La cuadratura de Marte en Aries y Saturno en Capri del 2020


La tenemos a la vuelta de la esquina: la cuadratura de Marte en Aries a Saturno en Capricornio. El 24 de agosto. Y será la primera, de hecho, ya que luego, con Marte retrógrado, el aspecto se repetirá a finales de septiembre. Así que quizá mejor convendría hablar de las cuadraturas.

Pero bueno, en cualquier caso, lo importante es reconocer cuánto se está discutiendo sobre el tema en los círculos astrológicos; no sólo ahora, sino a lo largo del año e incluso del año pasado.

Tiene mucho sentido. En su danzar —o, quizá podríamos concretar, su desfilar, por el carácter militar de uno y la cualidad seca de ambos—tanto Marte como Saturno tienden a manifestarse con eventos complicados. No sólo eso, sus tensiones son objeto de estudio en Astromundial y llenan el cielo de puntos memoriosos que se cargan de una energía a revivir con el paso de otros planetas. Eso que siempre os repito: que el cosmos tiene memoria.

Así podríamos, por ejemplo, remontarnos a finales de marzo pasado cuando Marte y Saturno se juntaron en el grado 0 de Acuario. Ese grado celeste, queridos, queridas, querides, se cargó de intensidad seca. Una intensidad que se reactivará a finales de año cuando, en diciembre, Júpiter y Saturno también se unan por allá.

¿Se me sigue? Son las llamadas configuraciones universales, son puntos en el cielo donde se producen aspectos relevantes de planetas potentes y que no siempre tienen por qué ser negativos. Podemos, por ejemplo, mostrarnos más ingeniosos y hallar resonancias en ciclos y aspectos entre Júpiter y Venus, o entre Júpiter y Neptuno, o entre el Sol y Venus —ese tan de moda denominado Venus Start Point que, de acuerdo con la Astrología Moderna, supone un positivo borrón y cuenta nueva a nivel de relaciones. Yo no tengo experiencia respecto a este último, pero vamos, que para gustos, colores.

Lo que pasa es que cuando Marte y Saturno entran en juego, como tienen un carácter un tanto maquiavélico, pues es más fácil aventurarse con predicciones e incluso corroborar sus efectos. Vamos, que pareciera que incluso los propios astrólogos tenemos nuestra tendencia a regodearnos en lo oscuro y en las limitaciones.

Marte en Aries y Saturno en Capricornio. Fuertes, maléficos y porculeros. 

No me voy a enrollar porque esto ya lo he contado mil veces —aunque sé que enseñar y aprender va un poco de lo mismo, de repetir, y venga a repetir, y venga a volver a las bases.

Cada vez que analizamos un aspecto conviene no sólo tener en cuenta este sino también los planetas involucrados y su posición por signo. En este caso tenemos una cuadratura —que siempre es una fricción, un desafío, un desacuerdo, un grano en el culo— entre Marte, que se encuentra en Aries, y Saturno, que se encuentra en Capricornio.

Y por cierto, quiero añadir que, de entre todas las tensiones que pueden darse entre ambos —esto es, cuadratura, oposición y conjunción— es la conjunción la que más pupita hace, a mi parecer —por eso os remití antes a esa fecha a finales de marzo pasado cuando Saturno y Marte se unieron.

Total, que en este caso, como hemos ya repetido, se trata de una cuadratura, que es chunga, pero de peores hemos salido. Y que involucra a los dos maléficos del zodiaco, esos dos cabronazos que ya conocéis.

Marte, como maléfico menor, seco y caliente, señor de la guerra, la furia, el deporte, la milicia, la testosterona, los incendios y el emprendimiento.

— Y Saturno, como málefico mayor, seco y frío, señor de la muerte, los límites, el tiempo, los relojes, los cementerios, la piedra, la hoz y la poda, la hormiga negra que no ayuda y se crece con el destino de la cigarra.

¿Todo claro?

Es fácil entender que Marte quiere las cosas para ayer y porque le sale de los testículos o de los ovarios y Saturno saca su constitución, leyes, multas, tijeras y miedos y le dice que aquí no hay tu tía, que de qué vas, que para eso sé yo más y mando más y todo más, que por eso soy más viejo y hasta más poderoso.

Las motos, la velocidad, as ganas de llegar, la competición… todas analogías de este Marte en Aries que sufrirá la cuadratura de Saturno en Capricornio durante este 2020.

