Jupiter en Acuario 2020 — 2021. Críos con chaqueta de cuero y guitarra eléctrica.

Júpiter en Acuario 2020 — 2021. El especial.


Este sábado 19 ingresó Júpiter en Acuario y a mi me pilló desprevenido, con retraso e improvisando su artículo sobre la ventanilla plegable de un avión. Claro que: ¿no tiene algo de acuariano esto de que el cambio planetario me pille volando? Acuario representa las tecnologías y la aeronáutica —aunque aquí Urano también pone de su parte y ojo que no lo estoy tomando como regente.

Además, el volar supone un cambio de escenario, y de temperaturas —en mi caso, del frío al calor— pero es que ahí arriba en el cosmos, por encima de este avión, también se va templando el ambiente y todo se vuelve un pelín más homogéneo y cooperativo después de la austeridad seca y helada de Capricornio.

No sólo eso. Con la tan comentada Gran Conjunción —esto es, la unión de Júpiter y Saturno en Acuario— nosotros —y aquí me refiero al mundo global con nosotros, nosotras, nosotres y todo lo que queda entre medio— también tendremos nuestro relevante cambio de escenario, o cambio de elemento, o cambio de paradigma y toda esa mandanga.

No es que estemos hablando de un giro brusco de ciento ochenta grados. No. Pero sí de un nuevo acto, un nuevo decorado, un nuevo guión y dirección de cine que apenas se inicia y que durará por un rato más de dos siglos. O al menos eso aseguran los astrólogos antiguos y los que hacen Astromundial.

Claro que yo sólo soy un humilde mochilero apretado entre dos mamotrecos teutones que casi no me dejan estirar los codos. Como no entiendo de Astromundial ni de vidas pasadas ni de cambios mentales globales, sino de Astrología cotidiana, de autoconocimiento y de conocimiento de lo que me rodea, pragmática y un poquito guasona, pues aquí va mi especial de Júpiter en Acuario. Como siempre práctico, cachondo y didáctico. Para que os divirtáis, por supuesto. Pero también para que lo bajéis y cotejéis con vuestras experiencias diarias.

Y ojo que da mucho gusto redactar especiales del Gran Benefactor. Y ojo también, que es una alegría que por fin entre en Acuario y que, ya en modo peregrino, se dedique a repartir sus bondades —a su manera, con su toque del Aguador— entre aspectos armónicos y otros armónicos, que ya sabéis que el cielo no para quieto.

Así que aplausos, pulsemos el botón, llamemos al azafato sexy o a la azafata guapa —o al azafate robotizade y medio humanoide— para que nos explique mejor cómo ajustar el asiento, qué documentales ecológicos ofrecen en el programa y a qué hora se sirve el menú vegano. Lo mismo, este último, podremos disfrutarlo gratis a cambio de unas horas de cooperación ayudando en la cabina.

Todo esto y mucho más con Júpiter en Acuario.

 

Júpiter en Acuario 2020 — 2021 y su clasesita teórica, ¡cómo no!

Llevo ya unos pocos de especiales sobre Júpiter desde que esta página despegó rumbo a la Galaxia Tuttifrutti y en todos me repito. Y como Acuario es terco y constante, por eso de ser signo fijo, pues tampoco me voy a saltar estas explicaciones y la clase teórica para la ocasión.

A fin de cuentas, y hasta en esto me repito, aprender —y aprender Astrología— es cosa de repetir, de desmenuzar y repetir. Y así practicas, desmenuzas, repites y otra vez practicas: hasta que se te queda metidito en las neuronas y en todas las conexiones sinápticas.

Entonces, ¿qué es lo primero que nos toca saber para analizar este Júpiter en Acuario? Pues lo primero, querides, es el planeta, esto es Júpiter.

Si comienzo diciendo que los antiguos lo denominaban el Gran Benefactor pues ya os podéis imaginar qué contentos andamos muchos astrólogos, astrólogas y astrologues con este cambio planetario. Júpiter mola. Y no sólo eso; sus ciclos y pasos por signo son muy, muy, muy importantes para hacer predicciones a nivel mundial.

