Mercurio despierta en Libra y recibe cuadratura de Saturno en Capricornio.

Boletín Astrológico: del 2 al 8 de noviembre 2020


¿Qué queréis que os diga? El cosmos me ha dado un respiro para esta semana y pienso aprovecharlo. ¿Por qué? Pues porque sólo tenemos dos eventos allá arriba en el cielo dignos de mencionar durante los próximos siete días. Y eso, se agradece. O, cuanto menos, me permite redactar boletines mega cortitos.

Vale que luego me da remordimientos por soltaros unos artículos tan simplones y lo mismo conviene repasar un poco el resto del cielo en general; aunque asumo que de eso ya estáis más o menos enterados y enteradas y enterades, ¿no?

A ver: a día de hoy, domingo, y post plenilunio, plenilunio, los astros andan de la siguiente manera: el Sol, por Escorpio. ¿La Luna? Pues si acabamos de tener una Luna Llena significa por tanto que anda opuesta al Sol, esto es, en Tauro

Es más, se me ocurre que os voy a levantar la carta de este momento para que os asoméis un poquito a la carta y a los glifos —esto es, los símbolos que representan tanto a los signos del zodiaco como a los planetas y que fue algo que ya anduvimos repasando en el taller básico de Astrología iniciado el otro lunes.

En fin. Que aquí va la carta. Levantada para Berlín, ¿de acuerdo?

 

Yeah. Pues venga, hagamos deberes. La Luna siempre es fácil de reconocer como simbolito: fijaos además que tiene un numerito al lado que es justo el grado que acaricia, en este caso, el grado 21. ¿Lo veis? Tenéis puesto el grado y hasta los segundos, pero no nos vamos a poner tan puristas ni matemáticos. Además, otro glifito más, otro simbolito, te avisa del signo del zodiaco concreto por el que el planeta pasa. En este caso, y como ya os he dicho, Tauro.

Este mismo signo también lo podéis ver en la parte exterior del círculo que contiene a TODO EL ZODIACO. Lo que pasa que vendrá dispuesto de una manera concreta según la hora en que se levante la carta y que marca el Ascendente.

Total, que ya tenemos a la Luna localizada y espero que al Sol también —ese circulito con un puntito en el medio. Algo así como la totalidad y la unidad. El Sol se encuentra en Escorpio y en el grado 9 y todavía tiene que vivir su Luna Nueva o novilunio, novilunio en cuestión de dos semanas.

¿Cómo seguiríamos analizando la carta? A ver… a la carta siempre se le puede entrar de mil maneras. Yo —esto también lo repito hasta la saciedad en mis cursos y demás— siempre subrayo la triada básica, esto es, Sol, Luna y Ascendente, y si me apuras, hasta el regente del Ascendente.

Pero aquí no vamos a hacer tanto un análisis astrológico como una especie de repasito de los planetas y para eso podemos seguir el orden de velocidad. Esto implica que después seguiríamos algo así como este orden: Mercurio, Venus, Marte, Júpiter y Saturno; y luego, para los modernos, Urano, Neptuno y Plutón. Aparte, esta carta que os muestro también tiene los llamados Nodos que son muy interesantes de estudiar. Veréis que otros autores y autoras trabajan con muchas más puntos que yo e incluyen asteroides como Quirón, Vesta, Juno y demás. También hay autores que mencionan a Príapo y a Lilith; yo, esto también lo repito a menudo, no alcanzo con tantos elementos ¡ni tampoco con aspectos menores —que serían las rayas que se marcan entre los planetas!

Pero que sepáis que para gustos, colores; y cada uno podéis acercaos a la Astrología y jugar con vuestro mapa y sus elementos de la manera que mejor os convenga.

Total, que teníamos al Sol y a la Luna, entre Escorpio y Tauro. Ahora nos toca Mercurio: a Mercurio lo reconocemos por sus cuernecitos algo diabólicos o guasones. Lo tenemos en Libra y en el grado 26; y si os fijáis aún más, reconoceréis un Rx muy cerca suya. Esto quiere decir que el planeta anda retrógrado —como otros pocos más en el cielo.

Además, vais a verle que le planta varias rayas rojas al combo en Capri. Esto es una llamada cuadratura en toda regla —los famosos aspectos, queridas, querides, queridos. Las famositas tensiones.

¿Venus por dónde anda? Por Libra, también, recién estrenado la semana pasada. En el grado 5 y, como os comentaba, marca un buen periodo para las relaciones, cambios de imagen, visitas al museo y acuerdos —siempre que los otros planetas lo permitan.

¿Y Marte? Pues como para no saberlo. Marte anda en Aries —lo vais a reconocer por su color rojo y ese flecha hacia arriba un tanto fálica y puntiaguda; que Marte son los cortes, los penes, los cuchillos, los bastos y las prisas—. En este caso, el planeta transita el grado 16 y sí, planta cuadratura, y sí, sigue retrógrado. Pero  ojo, en un par de semanitas también despierta y nos vamos a alegrar mogollón.

Júpiter anda en Capricornio y Saturno también, ambos dando sus últimos coletazos. Y entre ellos, y aunque no corresponda al orden, veréis que anda Plutón, bien vestidito de negro y liándola un poco parda.

