Sagitario, el signo del buscador eterno


Es verdad que cuando pienso en Sagitario se me llena la cabeza de praderas. En seguida visualizo -como en una pantalla de cine y desde una perspectiva área- una llanura inmensa, de un verde brillante, colmada de luz. De pronto, en mi escena aparecen grupos de caballos que trotan a sus anchas y, a medida que la cámara se aleja y la panorámica crece, surgen desfiladeros, cadenas montañosas, el cielo infinito.

Se trata de imágenes bien hermosas que me conectan con la libertad silvestre de los Sagitario. Sagitario es el signo de la aventura, libre, idealista y con una parte animal torpe que, a base de coces y carreras, puede destrozar aquello que encuentre en su camino. Es un signo muy presente en mi vida pues ocupa el Ascendente de mi carta natal. Y como el Ascendente es un aprendizaje, no faltan esos Sagitario a mi lado para mostrarme el camino.

Pero basta de introducciones y pasemos a analizar a este bellísimo signo, el noveno del zodíaco.

Breve clase de astrología para entender a Sagitario

Sagitario es un signo de fuego, de polaridad masculina y cualidad mutable. Con esto ya tenemos un porrón de información si sabemos interpretarla. Pensad que elemento fuego nos remite a la acción, la voluntad y la autoexpresión; por tanto, nos encontramos ante a un signo dinámico, creativo, espontáneo, en el cual prima la manifestación de sus propios deseos.

En la triada de los signos de fuego –Aries, Leo, y Sagitario- podemos recurrir a una metáfora. Así, con Aries surge el chispazo primitivo, colérico; con Leo, la hoguera arde, tenaz. Con Sagitario, las brasitas que quedaron del fuego todavía desprenden calor y además pueden flotar en el aire y aterrizar en otro lugar diferente. Al ser un signo mutable, Sagitario posee esta flexibilidad, esta libertad de movimiento, aunque también peca de falta de constancia.

En la rueda zodiacal, Escorpio precede a Sagitario. El pasaje a través de Escorpio -como vimos en este artículo– implica soltar, dejar ir, dolor y transformación. Sagitario no es más que la consecuencia de este viaje oscuro y su regreso a la luz. ¿Y cómo se siente la luz tras haber pasado unos días en las mazmorras? Os podéis imaginar… Sagitario se aferra a la vida con exagerada vitalidad, fe y optimismo. Puede que a niveles inconscientes recuerde lo que es estar encerrado: por eso defiende a capa y espada su libertad.

Fijáos en la posición de Sagitario en la rueda del zodiaco

Fijaos en la posición de Sagitario en la rueda del zodiaco

Géminis se opone a Sagitario en el horóscopo. Al signo de los gemelos le encanta intercambiar información y contemplar tanto puntos de vista como sea posible. Lo hace sin pringarse y como un fin en sí mismo ya que Géminis es juguetón, amoral y desapegado. En el caso de Sagitario, la necesidad de información aspira al descubrimiento de un significado global, de una moraleja, de un vínculo que conecte todos y cada uno de los puntos de vista. Por eso se dice que Géminis trabaja con el pensamiento concreto y desmenuza la información mientras que Sagitario funciona a niveles abstractos y sintetiza.

Los Sagis tienen por regente a Júpiter, el más chachi de los planetas – el Gran Benefactor, como se le conocía en Astrología Tradicional. Esto justificaría la buena suerte que a menudo acompaña a estos nativos. Según la mitología, Júpiter -Papá Zeus para los griegos- era considerado el dios de los cielos, padre de todos los dioses y todos los hombres. Se pasaba los días persiguiendo culos y tetas y haciendo un poco lo que le salía de las narices, lo cual conecta también con el carácter caprichoso, irresponsable y autoritario de muchos Sagitario.

Hoy día las cartas natales con un fuerte Sagi o Júpiter marcado, pueden considerarse afortunadas (siempre en función del resto de los aspectos, claro). La casa donde aparece Sagitario y su regente muestran esas áreas de la vida donde se suele gozar de buena suerte. Donde sin apenas esforzarnos, la gente nos ayuda y el cielo nos regala sus favores.

