De flipada con el novilunio, novilunio en Piscis.

Boletín Astrológico: del 8 al 14 de marzo del 2021


Bombones: esta es la semana Piscis por excelencia. Piscis, Piscis y más Piscis —así que, incluso antes de continuar con el Boletín, mejor repasáis el especial sobre el signo porque en teoría (y en práctica) es el arquetipo y la energía que se moviliza esta semana.

¿Y por qué? Pues porque todo es aspecto de Piscis: pececitos por aquí, pececitos por allá, Venus exaltadísimo, Neptuno presente y, romanticismo, victimismo, pérdidas, enamoramientos, musas, espiritualidad, filosofía, viajes marítimos y literarios y sueños que casi parece que se hacen realidad pero… Claro, es lo que tiene ser Piscis.

Con las mismas, la semana incluye un muy bonito novilunio, novilunio, y si bien sabéis que los novilunios no te cambian la vida, puede que os apetezca repasar qué casa os ocupa Piscis  y, si encima lo ocupan planetas, porque por allá se mueve esta energía escurridiza, poderosa y con su poquito de indolencia.

¿Se entendió? De manera que tenéis dos tareas: leer el especial de Piscis y buscar qué casa os ocupa (qué casa o que casas, claro que eso lo complicará todo un poquito según las cúspides). Yeah.

Y ahora comencemos…

Lo haremos el miércoles 10 con la conjunción entre el Sol y Neptuno y en el grado 20. Esta es una conjunción que vivimos cada año (eso sí, los grados van avanzando muy, muy, muy lentamente). Si tenemos en cuenta que los aspectos ya se notan antes, también podemos concluir que toda la semana ya viene matizada por esta presencia, disolución, neblina, sensibilidad, intuición, empatía, necesidad de escape neptuniana…

Recordad que Neptuno se las trae: y lo mismo te lleva a la idolatría (idealización) que a la mayor de las desilusiones. Y te vas de paseíto por el campo y qué lindo el arcoiris y mira el atardecer y mira los conejitos qué bien se lo pasan; y de pronto se levanta una neblina y todo ese mundo bucólico se llena de sombras y te pierdes y no ves ni torta y empiezas a oír voces extrañas… Eso es Neptuno.

Luego, evidentemente, la niebla se disipa: pero Neptuno se asoma todo el rato a este abismo entre la magia y el hechizo. Quien quiera que se aplique el cuento a lo que le toque en la carta. Que por cierto, de contar cuentos, Neptuno sabe mucho.

Está claro que Neptuno conjunto al Sol debiera afectar a figuras solares, esto es, gente de poder, cargo, padres, mujeres leoninas si me apuras, premios prometedores… una estrella de cine a quien premian y cae en el mundo de las drogas.

El jueves 11 ya ingresa la Luna en Piscis, protagonista de la semana, claro, y del novilunio, novilunio. A mi me gusta la Luna en Piscis, me gusta aunque esté peregrina pero me parece que por sus condiciones emocionales sí cumple con su función nutritiva y cuidadora, que de hecho lo hace. Es la madre que te cuenta un cuento, que juega en tu mundo de fantasía, que te cría junto a la abuela y sus pócimas o que se engancha a alcohólicos porque cree que puede redimirlos.. Todo cabe en los reinos de Piscis.

El sábado 13 es el novilunio, novilunio. Maravilla por tierno, cariñosos, cuidador, imaginativo, sanador, chamánico, ritualístico y chachipirulístico. Hablar de un stellium puede generar polémicas pero cuanto menos, sabemos que tenemos a la Luna, Sol, Venus (qué lindo ese Venus) y a Neptuno implicados. Toditos alrededor de la lunación que se da en el grado 23.

¿Para qué sirve este novilunio, novilunio (que no te va a cambiar la vida si tú no te lo curras de tu parte)?: pues para, en las próximas semanas, o cuanto menos, en esta y en la siguiente, nos volvamos compasives, nos sumerjamos en una película, nos de por llorar escuchando esta o aquella canción, adoptemos una mascota, nos comuniquemos por sueños, nos peguemos un viaje de hongos o unas buenas dosis de metadona.

Cine, romanticismo con perfumes y obras de arte, yoga, inciensos, amuletos, ángeles, ecologismo, animalismo. También vagabundeo errante, indigencia, descuido, intoxicaciones, alergias, falta de realidad, neurosis y una brutal proyección de lo bello en el otro y en la otra y nada de pies en el suelo. Vamos, que con un soplo o una caricia ya terminamos de arrancar el vuelo y hasta el infinito y más allá. Acordaos de guardar fuerzas para luego volver entonces… (si es que queréis regresar).

Quizá (y no tan quizá) recordaos que toooooda esta lunación (novilunio, novilunio) tiene su regente en Júpiter en Acuario, que también os convendrá vigilarlo en vuestra carta. Vigilarlo en el buen sentido. Tanto Júpiter como el novilunio, novilunio, no traen tensiones.

¿Y me diréis? ¿Por qué tanto empalagamiento y tanto azúcar y energías intangibles y cartitas perfumadas? Pues porque, por una lado, está Neptuno en Piscis allá, que es algo así como el cuerpo etéreo, como un chute de reiki, como la telepatía con la que os comunicáis muchos y muchas y muches conmigo.

Y por otro lado tenemos a ese Venus exaltado (en Piscis, claro) que forma parte del novilunio, novilunio y que el domingo 14 se une a ese Neptuno. Tenemos por tanto al planeta del amor, y con muchas ganas de amor, y a Neptuno, planeta de la fusión y disolución con el todo.

Mi consejo es: ojito con el alcohol, ojito con lo que se promete, os prometéis, lo que proyectáis. Ojito con las flipadas. Pero por supuesto, hay que atreverse a soñar. Con un poquito de suerte: Júpiter en Acuario y luego su Saturno nos aterrizan un poquito y todo no acaba en una bombita de humo.

***

El resto, lo de siempre, que ando por facebook, instagram, youtube y twitter y que me ayuda un porrón que compartáis por aquí y por allá estos requeboletines.

Y las gracias. Las gracias, gracias, gracias. Danke schön. A quien me lee, me comparte, me hace consultas, me escribe por privado, por telepatía, se apunta a mis talleres, me hace cosquillas virtuales y toooooda la demás mandanga.

Emilio

Imagen de enriquelopezgarre en Pixabay

 

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cuando envías un comentario estás aceptando la política de privacidad de Mochila Astrológica.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.