Estrenamos el Sol en Aries y año astrológico.

Boletín Astrológico: del 15 al 21 de marzo del 2021


Qué maravilla, qué maravilla, qué maravilla. Haberlo logrado: esto es, haber superado este año tórrido, negro, inflexivo, pandémico y estar a puntito, puntito de estrenar nuevo año cósmico y primavero/otoñal —según dónde os halléis— y, sin lugar a duda, con aspectos mucho, mucho, mucho más positivos que el anterior.

Y sabéis que yo soy de los de al pan, pan y al vino, vino; vamos, que no me gusta vender motos ni contaros rollos optimistas ni mensajes de que todo es posible a lo Paulo Coelho. No. Pero los astros arriba se relajan: se llevan relajando ya un par de meses, ¿o no os acordáis de las canciones? Febrero mágico y Marzo está bien, Marzo está guay, mega hits de la época.

Marzo, como os comentaba, por sí ya pintaba muy benevolente; pero es que además incluye la radiografía del cielo del nuevo año cósmico, esto es, el cielo del cero de Aries (esto es, la carta del día en que el Sol justito, justito cambia a Aries y que da inicio a un nuevo ciclo; por esto de que Aries es el primer signo de la rueda, blablablá).

Luego, esta carta del cielo se baja a la carta de cada país —o de cada presidente (esta idea de Astrología Mundial y de que los juicios mayores anulan a los menores; pero esto ya es meternos en camisa de once varas y de verdad que yo no hago Astromundial, eso se lo dejo a los más megaexpertos y megaexpertas).

Simplemente quedaos con la idea de que de marzo del 2021 a marzo del 2022 cambiamos de pantalla o de escenario, nos dan un un nuevo guión, o el director de cine anda más motivado y de mejor rollo y por eso se siente todo más fluido y fácil. Eso, de nuevo, de manera general. El resto, por favor, que lo cuenten los astrólogos y astrólogas y astrólogues que saben mucho más que yo.

¿Y esta semana qué? Esta semana post novilunio, novilunio (qué maravilla la de cosas que he tirado, las siestas que me pegué, consultas y lecturas mega inspiradas,  meditaciones, rituales y toda la mandanga con este Piscis, signo de cierres, disoluciones y hasta luego Lucas). Por conectarme tanto, hasta me desconecté de Instagram. Una maravilla. Muy recomendable.

De manera que, como siempre, esta semana podéis seguir usándola en ese sentido de terminar de desperezaros, escribir vuestra cartita de sueños, liberaros de esto y de lo otro para mejor conectaros con esto o aquello (sin fliparos demasiado, que sabéis que Piscis confunde; y por no llamarlo mentiroso).

La semana puede traer energías muy románticas aunque con cierto toque de despiste, de conexión con el más allá y también sus sorpresas. Pero no deja de ser una semana linda para el amor y las musas y las musarañas.

Eso por un lado y como consecuencia del novilunio, novilunio.

Y además, ¿qué aspectos nos trae?

Pues nos trae por ejemplo, el ingreso del lunes 15 de Mercurio en Piscis, ay, ay, Mercurio en destierro y en caída (algo así como el peor Mercurio de todos para la Astrología antigua, tan categórica ella). ¿Qué pasa con esto?

A ver, pasar, no pasa nada grave. Por un lado, puede suponer un retorno de Mercurio para los que lo tengan en este signo —véase mi caso— y un momento para renovar formas de pensar, de comunicarse o de establecer negocios. Por otro, y por supuesto, llenará de fantasía, duda, ingenio, movimiento, viajes y posibles desengaños a los piscianos y piscianas y piscianes y piscialienígenas.

