Semana muy completa; muy, muy completa.

Boletín Astrológico: del 18 al 24 de noviembre 2019


Qué maravilla poder redactar este Boletín en casa con la manta calentita en el sofá, un té de jengibre, el piano de Wim Mertens, unas velas con aroma de lavanda… Tengo la casa que es una mezcla de balneario, templo budista y redacción de periódico con cientos de papeles por el suelo.

Me dio por ordenar documentos —¿quizá por Mercurio Retrógrado?— y salieron fotos viejas, notas, postales, regalos. Al final me tocó también reordenar recuerdos. Deshacerme de varios. Se acumula mucho en tan poco.

En cualquier caso y a pesar del caos —no queda balda de madera del suelo visible— se agradece la comodidad de la casa tras los descalabros aéreos de las últimas semanas. Sin ir más lejos, el último Boletín lo redacté en Frankfurt, esperando un transbordo que de nuevo tuvo que ser retrasado por culpa de la niebla en Berlín. Y mira que me considero optimista, y mira que los astros inclinan pero no obligan, pero reconozco que este Mercurio Retrógrado me las ha metido bien dobladas desde que hace un par de semanas pinché la bici y se me partió en dos la llave de casa. La lista sigue y sigue…

No soy el único: por las consultas me han llegado testimonios rocambolescos y mi amiga, la Pelona, me envió un audio con su inventario de pequeños desastres de multas, averías y hornos accidentados. En fin: ya sabéis que cada carta es un mundo y que esto no se puede interpretar al pie de la letra, pero ¡cuánto me alegro de que Mercurio despierte!

De hecho, será de los importantes eventos cósmicos que viviremos esta semana que entra. Eso, Mercurio despertando, Marte que pasa a Escorpio, el Sol a Sagi y por supuesto nuestro taller en Madrid «El sol, la luna y Tú». ¿Visteis el programa? Porque está que te mueres y nos lo vamos a pasar bomba. Por cierto que el viernes 22 se me han quedado dos huecos para consultas, así que si alguien anda con ganas de un super coaching astrológico, que me escriba a la de ya, porque las otras horas ya están cogidas y el resto es para dar abrazos, beber vino y rumbear.

Y ahora sí, vamos a analizar esta semana mochilerísima…

Podemos empezar, por ejemplo, y por rellenar un poco hueco, con la cuadratura del cuarto menguante entre la Luna y el Sol, el martes 19, desde Acuario a Escorpio. Ya sabéis que aquí en los Boletines analizamos las Lunas Nuevas y las Llenas —novilunio, novilunio, plenilunio, plenilunio— pero tampoco está de mal echarle un vistazo a los cuartos crecientes y menguantes. No porque os vayan a cambiar la vida —ya lo he dicho mogollón de veces: las lunaciones no son el milagro de P. Tinto—, sino porque podemos ajustarnos a ellas a la hora de seguir una dieta, deshacernos de un hábito, cortarnos el pelo o cuidar una planta. Además, los cuartos lunares indican —en la mayoría de los casos, si la regencias no suavizan— fricciones entre el ser y el sentir. Algo así como que el destino y el alma van por un lado y las emociones y los instintos por otros. O algo así como que tu madre y tu padre —simbólicos y no tan simbólicos— tienen que ponerse de acuerdo y no hay manera. Por cierto que de las diferentes combinaciones lunares en la carta también hablaremos en el taller: y es que no es lo mismo nacer con Luna Nueva que con una Llena. No, no y no.

