Rapidito, que el cielo está casi al completo directo y ¡Mercurio no para de aspectos generosos!

Boletín Astrológico: del 23 al 29 de noviembre 2020


Pues eso, caminito a diciembre, a estrenar mes, casi a estrenar estación, ¡a estrenar año en este calendario gregoriano que nos impusieron!

Bueno, quizá se me está yendo la olla y exagerando mucho pero lo que está claro es que vamos directos para el eclipse de Luna el próximo 30 de noviembre.

¡Ay qué le gustan los eclipses a mis talleristas —y en general a todo el personal! El próximo eclipse, que es Lunar, ya os adelanto, se da en el grado 8 entre Géminis y Sagi y la verdad que los Nodos andan muy alejados como para que resulte un eclipse tan, tan, tan potente. Pero bueno, estoy abierto a experiencias y discusiones. Por cierto, esto serán cosas que tratemos en la próxima merendola cósmica que tengo organizada en unas semanitas. Y sí, es sólo para alumnos, alumnas, alumnes y alumnxs de mis super talleres —es lo que tiene participar en esta super comunidad que hemos formado.

Por cierto, ya están por salir las próximas ediciones de los talleres avanzados para enero: Todo apunta a que los voy a dividir en dos secciones. Primero tendremos un taller sobre las casas astrológicas y el otro andará dedicado a los aspectos. La intención es permitir que los conocimientos se asienten, que respiren y transpiren un poquito más. Y seguir pasándolo bomba —porque lo que está claro es que en los talleres nos divertimos mogollón; yo el primero. Andaos atentos, atentas, ¡atentes! Que luego os quedáis sin plazas.

Más cosas. La idea es también organizar algún evento en abierto para resolver dudas y replantear este próximo 2021, que viene con mucha caña. Sé que me estáis pidiendo un taller de sinastrías y, de verdad, ¡va en preparación! Pero como soy tan tiquismiquis y perfeccionista —a pesar de los despistes natales— pues hasta que lo tenga todo listo habrá que esperar un par de meses. Lo que sí quiero organizar son un par de taller monográficos más cortitos sobre temas en concreto para que podamos seguir dándole duro a los astros y a los tiempos.

Y poco más. Mil gracias a todos, todas, todes y todxs. A todas las consultas. ¡A esos emailes y mensajes tan lindos, de experiencias y apoyo y comprensión! Como sabéis, hasta finales de diciembre ya está todo completo y no tengo hueco para consultas y es un gustazo una agenda tan completa. Danke schön.

Y ahora el boletín. Un Boletín con muuuuuuchos planetas directos, ¡muchos! ¡El cosmos a toda pastilla! De ahí que, de pronto, os nazcan tantos proyectos, ganitas de empezar algo u os lleguen proposiciones de parte de otros que reflejan este rol emprendedor. Hay una especie de sensación de inicios que se mezcla con otra de finales, ¿no os parece? Tened en cuenta, además, que Júpiter y Saturno ya andan con sus últimos cartuchos en Capricornio. Casi nada.

Pero empecemos. Podríamos plantarnos en el martes 24 de noviembre y el trígono entre Mercurio y Neptuno, desde Escorpio a Piscis: un chute de sensibilidad psíquica, de empatía en las palabras, de necesidad de conectar —Mercurio— de manera profunda —Escorpio—, amorosa —Piscis— y universal —Piscis otra vez. De nuevo, aspecto idóneo para la literatura, música, visitas a lugares espirituales o cercanos al agua —Escorpio y Piscis, agüita y más agüita.

Tenemos más aspectos de Mercurio —que ya va como las motos. El viernes 27 le hará un sextil a Plutón en Capricornio. ¿Qué se escribe? ¿Qué se firma esta semana? ¿Qué se aclara con el vecino, con la hermana, con la tía? ¿Qué se pacta? ¿Quién te escribe o te contacta? ¿Qué estudios o cursillos se inician? ¿O a qué formación nos inscribimos o por la que nos interesamos? ¿Qué desplazamiento visualizamos o materializamos —Capricornio, tierra? ¿Qué libro leemos? ¿Con quién y cómo conectamos —Mercurio?

Como siempre, en función de vuestra carta y vuestra casa ocupada por Escorpio y sus planetas, parece una semana muy para ampliar la red de contactos, para trabajos y actividades mercuriales —escritura, emailes, correos, estudios, comercios… Con rapidez, agilidad, pues Mercurio va directo en Escorpio ¡y su regente, Marte, también! 

