Un Boletín lindo, completo, plenilúnico.

Boletín Astrológico: del 3 al 9 de agosto 2020


Que sí, que estrenamos nueva semana, no puede ser de otra manera, y viene simpática, con su Luna Llena —plenilunio, plenilunio—, un Marte acechante en Aries que ya va cuadrando al combo capricorniano y dos cambios planetarios relevantes —el de Mercurio y el de Venus.

Vamos, una semana de las que mola redactar el Boletín por su variedad y donde parece que casi todos los signos viven sus desafíos, empujones y golpes de suerte.

De todas formas, obvia decir que, incluso cuando el cielo no marca aspectos relevantes —más allá de la Luna, recordad que la Luna no para quieta y se la pasa contactando de una u otra manera a los demás personajes celestes— ahí arriba siempre pasa de todo y que, como reza la coplilla cósmica, “como es arriba, es abajo”.

Es más: en los Boletines se mencionan lo que se llaman los tránsitos y las configuraciones universales, que sí, que son muy importantes para la Astrología y por supuesto para Astromundial y para predecirle eventos al individuo. Pero es que, aparte de eso que pasa arriba y que afecta cada una de nuestras cartas, éstas, a su vez, viven otra serie de cambios que nos sirven para anunciar acontecimientos: me refiero a las direcciones primarias, simbólicas y secundarias. Es decir: vuestras cartas se dirigen, que es algo como decir, que se mueven o se enroscan sobre sí mismas.

Pero eso para otro día…

Antes de comenzar, aparte, me gustaría hacer un pequeño inciso sobre lo que hemos vivido esta semana que despedimos. Lo digo porque —si bien yo he pasado poca consulta; que para eso me tocaban las vacaciones— no he dejado de hablar con gente, recibir preguntas, dudas e inquietudes por email, telepatía y todos esos medios habituales.

A lo que voy: que ha sido una semana un tanto compleja y sensible sobre todo dentro del hogar. La familia, los compañeros de piso, las relaciones incluso dentro de cualquier núcleo que no sea la casa pero se considere como familia —me vale una oficina, una start up o un cuartel de la guardia civil—, todas con su poquito de tensión, de ánimos crispados, de esos pequeños equívocos sin importancia, citando a Antonio Tabucchi, que te arruinan el ánimo.

Pues bien, siento comunicaros que nos queda todavía un veranito tenso —o invierno— porque Marte va cerrando su cuadratura— y nuestro Mercurio en Cáncer tiene aún que plantar otra oposición y luego le tocará el turno al bastante lindo Venus en Cáncer —uno de los ingresos de la semana.

Eso por ahí.

Y luego, por otro lado, quiero hacer una pequeña llamada a los signos fijos y a un punto muy sensible en el cosmos y que dará también que hablar el año que viene. Me refiero al grado 10 de estos signos que de momento trae bastante insomnio, nerviosismo, agitación y una emocionalidad un tanto loca y republicana.

¿Por qué? Pues os lo cuento en seguida…

Para empezar os animo a estudiar o echarle un vistazo a la Luna Llena de mañana, lunes 3: Luna Llena, Luna Llena; plenilunio, plenilunio. Y la Luna en Acuario —loca, rebelde, eléctrica, fría, diferente, desapegada, antisistema, caprichosa, revolucionaria, científica, humanitaria— que se opone al Sol en Leo —monárquico, egocéntrico, brillante, poderoso, premiado, excelso, melodramático, generoso, justiciero, intuitivo, centralizador, y un excelente coach, todo hay que decirlo, y un padrazo— en el grado 11.

Hasta aquí todo bien, una Luna Llena como cualquier otra. Una oposición.

Peeeeerooooo… Peeeerooo. Es que Urano anda ahí desde Tauro dando por saco y azuzando más a la separación, a las manifestaciones, a tirar piedras a los policía, a saltarnos las normas, a volvernos más fascistas o más punkarras pero con muy poca tolerancia a la visión de los demás. Vamos, que es una lunación tensa, muy emocional —es un plenilunio, plenilunio, una Luna Llenísima, una cascada fucsia e imparable de sentimientos, nervios, fluidos, humores, ancestralidades, raíces, costumbres y vínculos— donde podréis ver o notar el ambiente cargadito y, de nuevo, un poquito intolerante.

Como la Luna es domicilio de Cáncer y Cáncer es la familia y el pueblo —pues el pueblo y la familia andarán muy anarcas y que no le digan lo que tienen que hacer. Acuario es además domicilio de Saturno, que anda por Capricornio y retrógrado: los viejos, las estructuras, los científicos, los dentistas, los mineros, los ingenieros, los que trabajan con la tecnología, incluso los doctores. Pues eso y más. Y también quizá flaqueen o pasen una crisis algún sindicato, o las ONGés, grupos de activistas y cualquier asociación con muy, pero que muy, pero que muy poca paciencia hacia las normas y el sistema.

Quedaos con el grado. El grado 11. Y todo lo que lo rodea, esto es, grado arriba y grado abajo. Y tomad nota de lo que se mueve —y de lo que se lleva ya moviendo esta semana pasada. Eso —o esa persona— quizá sea un tema principal en los días que llegan e incluso durante el año que viene.

Sigamos, porque el Boletín promete.