Júpiter sirve además como contrapunto de Saturno —el Gran Maléfico— y entre ambos, de acuerdo con el signo que transitan y los contactos que reciben o realizan, marcan ciclos y etapas largas que modulan la sociedad. Estamos pues hablando de los planetas más importantes en Astrología Clásica, los denominados cronocratores que curiosamente este año, ambos andarán por Acuario, de ahí tanto bombo y platillo y triple pirueta mortal. Pero de ahí también que el paso de Júpiter por Acuario merezca ser analizado con mucho más detalle.

Así que en resumen:

— Júpiter mola.

— Júpiter es mega importante.

— Júpiter y Saturno transitan este año el mismo signo: Acuario (que podemos traducirlo como : buscad qué casa os ocupa Acuario pues promete meneo ya que Saturno, por un lado, restringe y Júpiter, por el otro, ensancha y favorece).

Eso lo primero.

Pero claro, quedan otro porrón de cosas que conocer sobre Júpiter.

¿Por ejemplo?

Pues conviene saber que tiene un ciclo de doce años, esto es, que tarda doce años en completar una vuelta al Sol. Esto implica una media de año por signo aunque con excepciones, como veremos, por ejemplo con este Júpiter por Acuario que corre que se las pela. Corre un poquito demasiado, diría yo.

También y como siempre, ayuda conocer sus dignidades: Júpiter se domicilia en Sagitario y en Piscis —esto es, funciona dabuti en el signo— y se destierra en sus opuestos, Géminis y Virgo —o sea, que se despista y le cuesta cumplir con sus función en el cosmos. Además, se exalta en Cáncer —donde anda nerviosillo, a trompicones pero cumplidor y muy hogareño — y tiene su caída en Capricornio —donde muchos te dirán que no vale y un duro y con cierta razón, aunque esto merece ser discutido y puesto en contexto con toda la carta.

Fijaos que esto de las dignidades viene que de perilla para entender por qué se acercan tiempos mejores: durante todo este 2020 Júpiter andaba en Capricornio de capa caída. Su ingreso en Acuario, un signo que se encuentra peregrino, implica una fortaleza, es como si se recuperase de una baja laboral.

Jupiter en Acuario 2020 — 2021. Júpiter tiene su puntito Ganesha de protector y afortunado. ¿En qué signo lo tienes? ¿En qué casa te cae?

¿Qué más hay que saber de Júpiter? Pues, por supuesto, sus regencias y efectos. Júpiter afortuna: es decir, tiende a expandir, llenar de confianza, proteger y beneficiar allá en la casa que nos caiga y en función del signo y aspecto. Lo mismo con sus tránsitos: la casa que cruza y el planeta que toca pues se ensancha, engorda, me siento como con un ángel de la guarda a mis espaldas y qué feliz y qué sabiondón..

Esto luego hay que mirarlo con lupita, por favor, no me seáis tan rígidos que cada carta es un mundo y, en su vertiente más chunga, Júpiter te vuelve bocazas, exagerado, indolente, engreído y dogmático. Un justiciero que no respeta al otro porque se siente en posesión de la verdad.

De hecho, en mis super talleres siempre animo a los participantes a buscar qué casa les ocupa Júpiter —así como Venus— porque debe indicar un área fácil y disfrutona. A veces, de hobbies, de goce, de sabiduría.

Además, Júpiter rige la religión, el dinero, los hijos, lo extranjero, los lugares con pompa, los viajes internos y externos. Rige la sabiduría y el páncreas. Los estudios superiores. Los curas y los gurús. El pensamiento horizontal y hasta a la revista El Jueves, por mucho que salga los miércoles.

Vamos, rige un montón de cosas más pero eso para otro artículo o uno de mis coachings o super talleres.

 

Júpiter en Acuario 2020 — 2021. Clase teórica 2.