De hecho, por usar analogías motorizadas —muy marciales, además— este enfrentamiento sería algo así como un crío con su nueva motocicleta que quiere darle a todo trapo —la velocidad también es marcial— y que en el cruce se topa con un control que le pone una multa de la hostia por pasarse del límite —leyes, límites, todo muy Saturno.

O hasta incluso podemos visualizar un cochazo rojo despampanante, un bólido acojonante con un super motor, que, sin embargo, va con el freno de mano puesto. Porque de eso va este aspecto y sobre todo si tenemos en cuenta que luego Marte retrograda. Se quiere correr, pero no se puede. O no te dejan. O nos autosaboteamos.

La cuadratura de Marte en Aries y Saturno en Capricornio. Domicilio y recepción. 

Esto es otra cosa muy bonita que conviene tener en cuenta.

Fijaos: el año que viene viviremos otra cuadratura más entre Marte y Saturno —ya os digo que podemos buscar diferentes ciclos, configuraciones universales, esto y lo otro. Pero la del año que viene involucrará —además de otros grados— otros signos: esta vez, Marte andará muy mal puesto en Tauro y Saturno andará domiciliado en Acuario, (tenéis su especial acá).

Y aquí llega algo bien, bien, bien relevante que mis alumnos, alumnas y alumnes saben cuánto hincapié le hacemos durante mis cursos. Cada aspecto, cada trígono, cada conjunción, cada cuadratura, debe ser evaluada en función de los planetas y los signos involucrados y esto se hace teniendo en cuenta el estado cósmico planetario. Por eso resultan tan decepcionantes los manuales y las predicciones automatizadas astrológicas. Queridos, queridas, querides: para aprender Astrología hay que mojarse el culo y estudiar un poco más.

Entonces, a lo que voy: En esta cuadratura tenemos a un Marte en Aries y a un Saturno en Capricornio. ¿Cómo creéis que se encuentran estos planetas? Pues si habéis dicho que se encuentran fuertes, o que se encuentran bien, o que se encuentran domiciliados, es que sabéis de lo que hablo.

En efecto, es una buena posición para ellos —lo cual no implica que dejen de hacer pupa, Marte es Marte lo pongas donde lo pongas; Saturno también es Saturno por donde pase. Pero claro, no es lo mismo el porrazo o la iniciativa de un Marte en Aries que de uno en Cáncer o en Tauro. Ni el dolor ni el aguante de un Saturno en Capri que otro en Aries o en Cáncer.

De manera que ambos planetas están fuertes: Marte quiere iniciar, emprender, hacer lo que le de la gana sin dudas ni rollos macabeos ni darle vueltas al tarro; y Saturno quiere que cumplas la ley con todo conocimiento de causa, porque sabe que a la larga es mejor hacerle caso, porque tiene la experiencia de miles de años acumulados.

Ok. Pero es que encima tenemos las llamadas recepciones. Y aquí es donde se lía la marrana porque, si es cierto que Marte recibe bien a Saturno, Saturno recibe muy, muy, muy mal a ese Marte. Y esto es crucial: volviendo al ejemplo del muchacho motero, es como si al agente que le pone la multa, la juventud le despertase sarpullidos, rencores, heridas antiguas sin sanar de lo que pudo ser y no consiguió y por tanto castigara con más saña al pobre joven. Algo así como Yo no me atreví a hacerlo en su momento, y por supuesto no pienso dejar que tú lo consigas ahora.

Feo, ¿eh? Hablo sólo en lenguaje simbólico pero os podéis imaginar que el aspecto va a agobiarnos un poco. Tened en cuenta que tanto Marte como Saturno, con esa sequedad y falta de empatía intrínsecas, acostumbran a generar tensión, estrés, a ponernos de los nervios, Marte grita y Saturno censura y así todos peleones y/o cascarrabias. Supertocapelotas. Y con prisa o metiendo prisa o con alguien que nos mete prisa.

Marte en Aries retrógrado. La segunda cuadratura. Fechas.

Para ponernos las cosas todavía más divertidas, el cosmos se las ha apañado este año para juntarnos la primera cuadratura de Marte, la del 24 de agosto, y luego poner a Marte retro y hacerlo volver a cuadrar de nuevo a Saturno. Una cuadratura que, como hemos visto, crispa los nervios y cuenta con mala recepción.

¿Que Marte retrograde y vuelva a cuadrar que connotaciones tiene?

Pues a bote pronto, más frustración, conflictillos y, sobre todo y debido a los orbes, un alargamiento del periodo de estrés bastante considerable.