Sagitario: Mitad caballo, mitad hombre

Pensemos en la figura del centauro. Medio cuerpo de caballo. El torso, brazos y cabeza de hombre. Se trata, por tanto, de un ser de naturaleza dual, donde una parte humana y otra salvaje conviven. Si es la parte caballuna la que domina, encontramos a esos Sagitario indomables, juerguistas, campechanos, siempre ansiosos de aventuras y cambiantes como veletas. Si les gobierna el cuerpo de cintura para arriba surge el Sagitario filosófico, espiritual, pedagogo, con aire de sabio despistado. Normalmente una mitad prima sobre la otra, pero nunca de manera definitiva (no olvidemos que se trata de un signo mutable).

Fijaos también que el centauro tensa un arco entre sus manos. Apunta hacia al destino donde lanzará la próxima flecha. ¿Esto qué quiere decirnos? Sagitario busca continuamente nuevas metas, nuevos objetivos. A todos los signos de fuego les cuesta concentrarse en el presente, ya que tienden a proyectar sus ideas en el futuro, pero es Sagitario el que más se evade, en su eterna búsqueda, necesitado de ampliar experiencias y conocimientos.

Sagitario es un signo fuertemente vinculado con los viajes, la cultura de la mochila y el extranjero. No es que todos los Sagitario emigren pero muchos pueden pasar períodos importantes fuera del lugar de origen. De una u otra manera, el contacto con el extranjero es evidente, bien porque se buscan pareja de fuera, su trabajo los obliga a viajar o convive en un ambiente internacional.

Otra manera de sentirse libres y expandir su vida -recordemos esa pradera inmensa al comienzo del artículo- es a través del estudio. Sagitario necesita vincularlo todo y comprender, además, las normas que gobiernan estas conexiones. Se trata de una tarea inabarcable y por eso encontramos a Sagitario profundizando en materias pesadas como la antropología, la filosofía, el estudio de la religiones… e incluso retirándose a un monasterio en este deseo innato por comprender.

Así, los Sagi adoran las abstracciones y el perderse en sus pensamientos, pero la cagan cuando tienen que plasmar dichas ideas en la realidad. Les falla la perseverancia, carecen de sentido práctico y reniegan de los asuntos mundanos: lo cotidiano, lo básico, lo que sostiene el día el día pareciera que no es para ellos.

Les encanta enseñar y tienen una tremenda facilidad para contagiar sus ideas. De hecho, disfrutan adoctrinando, lo que los convierte en estupendos profesores, y no se cortan ni un pelo en señalarle a los demás la manera de hacer las cosas. Se trata, por supuesto, de su verdad subjetiva pero poseen tal alto poder de convicción que muchos acaban siguiendo sus consejos.

Surge entonces en los Sagi la figura del guía, del chamán, del maestro, al que todos acuden en busca de sabiduría. ¡Pero cuidado! Cuando Sagitario ocupa esta posición tan respetada puede volverse dogmáticosoberbio y dictatorial -de sus peores defectos- y entonces aparecen queridísimos personajes de nuestra historia como Stalin, Pinochet, Anastasio Somoza y, en paz descanse, Paquito Franco.

Paquito era Sagitario y de España se dice también que es sagitariana

Paquito era Sagitario y de España se dice también que es sagitariana

Bocazas, risueños, imprudentes, generosos… A veces los delata la dentadura prominente; otras, las anchas caderas o el andar que recuerda al caballo. Sagitario alegra cualquier ambiente con su presencia y, en ocasiones, incluso sana.

El significado de los planetas en Sagitario  

Hasta aquí hemos hecho una breve presentación del arquetipo sagitariano. Según cada carta y la disposición de sus planetas, esta energía se manifestará de una manera más o menos evidente. No me canso de repetirlo: cada carta es un mundo y contiene a todos los signos, así que da igual cuándo hayas nacido; tu carta contendrá a Sagitario en algún área.

