Boletín Astrológico: del 19 al 25 de abril del 2021


Joer, empieza la temporada de Tauro —que a pesar de su paciencia, me atrevería a decir que hace las cosas en su debido momento— y a mí pareciera que “me pilló el toro” y aquí ando apurándome para redactaros el Boletín.

¿Los motivos del retraso? No son pocos: un montón de consultas, otro montón de trabajo, unos ataquitos de alergia —para este tiempo frío y primaveral berlinés— y las alegrías de un par celebraciones y una entrevista.

Por cierto que no sé si ya la leísteis —la entrevista—pero por si acaso, aquí la comparto. Os animo además a echarle un vistazo al resto de artículos de este colectivo, Trampolín Mag, cuyo foco es compartir vivencias de hispanohablantes en la capital alemana. Bailarines, psicólogas, músicos, libreros… todo muy chachi, con textos inteligentes, un toque cool y fotos acojonantes. Gracias al equipo, a Vero —tan mágica y tarotista— y a Violeta —tan visual y literata.

Pero claro, a nosotros —o a nosotras, o a nosotres— nos ocupa la semana. Y fíjaos la putada que con el retraso que llevo y a como que se me pasaron los dos primeros ingresos de las semana: los de hoy, este lunes 19, Mercurio en Tauro y el Sol en Tauro.

Claro, la semana va de eso: de una acumulación de planetas en el signo del toro con todas sus consecuencias, simbología, experiencias, situaciones y demás… Recordad, además, qué importante es tener en cuenta el regente de cada planeta así como su estado cósmico.

Y como el regente —o dispositor— de Tauro es Venus y Venus, mis querides, está también en Tauro y además está domiciliado, o sea, que funciona dabuti, pues nos encontramos con un 2 + 2 = 50, esto es, con mucho, mucho, mucho Tauro. Vamos, que conviene mirar qué casa os ocupa este signo y qué se mueve este mes por ahí.

Además, y como siempre, se trata sólo de una generalización: cada uno, una y une de nosotros podría vivenciar esto de muchas maneras, según si tiene mucho Tauro en su carta o no. Lo mismo pasa sin pena ni gloria. De nuevo, la regla básica: Lo de arriba lo tienes que cotejar con lo de abajo, esto es, con tu carta.

Pero bueno, que sí, que Mercurio ingresa hoy, lunes 19, en Tauro y andará allí hasta el 3 de mayo. Y que el Sol también justo hoy ingresa en Tauro y se prolongará un poquito más hasta el 20 de mayo.

Es curioso porque se producen ambos ingresos y cambios planetarios y, en seguida, además, tenemos la conjunción entre Mercurio y el Sol, esto es, se nos arrequetejuntan y nos traen noticias, ideas, premios, honores, contacto con hermanos, con hermanas —si me apuras—, mensajitos de amantes e invitaciones, que Tauro es guasón y divertido.

Se trata de la segunda de las conjunciones entere Mercurio y el Sol que se producen este año y para algunos astrólogos y astrólogas coincide con periodos de brillantez comunicativa, viajera y comercial. Y está bien así, pero creo que la semana pasada, con las dobles recepciones entre Mercurio en Aries y Marte en Géminis se sintieron más fuertes. Lo mismo a algunos y algunas os dio por escribir, por estudiar, inaugurásteis un blog, bicicleasteis de lo lindo u os enganchasteis en un debate polémico. Ese era el sextil de la semana pasada con mucho ego y mucha energía y mucho pronto.

Ahora todo tendrá un matiz un poquito más tranquilo, estable, sensorial, estético y práctico. Eso para empezar. Y también para empezar aquí el especial sobre Tauro y felicidades a los toritos y a las toritas, entre ellas, mis tías, que son todas muy venusinas.

Luego tendremos que saltarnos un par de días hasta la noche del jueves 22 al viernes 23 con la conjunción de Venus y Urano allá por el grado 10, de Tauro, claro. Aquí es cuando empieza a ponerse guasona la semana…

Intento explicarlo: a lo largo de estos días vamos a tener a todos los planetas taurinos acercándose a Urano que también anda por Tauro y habla de sorpresas, de tecnología, de locura, de liberación, de adolescencia, de aeronáutica, de robótica, de rebeldía… bla, bla, bla.

Yeah. Muy bien. Pero, queridos, queridas, querides, el aspecto NO VA SOLO: recordad que la carta es un conjunto y que por el cielo hay otros planetas y analizar las cosas por separado es una chapuza. Y esto lo digo porque, además de este efecto sorpresivo de la mano de Urano, esos mismos planetas, apenas un par de días después se cuadrarán a Saturno en Acuario.

Y Saturno, lo siento, pero de sorpresitas y de cachondeo, pues poco. Saturnito quiere que las cosas se hagan cuando toca, que se respeten las normas, que cada cosa llegue a su tiempo y de novedades y rebeldía pues ¡nanay!

Entonces quedaos con toda movida porque es la tónica y la tensión de la semana: ganas de hacer el loco y alguien o algo que nos corta el rollo. O al revés: nosotros somos quienes le cortamos el rollo a los sobradillos y sobradillas. Una cuadratura, vamos. Y pasa con Venus pero pasa también con el resto de planetas.