Y luego, desde un punto de vista general, es verdad que iniciamos unas semanitas —hasta el 3 de abril— donde conviene andarse al loro con lo que se firma, se anota, se compra, se dice y toda la mandanga. Que vale que Mercurio en Piscis es mega poético y visionario y simpático —que me lo digan a mí— pero que a niveles prácticos no anda muy católico. Pensad además, que Marte anda ya en Géminis y que Mercurio es su regente —o dispone de él, llamadlo como queráis—: esto implica una cuadratura mutable que puede sumergirnos en dudas, en varios proyectos a la vez, en cierta confusión, en querer abarcar más de lo que podemos o simplemente en lecturas de muchos libros, asistir a muchos cursillos, encontrarnos con diferentes grupos de personas y todo con cierto despiporre, desmadre, todas con todos; todos con todas, todes con todes y eso que tocaba y que pensaba que era una mano resulta que es un pie.

Vamos: que si firmáis algo, ojito. Y si compráis algo electrónico, también ojito, al menos cuando se perfeccione la cuadratura.

Luego el martes 16 hay un sextil entre el Sol y Plutón, de Piscis a Capricornio, y por qué no. Quizá da sexualidad, ambición, voluntad, reconocimiento (o ganas de reconocimiento). Si el Sol es brillo y Plutón poder y vísceras, pues se traduce en tronos, premios y mucho mandar.

Además, el jueves 18 tenemos también a Venus en sextil a Plutón, desde Piscis a Capri, claro y por los mismos grados, el 26. La Luna además anda por Tauro mandando ese Venus y también aspectando a ambos: imagináos que sexy y romántico y senXual todito, todito. Conclusión: por fin se moja el churro.

Sigamos, el sábado 20 es el día. A ver, el día del casquete fue el jueves, pero el sábado es el día en que el Sol sale de Piscis, ingresa en Aries, da comienzo a la primavera / otoño y al nuevo año cósmico. Os colgaré la carta del ingreso en estos próximos días.

Felicidades a esos Aries y a esas Aries. Felicidades a Aries. Felicidades también a nuestra zona Aries de la carta, regida por Marte —por si queréis ver por dónde anda ese regente, en qué otra casa y signo. Y felicidades a todes porque estrenamos nuevo año. Tenéis el especial de Aries aquí.

Nos despediremos de la semana el domingo 21 ya con un cuarto creciente en Cáncer y el ingreso de Venus en Aries. Madre mía, cuánto Aries de pronto —de hecho, el novilunio de Aries y las prisas en las que andaremos este abril serán muy abrumadoras.

A ver: Venus en Aries no es el mejor, es un Venus en destierro (así lo llamaban, yo no puse los nombres). Pero como siempre os digo: a nadie le amarga un Venus. Así que démosle la bienvenida. Hasta el 14 de abril le dará cariñitos y empujones —pues ama desafiando y no sabe de paciencias— a los carneritos y carneritas. No os quejaréis, Aries, que andaréis on fire y, con Marte en Géminis, la cosa no anda tan mal.

Hablando de Marte, perfecciona un trígono a Saturno en Acuario también el domingo. Hay que tener cuidadito con Marte y Saturno en aspecto pero es verdad que, al tratarse de un trígono y sin malas recepciones pues puede dar frutos: frutos intelectuales, lógicos, matemáticos. Eficiencia. Perseverancia. Una charla científica. Una trabajo duro computacional. Una reprogramación de un hardware. Todo en el elemento aire. Yeah.

***

El resto, lo de siempre, que ando por facebook, instagram (regreso, prometido), youtube y twitter y que me ayuda un porrón que compartáis por aquí y por allá estos requeboletines.

Y las gracias. Las gracias, gracias, gracias. Danke schön. A quien me lee, me comparte, me hace consultas, me escribe por privado, por telepatía, se apunta a mis talleres, me hace cosquillas virtuales y toooooda la demás mandanga.

Emilio

Imagen de Ryan McGuire en Pixabay

 


Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cuando envías un comentario estás aceptando la política de privacidad de Mochila Astrológica.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

2 ideas sobre “Boletín Astrológico: del 15 al 21 de marzo del 2021

  • Lindab

    Emilio hola! Me encanta tu estilo. Narras las cosas súper entendibles. Y si, peste cierre de piscis fue muy pero de mucha disolución y cierres. Te abrazo desde México 🇲🇽