Boletín Astrológico: del 10 al 16 de febrero del 2020


¿Qué queréis que os diga? Este podría ser el Boletín más corto del año o, quizá, de toda la historia astromochilera. Y no es porque a mi no me guste escribir; es que, queridos y queridas, esta semana no pasa casi absolutamente nada: NA-DA.

A ver, suceden un par de eventos interesantes —y ambos justo se dan el domingo, así que imaginaos el boletín expréss que me resulta.

¿Que os parece, entonces, si —a falta de eventos cósmicos— echamos un vistazo general a los planetas y sus significadores? ¿Os animáis? Venga, va.

Empecemos pues por el Sol. ¿Alguien me dice qué signo transita? ¡Coooorrecto! Acuario. Estamos ya por el último tramo de lo que se considera el año astrológico; luego vendrá Piscis y colorín-colorado, vuelta a empezar.

Tanto Acuario como Piscis suponen la rotura de normas de todas las estructuras capricornianas. Acuario por caprichoso, por utópico, por rebelde; y Piscis por místico, difuso y necesitado de una comunicón con algo mayor. Esto ya lo he comentado muchas veces: el zodiaco nos relata un cuento fabuloso del hombre y del universo, un cuento que nunca nos cansamos de escuchar, desde la inseminación o el Big Bang pasando por la búsqueda de alimento, los primeros balbuces, el juego, los hijos, la pareja, las crisis, el trabajo y polvo eres y en polvo te convertirás o, si nos pusiéramos muy piscianos, del agua vengo y al agua regreso.

Después del Sol, tenemos a la Luna que no vamos a analizarla. Sabéis que nuestro satélite se mueve muy rápido y cada dos días y medio ya se posiciona en un nuevo signo. Justo acabamos de vivir la Luna Llena en Leo o plenilunio, plenilunio y en los días siguientes transitará a Virgo, a Libra y a Escorpio plantándole un cuarto decreciente desafiante al Sol

La Luna es riquísima en significados: es la madre, las emociones, los humores, el hogar, los ciclos, las enfermedades que van y vienen y nunca nos dejan, nuestra alimentación, nuestra salud, hasta aquello que regalamos —también Venus nos lo indica. Los antiguos decían que si uno se dirige a una persona cuando la Luna está en su signo tiene más posibilidades de convencerlo, llegar a un acuerdo o moldearlo ya que el nativo se hallará más sensible y dispuesto a escuchar.

¿Y Mercurio por dónde anda? ¡Eso es! Por Piscis. Mercurio será el protagonista de las próximas tres semanas por algo que muchos ya sabéis, esto es, su retrogradación. Os cuento en un momento cuándo inicia.

Si Mercurio representa al intelecto, a la comunicación, al comercio y a los desplazamientos, nuestra Venus simboliza la seducción, el placer, los hobbies, la capacidad del diálogo, el talento artístico y por supuesto que también representa a las mujeres o a un lado nuestro femenino, guasón, divertido, tierno. Venus es uno de los planetas benéficos que decían los antiguos y suele venir en son de paz y con ganas de pasarlo bien.

Claro, esto es lo que hace que en Aries, por donde anda ahora, chirríe un poco y es que al signo del carnero le falla la empatía y le puede un egoísmo primitivo, inocente y necesario, pero egoísmo a fin de cuentas.

Venus endulza y colorea de pasteles así que por estas fechas los arianos quizá se pongan hasta el ojete de magdalenas o liguen como Casanovas o le lluevan piropos como todos los que me habéis escrito muchos por Facebook. Gracias por las estrellitas, las opiniones y las recomendaciones. Aquí podéis leerlas o seguir agregando nuevas. Danke, danke, danke schön.

¿Qué más? Pues igual que tenemos a un planeta para el amor y la paz, tenemos otro para la guerra, el sexo y la iniciativa, para la velocidad, los cortes, los porrazos, los gritos y el emprendimiento. Claro, me refiero a Marte. En este mismo momento se encuentra en el grado 25 de Sagitario. Muy pronto cambiará de signo pero eso también me lo reservo para un rato más tarde.

Nuestros Júpiter y Saturno se encuentran en Capricornio. El gran benéfico y el gran maléfico, que es como se les considera en Astrología Tradicional. Es interesante que a Saturno ya le queden tres telediarios en Capricornio —por fin os va a dejar libres, coleguis capri. Eso sí, será por una pequeña temporada. El 22 de marzo Saturno ingresa en Acuario y empezará a darles la tabarra a los signos fijos.

