. Como bebe de fuentes junguianas, hará muchas referencias al mecanismo de proyección, es decir, al hecho de que nuestra realidad personal y exterior no es otra cosa que un reflejo /compensación de nuestro ser interno.

Si aplicamos este concepto a la astrología y lo simplificamos, deducimos, por ejemplo, que en cada carta natal, la luna representará a nuestra madre y a las mujeres que atraemos en la vida; la casa tres, el carácter de nuestros hermanos; la cinco, el de nuestros hijos; el sol y Saturno, las figuras masculinas de poder… etc. En definitiva, TODO eso que calificamos como externo, es, en realidad, un espejo de nuestro ser, de nuestra carta natal.

Lo importante es que esta idea adquiere su máximo expresión al hablar del ascendente. La energía del ascendente acompaña de manera destacada a cada individuo -no es que las otras no lo hagan; no olvidemos que para Carutti, todos somos todo, pero con el ascendente pareciera que sus efectos se sintieran aún más. Su fuerza se  impone como un aprendizaje obligatorio a través de señales, de las personas que nos rodean y de los golpes del destino. Con el ascendente, más que nunca, somos lo que nos sucede.

La verdad que Carutti es fantástico dando ejemplos y lo importante, aquí, es que entendáis. Plantea el caso de una nena nacida con el sol en Cáncer y el ascendente en Aries. Desde que nace, a esta niña la rodea la energía ariana: le suceden situaciones que incluyen velocidad, golpes, peleas, lucha de egos… Cuenta que en el cole hay una compañera que le pega y la reta y que ella se acobarda. Los papás en casa -un padre, por cierto, muy autoritario- sólo saben apabullarla e instarla a que aprenda a defenderse, que no se deje pisar por otros. Es como si la vida la condujera por situaciones con características muy del signo Aries y, de alguna manera, le exigiera incluirlas dentro de su personalidad o, cuanto menos, tenerlas en consideración. Luego, ya de adolescente, la muchacha empezaría a practicar balonmano, a desarrollar cierta confianza en sí misma y el gusto por la competitividad, hasta el punto que el deporte se transforma en una de sus principales pasiones. Se trata, por supuesto, de un caso breve, muy simplificado. El libro abunda con este tipo de historias muy ilustrativas.

Carutti desmenuza cada uno de los signos. Nos dice que al ascendente Tauro le sucederán situaciones taurinas –contacto con el campo, familiares adinerados, problemas de salud derivados de la alimentación, demora en los planes… A Géminis, situaciones geminianas: un hermano que hace sombra, un mejor amigo con el que luego se pelea , oportunidades dobles –dos ofertas de trabajo al mismo tiempo, dos hijos seguidos del mismo sexo, etc. Y así, sucesivamente. Un ascendente Libra puede vivir asuntos legales, algún juicio; uno Escorpio, situaciones extremas y escorpianas; al ascendente Sagitario le pueden obligar a viajar sin que le apetezca en lo mas mínimo.

Carutti apunta que el nativo tiende a sentir una especie de amor-odio hacia la energía del ascendente. Estas situaciones, estos personajes en nuestra vida que encarnan la energía del signo ascendente provocarán  rechazo o total fascinación y nunca dejarán indiferente. Además, Carutti anota que mientras menos integrada tengamos esa energía, más nos llegará de fuera: esto implica no sólo que las situaciones con esa característica zodiacal se repitan, sino que también nos rodee gente con el signo del ascendente. Es decir: a un ascendente Virgo le sucederán situaciones virgo pero también le rodearán nativos de Virgo.

Y lo más curioso es que, conforme uno toma conciencia de dicha energía, la acepta, deja de verla en los otros y se da cuenta de que le pertenece,  empiezan a rodearle las energías de la casa 7 o descendente. Es decir, que un ascendente Virgo que ya se mueva mejor con los temas virgianos, empezará a conocer a nativos de Piscis; un ascendente Aries conocerá a Libra; uno Tauro, a Escorpio… y así, sucesivamente, cada ascendente atraerá a su signo contrario. Las situaciones, relaciones y golpes del destino ya no apuntan tanto a un aprendizaje como a una complementariedad.