El mismo lunes además, tenemos una oposición entre Mercurio en Cáncer y Saturno en Capricornio —una oposición que duele pero que ya la habíamos sentido la semana anterior con los conflictos de familia o entre hermanos —Mercurio, los hermanos; Cáncer, la familia— y una nostalgia o emocionalidad o regreso al pasado y al folclore que pesa. Es como irnos con muchas ganas de vacaciones a nuestro lugar de origen y encontrarnos un control policial que nos impide el paso —usando similitudes coranavíricas.

Como Mercurio además son las comunicaciones y el pensamiento, pues lo mismo los ordenadores y los móviles fallan o se sienten un poco torpes; lo mismo que el pensamiento, más oscuro, más pesimista, apesadumbrado.

¿Qué más?

Pues luego el martes 4,viviremos una cuadratura entre Marte en Aries y Júpiter en Capricornio. Es verdad que no me parece una cuadratura muy chunga —los Nodos no andan presentes y Júpiter, si bien a medio gas, puede siempre crecernos y mejorar nuestra fe.

Quizá podríamos interpretarlo como una especie de trampolín para la iniciativa —Marte en Aries, iniciativa; Júpiter en Capri, el trampolín para el salto, aunque un trampolín chiquitito y asustón— que nos anime a arrancar o a trabajar más duro en nuestro proyecto.

Podemos seguir tirando del hilo con las siguientes lecturas:

  1. Una agresividad exagerada que peca de optimista y va de justiciera, por eso de que Júpiter ensancha y se cree en posesión de la verdad (una verdad un tanto mediocre o restringida por andar en Capri).
  2. Una agresividad responsable que se materializa. Una fuerza bruta que se canaliza y que va a enfocada a fines prácticos.

Ya cada uno y una y une y unx que mira cuál le conviene mejor.

Más cosas…

Pues claro que hay más cosas, el miércoles 5 Mercurio sale de Cáncer e ingresa en Leo —y de nuevo yo encantado con este cambio porque hay que aligerar un poco toda la sensiblería canceriana del ambiente, que estamos todos muy emocionales.

Mercurio ingresa en Leo y lo que aviva son ciertas ganas de mandar, de sentar cátedra, de exagerarlo todo, de contarle al mundo que hemos hecho YO, YO y más YO. Es un Mercurio generoso, joder, como buen signo de fuego; intuitivo, rápido, fresco, espontáneo, infantil y, por supuesto, subjetivo.

Recordadlo: los signos de fuego son muy subjetivos y todo, todo, todo, lo analizan en función de su relación hacia ellos (ese YO, YO y más YO).

Por unas semanitas y hasta el 19 de agosto este Mercurio viene a animarle la vida a los leoncios, a volverlos más locuaces, comerciantes, persuasivos, agitados, quizá un pelín inconstantes —pero no tanto, que para eso es signo fijo—, ingeniosos y viajeros… (recordemos también que antiguamente eran la Luna y Mercurio los significados de los viajes por su rapidez).

Disfrutadlo, leoncios y leoncias y leoncies (y leoncixs).

Nos despediremos de la semana con un Venus muy lindo. Muy, muy lindo, joer, que Venus está hecho para amar, disfrutar y fundirse —que lo femenino es lo más bonito del mundo y Venus en Cáncer está genial.

Eso quería decir, que el viernes 7 de agosto Venus ingresa en Cáncer. Igual que Mercurio a su paso multiplica y desdobla y lo mismo carne que pescao, Venus a su paso endulza, suaviza, piropea, redondea, acomoda, se adapta… Y eso es lo que hará a los nativos cangrejeros.

Es un Venus muy lindo, muy madrero, muy cocinillas, muy memorioso, muy de su grupo, de su clan, empático, cuidador. Por supuesto, los Cáncer del primer y segundo decanato son los que mejor se lo pasarán con él porque luego, al final de su tramo, este Venus tendrá que vérselas con Marte en Aries y con el combo de Capricornio.Pero eso, ya os lo cuento cuando toque.

De momento quedaos con esto: Venus andará en Cáncer hasta el 6 de septiembre.

Y ya fue, queridos, queridas, querides. Un gusto leeros. Os deseo una muy feliz semana y espero leeros por aquí, por allá, por acá abajo o por allá arriba.

Os animo —y con esto espero no sonar muy budista ni muy tuttifrutti— a practicar un poquito de confianza y agradecimiento en estos días. A veces me llegan preguntas, correos y de todo, en un grado de desesperación y melodrama, de miedo por tal o cual aspecto, de tal o cual tránsito, de que si una retrogradación o si una lunación o un eclipse. Y no, queridos, queridas, querides, así NO.

La Astrología no se hizo para generar miedo. Para generar miedo ya están los telediarios. La Astrología sirve como herramienta para mover la vela del barco que navegamos. Y ese barco lo manejamos cada uno de nosotros.

El timón es nuestro, bombones.

Y hasta aquí puedo leer.

***

El resto ya lo conocéis…

Cuidaos. Disfrutad del día a día y, por supuesto, no os olvidéis de regalarme unas estrellitas y unos likes y toda esa mandanga astrosocialnetwork… ¡qué pesados!

Ya sabéis que podéis seguirme por mil redes:  facebooktwitter, instagram y youtube. Y recordad que siempre podéis encargarme un super coaching astrológico que me sale divino.

Os deseo muy feliz semana.

Emilio

Imagen de footiechic en Pixabay

 

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cuando envías un comentario estás aceptando la política de privacidad de Mochila Astrológica.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.