Ese mismo martes tenemos un importantísimo cambio planetario. Nuestro Marte guerrero, emprendedor, ansioso, violento, asertivo, inconsciente y rápido sale del dubitativo Libra —contigo pero sin ti; la paz por mis santos huevos; si te doy el gusto, me sacrifico y si no lo hago, pienso que te lastimo— y entra en Escorpio, su domicilio nocturno. A vosotros, esta terminología astrológica lo mismo os da un poco igual así que limitaros a hacerme caso: es un buen Marte. Y lo es por estratega, por disciplinado y por la cantidad de energía que posee. Los que lo tengáis en ya en vuestra carta andáis de enhorabuena pues viviréis vuestro retorno de Marte, que se da cada dos añitos, y que algunos dicen que sirve para cargaros las baterías, enfocaros en vuestros proyectos, deseos e iniciativas y darles muy, muy duro —como veis, todo cosas muy marcianas.

Nada, muy buenas noticias para los Escorpio —e incluso para los arianos— y a todos os recomiendo echar un vistazo a la casa que os transita ese Marte. En general, los signos de agua andarán mucho más activos pero Cáncer quizá se sienta que un poco más quejica, se le resienta el estómago o se pelee con alguien en la familia. Luego, los otros signos fijos —es decir, Tauro, Leo y Acuario— quizá tengan que toparse con algún tipo de situación agresiva, conflictiva, gente que viene a buscarle las cosquillas. De estos, Tauro sale peor parado y sobre todo esos Tauro que cumplen al principio de su decanato, esto es, por el 25 de abril.

Y nada, Marte en Escorpio por un rato. Hasta el 3 de enero del 2020. ¡Y esssssoooooooo!

Sigo. El miércoles 20 el cachondo de Mercurio despierta. En Escorpio. En el grado 11. Y yo, como bien os he contado, me alegro mucho, mucho, mucho. Aún así me quedan muchos papeles por tirar y reordenar, cartas horarias que resolver, cuentos de editar… pero bueno, un poco de orden sí que ha traído; espero que en vuestras vidas también. Ahora en su periplo hacia delante va a repetir muy buenos contactos con Neptuno, Saturno y Plutón y merece la pena aprovecharlos hasta que salga del signo del aguijón. Tenemos hasta el 9 de diciembre. Luego, cuando ingrese en Sagitario, andará casi tan despistado como en retrogradación. Así que de verdad: metedle mano a las facturas, herencias, documentación por tramitar, cursillos y chequeos del finstro.  No es que luego no vayan a funcionar las comunicaciones ni uno no pueda firmar una hipoteca; lo que sucede con Mercurio en Escorpio, es que, como signo fijo, tiene capacidad de concentración y cuando se pone, se pone. Y, os lo prometo, en Sagi es de todo menos constante.

Luego el viernes 22 tenemos notición, notición, notición. Sí, el Sol sale de Escorpio e ingresa en Sagitario. Ay, Sagitarios. Ay, Sagitarios en el Ascendente. Ay, Lunas en Sagitarios. Sabéis que vuestro querido Júpiter ya pega sus últimos coletazos en vuestro signo y en todo este último año algún tipo de expansión debiera haberos traído: estudios, viajes, personas sabias cercanas, espiritualidad, un juicio que se resuelve a vuestro favor o incluso hijos o dinero. Si os quedais con dudas, siempre podéis repasar vuestro especial. Y el especial sobre Júpiter en Sagi.

Y ya para el fin de semana, y en pleno taller mochilero astrológico, tendremos dos aspectos requete interesantes y contradictorios. Siempre el domingo 24.

Por un lado, y más lindo no puede ser, vamos a vivir la bellísima, pero bellísima conjunción entre Venus y Júpiter en Sagitario. Digo que es mega linda porque, claro, se juntan los dos buenazos del cosmos y encima en Sagitario —cuyo regente es Júpiter, que está fuerte, Papá Zeus, Papá Noel y sus regalos—, en fin, una maravilla.

A ver, que tampoco una conjunción os va a cambiar la vida. Que se tienen que alinear muchas más cosas para que a esto le podamos sacar jugo en una carta pero a nadie le amarga un dulce y de dulces va esta configuración. Se dará en el grado 28 y, a lo mejor, si tenéis algo importante por ahí —y algo importante es el Sol, la Luna o el Ascendente— pues con suerte polvete o la devolución de los ciegos. Podríais disfrutarlo los Sagis que cumplen el 20 de diciembre. Al resto de mortales, que nos den pan rallao.

