Escorpio: las claves básicas para entender al signo


Escorpio, a la misma distancia del centro que los otros

¿Alguna vez estudiasteis vuestra carta natal? Si lo hicisteis, seguro que descubristeis en ella detalles que os encantan. También ando seguro que aparecieron aspectos mucho menos divertidos.

Pareciera que mientras unos puntos del mapa natal se las ingenian para aligerarnos la vida, otros -los planetas en exilio, por ejemplo, o las polémicas cuadraturas- se empeñasen en fastidiarnos la existencia. Como la carta con la que se nace no se puede descambiar, a uno no le queda otra que joderse y tomar conciencia. I am sorry pero es lo que hay.

En mi carta, por ejemplo, tengo varios planetitas en caída, es decir, en signos donde la energía se despista sin poder dar lo mejor de sí. Un par de cuadraturas muy poco agraciadas se encargan de rematar la faena. Así, en cuanto dejo de prestar atención, activo el piloto automático y me sucede que ando como los burros, hostia tras hostia contra el muro.

Entre estos planetas conflictivos de mi carta destaca la Luna, en el signo de Escorpio. Le sigue Urano cerquita, lo que la matiza y le permite un borrón y cuenta nueva de vez en cuando. Pero en general se trata de una Luna compleja, miedosa y apegada.

Por otro lado, curiosamente, esta Luna ha traído a mi vida circunstancias y personas muy mágicas. Me ha regalado durante mis viajes casualidades significativas y, por supuesto, ha despertado en mí un cariñoso y sincero respeto hacia los nativos de Escorpio.

Muchos, incluso quienes no creen en Astrología, desestiman al signo del escorpión y lo describen como vengativo, perverso, paranoico. Sin embargo, en la historia del zodíaco no existe espacio para comparaciones injustas ni favoritismos. Todos y cada uno de los signos resultan igual de indispensables para el funcionamiento del cosmos. Fijaos que al horóscopo se le representa como un círculo y que todos los signos se encuentran a la misma distancia del centro. Todo obedece a un orden y ninguno vale más que otro.

Pero vamos, si queréis favoritismos, aquí viene el mío: Escorpio me encanta. Va por ellos. Por mi Luna. Este artículo.

Breve clase de astrología para entender a Escorpio

Escorpio es un signo del elemento agua, polaridad femenina y modalidad fija. Fijaos que el elemento agua siempre remite a las emociones, así que nos encontramos ante un signo muy sensible. Como su cualidad es fija tiende a acumular los sentimientos, a enquistarlos, concentrarlos al 200 %. Por eso se le considera un signo de apegos emocionales y que le cuesta soltar.

Para describir a Escorpio -y al resto de signos de agua-, me gusta recurrir a una metáfora cartográfica. Atentos: Con Cáncer descubrimos al río que brota, nutre y delimita territorios. En Piscis nos aguarda el océano misterioso e infinito, el mar de Nun que decían los egipcios. ¿Con Escorpio qué encontramos? Las aguas detenidas, aquellas que a duras penas encuentran vía de escape: lagos, estanques, pantanos… charcas sulfurosas que apestan pero, simultáneamente, curan.

También nos sirve, para comprender cualquier arquetipo, analizar su signo opuesto así como la posición dentro del orden del zodíaco. El signo opuesto a Escorpio es Tauro, que tiene que ver con la autovaloración, los recursos propios y las pertenencias. Escorpio, por tanto, nos habla de lo que no tenemos y deseamos; aquello que el otro posee y, sin embargo, podemos manipular.

El glifo de Escorpio,:seguro que visteis alguno tatuado por ahí

El glifo de Escorpio: seguro que alguno visteis tatuado por ahí

Dentro de la cronología del zodíaco, a Escorpio lo precede Libra. Durante el viaje a través del signo de la Balanza, la persona toma conciencia del otro, descubre un sentido de la justicia y la estética, unas normas comunitarias y, por supuesto, se asocia. Ahora, con Escorpio damos un paso más: compartimos intimidad con el susodicho socio o pareja. Para entender esta evolución podemos servirnos de otra metáfora: Libra muestra a la pareja famosa en la portada de revista; dos personas guapas, sonrientes y un poquito falsas. Escorpio nos enseña a esa misma pareja cuando los fotógrafos se largaron y se queda a solas. Surge entonces todo lo privado, lo secreto, lo que sucede de puertas para adentro… Resulta obvio que la situación cambia drásticamente.