Hablando de talleres, si estuvierais en uno de ellos, lo siguiente que os haría sería preguntar por Acuario. Y os preguntaría lo siguiente:

— ¿Masculino o femenino?

— ¿Modalidad?

— ¿Elemento?

— ¿Domicilio y destierro?

Si pudisteis responder a estas preguntas, pues ya sabéis un poco de qué va el cotarro. A los que no, pues acá van las respuestas: Acuario es masculino, fijo y de aire y tiene su domicilio en Saturno y su destierro en el Sol. Punto. Bueno, si me pilláis de buen humor también os compro Urano como domicilio.

A mi me encanta este volver a la base, back to the roots, tururú, tralará, porque, lo creáis o no, luego nos permite combinar y hacer análisis y predicciones guapas y porque, de nuevo lo creáis o no, nunca encontraréis un libro que os pueda dar todas las posibles manifestaciones de una combinación o un aspecto planetario. No. Algunas son de manual. Pero el resto las vais descubriendo vosotros. Y la vida, que no se corta, las sigue creando per saecula saeculorum.

De manera que Júpiter ingresa en Acuario. Y Acuario es racional, es sociable, le gusta aprender —porque es del elemento aire. Además sale a la búsqueda y actúa, por ser masculino. Y por supuesto es cabezón, disciplinado, categórico y está dispuesto a sostener una idea o una acción si se le mete entre ceja y ceja ya retruene o irrumpa una temporada de huracanes. Esto último, le sucede por ser un signo de modalidad fija.

Si además recordamos su domicilio en Saturno, pues con más motivo le veremos ese carácter intelectual, científico, preciso, de largo plazo e implicación social. Con su domicilio moderno podemos también implicarlo a las revoluciones, las izquierdas y derechas extremas y a la tecnología de más alta potencia.

¿Se me sigue? Por supuesto tiene muchas más regencias o significados desde la vanguardia al esnobismo, desde lo colectivo a la telepatía global, a la ecología, al punkarreo, a los movimientos pro Gaia. Pero para eso tenéis un especial sobre Acuario muy gracioso que os recomiendo leer.

A nosotros en este artículo nos interesa poder deducir, una vez puestos sobre la mesa tanto al planeta como al signo, los significados de esta combinación. Y aquí es cuando viene lo guay.

¿Qué conclusiones habéis sacado de este Júpiter en Acuario? ¿Qué eventos creéis que pueden manifestarse durante este tránsito? A ver si las mismas que yo…

Empecemos:

Como Júpiter expande y beneficia y Acuario es la tecnología, pues podríamos pensar en un avance en el plano de las telecomunicaciones, por poner un ejemplo. ¿Que Acuario es la robótica y Júpiter los estudios? Pues más peña empollando esta disciplina y con progreso y apoyo y las Universidades a tope. Becas. Subvenciones. Doctorados. Laboratorios. Ciencia y más ciencia.

Lo mismo para cualquier otro asunto acuariano: debe vivir una suerte de progreso y expansión que además influya a nivel colectivo. Programadores, el veganismo, la cultura new age, el Home Office y las reuniones por Zoom, los astronautas, los dentistas y hasta los astrólogos de enhorabuena.

Los ajedrecistas también. Y todos con más solvencia  o más rentables —Júpiter es el dinero— o pariendo más hijos: tu primo el hippy que por fin será padre o adoptará a dos marcianos.

Y las ONGs felices. Y los internautas felices. Y las aplicaciones felices. Y el sexo virtual qué maravilla. Y mientras más información manejas, pues más te forras. Y bla, bla, bla.