Esto es, más o menos lo que nos dice Carutti. Por supuesto que se trata de un resumen a niveles muy generales, sabéis que la carta es un mundo. Es muy importante estudiar, por ejemplo, si existen planetas en la casa 1, los aspectos que reciben, el regente de la casa, etc. Vamos, se debe analizar todo el conjunto. También es interesante conocer la afinidad entre el signo solar y el ascendente.  No será lo mismo, por ejemplo, un sol en Aries con ascendente en Sagitario –mi caso-, donde el elemento fuego de ambos signos vibra en sintonía, que, digamos, un sol Tauro ascendente Leo o un sol Géminis ascendente Escorpio. En estos casos, las energías chirrían pero también generan una creatividad.

Tampoco entendáis esto como una formula matemática de manual que viene a predecir que el ascendente Aries tenga que pelearse en el colegio, el Sagitario irse de viaje o el Piscis marcharse a un monasterio a meditar. Se trata, en cualquier caso, que tengáis presente que la energía del ascendente va a marcar mucho el camino del nativo –lo que le suceda- de una manera u otra.

Os propongo un ejercicio. Levantad vuestra carta astral –ya sabéis que necesitáis el lugar así como la hora precisa de nacimiento-  y averiguad  vuestro ascendente. Recapacitad sobre ese signo que os resulta: sea Aries, Tauro, Capricornio, el que sea. Virtudes, defectos, características generales. ¿Os resulta familiar? ¿ Os han sucedido / suceden  episodios que podríais calificar con la energía de ese signo? ¿Sentís que os describe de alguna manera o, por el contrario, no descubrís ningún punto en común? Pensad qué signo os rodea más a menudo –en la familia, en el trabajo,  entre colegas,  en general. ¿Sentís que atraéis personas con el signo del ascendente o del signo opuesto?

Al final se trata de entender la astrología como una herramienta que nos puede ayudar a conocernos tanto a nosotros como a los demás. Un instrumento práctico, sin ningún tipo de truco mágico ni aparatosa pirueta mortal. El objetivo no es otro que el comprender. El resto es vivir.

Y ahora salid fuera. Por hoy ya basta. Buscad el sol y, si hace frío, abrigaos.

Y si te gustó... qué mejor que compartirlo. ¡Muchísimas Gracias! Share on Facebook55Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0Email this to someone

¡Participando aprendemos todos!

27 ideas sobre “Somos lo que nos sucede: el Ascendente

  • Macarena

    Hola! Me encantó éste artículo ❤ Yo soy Aires, con Luna en Escorpio y ascendente Sagitario. Gracias a Carutti comprendí el verdadero significado del signo ascendente y me describe tal cual. Mi destino es la expansión, el conocimiento, los viajes tanto físicos como mentales. Me llevó mucho tiempo comprender la energía de mi ascendente pero estoy feliz de haberlo hecho y de haber evolucionado como persona. Gracias!!

    • Mochilastrológica

      Con Sagi en el Ascendente, el saber no ocupa lugar. Ese Sol y Luna te hacen guerrera doble, por ese Marte como regente.

      Gracias a ti por pasarte por acá!

  • Gaby

    Wow…me encantó leerte! Explicas aspectos de la astrología de la manera más simple…aunque cuando leo mi signo ascendente y el solar se contradicen un poco…soy Aries con ascendente escorpio, luna en escorpio, marte en Aries y venus en tauro.jajajaja a veces me vuelvo loca entre tanta información, pero de toda me reconozco. Lo que si es un hecho es que aun no atraigo a mi vida personas tauro que es mi descendente…
    Saludos.

    • Mochilastrológica

      Gaby, menuda combinación más guerrera tienes… La energía del ascendente demora rato en integrarla: pregúntate de momento si atraes a Escorpio o situaciones escorpianas… Ese sería el primer paso.

      Gracias por pasarte por acá.