Por último, para finalizar esta mini clase de Astrología, conviene recordar que Escorpio tiene dos planetas regentes. Marte -vinculado con Aries, planeta de la guerra y el deseo- y Plutón -el dios Hades de los griegos, el invisible, señor de los muertos. Estamos por tanto ante un signo muy belicoso, oscuro y oculto; un guerrero emocional con mucho poder pero invadido de miedos y extremas contradicciones. Veamos por qué.

Crisis, poder y miedo, el arquetipo puro de Escorpio

Ya hemos mencionado la equitativa importancia que todos los signos merecen dentro del mandala zodiacal. Cada uno propone un acercamiento a la existencia legítimo que no anula sino complementa y amplía el resto de perspectivas.

Imaginemos, por ejemplo, tres sujetos que contemplan una pradera al atardecer. El sujeto Libra -hablamos de arquetipos puros para que se entienda mejor- disfrutaría de la belleza de los colores, del equilibrio de la línea del horizonte y la posibilidad de compartir ese momento. Sagitario, por su parte, filosofaría ante las maravillas de la creación, se abstraería en planes futuros y la potencialidad del lugar. Para un Escorpio la misma estampa le abriría las puertas a un paisaje de peligros y lucha por la supervivencia. Así, con una especie de visión rayos x, distinguiría la hojarasca en descomposición, gusanos que horadan cortezas e insectos carroñeros que transportan comida.

Por supuesto, el paisaje es el mismo y los tres puntos de vista de cada arquetipo resultan válidos. La complejidad de la aproximación de Escorpio radica en que fusiona vida y muerte de manera simultánea. Escorpio percibe el mundo en una suerte de crisis continua donde todo nace y muere a la vez. Así se dice que la vida de estos nativos están marcadas por grandes crisis y transformaciones.

Soportar una realidad tan cruda no resulta fácil, de ahí que encontremos en muchos Escorpio una tendencia pesimista, depresiva, agorera. Algunos nativos asumen que si se sinceran y comparten su interior no se les entenderá o se les hará daño. Otros ni siquiera cuentan con las herramientas para verbalizar sus emociones: Entienden algo que no pueden compartir. Al final, todo se resuelve con un carácter hermético, enigmático, oscuro.

Existe, pues, en Escorpio una capacidad genuina para asomarse a los escondrijos del alma humana, un arma que el signo utiliza a su favor. Moviendo hilos invisibles, el arquetipo consigue que los otros hagan lo que él desea. De manera sutil, entre bambalinas, a lo cara perro, Escorpio controla los recursos del otro. Por eso se afirma que es un signo manipulador y de mucho poder.

De todas formas, que no os vendan la moto: si Escorpio controla, si tiraniza, si conspira, es porque está acojonado. Escorpio es un signo de miedos. Le aterroriza la idea de ceder y dejarse llevar pues teme que los otros, que la vida, se aprovecharán de él, lo aniquilarán.

Pasional, de ego desbordado, rencoroso, extremo… La verdad es que los pobres Escorpio lo tienen jodido, pues pareciera que si no duele –si no existe crisis, si no se vive al 200 %- no les merece la pena. Los ajustes de cuentas por deshonra, venganzas servidas en plato frío, lutos para toda la vida y crímenes pasionales son ejemplos de temas muy escorpianos. Pobrecitos ellos. Por otro lado, gracias a su fijeza de emociones se convierten en compañeros fidedignos y en empleados modelo.

Al final, la manera en que Escorpio canalice esta intensidad emocional así como el uso que haga de su poder interno determinará la calidad de sus experiencias. Fijaos que el signo posee varios símbolos: desde el escorpión y la serpiente, que se arrastran por la tierra y envenenan, hasta el ave fénix y el águila, capaces de volar libres a alturas insospechadas y renacer de sus propias cenizas.

Correspondencias del cuerpo y los signos del zodiaco: a Escorpio le tocaron los cojones

Correspondencias del cuerpo y los signos del zodiaco: a Escorpio le tocaron los cojones

Significado de los planetas en Escorpio. Noviembre. Transformaciones

Por favor, entended que se trata de una descripción del arquetipo puro. Aún así, espero que os ayude a comprender al signo y su energía. Escorpio aparece en todas las cartas: siempre habrá una casa zodiacal donde se manifieste su intensidad y desafío, amén de los planetas posicionados en el signo.

