Tiempos de Aries y mira cómo come el carnero.

Boletín Astrológico: del 30 de marzo al 5 de abril 2020


Nada, que el tiempo me come y no me da tiempo a contaros todo lo que quiero. Al menos, no de momento. Lo digo porque el especial de Saturno en Acuario ya se me fue de de las manos y me está quedando larguísimo; mil disculpas si llega con un pelín de demora.

No es tan grave. Saturno se quedará por el signo del Aguador hasta el 2023, pero es que es en esta semana cuando se le conjunta Marte: una unión, una configuración universal, como la denominan algunos astrólogos, que bien merece ser analizada. Es, resumiento, el aspecto de la semana -o el aspecto del mes o de la primavera. El as-pec-ta-zo.

Además, en la semana tendremos un dinámico cuarto creciente, un Venus que cambia de signo, un Mercurio requetedespistado y místico y la conjunción de Júpiter y Plutón en Capricornio -Ay, Júpiter, ay, Plutón, cuánto virus, cuánta pérdida de dinero, cuánto trapo sucio y cuánto emérito rey capricorniano cazando elefantes y robándonos los cuartos ante nuestras narices.

Pero bueno, pasémonos al análisis. Quizá antes de empezar, dos cositas: la primera es que el sábado acabamos nuestro Taller de Astrología y he de darle las gracias a esas super alumnas, unas máquinas, mentes rápidas,  captaban todo como un rayo acuariano. Lo pasaron -lo pasamos- tan bien que ahora ya decidieron montar un grupo de prácticas entre ellas; genial, ya que en la Astrología, como en un montón de artes, se aprende practicando.

Como muchos sabéis, por cuestiones víricas nos vimos condicionados a organizar los dos últimos encuentros del taller en línea -hasta entonces nos habíamos reunido en la Librería Espacio Cultural La Escalera. Y eso fue el disparador que me ha animado a organizar un siguiente taller virtual.

Sobre este próximo curso tenéis todos los detalles por Facebook; y para los que no estáis en esa red social siempre podéis mandarme un email para que os pase los detalles (precio, número de horas y número de alumnos; que son, en definitiva, los mismos que en el otro curso). El horario sí varía pues nos encontraremos los martes de 18:30 a 21:30 con idea de que pueda animarse gente del otro lado del charco.

Ya hay cuatro personas apuntadas. El máximo son siete -por trabajar con el armónico de Saturno- u ocho -si me apuráis, ya que me gusta que seamos un grupo reducido y profundizar bien en vuestras cartas. Os animo, por tanto, a reservar la plaza rápido, antes que se complete. Y si no, siempre podéis ayudarme a difundir el taller 😉

Este es el cartel, cosecha propia.

Y el enlace del evento: https://www.facebook.com/events/864442430685851/

Y ahora sí… Démosle duro.

Y tanto, si tenemos en cuenta que el primer aspecto de la semana es la infame conjunción entre Marte y Saturno, el martes 31; una conjunción que, si me apuráis, ya debemos estar sintiéndola. Marte acaba de ingresar en Acuario y se unirá a Saturno en el grado 0, casi el grado 1.

Se trata, por supuesto, de un aspecto que hace pupita; que, cuanto menos, genera estrés y es que tenemos a los dos planetas malotes de la Astrología Tradicional actuando al unísono. No voy a explayarme demasiado al respecto -para eso estoy preparando el especial de Saturno en Acuario.

Lo que sí os animo es a buscar qué planetitas tenéis por la zona: grado 0, grado 1 de Acuario -así como de los otros planetas fijos: Tauro, Leo y Escorpio. Y lo mismo si tenéis algo por el grado 29 de signos cardinales: Aries, Cáncer, Libra, Capricornio.

Por otro lado, esta Marte y Saturno os puede dar una voluntad de la hostia; la capacidad de cargar -Marte, Marte- piedras -Saturno, Saturno- por un largo periodo de tiempo -Acuario, signo fijo- hasta una estepa siberiana -Acuario, regente de Rusia.

Yo, de momento, me llené la cocina de notas y signos de exclamación y voy a intentar quitarme de mi mayor vicio que -junto con las drogas duras– es el café. Así que voluntad, esfuerzo, perseverancia, mucha pesadumbre, sufrimiento, resentimiento, hastío, ira bloqueada y mucho refunfuñeo.

