Boletín Astrológico: del 23 al 29 de marzo del 2020


Bajaron las temperaturas otra vez en Berlín pero los días se alargan y asolean. Siguiendo la costumbre  alemana, no tengo persianas ni cortinas y a las seis y media de la mañana entra una claridad en la casa que ya no hay quién duerma. Eso y que me acuesto temprano, que tengo un estilo de vida viejóven, que con este estado de emergencia las borracheras y las adicciones sólo pueden disfrutarse a solas y eso aburre.

Aún así, ayer me dio tiempo a salir y mucho. Después de improvisar el curso de Astrología en línea -una maravilla esto de la tecnología, preparaos que pienso dar muchos más-, me llamó la vecina para que la ayudase a recoger un mueble y subirlo hasta su casa. Después me di un largo paseo con un amiga y su crío. Daba gusto ver a esos pocos valientes por las calles, jugando al ping pong, las viejitas de la sastrería de la esquina sentadas con la boca tapada, de frente al sol, manteniendo los dos metros de distancia.

Lo digo porque dentro de poco la Merkel quizá decida ponernos bien firmes pero el sol no se lo lleva ni las ganas de vivir ni el aire fresco ni el sentido del humor. Pensad que Marte todavía no ha salido de Capricornio, tiene que hacer un par de aspectos jodidos -Marte inflama, hincha, acelera- y sus efectos se prolongan luego por unas semanas. Mi madre me contaba anoche en una videollamada: «Sánchez dice que llega ahora la ola más dura» y yo le respondí: «Mamá, eso lo llevan diciendo los astrólogos unas pocas de semanas«. Asumido esto, el resto es aguantar con la cabeza bien alta. Acabamos de entrar en temporada de Aries, que pelea como ninguno y eso juega a nuestro favor. Pero recordad también que las emociones se contagian, que Mercurio sigue en Piscis, que no todo lo que se cuenta es cierto y que conviene apagar el teléfono y las noticias a menudo, refugiarse en lo interno, lo artístico, lo místico -o en el vino, en las plegarías o las yerbas de colores- ; y que puestos a reflejar o fusionarnos -algo muy Piscis- que lo hagamos con emociones positivas o, cuanto menos, compasivas, esperanzadoras. No todo el mundo vive en un piso con terraza. Ni todos saben usar la cuenta de Instagram para colgar sus platos suculentos ni las gracias de sus perros ni sus talentos con la guitarra. Aquí en el barrio tenemos a varios sin techo; yo tengo mi favorito, un polaco de mofletes rojos y barriga gigante. Ayer durante el paseo vi que se había mudado de lugar y sentado en otros escalones donde rebotaba el sol. Las cosas para él no han cambiado tanto.

Y ahora sí, después de mi panfleto propagandístico, vamos con el análisis. Semana ariana, pensadlo. Con Luna Nueva, novilunio, novilunio: un novilunio fuerte, poderoso, a mí me mola; mucho más positivo que el de febrero, ni qué comparar.

Empezamos el lunes 23 con el sextil entre Venus y Neptuno, de Tauro a Piscis, sobre el grado 18 para que combinéis amor y poesía, arte y compasión, lo sensorial y lo etéreo. Igual que tenemos planetas dando guerra, otros se encuentran domiciliados y en buen estado cósmico. Sería el caso de este Venus taurino, disfrutón, plástico, amante de las plantas y de la buena comida y del mejor sofá. Para estos días de pereza impuesta. De hecho, dentro del zodiaco, Tauro es bastante autosuficiente y no necesita de aprobaciones externas. Claro, el lunes tenemos otro aspecto duro de Marte: su conjunción a Plutón, en el grado 24, siempre en Capricornio. Entendedlo: si Marte son las fiebres y adrenalinas, aquello que corre, y Plutón las muertes, pues podríamos inferir que la mortandad subirá en las próximas semanas.