      • Gaby

        Hola de nuevo…de hecho, tengo escorpiones en mi circulo mas cercano (familia, pareja,amigos) Pero, cuáles son esas situaciones escorpiones? Sabes, me gustaría poder identificar la energía del signo para poder trabajar en integrarla. Mil Gracias por contestar! Bonita semana 🙂

        • Mochilastrológica

          Escorpio tiene mucho que ver con el secretismo, el poder oculto y la manipulación. Es una energía que no se ve pero, con un poquito de sensibilidad, se palpa clara, fluyendo debajo. A veces coincide con un matriarcado: mujeres poderosas, asustadas, controladoras y castradoras. Libertad provisoria. El chantaje. El “a cambio de… “. Una suerte de mafia.

          Lo bonito de Escorpio es que somete a su entorno a transformaciones. A veces uno se ve metidos en embolados tremendos, asuntos de celos, envidias, violencia y, finalmente, sanación emocional. Con un Escorpio, cada cierto tiempo hay que explotar para volver a poner el contador a cero.

          Creo que una buena manera de trabajarse la energía escorpiana es siendo honesto al compartir emociones y desmitificarlas. Ser capaz de decirle al amado: “Te amo hasta la muerte” y reconocer que, a pesar de esa intensidad, todo cambia y todos somos libres de entrar y salir de los vínculos. El aire, como elemento astrológico, relaja muchísimo la tensión gracias a su desapego.

          Bonita semana 🙂

          Una manera de trabajarse lo escorp

  • Ann

    Hola, me dejaste pensando, aún más. Siempre trato de entender mi carta. Pero es más difícil de lo que se puede pensar.

    Mi carta, una parte de ella, es así:

    Sol en Virgo
    Luna en Sagitario
    Ascendente en Sagitario
    Venus en libra
    Marte en escorpio

    Y si de atracción hablamos, atraigo a varios signos, como: Leo, Libra, Escorpio, acuario, Géminis, Caprocornio, Tauro y hasta a Aries. Respecto a los otros, no tanto.

    Mis mejores relaciones o más duraderas, Fueron con un acuario, un Tauro y un Capricornio.

    Me siento tan revuelta cómo un plato de trix ;-;

    • Mochilastrológica

      Hola, Ann! Bueno, mi intención con el artículo es desenredar -nada de volverlo todo más complicado. Te cuento que, en cualquier caso, en tu carta tienes una significativa cuadratura entre puntos tan importantes como el Sol, la Luna y el Ascendente. Se trata de una cuadratura mutable que tiende a la dispersión y demanda mucha energía mental. Piensa que Sagitario abstrae -y, por su regente, incluye y ensancha-; Virgo clasifica y encasilla: así que hablamos de un tremendo volumen de información e ideas que continuamente deben ser sometidos a análisis y revisión. O sea, ese estar revuelta como un plato de trix que mencionas 🙂

      De todas formas el artículo gira en torno a la atracción de situaciones, personajes y escenarios relacionados con el signo Ascendente. En tu caso, con Ascendente y Luna en Sagitario deberían redundar en el viaje, los estudios, la religión o la filosofía… por citar algunos ejemplos.

      Respecto a los posibles hombres de tu vida, se combinan muchísimos factores: la casa VII, los planetas masculinos e incluso un Mercurio -regente de tu Sol- para conectar intelectualmente. Eso sí, tienes un Venus genial y de buen rollo con la Luna, un aspecto por el que muchas mujeres se darían de hostias 🙂

      Gracias por pasarte por acá.

      • ann

        ¡hola!
        Me alegro mucho el ver tu respuesta.

        Al ver tu respuesta, me di cuenta que esta acertada. Normalmente mi cansancio no es físico, sino, mental. Absorbo mucha información y al mismo tiempo la divido en secciones y así. Es muy confuso la mayor parte del tiempo.

        Me encantan los viajes, y no me interesa donde sea, mientras pueda aprender y conocer para mi esta bien. No me imagino la vida sin estudiar o aprender.

        Muchas gracias por tu respuesta, me pasare a ver mas post, lo aseguro 🙂

        • Mochilastrológica

          Esa cuadratura Virgo-Sagi (sin considerar en qué casa te cae el Sol) tiene mucho talento para la docencia. Podrías ser una auténtica erudita, si te lo propones… y aunque no te lo propongas, también. Necesidad de saber, de entender, de clasificar.

