Boletín Astrológico: del 22 al 28 de marzo del 2021


Querides, querides, chicos, chicas, chiques y todo lo que se queda por en medio: ¿qué os parece que ya hayamos estrenado año astrológico? Mola, ¿verdad?

Colgué algo por ahí por Instagram, pero acá va otra vez la cartita del ingreso en Aries —una especie de 1 de enero o Año Nuevo Cósmico.

 

El ingreso de Aries o la primavera trompetera ya llegó.

El ingreso de Aries o la primavera trompetera ya llegó.

 

En este caso está levantada para Berlín pero la podéis levantar para donde os salga de las entrañas o cualquier orificio.

De una otra manera, es importante que entendáis que el Sol ya exaltado en Aries va a encargarse de activar la zona de vuestra carta ocupada por Aries —no sólo de activarla, sino de darle brillo, carisma, ganas de mandar, esto y lo otro. Y no lo hará solo: luego llegarán los planetas personales, Venus y Mercurio, y encima tendremos las lunaciones (de hecho, esta semana ya tenemos un plenilunio, plenilunio bien interesante).

¿Y aparte, qué más para esta semana? Pues no os creáis que hay mucho más: la Luna andará un ratito por Leo y es verdad que hace lindos y bienvenidos aspectos al Sol y a Venus, así que pasión, egos hinflados y ganitas de caña y romance y de aventura. Una semana activa que, quizá con la influencia de la Luna Llena en Libra (plenilunio, plenilunio) saque afuera temas de pareja y asociaciones.

Empecemos: Nos va a tocar saltar al la noche del martes 23 al miércoles 24 con ese aspecto lunar que tanto mambo y pasión promete, pero también —y quizá sobre todo— porque un poquito más tarde se dará la cuadratura entre Mercurio y Marte, de Piscis a Géminis.

Es una tensión importante, en el grado 11 de estos signos mutables, que puede traducirse en dudas, enfrentamientos de la gente joven, peleíllas por ideas (Mercurio, Mercurio) y también accidentes que afectan el movimiento, el transporte, los desplazamientos u objetos electrónicos que fallan. No corráis, por fi. No os compréis un teléfono nuevo en esta semana. Ni la bicicleta. Ni el patinete eléctrico. Y procurad que las palabras no hieran ni os hieran.

Luego la Luna ingresará a Virgo, regida por Mercurio, y activará esta mutabilidad durante toda la semana, esto quiere decir que el aspecto está fuerte por los siete días, querides.

Tenemos también cosas bonitas. Y tanto. El viernes 26 se produce la conjunción entre Venus, el planeta del amor, y el Solete, orgulloso y dirigente, ambos en Aries. Esto es una conjunción muy linda —esto que os digo de que a nadie le amarga un Venus— a pesar de que los planetas tienen distintas dignidades cósmicas, esto es, Venus anda menos fuerte pero el Sol, sí, produciendo lo que los antiguos llamaban el rescate o el sacar del pozo.

Lo que me interesa que penséis es que tenemos a dos puntos importantes del cielo y de naturaleza benévola —ya que el Sol, siempre que no abrase, nos habla de justicia, honor, orgullo lindo, protección, reconocimiento; y Venus ya sabemos que son las curvas y las caricias. Que se junten ambos arquetipos pues puede traducirse en una suerte de amor de película, romance, boda, casamiento con el jefa o la jefa, unas vacaciones en un lugar soleado y lujoso o el premio por una obra artística o plástica. Esto por poner un par de posibles lecturas.

Luego está toda esta movida de la Arielle Guttman que a finales de los cuarenta desarrolló el concepto del Venus Star Point y que de hecho también está muy de moda (como cuando la conjunción de Júpiter y Saturno en Acuario del diciembre pasado o los Mercurio retro, que hasta los cajeros del Lidl o la chica de la floristería los menciona).

