En Berlín, nieva pero en muchos otros sitios, brilla el Sol. Para todos, novilunio, novilunio.

Boletín Astrológico: del 8 al 14 de febrero del 2021


Sí, sí, sí, sí, sí. Qué bonita semana. Sí, sí, sí, sí, sí. O qué especial cuanto menos. ¡Cuanto menos! Y alienígena. Y acuariana. Y novilúnica, novilúnica. Vamos, semanita inolvidable a nivel astrológico.

Y ojo, que no estoy afirmando que esta semana —o que esta próxima Luna Nueva— vaya a cambiaros la vida. Sabéis que desmitifico esta clase de predicciones: pero es verdad que desde una perspectiva astrológica, la semana es una rara avis. Maravilla.

¿Y por qué? Pues la verdad que sobre todo por el novilunio, novilunio, y esa acumulación de planetas en Acuario. ¿Os habréis preguntado cómo serán esas criaturitas que nazcan en la fecha? ¿O incluso los acuerdos que se cierren entonces? ¿Cualquier evento que se levante ese día? Esa concentración planetaria, esa pelotera, ese stellium —que lo llaman los astrólogos presenta unos pocos de desafíos, fijeza por un tubo, intelectualidad y alto grado de saturnismo que manda sobre la carta. Un científico visionario, una astronauta radical, defensores del anarquismo absoluto, intolerantes utópicos, veganos y veganas y posibles fases de locura o incomprensión —algo que forma parte del karma del Aguador.

Eso sí ,el novilunio, novilunio, también presenta uno de los aspectos más bondadosos del año: la conjunción entre Júpiter y Venus,  por supuesto en Acuario —y de nuevo regida por Saturno, que es el que manda en todo el cotarro.

Aparte hay aspectos muy, muy, muy lindos de ese Mercurio retrógrado —ese que os dije que tenéis que usar para planificar, estudiar, ordenar a largo plazo (por lo de que Acuario es fijo y regido por el planeta del tiempo). Muy bueno para el networking, abrir las redes, retomar contacto con gente del pasado posiblemente —por eso de la retrogradación— y para lindas conversaciones con hermanos y hermanas, vecinos y seres del entorno cercano.

Pero bueno, empecemos, que quiero acabar pronto y pasarme el resto del domingo mirando la ventisca de nieve que cae; pegado al radiador mientras fuera los copos cuajan y las temperaturas no suben de los menos ocho grados.

Lunes 8 de febrero. Yes. Empezaremos con la conjunción entre Mercurio y el Sol en Acuario y en el grado 20. Fijaos qué interesante —aunque esta conjunción siempre es muy debatida entre los astrólogos— que Mercurio en su periplo hacia atrás se une al Sol, esto es, los mensajes y los honores, los hermanos y el padre, los escritos y los premios, las ideas y la brillantez. Una suerte de Eureka, como yo lo llamo, o de recuperación de cierto pensamiento prestigioso que andaba por ahí perdido.

Podría ser bueno para dar una charla, sentirse estrella —estrella a medias, que el Sol está acuariazado— en una conferencia o compartir conocimiento y posibilidades en un grupo. Maravilla.

El martes 9 ya está ingresando la Luna en Acuario con esta electricidad y expectación que os vengo anunciando y no es para menos —porque la Luna es activadora y va a ir tocando un planeta tras otro, renovando sus significados pero también sus aspectos, mejores o peores.

El miércoles 10 tenemos la única tensión de la semana, tan ligera, que la bondad y las conjunciones del resto de los días la opacan, la casi fagocitan y uno ni se entera. Mercurio le dibuja cuadratura a Marte en Tauro —que ya queremos que se vaya ese Marte en Tauro, bitte, bitte— que puede dar problemas en el tráfico, las comunicaciones, cositas eléctricas que se rompen, chispas que saltan, discusiones y tal. Además la Luna no anda lejos. Con lo cual ojito, con las cabezonerías y contad con ciertos retrasos y pequeños problemas en asuntos domésticos o aparatitos domésticos —esto por supuesto incluye dildos, inhaladores de coca y la Sega MegaDrive.

El jueves 11 ya es el día. El día por partida doble:

— Venus y Júpiter se conjuntan en Acuario en el grado 12. Esto es un muy, muy, muy bonito. Pero que muy bonito. Tenemos que tener en cuenta, además, que ambos ya pasaron sobre Saturno, se cuadraron a Urano y que no alcanzarán al malogrado Marte.

O sea, tenemos a los dos benefactores del cosmos conjuntitos, arropaditos, acolchaditos, blanditos, humeditos, regalando dones y relativamente protegidos de tensiones. O sea, dan lo que pueden dar bastante al cien por cien.