          Gracias a ti por pasarte por acá. Si te animas a compartirme por las redes te estaré muy agradecido.

          Emilio

          • ann

            Sigo encantada de que te tomes tu tiempo para responder, muchas gracias, realmente aprecio eso.

            Por supuesto que lo voy a compartir, mucho éxito y por aquí nos veremos mas seguido 🙂

  • Diana

    🎒 astrológica ,

    14.19.77 mis coordenadas
    Sol en libra
    Ascendente Escorpio
    Luna Escorpio
    Venus en virgo
    Marte en Cancer

    Llevo un par de años conociéndome con la astrología pero aún no descifro del todo quépasa conmigo. Por ejemplo, dicen que libra es de amigos, estar fuera de casa y de muchas reuniones. Sin embargo, pese a que si disfruto la compañía, esto es mejor con pocos y de manera íntima.
    También algo que me ha sucedido es que el signo cancer lo atraigo como imán. Y después de una relación larga, llega otro cancer… que se fue como relación rebote y antes, de más joven tuve otros pretendientes Cancer. ¿Cuál es mi lección? También tuve un novio Aries. Y por esa época me fijaba en ese signo sin saberlo.

    ¿Qué me puedes decir? Esto es apenas un breve resumen de mi historia con Cancer, pero la relación más larga me dejo rota… y el reciente muy enamorada pero sin mucho resultado.

    • Mochilastrológica

      Buenas Diana, y gracias por asomarte por acá. Simplificar la astrología a decir “tengo el Sol en Libra y por tanto tengo que ser muy sociable y amigo de todo el mundo” no da bueno resultados. Por aquí, en Mochila Astrológica, siempre repito que cada carta es un mundo; está llena de matices y contrariedades.

      Por los datos que aportas, asumo que tienes el Sol en la Casa 12, que es una casa muy solitaria, necesita de tiempo a solas, trabajarse el interior… mucho encerramiento simbólico o real. Tienes a Escorpio en el ascendente junto con la Luna, una posición complicada para tu sol. Escorpio es mucho más selectivo -puede ser hasta pedante- y busca contactos intensos e íntimos. Libra se mueve más con ligereza, de acá para allá, sonriéndole a todos.

      En cualquier caso, a Escorpio le cuesta MUCHO soltar y esa puede ser una lección importante en la vida: soltar, soltar, soltar y aprender a pedir y desear de una manera más abierta (ya que Escorpio se mueve a lo solapado, a base de chantajitos y de conclusiones que saca porque le da la gana). Atraer a parejas Cáncer puede deberse a tu Marte en Cáncer, que puede reflejar el tipo de hombres que atraes: hombres sensibles -toda la carta es muy sensible-, se te hiere y hieres con facilidad.

      En mi opinión, si las parejas se repiten (o las situaciones) es porque uno no ha aprendido la lección o no ha terminado de soltar, de olvidar… entre otros motivos.

      Espero haberte ayudado! Gracias otra vez.

      • Diana

        Buenas tardes 🎒 astrológica,

        Gracias pa ti por tu amable respuesta. Sería interesante tu couching, la perspectiva astrológica masculina seguramente me puede orientar. Te escribo a tu cuenta pronto.

          • Diana

            El problema sería que te llenaría de pequeñas dudas aquí. Y las mías son enormes. O quizá no tanto. Gracias a ti y los mejores deseos para ti también, buenas noches.

      • Patty

        Hello!!…
        Me encanta tu blog. Soy nueva con las astrologia y estoy encantada con toda la info. Segun soy ascendente leo, sol/luna/neptuno en sagitario, y marte/venus/mercurio en escorpio… y saturno en geminis casa 11… cual es la energia de mi ascendente? Y sera que saturno nos liberara de tanto claustro?. Gracias???….

        • Mochilastrológica

          Patty, si duda tu energía del ascendente es leonina. Hay que aprender a brillar y a soportar el peso de los aplausos. Mira además si los planetas en Sagitario te caen en casa 5, que es una casa muy creativa, teatrera y en mi opinión bastante afortunada.

          Nos leemos muy pronto!