Sigo: el viernes 23 ingresa Marte en Cáncer. Oh, oh: no nos gusta Marte en Cáncer, al menos astrotradicionalmente hablando. No nos gusta nada, porque eso de ponernos llorones, sensibleros, que nos duela el estomago, pelearnos con nuestra madre o que arda la cocina pues no… Lo bueno es que uno puede canalizar este chute energético cocinando o en deportes de equipo donde se sienta la cohesión y el orgullo de pertenecer, porque eso es muy de Cáncer. O dirigiendo un hotel. O coordinando varios pisitos de air-bnb.

Por otro lado, también es muy de Cáncer la memoria, los rencores mal llevados y los nacionalismos, pero no tendrían que darnos mucho por saco durante su tránsito excepto cuando se oponga a Plutón en Capricornio, como hace cada dos años. Lo comentaremos en su momento.

Con todo, los cangrejitos andarán de subidón y con las pilas puestas y muy sexualizados y protestones y defensores de lo suyo ¡y emprendedores! Que sí, que Cáncer dos pasitos para atrás y otros dos de lado pero recordad que es signo cardinal y manda, aunque sea de manera un poquito solapada. Hasta el 11 de junio.

Más cosas. Pues más junteras a Urano: el sábado 24 se juntan Mercurio y Urano, también por el grado 10. Fijaos la mandanga porque tenemos en una misma semana dos conjunciones de Mercurio bien potentes. Al Sol, con sus premios y honores, y a Urano, con sus arrebatos de lucidez extraterrestre, sus invenciones y sus soluciones originales. La bombillita debiera estar encendida los más afortunados y afortunadas. Ojo, que Mercurio y Urano molan pero pueden dar, en conjunción en signo fijo, un poco de obsesión. Como el científico loco que se emperra con una idea y hasta que no la saca no cesa…

Y ahora sí… el resto de pelotera que se da el domingo 25 y que, por mucho que se den en el día, no implica que no puedan sentirse antes y durante y después (a fin de cuentas, es la tónica de la semana, las conjunciones a Urano y las cuadraturas a Saturno).

Por partes…

Venus cuadrado a Saturno, de Tauro a Acuario. Ya, ya, tú que querías abrir la relación u organizar tu cita de Tindr y resulta que te toca un proyecto de curro para ultimar el puto finde.

¿Fuiste a ponerte guapo a la pelu para tu nueva story de Instagram? Lo siento, querido, se te rompió el móvil…

Y así de oca en oca… la cuadratura.

Mercurio se cuadra a Saturno, también de Tauro a Acuario.

Puestos a tirar de hilo y siendo Mercurio regente de la comunicación y con tanto Urano y Acuario, que son tecnológicos, reincido en que los teléfonos móviles nos pueden causar problemas o quizá sean los ordenadores o algún sistema informático. Explosión —Urano— y bloqueo —Saturno.

Mercurio también representa a los jóvenes, influencers o no, bellos y bellas o no, pero de pronto gente joven y bella y artista —Mercurio en Tauro— podría pasarlas un poco putas o tener un bloqueo o una crisis de ansiedad.

Mercurio conjunto a Venus, todo en Tauro, y por supuesto no tan lejos ni de Urano ni de la cuadratura.

Fijaos que entonces estos problemas o desafíos o posibilidades de crecer, como la pueden llamar por ahí, hacen que converjan asuntos de comunicación e incluso de negocios —Mercurio— con temas de relaciones, amor, la seducción y lo artístico.

A lo mejor puede ser un buen momento para revisar cómo nos comunicamos con el amante o la amante / qué imagen proyectamos por las redes / o si al final nos decidimos por comprarnos ese Van Gogh de medio billón que tanto anhelamos o esperamos a que baje un poquito de precio.

Ay, las cosas del cosmos. Las de andar por casa. Las tuyas, las mías, las de la vecina y el vecino del quinto. Pero qué bonito asomarse a ese bailecito allá arriba.

Se me ocurre, por cierto, que no vendría de mal tener en cuenta el cuarto de este mes con la Luna en Leo potenciando toda esta tensión fija: el cuarto se da el martes pero la T Cuadratura se forjará el miércoles. Avisados quedáis.

Y de nuevo, recordadlo, todo lo que os he contado es producto de vuestra imaginación. No os creáis nada de esto, ni mucho ni poco, y como siempre, probad a cotejadlo con vuestra carta y las experiencias que os suceden y de las que os rodean.

Y ahora sí me despido. Leed mi entrevista. Encargadme un coaching. Opinadme acá abajo. Gracias, gracias, gracies.

 

***

¡¡¡¡¡Yeah!!!!! Yo no sé vosotros, pero qué bien me lo paso redactando estas líneas.

El resto, lo de siempre, que ando por facebook, instagram , youtube y twitter y que me ayuda un porrón que compartáis por aquí y por allá estos requeboletines.

Por cierto: ya está el vídeo del mes. Anda, pasáos a saludar por youtube. Que no muerdo y está simpático aunque a veces me da la impresión de que no me ve ni el Tato.

Y las gracias. Las gracias, gracias, gracias. Danke schön. A quien me lee, me comparte, me hace consultas, me escribe por privado, por telepatía, se apunta a mis talleres, me hace cosquillas virtuales y toooooda la demás mandanga.

Preparades, preparades, preparades, preparades.

Imagen de OLEKSII ALIEKSIEIEV en Pixabay

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cuando envías un comentario estás aceptando la política de privacidad de Mochila Astrológica.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.