Quizá, de pronto, cosas que ya veníamos trabajando de pasado —que Escorpio es signo de agua y anduvo retrógrado; y, además, estos aspectos casi se habían materializado un mes atrás. Como siempre, contadme. Pero, por fa, no por privado, sino en abierto, que así aprendemos todos. Compartid. Mostraos, Escorpio mediante.

El viernes, además, Venus en Escorpio se opone a Urano en Tauro. Parece una tensión complicada, de portazos, Pimpinelas, divorcios, rupturas, discusiones y cambios de planes sociales —Venus, ese Venus sociable, divertido, con ganas de pasarlo bien; ese Venus que va de museos, paseos, que te cita para tomarse un café o se pega la siesta en el sofá… Pues con Urano enfrente va a suponer un dilema y una remodernización o radicalización —Urano, claro— de esos pasatiempos, citas y supuestas actividades armoniosas. El grado es el 7 y, además, la Luna en Tauro, tan disparadora, también anda por ahí. Como lo femenino se tensa, podría indicarnos además, rivalidad entre mujeres a lo largo de la semana o, por lo menos, durante le finde. O alguna noticia compleja de una mujer que nos sacuda.

El resto de aspectos se concentra durante el sábado 28. Mercurio, ya requetenombrado en este Boletín, dibuja sextil a Júpiter y más de todo lo mismo que os he comprado. Quizá compras, o acuerdos financieros, que Júpiter es dinerito y abundancia incluso a medio gas. También buenrollismo con los hijos o con la gente joven —que sabéis que anduvo un poco revuelta o, al menos, aquí tuvimos más vandalismo adolescente en la calles de Neukölln.

Además, que casi se me olvidaba —o se me cuela— nuestro Neptuno en Piscis despierta. En el grado 18. De nuevo y requetedenuevo: Neptuno directo como que ni fu ni fa, pero es verdad que después de tanto mes de retrogradación, el hecho de que tengamos ese mogollón de planetas moviéndose hacia adelante sí que supone un chute de adrenalina y emprendimiento.

Y hasta aquí puedo leer. La semana que viene más y el eclipse. El eclipse, que ya os adelanto, no es para tanto. Pero si queréis añadirle drama a la vida, eso ya es cosa vuestra, porque yo paso.

***

Y otra vez fue. Qué gusto.

Del resto ¿qué os voy a contar? Lo de siempre. Que podéis seguirme por mil redes:  facebooktwitter, instagram y youtube. Y recordad que siempre podéis encargarme un super coaching astrológico que me sale divino y que la gente lo flipa tanto que incluso años después me escribe para agradecerme esto o aquello o para confirmar que esta o aquella predicción acabo por cumplirse. Obviamente yo no suelo acordarme de todas las predicciones ni análisis que hago pero me satisface mucho saber que hago bien mi trabajo y, por supuesto, que estoy ayudando a un montón de gente.

Eso sí, me gustaría comentar que por estas fechas ando a tope de consultas o, sería mejor especificar, de trabajos un poquito más complicados —rectificaciones, revoluciones solares, estudios de árboles genealógicos— y con eso y los mega talleres ando retrasándome un poco en responder vuestros correos y peticiones. Sedme pacientes, por fa, pues tengo la agenda muy completa hasta enero y, además, me gusta hacer bien mi trabajo y los estudios astrales. Que hacer una carta en condiciones, esto también lo repito, lleva su tiempo y concentración.

Y hasta aquí puedo leer.

El resto es daros más y más gracias y enviaros un mega abrazo cósmico.

Emilio

Imagen de Moshe Harosh en Pixabay

 


Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cuando envías un comentario estás aceptando la política de privacidad de Mochila Astrológica.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

2 ideas sobre “Boletín Astrológico: del 23 al 29 de noviembre 2020

  • eugenio

    Esta semana ha sido una noticia tras otra, reencuentros digitales con antiguas amigas, estrés, comunicaciones de ascenso y cambio de trabajo. Quería apuntarlo. Todo sería efectivo el próximo martes, el sol en casa V trigonea con el ascendente en leo. (¿No tendría que ser en mi casa VI -capricornio- con todos los planetas «pesados» que transitan por ahí?) También debería copiar esto en el especial saturno en acuario, donde me anunciabas el cambio que esperaba hace tiempo.