Esto del Venus Star Point se basa en las órbitas de Venus alrededor de la Sol y en la estrella —bellísima, todo hay que decirlo— que dibuja en ese periplo que dura ocho años. Que el Star Point te da el amor y la gloria y que cada punta de la estrella es una puerta a la bondad cósmica y a la conciencia y todas estas mandangas… pues yo, ¿qué os voy a decir? Yo no lo sé…

Pero es verdad que cada maestro tiene su librillo y yo no soy quién para criticar otras artes adivinatorias (no sé si astrológicas). También os puedo decir que hace un par de años hice unas cartitas a dos Aries que cumplían por la fecha en que se daba uno de estos eventos (en el 2017) y ese año les predije que encontrarían pareja y ahí siguen, tan felices. Lo que pasa que eran otros factores importantes los que se acumulaban: ellos ya tenían el Sol y Venus en Aries y cumplían el año con los planetas repitiendo configuración y otras cosas más. Había una casa VII fuerte. Y una casa X fuerte. La pareja. Y lo que sale a la luz y se vuelve público.

Conclusiones: la estrellita es muy bonita y lo mismo el Venus Star Point tiene su lado chachi (a nadie le amarga un Venus, recordadlo). Pero recordad también que, lo mismo que cualquier novilunio o plenilunio) necesita de otros refuerzos para cambiaros la vida. Ea.

A ver si me animo y os escribo un artículo al respecto. Quedaos con la copla de que Venus y el Solete se juntan casi en el grado 6 de Aries. Yeah.

Nos despediremos de la semana con el plenilunio, plenilunio de domingo 28: esto es, la Luna Llena que se opone desde Libra y en el grado 8: que si buscar el equilibrio entre el ego y el compartir, entre el individualismo y la necesidad de ceder al otro, que si quién aporta más en la relación y quién menos, que si quién tira más o menos del carro… y así de oca en oca la historia de cualquier asociación o compromiso.

Como es Luna Llena pues lo normal es que remueva las emociones y que tienda a sacar a la luz estos asuntos; de nuevo, en función de vuestra carta, las casas que ocupe y los planetas que aspecte.

Además es interesante porque Venus también andará en la lunación involucrada, algo débil, pero recibiendo a la Luna y rescatada por el Sol O sea, me parece una lunación bonita, quizá un poco egocéntrica, un poco alterada al principio (me imaginé de pronto a los padres discutiendo porque la niña adolescente quiere irse de fiesta y se monta un poco de lío en la casa, que luego se soluciona).

Sobre todo se pone orden porque Saturno andará también por ahí cerca en Acuario y actúa de manera ambigua, apoyando a la Luna y cortándole el rollo a los planetas en fuego: pidiendo justicia, orden y una solución más equitativa y racional.

Ya me contaréis.

Finalmente quiero terminar con una opinión que me dejó el otro día una antigua alumna de los talleres —una alumna que ya aprendido un montón y está hecha una super astróloga ya hasta de la rama eleccional y me llena de orgullo que aprendiese conmigo.

Esto me dice:

«Cuánto tiempo hacía que quería yo escribir una reseñita a mi queride Mochila Astrológica. Por fin tengo la oportunidad de decir que he asistido a un par de talleres que Emilio ha preparado con mucho esmero y que han sido muy pero que muy provechosos. Nos hemos divertido mucho, pero sobre todo hemos aprendido un montón a base de buenos apuntes, explicaciones sencillas y buen humor. Si tenéis ganas de probar una manera diferente y original de adentraros en el mundo astrológico, no dudéis en apuntaros a un tallercito o pedir una consulta personalizada a Emilio que seguro quedareis contentas, contentos y contentes 😉«. 

***

El resto, lo de siempre, que ando por facebook, instagram , youtube y twitter y que me ayuda un porrón que compartáis por aquí y por allá estos requeboletines.

Y las gracias. Las gracias, gracias, gracias. Danke schön. A quien me lee, me comparte, me hace consultas, me escribe por privado, por telepatía, se apunta a mis talleres, me hace cosquillas virtuales y toooooda la demás mandanga.

Imagen de Tú Anh en Pixabay

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cuando envías un comentario estás aceptando la política de privacidad de Mochila Astrológica.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.