Heridas emocionales con el cuarto menguante en Escorpio

Boletín Astrológico: del 1 al 7 de febrero del 2021


Listo, ya estrenamos de manera oficial ese febrero mágico —que tanto juego nos dio en el  taller de hace una semana. Mágico por un par de aspectos hermosos y no por ello sin sus desafíos ni controversias.

Un mes, en cualquier caso, mega interesante y siempre más benevolente que este enero que apenas despedimos: eso sí, tened en cuenta que los meses astrológicos no se cuentan de acuerdo al calendario gregoriano sino a las lunas, eso es, nos toca esperar al novilunio, novilunio, para que el suspiro de alivio realmente se asiente en nuestros cuerpos.

Y ahora sí, pasemos al análisis. La semana no viene con mega cambios brutales —más allá, y de hecho, muy importante, del ingreso de Venus que andará tumultuosa y será crucial para este febrero. También conviene destacar el cuarto menguante —de nuevo os recuerdo que la Luna es activadora de eventos y que puede darnos todavía algunos quebraderos de cabeza debido a las tensiones fijas del ambiente.

¿Preparades? En caso afirmativo, os invito a acompañarme hasta el lunes 1, estreno del mes, estreno de la semana y la cuadratura —fijaos que es que toda la semana, todo el mes, todas estas fechas van de lo mismo, de tensión fija— entre el Sol en Acuario y Marte en Tauro en el grado 12.

No es nada nuevo bajo el Sol de la Toscana porque la tensión ya andaba muy activa durante el plenilunio, plenilunio pero acá de nuevo posibles manifestaciones: bloqueos, portazos, violencia o competitividad mal canalizada, problemitas con los jefes o figuras de autoridad, arritmias, dolor del pecho, egocentrismo dolorido, arranques de energías y genio acompañados de cansancio o apatía absoluta.

(Y de nuevo, lo de siempre: que cada carta es un mundo y que nadie se lleve las manos a la cabeza por esta tensión. Comparadla con vuestra carta, ¡cotejadla con lo que pasa a los que tenéis a vuestro alrededor!).

Además, el lunes se produce el ingreso de Venus en Acuario: anotaoslo, mis querides, porque este Venus es muy, muy, muy importante para las magias y ritualísticas del mes. Y para toda la eclosión acuariana que se nos echa encima.

Aparte, ¿qué deciros? Pues que, como benéfico menor, allá por donde pasa Venus tiende a suavizar, darnos amorcito, placer, ganas de sociabilizar o conector con nuestros hobbies y gustos. Y que, evidentemente, los más beneficiados pues serán los Aguadores y en menor medida Libra y Géminis, aunque sobre todo Libra, que siempre sintoniza muy bien por regencias con este planeta.

Qué curioso que ayer, ordenando papeles y libros (Mercurio retrógrado presente), me dio por repasar uno de Liz Greene llamado «Urano en la carta natal: el arte de robar el fuego«. Hacía mucho que no leía Astrología Psicológica —las técnicas de predicción, las consultas, los talleres, las prácticas de horaria… me requieren tanto tiempo que el resto de huecos no quiero invertirlos en esoterismos junguianos, pero es verdad que nuestra Liz tiene textos relindos y fáciles de seguir, en plan conferencias y diálogos con los presentes.

Y hay un momento en uno de los capítulos donde habla de Venus en Acuario y hace unas reflexiones muy chulas, pues nos alienta a seguir considerando las características de  Saturno como antiguo regente del signo  —la nueva Astrología le adjudica a Urano— así como su modalidad fija.

Esto es algo que acostumbro a repetir mucho en los talleres: existe toda esta idea de Acuario moderno, eléctrico, alejado del compromiso y viva la Pepa; pero, de nuevo, Acuario es signo fijo y lo fijo implica fidelidad y constancia en el tiempo (Saturno, Saturno, y más Saturno).

Vale que a nivel emocional el signo puede atascarse con su sobreanálisis y darle vueltas al tarro, pero no por ello deja de embarcarse en relaciones y proyectos a largo plazo y no bajarse del carro ni a la de tres. Esto es, fiable, leal, cabezote e intransigente. O sea: modalidad FIJA.

En fin. Hasta el 25 de febrero.

A partir del miércoles 3, con la Luna en Escorpio, la energía todavía se tensa más: es cierto que vamos camino del novilunio, que la cuadratura es menguante, que el conflicto debe cesar, apagarse, está por morir, pero todavía le quedan unos coletazos que dar.

Podremos verlo manifestarse a lo largo de la semana sobre todo porque el jueves 4 tendremos ese cuarto menguante: esto es, Luna en Escorpio —regulera—, Sol en Acuario —tampoco es el mejor domicilio cósmico— y Marte en Tauro —otra posición nada halagüeña. Este combo anda, nada más y nada menos, por el grado 16 de signos fijos. Y de verdad que tiene una cantidad de violencia acumulada y con ganas de camorra, sobre todo a nivel hogar, que te cagas. Discusiones parejiles. Golpes. Empujones. Gente herida —al menos, emocionalmente, por la Luna en caída.

Nos despediremos de la semana con dos aspectos bien seguiditos de Venus y todos entre el sábado 6 y el domingo 7. Venus que se unirá a Saturno en el grado 5 de Acuario, lo cual la puede inhibir un poquito, ponerla seriota, disfrutona de la soledad y de cierto estudio y frialdad, viva la Acrópolis y el mármol y la armonía de los códigos binarios.

Por otro lado, luego la misma Venus se cuadra a Urano en Tauro, a sólo un gradito después con lo cual podremos añadir una dosis de caprichoseo y de inestabilidad a las relaciones: el dilema entre el autocontrol y el hacer lo que nos sale de las narices que a veces conduce a sentirse encerrado o encerrada, propio de las tensiones entre Saturno y Urano.

***

Y eso fue todo, querides. Todo. De momento.

El resto, lo de siempre. Que me sigáis por las redes: facebooktwitter, instagram y youtube —y con suerte me animo a publicar otro vídeo para el mes.

Y las gracias. Las gracias, gracias, gracias. Danke schön. A quien me lee, me comparte, me hace consultas, me escribe por privado, por telepatía, se apunta a mis talleres, me hace cosquillas virtuales y toooooda la demás mandanga.

Emilio

Imagen de Andrew Martin en Pixabay


Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cuando envías un comentario estás aceptando la política de privacidad de Mochila Astrológica.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Una idea sobre “Boletín Astrológico: del 1 al 7 de febrero del 2021

  • eugenio

    Esto es un rollo. Me explico: entre que tengo a venus en casa VI (grado 7) en conjunción con el descendente y mercurio en casa VII. Para mi cumple, 11 de febrero, con el stellium… todo, todo en oposición al ascendente en Leo. ¿Me quedo en casa o salgo a pasear para lucir el paso de Venus? ¿Evito a mi jefa para no «discutir» con ella? ¿Qué me aconsejas, estimado Emilio?
    Eso sí, lo único que he notado con tanto planeta es que mi intuición ha aumentado.