Claro, recordad que he dicho una pequeña temporada: el 2 de julio Saturno regresa a Capricornio a enseñarles la última lección a los signos cardinales del muy último decanato y saldrá por fin de Capri el 17 de diciembre. Júpiter también andará por Capri más o menos hasta esa época, de ahí que las navidades de este año serán bien particulares con estos dos planetas ya ingresados en Acuario.

Con los planetas transgeneracionales no me enrollaré. ¿Urano? En Tauro. ¿Neptuno? En Piscis. ¿Y Plutón? Pues en Capricornio, si lleva allí ya más años que Paquito inaugurando presas.

Y ahora sí vamos con las noticias cósmicas que se concentran, como os conté, en el último día de la semana, el domingo 16.

Por un lado, tendremos que Marte sale de Sagi e ingresa en Capricornio. Siguiendo otra vez con las nomenclaturas tradicionales, a Marte en Capricornio se le considera exaltado, es decir, muy bien puesto, muy emprendedor, super organizado, controlando los tiempos, un tipo que sabe lo que quiere y cómo conseguirlo sin estresarse tanto. Vamos, que mola mucho.

Su tránsito, que durará casi dos meses y hasta el 30 de marzo, viene a cargarle las pilas a las cabras montesas. Vamos, Capricornios, que ya este año pinta todo mejor. Con este Marte vais a sacar mucho trabajo y disciplina adelante, que sois unos todoterrenos. Atentos al 20 de marzo cuando se junte a Júpiter —quizá abarquéis demasiado y de pronto, esos buenos cálculos, se vengan abajo.

También es verdad que este Marte va a causarle algunos quebraderos de cabeza a los signos cardinales, sobre todo a Libra y Cáncer. Como si la gente os metiera prisa, os gritara por cualquier cosa, no entendiera vuestras dudas o sentimientos y un jefe insoportable o unos hogares muy peleones.

El mismo domingo 16 se produce el otro evento cósmico relevante. Mercurio inicia su retrogradación en Piscis. Ya conocéis toooooda la teoría y los consejos: mejor revisar los mensajes antes de enviarlos, que si contar con algunos problemillas con la tecnología o en los viajes, que si que no viene mal hacerle una copia de seguridad al ordenata, que si me asaltan memorias del pasado —por lo de retro y encima por estar en signo de agua—, que si se me pierden o me aparecen cosas misteriosamente —esto ya de por sí muy afín en Piscis.

En fin, que no me voy a repetir porque información como esta la encontráis por todos lados y sólo sirve para dramatizar y meter miedo. Recordarlo también: Mercurio era un dios muy cachondo y bromista, pero no sale a la calle dispuesto a meterte el dedo en el ojo así que tomémonos las cosas con humor.

Además, las retrogradaciones vienen divinas para solventar pagos, recibos, ordenar fotos, ordenar el armario, deshacerse de esto o aquel papel —Mercurio— o aclarar esto o aquello con un hermano o un vecino —siempre cosas de Mercurio.

Despertará el 10 de marzo y por entonces nosotros ya habremos empezado el curso de Astrología que doy en Berlín y al que sólo quedan tres plazas. Si alguien se anima, que se aligere que va a estar mega geil, como dicen los alemanes.

***

Se acabó. Os cuento lo de siempre. que podéis seguirme por las  redes, por facebooktwitter, instagram y youtube

Y que muchas gracias, muchas danke schön, y que tengáis muy feliz semana, muy feliz viaje.

Emilio P. Millán

 

 

 


Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cuando envías un comentario estás aceptando la política de privacidad de Mochila Astrológica.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Una idea sobre “Boletín Astrológico: del 10 al 16 de febrero del 2020

  • Fani

    «Más años que Paquito inaugurando presas». Pero qué cachondo, Emilio!
    Da gusto encontrar astrólogos con buen humor y que desdramatizan lo que otros se empeñan en rociar de gasolina para meter mucho miedito (lo siento por ellos, pero los Estrelleros son así, y eso que son excelentes)
    Te mereces muchos «laics» y muchos, pero que muchos éxitos.
    Danke schön a ti!!!