El Sol en Sagi, por supuesto, exhibirá muchas de las características expuestas en al artículo. La Luna también, aunque como mecanismo de defensa: cuando la agobien, buscará la libertad, viajará o se saldrá por la tangente. También puede dar pareja extranjera, como le sucede a Donald Trump o mi amigo Manu, al que apenas le leí la carta.

Cuando Sagitario aparece en el Ascendente, el aprendizaje del nativo consiste en confiar en la vida y poder convertirse en su propio guía. De lo bruto que es Mercurio en el centauro ya hemos hablado en los Boletines. Venus en Sagi también prefiere pareja de fuera, evita el compromiso e idealiza demasiado. Por su parte, Marte resulta un buen emplazamiento, favorece los deportes y la aventura.

Júpiter en Sagitario aporta un gran sentido de la justicia y es sinónimo de buena suerte si el resto de los aspectos lo permiten. Saturno se encuentra incómodo en Sagi: le resta idealismo y lo obliga a centrarse, por eso ahora hay tantos Sagis pasándolas putas con el tránsito. Urano electrifica su espíritu rebelde, Neptuno los espiritualiza. De 1995 al 2009 nació toda una generación con Plutón en Sagitario, un posición con muchísima fuerza. Habrá que ver si algunos de estos nativos se convierten en los nuevos dictadores del planeta.

Y ya casi que me voy despidiendo. Como siempre, os animo a explorar vuestra carta natal. Venga, anda, si es muy fácil. ¿La tenéis ya delante? ¿Qué casa os ocupa Sagitario? ¿Tenéis planetas en el signo del centauro? Y Júpiter, ¿dónde se encuentra? Con la ayuda de este del artículo seguro que podéis descubrir información muy interesante acerca de vosotros. Se trata de autoconocerse, ¿no?

Los Sagis cumplen años por estas fechas. ¡¡¡¡Bien!!!! El Retorno Solar va a permitirles reflexionar sobre su situación y reconocer el verdadero rumbo al que desean apuntar la flecha. Y aunque muchos sigan sin tenerlo claro, seguro que celebran el cumpleaños por todo lo alto. Que de eso va Sagitario, de confiar, del optimismo, de intuir con certeza que todo saldrá bien.

Ahora sí. Ya me voy. Muy feliz cumple a todos esos Sagi. Nos vemos muy pronto, en los bares o en la pista de baile.

Emilio P. Millán

 

 

 

 

 

Y si te gustó... qué mejor que compartirlo. ¡Muchísimas Gracias! Share on Facebook107Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0Email this to someone

¡Participando aprendemos todos!

4 ideas sobre “Sagitario, el signo del buscador eterno

  • Analuisa

    Buenísimo! Soy sagitariana y me reconozco perfectamente! En Sagitario tengo mi sol 5ta casa ) y mercurio (4casa). Júpiter en la 1ra en Leo…doble fuego! Y mi casa 9 mi nodo norte…. y debo decir que me encanta ser sagitariana y me siento muuuuyy suertuda! Gracias!!! Siempre disfruto tus notas😉

    • Mochilastrológica Autor

      Gracias Ana Luisa. Es que tu carta es sagitariana en toda regla. Fuego, expansión, optimismo y MUUUCHO ESTUDIAR y adoctrinar al otro. Tanto Leo como Sagi son buenos profesores -consideran a sus alumnos como sus hijos, de alguna manera.

      Gracias y muy feliz plenilunio. Nos leemos muy pronto.

  • pablo

    me gusto mucho, pero no encuentro el boletin en el que habla de mercurio en sagitario ¿podrias poner el link o contestarme un poco como es eso de mercurio en sagitario?

    • Mochilastrológica Autor

      Hola, Pablo.
      No existe un post específico sobre Mercurio en Sagitario -aunque quizá con el tiempo consiga escribir sobre cada planeta en todos los signos.

      Sobre Mercurio en Sagi se habló en los boletines semanales así que tendrás que hacer un poco de búsqueda, allá por noviembre, que es cuando Mercurio paseó por el centauro. Aún así te adelanto que es un Mercurio un poco bruto, bocazas, peca de optimista y le falta objetividad; eso sí, es muy divertido y muy risueño.

      Emilio