Boletín Astrológico: del 11 al 17 de enero del 2021


Hace un par de semanitas os mencionaba el método Pomodoro —para concentrarnos, ser eficientes y no andarnos por las ramas. Pues bien, hoy tiro de nuevo del cronómetro de veinticinco minutos. Posiblemente tenga que activarlo varias veces pero si me ahorra despistes, ¡bienvenido sea!

Y es que he estrenado el año gregoriano con muchito trabajo, consultas, planes, talleres. Normalmente os doy las gracias al final de los boletines, pero en esta ocasión os voy a dar las gracias al principio y al final. Aquí van las primeras: Gracias, gracias, gracias, sois campeones, al pie del cañón y animándome a seguir creando material y profundizando en esto de los astros. Danke, danke schön.

Es verdad que el año gregoriano se inició con cierto movimiento por estos cambios planetarios mencionados en el Boletín pasado. Y que todavía nos queda una lunación bastante difícil por estrenar.

Sé que me repito pero os recuerdo que para que el año astrológico faltan aún tres meses con sus tres Lunas —hasta el inicio de la primavera / otoño y el ingreso del Sol en Aries; siendo la primera lunación, la de esta semana, la más complicada. Esto es algo así como decir que quedan un par de meses jodidillos, siendo el peor el que va desde la lunación de enero a la de febrero. Luego el año remonta y para el siguiente estreno de estación andaremos mucho más felices y movibles. Así que aguantad el tirón .

¿Qué pasa esta semana? Pues que tenemos el novilunio, novilunio; aspectos mercuriales positivos; otros menos positivos; y varias tensiones de la mano de Marte y de Urano que, por cierto despierta. O sea, más de lo mismo: una semana muy revolucionaria que agitará las energías e impregnará las siguientes cuatro semanas.

¿Preparadas? Lo hacemos el mismo lunes 11 con una ma-ra-vi-llo-sa conjunción entre Mercurio y Júpiter en el grado 5 de Acuario. Es una pena que el aspecto no venga solo —Mercurio viene de cuadrar a Marte y está por tensar a Urano. O sea, que nos da una de cal y otra de arena.

De entrada la conjunción beneficia a los acuarianos pero también a los otros signos de aire como Géminis y Libra; e incluso a los que tengan planetas personales en el grado 5 de Aries y Sagi. ¿Y para qué? Pues Mercurio son los viajes, los desplazamientos, los textos, la mente, las transacciones y Júpiter son los viajes, el dinerito, la justicia, los estudios superiores, los maestres y los lugares de culto. Aquí cada uno y una que se aplique el parche por si quiere estudiar, aplicar para una beca, solicitar una ayuda o un préstamo, hablar con su gurú, su jefe o su profe, darse un paseo por el monte o un paseo místico por la costa. Júpiter son los niños y Mercurio la gente joven. De entrada un aspecto que favorece buen rollo con los críos y los adolescentes, clases donde el profe y les alumnes se llevan a las mil maravillas.

En fin. Mega cuco. Para sentirse joven. Para abrir la mente como un paracaídas —y si os apetece pues las piernas o el culo, pero siempre de manera intelectual.

Claro, no viene solo el aspecto y ya le gustaría a Mercurio relajarse.Y es que apenas un día después —y tras haber cuadrado a Marte—, el martes 12, le dibuja una cuadratura a Urano en Tauro. Recordad que Mercurio es la mente, los jóvenes y el transporte; Urano la tecnología, las redes, la aeronáutica y la izquierda y derecha extrema.

En fin, que los nervios podrían andar un poquito crispados. En Indonesia se estrelló un avión y yo en el Boletín mensual había mencionado los problemas de la aeronáutica. El accidente se ha producido a dos o tres días de que el aspecto sea exacto pero es verdad que, con los orbes de los planetas, y la cuadratura previa de Marte pues sí podía esperarse, cuanto menos, algún percance en los transportes o en las redes. Debates polémicos. La mentes un poquito obsesiva e irascible.

Y ojo que no digo esto porque quiera dármelas de mega astrólogo: yo no hago AstroMundial, apenas leo política y sólo oigo las noticias en la radio en las mañanas. Como decía este sábado durante mis consultas: «No es que tengamos una varita mágica pero sí podemos apuntar fechas y la cualidad de los eventos. Luego se podrán manifestar de tal o cual manera, pero incorporarán la energía de los planetas implicados».

Así que precaución con los desplazamientos, con los aparatos electrónicos, apagar un ratito las redes, no os metáis en debates polémicos, si la gente anda de mala hostia vosotros y vosotras como si nada. Usad a Acuario para enfriar el asunto, cual nieve madrileña, pero no para ver quién es más cabezón. Que Acuario, cuando se le planta entre ceja y ceja, telita.

El miércoles 13 es la Luna Nueva, o novilunio, novilunio. Es una Luna Nueva tensita —de ahí que os diga que no está de más unas técnicas de meditación durante las próximas semanas; eso o trabajar duro, irse a arar el campo, a un campo de voluntarios, a repartir comida en un comedor social, a cargar sacos cual mulo o a esculpir piedra, el cuerpo o pegarse un zapateado flamenco.