Usad la lógica: Marte quiere correr. Bien. Marte se cuadra a Saturno y no puede correr tanto. Oh, oh. Marte se pone retro —que significa que no puede correr tampoco mucho. Oh, oh, oh. Para colmo, Marte en su retrogradación vuelve a cuadrar a Saturno. Mamma mía.

Puede ser que vuestro proyecto no arranque, que se den conflictos con el padre, que os peléis con el jefe, que os falte cumplir esta o aquella normativa para abrir un local, que los niños os anden rebeldes, que los abuelos o los patriarcas sólo refunfuñen, que entre viejos y nietos se acentúe el abismo generacional, que peguéis el gatillazo más grande en la cama .. Y sólo hablo de posibles lecturas a nivel personal.

Ojo, podemos ponernos más constructivos. ¿Para qué sirven las retrogradaciones? Para mirar hacia adentro, para reconsiderar, repensar, reactuar (sobre todo con Marte, que va de acción). Así que después de la primera cuadratura, la retrogradación podrá ayudarnos a reconsiderar nuestras tácticas de ataque, de emprendimiento, sopesar nuestro optimismo y quitarnos ciertos pajaritos y egos infantiles de la cabeza —todo muy marcial, muy ariano.

¿Veis? Siempre le podemos dar la vuelta a esos aspectos. Los astrólogos también podemos pensar en positivo.

Veamos algunas fechas interesantes de este Marte en Aries:

13.08.2020. Marte en Aries cuadra a Plutón en Capricornio en el grado 23. Esta cuadratura también podría ser considerada otra configuración universal. Es relevante pues se repetirá durante la retrogradación y además reactiva —el cosmos tiene memoria, el cosmos tiene memoria, el cosmos tiene memoria— la mandanga que vivimos en enero de este año cuando se unieron Saturno y Plutón y hasta Mercurio por allá.

24.08.2020. Marte en Aries cuadra a Saturno en Capricornio. El grado es el 26. El hecho de que el aspecto se perfeccione este día no implica que no hayamos sentido la tensión durante los días previos. De hecho, la tensión se prolongará por semanas; I am sorry pero es lo que hay. Obvia decir, aunque luego os haré un resumen importante, que los más afectados por esta fricción serán los nativos cardinales.

—  10.09.2020. Marte en Aries inicia su retrogradación. El freno de mano fastidia más todavía. ¿O quizá el momento idóneo para recapacitar cómo actuamos y moderar nuestros impulsos? El grado de la retrogradación es el 28.

29.09.2020. Marte en Aries dibuja la segunda cuadratura a Saturno en Capricornio. En el grado 25. Además, justo ese día Saturno despierta de su letargo y reinicia su periplo hacia adelante. Serán un par de meses de avance continuo donde Saturno les da la última repasada a los Capri y luego ingresa en Acuario.

Esto implica que entre septiembre y octubre, en mi humilde opinión, tendremos los mayores jaleos. Fijáos cómo sigue octubre.

10.10.2020. Se repite la cuadratura de Marte en Aries y Plutón en Capricornio, en el grado 22. Plutón, por cierto, ya anda directo.

20.11.2020. Marte esta vez cuadra a Júpiter en Capricornio. Grado 19. No tendrá tiempo de volver a cuadrarlo más en su caída, porque Júpiter habrá alcanzado antes el signo de Acuario. También comentaros que existe un gran debate sobre las posibilidades de un rebrote de la pandemia, que algunos asocian a las conjunciones de Plutón y Saturno potenciado por Júpiter. Yo no me atrevo a hacer predicciones al respecto pero os incluyo luego otras fuentes para que reviséis lo que dicen.

14.10.2020. Marte despierta en Aries tras dos meses de retrogradación. Grado 15. Liberado de las dos cuadraturas y con un par chichones y tiritas, podrá pisar por fin el acelerador.

Dos fechas más por mencionar:

23.12.2020. Para unas Navidades lindas, Marte cuadrará de nuevo Plutón, de Aries a Capricornio, claro, y siempre sobre el mismo grado aproximado. El grado 23.

06.01.2020. Marte sale de Aries e ingresa en Tauro. Ciao, querido. Hasta dentro de dos años.

La Astrología es simbólica y una imagen bien puede servirnos para representar un aspecto. Por ejemplo, esta, con su estrés, llamaradas, su carcaza… Un Marte en apuros.

La cuadratura de Marte en Aries y Saturno en Capricornio. Efectos. predicciones. 

No me voy a poner a hacer análisis por Ascendente y casas porque me aburren y sabéis que pecan de simplones y toda la mandanga. Pero bueno, resumiendo a lo bruto, se tratan de dos meses largos con bastante estrés.

