Boletín Astrológico: del 2 al 8 de marzo del 2020


Bueno, vamos a darnos prisa antes de que el sol se vaya en este cielo berlinés de lluvia gris. Tuve que apagar la radio porque entre el Corona Virus y los comentarios intelectualoides de las pelis presentadas a la Berlinale no había quién se concentrara.

La verdad que, puestos a a combinar estos temas, os recomiendo una peli muy china llamada The Farewell, donde una familia monta la farsa de una boda para reunirse y poder despedirse de la matriarca, atacada de un cáncer y totalmente ignorante de su enfermedad. Muy linda peli y una buena excusa para dialogar sobre los contrastes de oriente y occidente, el desarraigo y la perspectiva del emigrante.

Y como me encanta hacerme publicidad, a aquellos que andeispor Berlín os cuento que el jueves 5 tenemos otro evento literario con mis queridos Estepicursores. Gratuito. Entre amigos. Leyendo bellísimos cuentos. Pasaos que no mordemos, tenéis el evento aquí.

El sábado 7 además, arrancará el Taller de Astrología y Autoconocimiento que llevo preparando con mucho cariño durante todos estos meses. Sólo queda una plaza disponible. ¿Será que es la tuya? Enlace del evento acá.

Y ahora vamos con el análisis semanal. Vamos camino de la Luna Llena del siguiente lunes —plenilunio, plenilunio— con bastante dispersión en al ambiente. Pensad que Mercurio sigue retrógrado pero que, a pesar de sus trastadas, ha estado recibiendo muy buenos aspectos en su periplo para atrás: muchos y muchas me habéis compartido las trastadas del planeta así como la iniciativa que ha supuesto para adelantar y quitarse de en medio trabajo atrasado.

Bien, una de las noticias de esta semana será el regreso de Mercurio a Acuario -donde tiene menos despistes que con los pececitos- para que  pongamos al día nuestros aparatos electrónicos. El otro cambio planetario semanal será la delicia de Venus entrando en Tauro.

Empezamos el lunes 2 con el cuarto creciente, esto es, la Luna le planta una cuadratura al Sol desde Géminis a Piscis. En realidad, no suelo analizar los cuartos crecientes ni decrecientes —lo que os digo, la Luna se mueve tan rápido que no merece la pena analizarla tan al dedillo. Pero me interesa esta cuadratura porque Mercurio anda retrógrado, el cielo muy mutable y puede ser un inicio de semana despistado, aturullado, la nube negra y ¿por dónde empiezo? ¿Y por dónde acabo? En fin, la historia de mi vida… Gastad paciencia. Recordad que Piscis, a pesar de perderse mil veces, puede ingeniárselas para llegar finalmente a su destino. Abrazad el caos. Y respirad.

Luego, el martes 3 nuestro Venus en Aries le dibujará una cuadratura a Saturno en Capricornio —en el grado 28. Saturnito, Saturnito, no me toques lo huevitos y ¡qué poco te queda para entrar en Acuario! En cualquier caso, a este Venus le daña mucho Saturno así que posibles dramas amorosos, obligaciones, responsabilidades y gastos o cambios de look no especialmente acertados.

El miércoles 4 Mercurio sale de Piscis e ingresará en Acuario, siempre en marcha atrás. No es mala noticia si tenemos en cuenta que Acuario está mucho más despierto que Piscis y se deja guiar por una mente racional, creativa y desapegada —de manera que, ya que tenemos a Mercurio retrógrado, pues mejor tenerlo en un signo despabilado.

Por otro lado, si Piscis nos habla de memorias, emociones, lo espiritual e intangible, Acuario es un signo muy conectado con los amigos y la tecnología: esto implica que mientras retrograde por el arquetipo las trastadas mercuriales podrían centrarse con más ahínco en estos temas, es decir, ordenadores obsoletos, celulares alocados y amigos y no tan amigos que se equivocan o vienen a recordarnos o reprocharnos o proponernos algo.

Mercurio andará retrógrado hasta el 10 de marzo; y en Acuario hasta el 16.

Justo el mismo miércoles y recién inaugurado en el signo del Aguador, le dibujará un sextil armonioso a Venus en Aries —esa Venus dolida con la cuadratura de Saturno. Gracias a este sextil uno puede discutir y dialogar sobre los asuntos de pareja con menos tapujos, la cabeza más fría y descubrir nuevas perspectivas en el mundo de las relaciones… Pero no os emocionéis mucho, eh, que sólo es un sextil.

El viernes 6 tenemos el otro cambio astrológico. Nuestra Venus sale de Aries para entrar en Tauro y nos encanta Venus en Tauro. Nos encanta porque, como dirían los antiguos, está domiciliada, porque coquetea disfrutona, tiene los sentidos despiertos, huele, come, toca, saborea, acaricia…  y es que en el Zodiaco, queridos mochileros y mochileras, el erotismo y el placer tienen muchísima cabida y nada como una buena dosis de hedonismo venusino para el cuerpo.

Venus andará por Tauro casi un mes, hasta el 3 de abril, y viene a endulzarle la vida a esos toritos bravos. Los Capri y los Virgo también se beneficiarán de este tránsito con posibles regalos, invitaciones, eventos, ganas de sociabilizar y de ligotear. Si andáis por Berlín también podéis reservarme un masaje que, como buen hombre mutable nací despistado y multitalento, y así veréis qué manitas gasto. Este Venus en Tauro también vale para una tarde en el spa, una sesión en la peluquería, un tratamiento estético o una cena de tapitas, vino caro y queso.

Finalmente, el domingo 8 (y sólo un día antes de la Luna Llena en Virgo, plenilunio, plenilunio) tendremos dos aspectos muy interesantes. Por un lado, nuestro solete pisciano se unirá a Neptuno en el grado 18. Ay, ese solecito en Piscis unido a Neptuno que nota cómo las formas se desdibujan, el padre se aleja o casi desaparece, despiertan recuerdos, catarros antiguos, séptimos sentidos. Este aspecto viene a matizar el año de los que cumplan en estos días -pero tampoco será para tanto, que Neptuno se mueve muy despacio y apenas se ha movido con respecto al año pasado.

Interesante además es la conjunción de Venus a Urano, siempre en Tauro y sobre el grado 3. Libertad, caprichos, romances internautas, tindr, bumble, grindr, fuckyfucky y otras aplicaciones que arden, consoladores futuristas y puntos G electrificados. En fin, lo que pasa cuando se une un planeta amoroso con el de la novedad y los cortocircuitos. Así que cuidadito con lo que metéis u os metéis / os meten. De ahí nacerá una leyenda marciana.

En fin… ya el lunes tendremos nuestra Luna Llena o plenilunio, plenilunio. Pero eso para el próximo Boletín.

 

***

Que tengáis muy feliz semana. Nos vemos en el evento literario del jueves en La Escalera o, si no, el sábado en el Taller de Astrología. Sólo queda una plaza y es para  ti .

Podéis seguirme en otras redes, por facebooktwitter, instagram y youtube.  (todo esto ya os lo sabéis).

 

Ea, ea, se os quiere y manda un super abrazo telepático. 

Emilio P. Millán

 

(Foto de Sergei Tokmakov)

 

 


Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cuando envías un comentario estás aceptando la política de privacidad de Mochila Astrológica.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

6 ideas sobre “Boletín Astrológico: del 2 al 8 de marzo del 2020