Después de los delirios de Mercurio en Piscis, Mercurio en Aries tiene prisa y se pone a la acción.

Boletín Astrológico: del 29 de marzo al 4 de abril del 2021


Justo estoy redactando esto bajo los efectos de la Luna Llena en Libra (plenilunio, plenilunio) a puntito de perfeccionarse, esto es, a puntito de hacerse exacta en el grado 8 y se me antojó sacar a la luz un asunto de la semana pasada.

Al parecer se montó un poco de revuelo en uno de los grupos donde comparto los boletines. Todo vino a raíz de mis preparades y otras adjetivaciones con la e presente y no me habría enterado de no haber sido por la cariñosa participación y los mensajes de una de las administradoras del grupo.

Esto ya es buenísima señal (el no enterarme, porque son tantos los mensajes y consultas que recibo que no me permite andar pendiente de cada comentario que se genera; y también el saber que por ahí hay gente que sí aprecia mi trabajo y mi forma de de leer las estrellas).

La movida es que varios días después por fin saqué ganas y tiempo para asomarme al hilo que se había abierto y me encontré con un montón de disparates y bastante inquina descarriada. Una tipa se llevaba las manos a la cabeza por mi uso del lenguaje y en otro comentario hasta se leía: Pues habrá que ver cómo habla el inglés y el alemán, por citar un poquito de esta ponzoña gratuita.

Ni me molesté en responder —de nuevo gracias a las administradoras que no tardaron en equilibrar fuerzas (alguien citaba por ahí que se notaba esa cuadratura entre Marte y Mercurio)— pero como, a fin de cuentas, la Astrología que transmito conlleva mi panfletismo y subjetividad, quisiera aprovechar para remarcar por aquí un par de nociones básicas e imperdibles para cualquiera que se acerque a esta Mochila Cósmica. Si no, que se pase a otra web.

Y esto es: esas e de preparades, de astrólogues, de amigues, de niñes y chiques y todas las otras e que voy intentando soltar en la medida que el texto me lo permite no obedecen en absoluto a un capricho mío estilístico sino a un intento de moldear el lenguaje de una manera más inclusiva donde mujeres, hombres y lo que quede de por medio, por los lados o a mil kilómetros luz también aparezca contemplado.

El invento, por supuesto, no es mío: la o la se lleva utilizando desde hace ya bastantes años en contextos activistas, feministas, queer y antipatriarcales (por citar algunos) y resulta un debate bastante interesante e importante en círculos lingüistas. Es más, el pasado viernes me tocó asistir —cosas de mi otro trabajo— a un seminario de ocho horas sobre la inclusión del lenguaje en alemán y en inglés (a quienes lo habléis lo mismo os suena el uso del pronombre they en inglés o el cansino y obligado asterisco * para el alemán). Así que os podéis hacer una idea.

Total, que sí, que ya sé que la palabra preparades no existe, igual que otro montón de delirios que suelto en cada boletín —pero, al mismo tiempo, qué crucial me parece que tomemos un poco de más de conciencia y responsabilidad en el uso del lenguaje, por no añadir que juguetear con él es de los placeres más bellos que tenemos y que si no… ¿quién narices escribiría poesía o esos cuentos que parece que casi explotan entre los dedos?

Así que hasta aquí puedo leer. Lo mismo otro día me da por hablar de una Astrología Sostenible o de un Astrología Pacífica, ya que también pertenecen a mi discurso De nuevo, repito: para Astrología, colores. Pero si no estás preparade para estos asuntos, vete a leer las estrellas a otro lugar.

Y ahora… el boletín.

Nuestro boletín semanal llega muy tranquilito, lo mismo bajo los efectos del plenilunio, plenilunio —ese, sí, el que no va a cambiarte la vida— y también de la conjunción del Sol y Venus —sí, sí, ese Venus Star Point que tampoco va a cambiarte la vida.

Además, trae un par de confusiones de la mano de Mercurio y su cambio de signo, lo que cual nos va a aligerar un par de asuntos y nos va a poner las pilas para este abril que estrenamos.

Así, el lunes 29 tenemos un aspectito con el que yo me andaría con cuidado. Me refiero a la conjunción entre Mercurio y Neptuno en el grado 21 de Piscis. Como sabéis, Mercurio en Piscis no anda muy católico —esto que los antiguos dirían que está en destierro y en caída—: o sea, se despista, se confunde y le cuesta un poquito concretar, porque mejor vivir en el mundo de las ilusiones y visiones que en la realidad de pagar el alquiler, limpiarse los dientes o archivar las facturas ya pagadas.