¿Lo vamos a vivir todos, todas, todes, igual?

Pues claro que no. No hace falta ser muy listo para entender quién va a joderse más durante estos meses: los nativos con planetas personales —sobre todo personales; lo repito, sobre todo personales— alrededor del grado 25 de Aries y de Capricornio y, por extensión, de Cáncer y de Libra.

Y con planetas personales me centraría sobre todo en el Sol, la Luna, Mercurio, Venus y puedo incluir a Marte. Por supuesto que si alguien tiene a un Júpiter o a un Saturno relevante, regente del Ascendente y demás, pues también hay que tenerlo en cuenta.

Más cosas. Los planetas tiene un orbe — Marte y Saturno, en este caso— y podemos subir y bajar tres grados arriba y abajo con ellos, más o menos. Esto quiere decir que desde el grado 22 al grado 28 la cuadratura se hará notar con más inquina. Puestos a generalizar ya a lo bruto, podríamos concluir que todo el tercer de decanato de los cuatro signos cardinales son los que acabarán más fastidiados. O los que tendrán un mayor desafío. O si queréis que suene aún más chachi piruli: ellos serán los afortunados para vivir esta oportunidad de crecer.

Hmm… Cuando analicéis un planeta afectado por el aspecto, recordad lo siguiente: mirad qué casa os ocupa, qué casas rige y qué aspectos a su vez recibe. No será lo mismo un Venus en el Ascendente en casa I vapuleado por estos dos malotes y encima rigiéndote la casa XII y la V; que una Luna en IV y rigiéndote también la III. Nada que ver.

Además, y esto es un clásico que no podemos olvidar, aquellos, aquellas, quelles, que ya tengáis esta cuadratura en la carta, posiblemente sintáis más fuerte el desafío u os suponga un cambio o un paso adelante más drástico.

Finalmente,  también conviene puntualizar que Marte y Saturno tienden a llevarse muy mal con el resto de planetas pero con más saña perjudican a planetas empáticos y blanditos, esto es, la Luna, a Venus y hasta a Júpiter. También hay todo un tema con respecto a las dignidades planetarias que no me alcanza aquí a ser explicado —y que además ya implicaría análisis más pormenorizados de cada carta y también tengo que pagar el alquiler. (Esto es una llamada que os hagáis un coaching astrológico conmigo, que los hago muy dabuti, y luego me escriben opiniones tan chachis como esta).

Todo esto a nivel personal…

A nivel ya más mundial, pues me apetece compartiros un par de enlaces. El primero es de Pepa Sanchis donde analiza la cuadratura —esta y la siguiente— y plantea problemas generales que afectan al sector minero —Saturno—, al automovilístico —Marte—, problemas de incendios —Marte— e incluso daños a la raza negra —Saturno.

Pepa no se mete en la pandemia pero sí nos habla de la posibilidad de muerte —Saturno— de ancianos —Saturno. Leedlo y sacad vuestras conclusiones. Sabéis que es una astróloga a la que sigo mucho y que tuve incluso la oportunidad de entrevistar aquí.

Por otro lado, os quiero compartir una publicación de Antonio Villalba. Antonio es otro astrólogo al que respeto mucho y con el que también he tenido la oportunidad de aprender. Trabaja mucho con Astrología Clásica, es un mega fan del difunto Demetrio Santos y usa una técnica de predicción, el C-60, que es muy fácil de configurar para los que tengáis el programa de Astrología Kepler.

En cualquier caso, esta es su publicación y hace un breve análisis del panorama español no muy halagüeño pero sí consigue despejar dudas respecto al coronavirus cuando afirma que en los próximos meses se mostrará «menos virulento». En fin, leedlo también. Si os apetece.

El Marte en Aries y Saturno en Capricornio del 2020. El resumen.

El resumen es que estamos jodidos. Jodidos, pero contentos, como la Buika.

Vamos, que se viene un periodo un tanto pesado y que cada uno y una de nosotros, nosotras, nosotres, vivirá de la mejor manera que pueda y sepa. La cosa irá de estrés pero también dependerá y mucho de vuestra carta y vuestras herramientas. Me atrevo a decir que, incluso si no lo vivís en vuestra propia carta, no sería de extrañar que sí lo experimentéis a través de otros: esto es, una jefa de los nervios; un esposo impaciente; una hija con una fractura haciendo deporte, esto y lo otro… (acabo de caer en la cuenta de la naturaleza fracturadora de este Marte y Saturno conjuntos… ; otra cosa más para anotar, queridos, queridas, los posibles accidentes y, sobre todo, fracturas. Y dolores de cabeza, que son regidas por Aries; jaquecas a tutiplén y calenturas en la cara y subidas de la tensión).

