Venus en Piscis y ese sextil sexy.

Boletín Astrológico: del 1 al 7 de marzo del 2021


¡Yabadabadúuuuuu! O será que hoy ando de buen humor y eso que otra vez el tiempo se atoñó. Algo así como que hemos pasado de un invierno blanco y brillante, a una primavera alérgica casi veraniega para aterrizar en este tiempo de octubre —eso sí, concedamos que los días son bastante más largos y siempre se agradece.

Mi amiga Amira redactó un artículo muy cortito, aquí lo tenéis, sobre este efecto surrealista y muelle del clima que hemos vivido en Berlín (algo así como lo que se dio en Madrid con aquellas nevadas seguidas, después, de tardes de terraza y vermú). Si tenéis tiempo, leedlo: se hace en un minuto y, entre tanto, cada uno y una intentamos seguir nuestro granito de arena por una situación más sostenible.

En fin. Después de este panfleto ecológico de mi parte —que se note que barro para su casa— habría que echarle un vistazo a la semana, ¿no os parece?

Como sabéis, y como canto en mi último vídeo youtube, marzo está bastante bien, marzo está guay. Astrológicamente, cuanto menos. Es verdad. Febrero muy especial, muy especial con el stellium y la conjunción de los benéficos y con unos desafíos o unas retrogradaciones que podíamos utilizar a nuestro favor, y ahora, en marzo —y de hecho a lo largo de todo el año, vamos a ver cómo algunas de las buenas intenciones que sembramos cobran fuerza y nos sentimos más a tope, inspirados, conectados —aunque para la conexión y ese bienestar quizá tengamos que esperar a que mayo y junio.

Esta semana como tal no tiene demasiados aspectos y cambios pero algunos son relevantes.

La estrenamos con la Luna en Libra y habrá que saltar hasta el miércoles 3, que se da un aspecto muy chulo, un sextil muy bonito y sexy entre Venus en Piscis y Urano en Tauro —quién lo agarrase— y en el grado 7. ¿Para qué sirve este sextil? Pues un poco para experimentar, para sentirnos más libres en las relaciones, en lo creativo, incluso en la búsqueda de lo sublime y etéreo. Algo así como apuntarte a un taller de baile tribal por zoom y acabar teniendo sexo cibernético con tu profe. ¿Por qué no? Quien lo disfrute, que nos lo cuente…

Otra cosa muy relevante, muy, muy, muy chachi —en especial para quienes seamos un poquito marciales— es el paso de Marte de Tauro a Géminis del jueves 4. Ma-ra-vi-lla.

Por partida doble: por un lado, porque ya deja de estar en mal estado cósmico y se vuelve peregrino, que a vosotres como que ni repajolera, pero de verdad que es mejor así. Además, si tenemos en cuenta que el cielo está muy, muy, muy tenso en signos fijos, pues nos alegramos de que Marte se largue de allá.

Total, Marte en Géminis y hasta el 23 o 24 de abril por allá. Ojito, que luego entra en Cáncer y también da su guerrita pero no será tan tumultuoso —hmm, más allá de las tensiones a Plutón. En fin, ya veremos.

Entre tanto, con Marte en Géminis os tocará buscar qué casa os toca y toda y la mandanga porque allí se moverá su energía peleona, pero peleona mental, y multitasking. Habrá verborrea o velocidad mental —propia de estos nativos y nativas— y la necesidad de emprender —Marte— varias cosas a la vez —Géminis— donde volcar nuestra curiosidad —de nuevo Géminis.

Mucha bici, mucho crucigrama, mucho levantamiento de pesas y mucho tik tokeo o whatsapeo, cada quien que le de duro a la red que más le interesa. Es un periodo donde podemos embarcarnos en varios cursillos a la vez, o necesitemos reparar o construirnos nuestra propia bici o meterle mano al coche o correr una maratón; de nuevo, siempre que nos pique ese gusanillo de vida llamado curiosidad.

Obvia decir que los geminianos serán quienes más lo flipen con este tránsito; Acuario también tendrá su apretón de energía y Libra quizá se sienta un poquito agobiado. A los otros signos mutables —Virgo, Sagi, Piscis— les pueden llegar demasiados compromisos o tareas y sentir que se embarcan en demasiadas cosas o que se le exige más de lo que merecen.

Pero eso, que a nivel general, ma-ra-vi-lla. Y contentísimos y contentísimas de que este Marte pase a Géminis. En algún momento, además, se conjuntará a la Nodo Norte, pero eso para otro boletín.

Además, esa misma noche del jueves, casi viernes 5, si me apuráis, Mercurio y Júpiter, qué lindos, vuelven a juntarse en Acuario y en el grado 17. A mi es un aspecto que me gusta mucho, no porque lo pueda disfrutar, pero porque sé de algunas y algunas que se pusieron las pilas en este Mercurio retro y que aguardan esta nueva conjunción para que se materialicen puestos de trabajo, visados, viajecitos y un par de asuntos cojonudos.

En fin, buen aspecto que debiera traer noticias positivas, contacto con hermanos, llegada de sobrinos nuevos a la familia y una capacidad de discurso y oratoria convincente pero justa y agradable. Maravilla otra vez.

Y eso es todo, mis querides. Cuánta maravilla en la semana, ¿no os parece? Quien se anime, puede volver a cantar conmigo y a modo de cierre…

Marzo, marzo, marzo, marzo está bien, marzo está guay. 

Marzo, marzo, marzo, marzo está bien, marzo está guay… 

Y eso fue todo, querides. Todo. De momento.

***

El resto, lo de siempre, que ando por facebook, instagram, youtube y twitter y que me ayuda un porrón que compartáis por aquí y por allá estos requeboletines.

Y las gracias. Las gracias, gracias, gracias. Danke schön. A quien me lee, me comparte, me hace consultas, me escribe por privado, por telepatía, se apunta a mis talleres, me hace cosquillas virtuales y toooooda la demás mandanga.

Emilio

 

Imagen de Annette Meyer en Pixabay

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cuando envías un comentario estás aceptando la política de privacidad de Mochila Astrológica.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.