Y no pasa nada: Mercurio cada año transita a los pececitos y yo nací con esta configuración y —aparte de perder muchos pasaportes, libros y aviones— sigo vivito y coleando. O sea, que puede ser un mes donde contemos con un poquito de más descontrol en la comunicación o se nos atonte la mente.

Pero… Pero… Pero… El lunes este Mercurio se junta —o se funde, por decirlo mejor— con Neptuno, planeta del engaño, la fascinación, la mística, la desilusión y los poderes psíquicos. Esto implica que durante los próximos días podemos andar un tanto menos prácticos pero quizá más conectados y conectadas (y por supuesto conectades) con otras realidades. La conjunción es óptima para meditar, para soñar, para pintar, para ver pelis, para bailar, para fumarse unos porros o irse de ayahuasca, para un buen chute de heroína, para hablar con fantasmas, para contactar con las musas y los musos, para deprimirse, para ahogarse, para sacar fuera la nostalgia del mundo perdido y todas esas cositas neptunianas.

Repito, el grado es el 21 y el aspecto domina toda la semana.

Luego entre el martes 30 y el miércoles 31 tendremos un aspecto que ya mencioné la semana pasada con esto del Venus Star Point. Tendremos, primero, un sextil entre Venus en Aries y Saturno en Acuario y luego un sextil entre el Sol en Aries y Saturno en Acuario.

Esto sería un ejemplo de cómo no conviene generalizar con las regencias. Os lo explico: podemos pensar que por ser un sextil el aspecto otorga armonía, beneficia, conlleva seguridad, compromiso y todas esas cosas que se consigue con responsabilidad, el acatamiento de normas y el paso del tiempo. De acuerdo. Sí. Pero es que resulta que Saturno, por asuntos de regencias, mira con muy malos ojos tanto a Venus como al Solete, es más, los mira con tanta malas purgas que tanta seriedad se transforma en tristeza, en sentimientos de cohibición y te acabas enrollando con un viejo o una vieja cortarollos y eso que te creías que la diferencia de edad era un plus.

Conclusiones: posibles desengaños, dolor amoroso, un polvo rápido con malas conclusiones, personas casadas, romanticismo criticado.

¿Qué más? El viernes 2 y de abril Mercurio en Piscis le dibuja un sextil a Plutón en Capricornio. Como aquí las regencias no se dañan, pues el sextil sí es más lindo y provechoso.

Finalmente, el domingo 4 tendremos un cambio planetario —a positivo, o a peregrino, por llamarlo de alguna manera— y es que Mercurio saldrá de Piscis e ingresará en Aries. Este Mercurio lo tienen un montón de amigos y amigas berlineses que acuden a mi ayuda con sus formas bruscas, su arrojo y decisiones rápidas cuando a mí me azota la nube negra. Vamos, que es un Mercurio que después de este atontamiento pisciano nos permitirá salir de la modorra y empezar a actuar, a atacar, a emprender. Maravilla sobre todo porque Marte sigue en Géminis y habrá una recepción mutua que hace que los planetas funcionen chachi pirulis.

Mercurio andará por Aries hasta el 19 de abril y como siempre serán los carneritos y carneritas los que más se beneficien de este tránsito rápido: nativos, nativas y natives de Aries andarán más parlanchines, comerciantes, locuaces, ingeniosos, ingeniosas e ingenioses y con una gran dosis de inquietud, movimiento e intercambio. Cosas de Mercurio. Aprovechadlo, mirad qué casa os transita, qué planetas os toca y de rebote buscad también por dónde anda Marte por esto que os hablé del buenrollismo entre ambos planetas.

***

El resto, lo de siempre, que ando por facebook, instagram , youtube y twitter y que me ayuda un porrón que compartáis por aquí y por allá estos requeboletines.

Y las gracias. Las gracias, gracias, gracias. Danke schön. A quien me lee, me comparte, me hace consultas, me escribe por privado, por telepatía, se apunta a mis talleres, me hace cosquillas virtuales y toooooda la demás mandanga.

Preparades, preparades, preparades, preparades.

Imagen de teetasse en Pixabay

 

 

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cuando envías un comentario estás aceptando la política de privacidad de Mochila Astrológica.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.