¿Que por qué? Pues muy fácil. Luna y Sol se unen en el grado 23 de Capricornio y muy cerquita de Plutón, lo cual no es moco de pavo, pero los Capris ya saben mucho de Plutón y de este gradito. Este gradito lleva dando guerra todo el año. Con las mismas, animo a los que tengáis cositas personales en este grado y en signo cardinal que echéis un vistazo o cómo se mueven las próximas semanas a nivel personal, de salud y familiar.

Claro que esa es una predicción fácil y para los cardinales: Aries, Cáncer, Libra y Capri.

Pero las lunaciones se trabajan de manera más profunda, querides: esto es, necesitamos mirar al regente y ver cómo anda. ¿El regente de Capri? Saturno. ¿En qué signo? Acuario. ¿En qué estado cósmico? Bueno, porque está domiciliado —todas estas son típicas preguntas de mis talleres avanzados. ¿Y qué aspectos recibe ese Saturno? Pues justo una cuadratura de Marte en Tauro. ¿Y Marte en Tauro cómo está? Pues cósmicamente hecho una mierda. Conclusión: los dos maléficos en tensión implican dificultades.

Que sí, que ambos juntos pueden dar voluntad, cabezonería, firmeza —son signos fijos—, capacidad de trabajo y producción, aguante, autocontrol… Me parece bien. Pero también implican dificultades.

Y son las que van a impregnar las cuatro próximas semanas hasta el siguiente novilunio, novilunio.

El miércoles 13 además hay un trígono entre Venus y Urano, de Capri a Tauro. Es un aspecto armonioso, menos mal, y que suaviza la revolución solar de los Capris que cumplan por la fecha. Amores cibernéticos. Gustos modernos. Gustos diferentes. Ganitas de probar: y si antes iba a clases de salsa, ahora me apunto a las de swing.

Pasamos al jueves 14 y en ese día Urano despierta. Recordad, por fa, que los planetas transpersonales —Urano, Neptuno y Plutón— se la pasan retros la mitad del año y que no se merecen tanta fiesta. Ni directos ni retros: alguna y alguno me podrá objetar que empieza a notar cambios en su carta con el planeta en movimiento. Puede ser, pero en cualquier caso, despertar significa que el planeta empieza a dirigirse hacia adelante. Tardará un par de semanas en alcanzar su velocidad habitual. Así que no me emocionaría demasiado. Despierta en el grado 6 de Tauro donde ha estado concentrando bastante energía.

Además, ese jueves a la noche se perfecciona la conjunción del Sol y Plutón ya en el grado 24. Vale todo lo mencionado en el párrafo del novilunio con respecto a los signos cardinales.

Nos despediremos de la semana el domingo 17 con la cuadratura entre Júpiter y Urano, de Acuario a Tauro. Es cierto que, al estar Urano directo, sus efectos son más abiertos, más expuestos o puede que manejables. Siempre, o casi siempre, preferimos un planeta directo a retrógrado.

Recordad que Júpiter es el dinero y a Tauro muchos lo conectan con el capital —de hecho, Karl Marx era mega taurino— así que cabría esperar un ajetreo en los bancos, la bolsa, los bitcoins y toda la madre que les trajo. Como Júpiter son también los altos cargos y los obispos y los curas —iba a decir los pederastas pero me contuve y sólo lo incluí entre guiones— pues podría ser que el Papa o algún cardenal o alguna noticia de la iglesia se hiciera pública. Cuando aprendía Astrocábala mi maestra decía que la iglesia tenía algo de Tauro por los latifundios y esas huertas detrás de las iglesias y esas artesanías de las monjas y ese acumular de ganancias.

***

El resto, lo de siempre. Que me sigáis por las redes: facebooktwitter, instagram y youtube.

Pero también un par de novedades. Una, el vídeo de Youtube con un desglose del mes al completo. Enlace aquí.

Y otro el tallercito mágico del próximo 23 de enero para conectarnos con las magias y torbellinos del siguiente mes, esto es, febrero, que viene, loco, loco, loco y un poquito talismánico.

El cartel tan chulo para que lo compartáis.

 

Y la info de los eventos. Ya tenemos a les primeres talleristes anotades. Recordad que las plazas se acaban y luego no me protestéis. No hace falta, ya lo he dicho, saber mucho de astros. No es un taller para aprender Astrología sino para que os montéis vuestra propia agenda del mes siguiente.

Evidentemente, se recomienda que asistáis con vuestra carta delante para luego bajar lo de arriba abajo. Y, evidentemente, acabaréis aprendiendo un poquito más de astros porque soy un mega teacher y nos divertimos tela y siempre se montan unos grupitos super guasones y mega chachi pirulísticos.

Este es el enlace del evento en FB con los detalles.

https://www.facebook.com/events/131109095492707?active_tab=about

Y este en Instagram (no sé por qué a veces no me deja colgar en enlace).

El resto, info e inscripciones, pues por privado o a info@mochilastrologica.com.

Y ya está.

Un mega gustazo. Muy feliz semana. Muy feliz novilunio, novilunio.

Y esas gracias de nuevo, por segunda vez. Gracias, gracias, gracias.

Emilio

Imagen de Uwe Driesel en Pixabay

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cuando envías un comentario estás aceptando la política de privacidad de Mochila Astrológica.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.