El mismo día y con una energía totalmente distinta, se produce la oposición entre Marte y Urano, desde Escorpio a Tauro. Claro, si Venus suaviza, endulza y redondea, Marte corta, agudiza, enrojece. Lo que quiero decir es que la oposición puede crisparle un poco los nervios a aquellos con puntos importantes en la carta —de nuevo, los mismos mencionados previamente— sobre el grado 3 de Tauro y Escorpio, ese eje que oscila entre el poseer y el deshacerse para transformar. Pero lo cierto es que, en el fondo, ninguno de los dos signos suelta ni con torta. Así que con el zarandeo de este tránsito lo mismo se les cambia la opinión sobre algunas cositas…

***

Ahora sí, ya sabéis que me toca daros las gracias por vuestros cachondeítos y guiños. Como bien sabéis, podéis seguirme por las redes, por facebook, twitter, instagram y youtube. Lo creáis o no, subí un vídeo hace poco a Youtuberrrrlll y me hace ilusión que sí, que haya gente que me ve.

Y nada, nos vemos muy prontito por Madrid. Por fa, los que os habéis anotado —y los que os queráis anotar— recordad que necesitamos vuestras cartas, o al menos, vuestros datos de nacimiento, que el taller es muy práctico, muy de autoconocimiento, de autosuperación y esas cosas. Pero sobre todo, muy estiloso, cósmico y mochilero. Os recuerdo las fechas: el 23 y 24 de noviembre.

Abrazacos,

Emilio P. Millán

 

(Foto cortesía del acuariano del Guille, ¡aúpa!)

 

 


Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cuando envías un comentario estás aceptando la política de privacidad de Mochila Astrológica.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

4 ideas sobre “Boletín Astrológico: del 18 al 24 de noviembre 2019

  • MAR

    Marte afecta también para bien a los q tenemos luna en escorpión? Yo soy libra con luna en escorpio y ascendente tauro, y la verdad q en estas ultimas semanas ha habido alguna situation complicada…quizas por mercurio. Un saludo!!

    • Mochilastrológica Autor

      A ver, explicaciones de las situaciones complicadas, a sí a bote pronto y —sólo basadas en los tránsitos— podrían deberse al paso de Marte por tu Sol y sus aspectos y en función del grado donde se encuentre. Si Tauro está en el Ascendente, Escorpio rige la casa VII, que tiene que ver con las parejas y los otros en general —algo muy importante para Libra y que podría haber quedado un poco tocado por estas fechas.

      Marte llega fuerte en Escorpio y es una buena configuración —dentro de todo lo que Marte puede dar, que es mucha guerra pero también ganas y emprendimiento—, lo que pasa es que los aspectos a la Luna tienen que ser lo más suaves posibles y la conjunción podría alterarla un poco.

      A lo que voy: esa conjunción te puede poner más nerviosa, emocional, guerrera, obsesiva, visceral, sexualizada, posesiva, intensa, trabajadora, extrema, perspicaz… En fin. Luego tú ves cómo lo canalizas, pero por supuesto que debiera sentirse el paso.

  • eugenio

    ¿La conjunción Venus y Júpiter si hace trígono al MC, también debe ser la releche :-)? Espero cosas para esta semana… mejor que esté en mi casa V, ambos. Con el dinero que gane, te haré una consulta.
    Qué te vaya bien por Madrid.
    Saludos,
    Emilio

    • Mochilastrológica Autor

      No, no me parece la releche porque es un trígono a un ángulo en la carta —y eso que el MC es importante. Una conjunción sí me parecería más relevante, pero el trígono… Espérate y comprúebalo por ti mismo: no deja de ser una lindísima configuración por sí misma y tenerla de paso por la casa V es muy de agradecer.

      Y gracias, Eugenio. Hasta muy pronto!