Júpiter además como representante de justicia traerá leyes en todos estos planos acuarianos —sobre todo si tenemos en cuenta que Saturno le pisa los talones. Y se llevarán a los juzgados a pederastas de la web, a estafadores, habrá más meneo con la política de cookies y será interesante ver qué nuevos negocios se montarán para controlar, manejar y monetizar nuestros datos. Si hace ya mucho tiempo podías ir al peluquero, cortarte el pelo y venderlo ahora llega el tiempo de vender tus paseos por la web, lo que te gusta de Zalando, lo que escuchas en Spotify y las fotos eróticas que intercambias en Tindr, Grindr, Bumble y Meetic. Eso. O el conocimiento. ¿Y tú qué sabes? ¿Qué puedes enseñar o compartir con el mundo?

Manifestaciones. Globalidad. Revolución. Elogio a la intolerancia pedante. Exaltación del friquismo egocéntrico, que Acuario puede ser pero que muy inaguantable. Todo eso y mucho más. Yeah.

Y necesito añadir una cosa. Una cosa mega importante. La super advertencia. El Warning, warning. Todos, todos, todos estos efectos serían el de un Júpiter en Acuario en estado puro y moviéndose solito por el cosmos y repartiendo sus delicias. Pero vosotros y vosotras ya sabéis que Júpiter no está solo en el cielo. Por allá andan el Sol y Mercurio y Marte y Plutón y toda la tribu.

Algunos planetas apoyarán a Júpiter y otros lo joderán y le tocarán las narices. ¿Me seguís? Es más, Júpiter ingresa en Acuario, sí, pero Saturno lo sigue detrás y Saturno es el tijeritas, el corta rollos, el que no te deja salir al recreo.

Además, Urano desde Tauro también va a hacer de las suyas. Recordad que Tauro es signo fijo, y como tal, le dibuja una cuadratura a Acuario, esto es, un aspecto de tensión. Si encima lo hace con un planeta tan poco diplomático como Urano, pues ya la polémica está servida: porque ni Acuario, por un lado, ni Urano —y menos en Tauro— se andan con chiquitas ni con ganas de ceder.

Y ahora me preguntareis: ¿pero entonces el tránsito de Júpiter en Acuario va a ser una caca y un estrés? Noooo. Para nada. Lo que pasa es que no va afectarnos a todos y a todas y a todes de la misma manera. Habrá Acuarios que lo flipen de chachis y otros que anden más fastidiados.

Vamos, que como siempre, la Astrología merece un poquito más de estudio, paciencia y menos generalidades. No son simples recetitas o enumeraciones o mensajitos positivos. No, no. Aquí pensar un poquito más —cosa muy de Acuario. Y aquí, queridas y queridos, es cuando realmente se pone chula.

 

Júpiter en Acuario 2020 — 2021. Sus efectos en la zona Acuario y otros apuntes generales para el resto de signos.

Normalmente hago unos especiales meeeeega largos que parecen informes de la ONU —por cierto, una organización con unos ideales teóricamente muy acuarianos, aunque en la práctica… Pero eso, que me quedan los artículos kilométricos. Por tanto he decidido que este especial de Júpiter en Acuario lo voy a dividir en dos partes.

Ahora os voy a comentar un poquito un par de cosas importantes sobre el tránsito y en el siguiente ya os daré fechas concretas y aún más consejos y predicciones basadas en el Ascendente.

Tenemos muchas maneras de aproximarnos a este tránsito. Digamos que, en principio, las personas que más lo notarán serán aquellas que tengan mucho Acuario en su carta, esto resulta evidente. Y, en principio, como Júpiter es bueno, pues sería un tránsito cojonudo. Ahora luego entraremos en matices.

Lo que pasa es que en la carta hay aspectos que son más sensibles y otros que menos. Y aquí, y esto lo explico y lo repito hasta la saciedad en los talleres, tenemos que basarnos en la triada básica de la carta natal. Esto es: Sol, Luna y Ascendente (y si quieres, el regente del Ascendente también).

Esos son los puntos básicos. Si tienes alguno de estos en Acuario, pues con más motivo te interesa estar atenta, atento y atente a este artículo —y al siguiente que escribiré. Así como el especial sobre Saturno en Acuario, no queda otra.