Total: Estrés en el ambiente. Nada que no se pueda superar con mucho respirar, mucho hacer el amor, mucha naturaleza, mucho ser pacientes, mucho agradecer y mucho ejercicio.

Recordad además todo este posible mensaje positivo de la retrogradación: es óptima para repensar, para el reconsiderar nuestras acciones, para reactuar.

Luego, cuando Marte despierte, cuadratura superada, podremos comernos el mundo o lo que quede de él. De verdad que es un último tirón para los signos cardinales —ya sabéis que el año que viene serán los signos fijos los protagonistas.

Y así fue.

 

***

El resto ya lo conocéis… O quizá hay nuevos, nuevas, nueves que se sumen al mochileo cósmico… Entonces seguid leyendo.

Os cuento que podéis seguirme. Tanto en Instagram. Como en FB. Hasta por twitter y youtube aunque no sea el más activo. Quien quiera consultas, pues que se anime a escribirme, ando bastante reservado para las próximas semanas, encantado y feliz.

Que tengáis muy feliz tránsito. Muy feliz cuadratura de Marte en Aries y Saturno en Capricornio en este 2020. Algún provecho le sacaréis.

Podéis contarme acá abajo cómo lo sentís, que planetas os toca, vuestras experiencias, si os recata temas del pasado enero… etc. etc.

Abrazos. Abrazos cósmicos y cariños,

Emilio

 

Imagen de Wendy Corniquet en Pixabay e Imagen de Gerd Altmann


Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cuando envías un comentario estás aceptando la política de privacidad de Mochila Astrológica.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

8 ideas sobre “La cuadratura de Marte en Aries y Saturno en Capri del 2020

  • Isabel

    Hola Emilio… mas jodida que contenta… que miedito. .Con mi Marte natal en Aries casa 12 grado 25 . . Haciendo cuadratura a toda mi casa 10… 🙄y urano en mi ascendente … grado 8 y algo de Tauro… Soy escorpio .. casa 7 conjunto a neptuno. Ah y ese Marte que hace oposicion a mi Luna urano grado 23 Libra casa 6 … si supieras…… tiempo .. Me he venido a Miami a reencontrarme con mi hijo que llevaba 1 año sin verlo . Me han puesto un grillete . Saturno cuadratura urano entiendo . Por irme diez años del pais ahora estoy castigada . Ni idea si tengo que volver , si sibrevivire, si me lo quitan o me lo quedo un año .. es algo increible en mi vida …
    Realmente espero crecer con todo esto .. Pero tengo miedo escenico…..sinceramente.

  • Alejandra

    Mi querido Emilio esta es la tercera vez que leo el articulo (excelso, por cierto) y me ha dado un dolor no solo de cabeza sino hasta de la hipófisis jajjaajajjaa 😂😂😂… Vaya «mamada» como decimos en México (si es un lenguaje soez, grosero) tengo a pluton en libra, marte en cancer (si casa 12) luna en capri y bueno nada q mercurio y venus conjuntos en aries 😥😥😥… Y bueno de los grados, para qué hablo si son los mismisimos que citas 🤦‍♀️🤦‍♀️🤦‍♀️… Solo quisiera saber si saldré viva de esto?? Suelo tener siempre optimismo pero lo he perdido, no, no por el artículo, en general desde que me quedé sin trabajo lidio diario con mantener la serenidad y tranquilidad en mi ser pero al ver el panorama que me toca, dijera Emmanuel (un cantante mexicano muy famoso) «todo se derrumbo dentro de mi»… Seguiré tu consejo y creeré que es una epoca para crecer 🙄… Un abrazo desde México 🤗🤗🤗

    • Mochilastrológica Autor

      Siempre saldrás viva de esto. De hecho, apretando los dientes vamos a llegar a final de año y empezar el 2021 un poco de capa caída pero bien. Yo creo que con el paso de Júpiter en Piscis todos veremos la vida de mejor color.

  • Maria Teresa Lara

    Me resulta muy clara la explicacion y me facilita la lectura e interpretacion de la carta natal con los acontecimietos. Muchas gracias por ser tan claro y preciso. Gracias

  • Lou

    Adoré la explicación. Tienes alguna para los signos fijos el año que viene?? Soy Leo, y estoy acojonadilla con los tránsitos que se me vienen encima, sobre todo la doble (triple si contamos la natal) cuadratura Saturno-Urano, Urano-Saturno.