Luego el miércoles 1 de abril tenemos el cuarto creciente con la Luna en Cáncer. La semana pasada os mencionaba que teníamos un novilunio muy, muy, muy emprendedor -y positivo, comparado con las últimas lunaciones. Aquellos que andéis planeando o iniciando proyectos, que sepáis que este cuarto creciente os permite reajustar eso que tenéis entre manos.

El viernes 3 ya hay cambios interesantes: Venus sale de Tauro -que a mí me ha sentado de maravilla- e ingresa en Géminis. Este Venus lo tienen muchos colegas a mi alrededor -no sé si es porque yo tengo a Sagi en el Ascendente– y es un Venus muy social, divertido, amante de las palabras, las lecturas, la conversación, un tanto nervioso, dual, inconstante y de  comunicación agradable y risueña. Es verdad que los Venus en Géminis o en Libra siempre me resultan de muy agradable compañía.

Por supuesto, lo de siempre: que al entrar Venus en Géminis pues se encargará de endulzar las vidas y relaciones de estos nativos. También la de los otros signos de aire, esto es, Libra y Acuario.

Aparte, muy importante, este Venus será protagonista de la primavera y del verano y es que retrogradará y retrogradará y nos hará cuestionarnos asuntitos amorosos, estéticos y de valoración.

Todo esto ya lo hablamos en un taller en Madrid muy lindo que dimos Bárbara y yo -allí desmenuzamos lo que venía a ser toda la agenda astrológica de este 2020 zigzagueante y con mucho planeta retro.

El viernes, además, mi querido Mercurio en Piscis -el mismo que yo tengo, el mismo que hace que me despiste y que meta patones en mis artículos, intercambie fechas y nombres- se conjuntará a Neptuno, por supuesto en Piscis, y en el grado 19. Este es el aspecto del engaño, del autoengaño, de lo oculto, de lo místico, de la comunicación -Mercurio- con otros espacios y realidades -Piscis, Neptuno.

Peligro de alergias, de inundaciones, de encharcamientos, de ahogos. De contagiarnos -ya no de virus- sino de las más altas o las más bajas emociones. Cuidado con lo que firmáis, con lo que compartís, con lo que decís y lo que os dicen. A los que seais muy piscianos, o muy neptunianos, o simplemente tengáis mucha agua en la carta, hacéos con buen chubasquero energético o alejaos de personas y noticias tóxicas. Mirando adentro y buscando vuestra tranquilidad os sentiréis muchísimo mejor.

El sábado 4, Venus en Géminis le dibuja un trígono a Saturno en Acuario. A mí, que me encanta leer y escribir, este trígono me parece de la hostia: otorga originalidad y concentración para leer, para escribir, para la creación mental y manual. Amores -Venus- serios -por el trígono a Saturno. Con mucha intelectualidad -Géminis y Acuario, signos de aire-, con mucho diálogo, contacto social, interés por las noticias, por lo nuevo.

Finalmente, el domingo 5 se conjuntará el glotón y, este año malogrado, Júpiter en Capricornio con el mafioso y alquímico Plutón. Casi en el grado 25. Deseos de poder descontrolados, avaricia, aires de grandeza; profundidad, capacidad de regeneración en lo laboral o monetario; un viaje interno o externo a las charcas y sumideros y del que salimos inmune.

Es verdad que este año Júpiter funciona a medio gas, por eso de estar en su signo de caída -tenéis aquí su especial-  pero qué cojones, algo bueno nos tiene que dejar. Si Plutón trasnforma, sana, regenera, si nos da voluntad, intuición y resistencia; con la ayuda de Júpiter podemos conseguir que los cambios sean mayores, más potentes y en las áreas que concierne a Capricornio: trabajo, profesión ambición, proyección social, sostén de los otros. Buen día para subirte a esa montaña y verlo todo desde arriba.

***

Aquí lo dejamos, ¿no? Yo con la promesa de quitarme del café… O de quitarme unos días. Entre tanto, lo de siempre: que mil gracias, mil abrazos, mil todo eso por vuestros likes, comentarios, tomatazos y piropos.

Esto también lo sabéis: que me encanta que me sigáis por las redes como por facebooktwitter, instagram y youtube. Y que siempre podéis encargarme un super coaching astrológico que me salen divinos.

Y que el próximo martes 7 y por cuatro semanas le daremos bien, bien duro -bien Marte, bien Saturno- pero siempre con su guasa -muy Venus, muy Júpiter- a la Astrología en mi próximo taller online.

Nos vemos. Muy feliz semana.

Emilio

 

 

 

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cuando envías un comentario estás aceptando la política de privacidad de Mochila Astrológica.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.