Eso por un lado.

Claro, luego resulta que Acuario, como cualquier signo, tiene treinta graditos y no es lo mismo tener la Luna en el grado 23 que en el grado 2; ni el Ascendente en el grado 8 que en el 29. Vamos, que según esta posición, las bondades de Júpiter se verán de una u otra manera.

Jupiter en Acuario 2020 — 2021. Claro, Júpiter no va solito, sino que se mueve y manifiesta interactuando con el resto del cosmos.

Jupiter en Acuario 2020 — 2021. Claro, Júpiter no va solito, sino que se mueve y manifiesta interactuando con el resto del cosmos.

Las conclusiones son claras con Saturno presente y Urano cuadrando: los que tengan puntos sensible en el primer decanato de Acuario, esto es, del grado 0 al 10, van a pasar unos mesesitos más tensos y con estrés, y una de cal y otra de arena, I am sorry, es tut mir wirklich leid.

Los del segundo decanato, del grado 10 al 20, vais a fliparlo de chachi los primeros meses y encima viviréis la super conjunción de los benefactores de febrero: maravilla de las maravillas. Ojo porque luego Saturno llega y se estaciona al principio del segundo decanato, grado 13, y esto ya os pondrá más tristones y saturninos en los meses siguientes.

Los del tercer decanato, esto es, los grados restantes, del 21 al 30 seréis los afortunados con la retrogradación de Júpiter y sin tensiones de parte de Saturno ni de Urano. Esto es: Júpiter pasará por encima de vuestros planetas hasta tres veces y encima sin malos rollismos, es decir, dándolo todo y más sin límites sin restricción y super generoso. Agraciados y agraciadas que sois, mamones.

¿Y qué pasa con el resto de mortales de la rueda zodiacal entre los que me incluyo yo que no tengo ni un planeta en Acuario? Pues tranquis, tranquis, que Júpiter andará en algún punto de vuestra carta y en una casa en concreto y, según esa casa y el resto de vuestra carta, pues allí habrá beneficios —teniendo en cuenta un poco toda esta historia de los decanatos y un montón de cosas más, claro. Pero en principio, buscad la casa que os ocupa Acuario.

Además conviene saber qué aspectos realiza ese Júpiter y a qué planetas en vuestra carta. Los signos de aire, Libra y Géminis andarán felices, sobre todo Libra que recibe mejor que Géminis este ingreso y que, después de unos añitos más feos, se puede permitir un disfrute, un amorío, un montón de cosas y una megaconjunción lindísima en febrero casi para el Día de San Valentín.

Con las mismas, tanto Aries como Sagi, pero en especial Sagitario —ambos necesitados de un empujoncito tras este año poco agraciado para ellos, al menos cósmicamente— van a disfrutar de sextiles y de fortuna de la mano de Júpiter. Así que bravo por ellos.

Luego nos queda otro signo de fuego, pero fijo: Leo. Con Leo la cosa se complica y las habrá de cal como de arena, al tratarse de una oposición. Puede ser un año muy convulso y algo montaña rusa emocional. Lo mismo para Escorpio y para Tauro, sobre todo para Tauro. Sentirán los efectos de este Júpiter, este ensanchamiento, pero no siempre sabrán bien cómo manejarlo y puede que pierdan parte de su inherente disfrute. A veces, mucho, mucho. A veces, nada, nada.

Se me quedan pendientes Cáncer, Capricornio, Virgo y Piscis y es que reciben a Júpiter por quincucio —que es como un aspecto menor que no me da tiempo ni ganas a analizar. Esto no implica que no halla beneficios para estos signos —de hecho, creo que tanto Cáncer como Piscis se benefician y sabrán apreciar los dones jupiterinos. Es más, tendremos un mini periodo en este 2021 por estrenar donde Júpiter ingresará, una ricura de apenas tres meses.

Pero las fechas clave, las predicciones y un poquito más de guasa y aprendizaje, ya en el próximo post.