Se nos quedan sólo dos planetas por descubrir: Urano, en Tauro, también retrógrado y por encima de la Luna. Y el maldito de Neptuno: buscad su tridente, en casa 11, en Piscis.

Los Nodos, finalmente, los vamos a hallar siempre en signos opuestos: desde hace ya unos meses andan por Géminis y Sagitario y dentro de un mes nos obsequiarán con los primeros eclipses, porque ellos lo valen.

Total, que al final no me pude contener y aquí la mini clase de Astrología o cómo ver un poquito de qué rollo va esto de leer o interpretar una carta.

Y ahora sí: al análisis de la semana. Como os dije, sólo dos cosas que mencionar.

La primera, la más importante, supongo, es  la del martes 3. Ese día Mercurio despierta y lo hace en Libra y en el grado 25. Esto también suelo decirlo: conviene andar atento al grado donde algún planeta despierta porque allí concentra su energía. Si tiene algo por ahí, pues puede ser que os lleguen noticias, meneos, encuentros, multiplicaciones y ese carácter dual y curioso y agitado de Mercurio.

No está nada mal que Mercurio despierte —bueno, a mi me dio por empollar mucha Astrología y le quité el polvo a un montón de libros y de apuntes viejísimos, pero viejos, viejos, viejos— y, como ya conocéis, ahora que despierta, debiera poner en marcha acuerdos, asuntos de viajes y un porrón de cosas que le conciernen.

Lo que pasa, y esto sí me parece importante, es que despierta prácticamente en tensión y por lo tanto puede darnos algún sinsabor. O muchas ganas de empollar o ponernos serios. En seguida os comento por qué.

Tiene que ver con que el viernes 6 este Mercurio repite una cuadratura a Saturno en Capricornio —de hecho es una cuadratura que se está viviendo hoy por ejemplo y que impregnará toda la semana próxima aunque el aspecto vuelva a ser exacto justo el viernes.

Si tenemos en cuenta que Mercurio es la mente y Saturno son las inhibiciones y los límites, podríamos concluir que este aspecto coarta, entristece, nos produce miedo a manifestarnos o a movernos o a llegar a un acuerdo. Y totalmente cierto.

Pero recordad siempre esa exaltación de Saturno en Libra y esa parte que tiene Libra de intelectual, de gusto por las leyes y por el equilibrio. Por eso os digo que puede ser un buen momento para estudiar, para ponerse con las oposiciones, para barajar acuerdos de pareja y quitar dudas y pajaritos.

Aunque sea dolorosa, la decisión puede tomarse de manera muy, muy, muy racional, justa y no tan pendiente de emociones ni de subjetividades. Además, la tensión podrá poner la semana que viene en escena problemas de comunicación con hermanos o asuntitos pendientes con vecinos, familiares cercanos, temas de abogados o de relaciones. Libra y más Libra. Nada del otro mundo que ya nos conozcamos.

***

Y otra vez fue. Qué gusto.

Del resto ¿qué os voy a contar? Lo de siempre. Que podéis seguirme por mil redes:  facebooktwitter, instagram y youtube. Y recordad que siempre podéis encargarme un super coaching astrológico que me sale divino y que la gente lo flipa tanto que incluso años después me escribe para agradecerme esto o aquello o para confirmar que esta o aquella predicción acabo por cumplirse. Obviamente yo no suelo acordarme de todas las predicciones ni análisis que hago pero me satisface mucho saber que hago bien mi trabajo y, por supuesto, que estoy ayudando a un montón de gente.

También aprovecho para daros las gracias porque la plaza que se liberó del Taller Avanzado se ocupó como al día siguiente y volvieron a quedarse varias personas fuera. Así da gusto dar talleres. Ya iniciamos el pasado lunes y martes —y repetimos mañana y pasado—, lo estamos pasando fenomenal ¡y eso que acabamos de empezar! Es un viaje muy lindo de seis semanas para profundizar no sólo en la carta personal, sino en la de los compañeros y ¡en la Astrología en general! En ese lenguaje astrológico que nos rodea y nos rodea y nos rodea. Desde aquí también, muchas gracias a ese grupo que se ha formado en ambos niveles. Dankeschön!

Que tengáis una muy bellísima semana os deseo desde este Berlín oscuro como la boca de un lobo y a puntísimo, a puntísimo, a puntísimo de estrenar segunda cuarentena. Mañana nos toca y yo aquí redactando el Boletín en lugar de acudir a orgías, discotecas, manifestaciones, hoteles, exhibiciones, cines, conciertos, clases de cerámica, talleres de electrónica, seminarios de la ouija, congresos de la edad media, citas de tindr, parques de atracciones, piscinas, parques acuáticos, mercadillos de segunda mano, concentraciones de blogueros, maratones de Fortnite, encuentros de veganos queer, fiestas solidarias, demostraciones de malabares, mítines electorales, discusiones vecinales, la paella más grande del barrio, partidos de críquet y la semana de la moda.

Habrá que esperar.

Entre tanto, reincido: que tengáis una muy bellísima semana.

Emilio

Imagen de Mona Tootoonchinia en Pixabay

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cuando envías un comentario estás aceptando la política de privacidad de Mochila Astrológica.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.