Pero también podemos hacer lecturas del tipo de unas semanas de gran voluntad, de capacidad de transformación sanadora, de acciones responsables, planificadas, estrategas. La iniciativa y la voluntad -Marte exaltado– de cambio -Plutón- será un referente en los próximos días. La crisis como oportunidad. De hecho, las semanas que llegan son idóneas para arrancar proyectos aunque sea desde casa: lo digo porque este Marte colorea la Luna Nueva o novilunio novilunio.

Claro, la Luna Nueva nos sorprende el martes 24, regalándole el besito al Sol, ambos en Aries y en el grado 4. El resto es pura matemática: Aries = inicios, Luna Nueva = inicios, Marte en Capricornio con Plutón = me proyecto a la larga, no hay quién me detenga, me lo como todo con patatas fritas o… si lo de antes no me sirvió, lo transformo -Plutón- y lo materializo -Capricornio, signo de tierra. Me seguís, verdad?

De nuevo, buscad qué casa os ocupa Aries, si toca algún planeta. Buscad también qué anda por el grado 24 de Capricornio y lo mismo en el resto de signos cardinales: Aries, Cáncer, Libra.

Luego el sábado 28 tenemos un trígono muy lindo entre Venus en Tauro y Júpiter en Capricornio, ideal para el romance, monetizar lo artístico, regalar o regalarse placeres que nos conecten con el cuerpo, con la materialidad, con lo plástico. Tradicionalidad en las relaciones. Cautela y gozo. Responsabilidad. Placer en el trabajo, placer en la calma, placer en la naturaleza. Los que podáis salir estos días, intentad buscar jardines, plantas, flores… buscad vuestro propio vergel.

Venus andará muy activa esta semana, muy amorosa; os puede dar por cocinar, por decorar la casa, por hacer manualidades, por disfrutar de vuestros hijos y de lo doméstico pero también volveros caprichosos y sensuales, con ganas de gastar, de disfrutar un poco, de tocar y que os toquen.

De hecho, el domingo 29 le dibuja un trígono a Plutón en Capri y el deseo y las ganas de poseer puede hacer que nos pique un poco más entre las piernas y que necesitemos rascarnos o que nos rasquen.

El domingo, además, tenemos un cambio planetario relevante: Marte sale de Capricornio e ingresa en Acuario. Es un Marte peregrino, que dirían los antiguos, pues con el signo de Acuario no guarda tantas similitudes: sí es cierto que otorga indepenencia, voluntad, pero también estrés intelectual -recordad que Acuario es un signo de aire-; son originales, amigueros, progresistas y, en su peor vertiente, tercos, caprichosos e intolerantes.

Y hasta aquí todo bien, o muy bien: durante su tránsito activará la vida de los acuarianos que tendrán miles de proyectos y le saltarán chispitas y colores artificiales de las pestañas y aspectará por sextil a los arianos que seguro que se alegrán. El paseo durará hasta el 13 de mayo. Pero también es verdad que se juntará a Saturno en una semana y que cuadrará a Urano en Tauro semanas más adelante y entonces habrá que pegar unos gritos desde el balcón o chequear los correos electrónicos haciendo el pino y bailando la lambada para poder descargar tanta energía.

Ya lo detallaremos. Que no haya prisa.

***

Y eso es todo. Sabéis que podéis seguirme por las redes: esto es, por facebooktwitter, instagram y youtube. Y que siempre podéis encargarme un super coaching astrológico. Son tan geniales que sí que son contagiosos. Además, después de esta experiencia con el curso en línea del sábado me he decidido a dar un curso completo para los mochileros y mochilears que me leéis en todas partes del mundo. Será un curso básico para que aprendáis a interpretar vuestra carta, muy, muy, muy práctico como el que estoy dando en Berlín. Os completo la información en esta semana.

Os mando un megabrazo, os beso, os estrecho la mano, os planto una reverencia telepática en estos tiempos monárquicos, de solidaridad, de desmontar el sistema, de menos hidrocarburos pero demasiado papel higiénico,

Emilio P. Millán

 

(Foto. Imagen: www.pixabay.com)


Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cuando envías un comentario estás aceptando la política de privacidad de Mochila Astrológica.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

4 ideas sobre “Boletín Astrológico: del 23 al 29 de marzo del 2020