***

Y otra vez fue. Qué gusto. Sobre todo porque estamos hablando del Gran Benefactor y a nadie le amarga un Júpiter, aunque sea peregrino. 

Del resto Lo de siempre. Que podéis seguirme por mil redes:  facebooktwitter, instagram y youtube. Que si os ha gustado, que me compartáis. Por todas las redes y en el boca a boca. Que me enviéis por paloma mensajera si hace falta. Además, os podéis suscribir a la página y así os llegan los Boletines de cada semana y cada nuevo artículo escrito con mucho amor por los duendecillos de debajo de mi cama a los que tengo a base de pan y agua.

El resto es daros más y más gracias y enviaros un mega abrazo cósmico. Nos vemos en las consultas —el año que viene, que ya sabéis que ando completo—, en los talleres de enero, en algún evento gratuito que espero llegue pronto y, por supuesto, por telepatía.

Emilio

 

Imagen de khamkhor,  Dean Moriarty Comfreak en Pixabay

 

 


Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cuando envías un comentario estás aceptando la política de privacidad de Mochila Astrológica.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

7 ideas sobre “Júpiter en Acuario 2020 — 2021. El especial.

  • eugenio

    Um. y más um. Jupiter está a punto de encontrarse con mi venus, después con el descendente, seguirá mercurio (todos en conunción) y el sol… pero claro, mi ascendente es leo… y después llegará Saturno. Será mejor que me encierre en casa y no salga 🙂

  • Ana

    Jolín. Tela…
    Yo tengo sol ,luna y Venus en acuario grados 1 y 2. Pero no pasa nada porque como tengo el ascendente en Capricornio en el grado 22 ya estoy acostumbrada a que me den cera los astros últimamente. es imposible que me vuelva más taciturna más Saturnina más solitaria más trabajadora y más optimizadora es imposible no existe más nivel. y si existe sería desde luego patológico porque estoy a puntito de entrar en dosis patológicas de todo eso.
    lo único bueno es que también tengo a Júpiter en Acuario y este año es mi retorno de Júpiter que siempre me trae unas oportunidades impresionantes!!!
    Bueno quería aprovechar también para felicitaros a todos la Navidad. Los y las que estéis pasando un mal momento pensabas que la vida es una montaña rusa en la que a veces subimos y a veces bajamos. Intentad manteneros en calma cobijándose en los pequeños detalles que nos da la vida como disfrutar de una comida o de una puesta de sol en vez de pensar en vuestras penurias. Y a los que estéis muy bien me alegro mucho y disfrutadlo!!

    • Mochilastrológica Autor

      Qué grande, mil gracias y feliz Navidad para ti también. La verdad es que tienes la carta justo con puntos muy requete zarandeados por el cosmos en estos últimos años. Desde luego, saturnismo pero también una gran transformación en el mejor de los sentidos, fuerte espíritu de trabajo, colectivismo, estudios, crecimiento personal, etc. Ya montaste tu propia empresa o qué es lo que vas construir con tanta fuerza desarrollada?

      • Ana

        Jeje qué bueno. Así es! Monté una empresa en el 2017. Han sido tres años de sembrar , currar a full y no recoger. Pero desde hace unos días ¡ Me está entrando mogollón de trabajo! Yuju!
        Y dos cosas más. También mucha gente que me reclama ayuda y me pide favores. Yo como con fuerza de sobra para mí y para todos. No se un rollo como maternal pero con todo el mundo . Vecinos. Amigos.gente de trabajo. Y la peña dándome mogollón de cariño en agradecimiento.
        Y la última . ( No os riais eh jijiji) me ha dado un rollo muy raro por comprarme juguetes sexuales Claro entre tanto curro ya veis, cero citas . me he comprado mogollon de juguetes y el mensajero que trae los paquetes para mí que piensa que soy una depravada pero como llevo mascarilla no me ve la cara.

        En fin.
        Así es el cosmos . Puro girar y girar
        Besos a tod@s