De nuevo, esta idea que os cuento de los graditos: convendría ver qué hay por la zona, ese grado 12, y también, por ejemplo en otros signos de aire o incluso de fuego. Por supuesto, se puede extender a los demás signos fijos (Tauro, Leo y Escorpio).

El análisis de esta conjunción tiene mucha chicha: Géminis se beneficia, pero Libra mucho más. Aries también pilla cacho pero le gana con diferencia Sagitario. Y afecta también a nuestras casas en total en función de las cúspides, algo que ya expliqué muy bien en el super taller febreril, donde lo pasamos muy en grande. Para más info, por supuesto en las consultas y en los próximos talleres.

Claro, esta conjunción además, arropa y mucho el otro evento del día y de la semana, el novilunio, novilunio o Luna Nueva. Ya he colgado la lunación por Instagram, pero acá otra vez la imagen (levantada para Berlín).

 

Luna Nueva de febrero en Acuario o novilunio, novilunio.

Luna Nueva de febrero en Acuario o novilunio, novilunio.

 

— ¿Qué se mira en las lunaciones? Os lo he repetido un montón de veces. Se mira dónde se conjuntan Luna y Sol, en este caso en el grado 23 de Acuario (otro grado a vigilar) y se mira también la situación del regente, que es Saturno y también está en Acuario y en el grado 6.

Si bien, la primera posición es bastante benigna; la segunda no, porque Saturno va caminito de Urano y olé y olé y olé. Vamos que hay una cuadratura potente que se perfeccionará la semana que viene y, como también repito desde hace tiempo, será una zona de nuestra carta fija que va a dar guerra.

Aún así, una lunación muy, muy, muy requetelinda que inaugura un mes astrológico —hasta la próxima lunación— bastante más bondadoso que el pasado. De verdad.

De hecho, fijaos qué maravilla que el resto de la semana tenemos aspectos lindos de la mano de Mercurio.

¿A qué me refiero? Pues el sábado 13 Mercurio se une a Venus, siempre en Acuario y en el grado 14 y nos anima a juntarnos con viejos amantes y viejas amantas, para disfrutar de algún trabajo artístico e intelectual por partes iguales, a mimar las palabras y adornarlas, a decirnos piropos y cositas bonitas. A hacer las paces, que para eso Venus representa la armonía.

Con más motivo si tenemos en cuenta la conjunción del domingo 14 entre Mercurio y Júpiter, siempre, siempre, siempre en Acuario. Pareciera como si el cosmos quisiera que se hiciera justicia, que se hiciera un reparto más equitativo, que estudiásemos, que ayudásemos a los otros o al menos nos informemos de qué pasa allá fuera —Acuario es signo de aire y, por tanto, necesitado de comunicación y de cierto contacto social.

Lo que os digo: Mercurio en su periplo retro realiza contactos muy buenos para el estudio y la planificación a largo plazo. Yo sólo hago apuntarme a cursos o leer libros pendientes, repasar otros tantos libros y repasar otros tantos cursos —pero por supuesto esto también dependerá de vuestra carta, de la casa que os transite Acuario y del estado de vuestro Mercurio y Júpiter natal.

Al mismo tiempo sigo animándoos a tirar cosas viejas, a reordenar, a pagar facturas y pendientes y no a firmar grandes cosas ni acuerdos. Mercurio va sobre todo de reorganización de temas que ya teníamos sobre la mesa. Eso sí, hay que desdramatizarlo que tampoco pasa nada por firmar contratos en estas fechas —yo he firmado varios contratos con Mercurio retro y no ha pasada… Son muchos factores a tener en cuenta.

Sí pienso que puede ser una buena época para hacer búsquedas de trabajo, o volver a tocar a la puerta de viejos amigos, contactos, protectores y demás. Porque puede ser que esta vez, ya con Mercurio directo, la respuesta sea positiva.

***

Y eso fue todo, querides. Todo. De momento.

El resto, lo de siempre. Que me sigáis por las redes: facebooktwitter, instagram y youtube —y con suerte me animo a publicar un vídeo para el novilunio.

Quizá os apetece repasar mis últimos artículos:

— el especial sobre el mes en formato vídeo indie.

— y la segunda especial, bien guasona, bien completa, de este Júpiter en Acuario. Se agradece y mucho la difusión, esto es, que compartáis por tooooodos laditos. Por Telegram, por Tindr, por Grindr, por Meetic, por Badoo, por la Dark Net, por Tuttifrutti y demás.

Y las gracias. Las gracias, gracias, gracias. Danke schön. A quien me lee, me comparte, me hace consultas, me escribe por privado, por telepatía, se apunta a mis talleres, me hace cosquillas virtuales y toooooda la demás mandanga.

Emilio

Imagen de StockSnap en Pixabay

 


Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cuando envías un comentario estás aceptando la política de privacidad de Mochila Astrológica.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Una idea sobre “Boletín Astrológico: del 8 al 14 de febrero del 2021