Del Sol y la Luna en Escorpio ya hablamos hace muy poco. También podéis encontrar detalles en los Boletines sobre los otros planetas personales en el signo del aguijón. Júpiter transitó Escorpio en el 2005 por última vez y regresará a finales del año próximo, lo que beneficiará muchos asuntos de índole esotérica, así como a temas relacionados con la sexualidad, herencias y ayudas económicas. Saturno en Escorpio hace a los nativos un poco sargentos, Urano los libera –y radicaliza- y Neptuno suaviza la fijeza del arquetipo, permitiéndole ahondar en su faceta más espiritual. Entre 1984 y 1995 nació toda una generación con Plutón en Escorpio, chavalitos con un poder descomunal en sus manos y la capacidad de reordenar por completo la historia –siempre que su Neptuno en Capricornio se los permita.

Por último mencionar que Escorpio en el Ascendente –según con qué signo solar- puede resultar algo jodido: con signos de aire, cuanto menos, la combinación es creativa, un continuo tira y afloja entre fijación y desapego. Con los signos de fuego, el nativo puede acumular demasiado ego e intolerancia y convertirse en déspota o atravesar situaciones extremas hasta que supere su infantil ingenuidad. Pero bueno… no olvidéis lo de siempre: cada carta es un mundo.

Forense, detective, yogui, cirujano, sexólogo, enterrador, psicoanalista, mafioso, violador, mago, proxeneta, físico nuclear, policía, arqueólogo… son profesiones o actividades desempeñadas por Escorpio.

Buscad en vuestra carta qué casa ocupa y, por supuesto, a vuestro alrededor. Seguro que tenéis alguno cerca. A veces los delata la nariz aguileña; otras, la intensidad de la mirada, que provoca incomodidad, los párpados superiores hinchados o la vehemencia de su discurso. Se dice que es un signo de complexión mediana, moreno y agitanado, muy velludo, de miembro grande y bastante estreñido.

Escorpio cumple años este mes, así que el arquetipo andará muy presente en nuestras vidas. Son fechas de transformación sincera, de acercarnos a esa parte de nosotros –de nuestra carta natal– que menos nos gusta.

Excavad. Sacad los trapos sucios. Dejadlos fuera. No tengáis miedo a que se aireen. Tampoco a que el viento se los lleve y nunca más los traiga de regreso.

*

A mi abuela, que nació el 14.11

A mi hermano, que cumple el 13.11

A mi madre, por su Ascendente

A mi hermana y su Luna

A Teo, que cumple el 13.11. por sus conocimientos

A Raúl, que cumple el 14.11 y estudia Arquitectura en Guanajuato

A Stephanie y Stefania

A Day, la brujita

A Laura y sus labios resecos

A Francys, que se mudó a Tokio

A Heike, que también cumple el 14.11.

A los dos Rafas, a uno por su Sol; al otro, por su Ascendente

A Sam, tan hermoso, en Colombia, por su Ascendente y a Fran y a la Shoshona, también por su Ascendente

A Ana, por su fidelidad

A Manolo y la Parabólica

A Karina, maga del futuro

Y, por supuesto, a Miri, con un stellium en Escorpio, quien, en sus propias palabras, lo suelta todo menos el trapecio.

 

Escorpio

Feliz mes de Escorpio

 

 

Y si te gustó... qué mejor que compartirlo. ¡Muchísimas Gracias! Share on Facebook91Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0Email this to someone

¡Participando aprendemos todos!

4 ideas sobre “Escorpio: las claves básicas para entender al signo

  • Laila

    Muchas gracias por este artículo! Tengo Luna y Ascendente en Escorpio y vaya si debo de estar fijada ahí! Pluton en 12 tampoco parece facilitar la cosa 🙂 Me encantaría aprender a lidiar o, mejor, convivir con este nivel de intensidad y lograr sacar lo mejor. Gracias por el humor, siempre se agradece!

    • Mochilastrológica Autor

      Gracias a ti por pasarte por acá. El humor siempre es de agradecer -Escorpio además tiene que aprender a frivolizar, no tomarse las cosas tan a pecho…

      Nos leemos muy pronto!

  • elba maria

    hola
    soy escorpion,, con el sol en escorpion, pluton en escorpio y saturno en escorpion ,y no me gusta esa linea donde dices que estamos jodidos….
    recuerda una linea de una cancion de cerati…
    ” todo lo profundo ama el disfraz ” …

    • Mochilastrológica Autor

      Hola otra vez, Elba María. En el blog procuro mantener una chispita de humor e ironía y, si me permites, me atrevo a afirmar que estamos jodidos todos, con Escorpio o no potente en la carta natal.

      No conozco esa línea de Cerati pero se ajusta mucho al arquetipo escorpiano: profundo pero siempre entre bambalinas, moviendo los hilos detrás del telón y con un miedo irracional a que se le descubra.

      Muchas gracias por pasarte por acá.