Boletín Astrológico: del 24 de febrero al 1 de marzo del 2020


Hasta ahora me había acostumbrado, gracias al estilo de vida viejoven que practico, a redactar los Boletines los domingos. Pero a veces —como hoy o como la semana pasada— me adelanto un día o incluso dos.

No sé si lo sabéis pero los días de la semana también tienen sus regencias planetarias: esto es, el lunes es el día de la Luna; el martes, de Marte; el miércoles, de Mercurio, etc. Esto implica que el domingo es el día del Sol —o el Sunday que dirían los angloparlantes— y el Sol tiene similitudes con los honores, los premios, los altos mandatarios, la vitalidad y un montón de otras cosas. El Sol brilla, goza y centraliza. A lo mejor lo que pretendo con estos Boletines es buscar una especie de status, de reconocimiento, de aplausos, de esos Likes feisbukeros

Por otro lado, si el Sol manda y dispone; el planeta que se encarga de trabajar y organizarse con los tiempos y apretarse el cinturón y evitar distracciones no es otro, ni más ni menos —y muchos lo sabéis— que Saturno. Y a Saturno le corresponde Saturday o sábado, sabadete, camisa nueva y casquete.

A lo que voy es que quizá tenga más sentido sentarme delante del ordenador para redactar los Boletines en un sábado que en un domingo. La Astrología tiene que ver con el tiempo y el tiempo es cosa de Saturno, que a su vez los antiguos consideraba el representante de este arte de interpretar el cosmos.

Pero en fin, los antiguos pueden decir todo lo que les dé la gana que aquí cada uno lo hace lo mejor que puede. Con las mismas, también podría escribir mis artículos los miércoles —el día de Mercurio, el planeta de la comunicación, de los escritos. ¿O el viernes? Como día de Venus implicaría que habría cierto amor, cierta estética, cierto placer en mis textos… ¿y nos os parece que, de hecho, son bastante lindos?

Al final, las posibilidades se multiplican. Y de hecho todo se complejiza. Fijaos: además de que cada día tiene su propio regente, a su vez, este se divide en las llamadas horas planetarias con su regente correspondiente. Así, podemos estar en un jueves, por poner un ejemplo, día de Júpiter, día de justicia, día de aprendizaje, de espiritualidad, de tratar sobre el dinero o materias filosóficas, pero a su vez encontrarnos en la hora de la Luna o de Marte o de Saturno ¡o en la hora de Júpiter, lo que hará ese momento jupiteriano doble!

En fin, a ver si le saco tiempo un día y os monto un artículo al respecto, que todas estas curiosidades astrológicas son de lo más chachis.

Y nada, ahora sí, vamos con el análisis astromochilero. ¿Que cómo está la semana? Pues en realidad bastante relajada, con pocas tensiones, con un Mercurio muy activo —moviéndose hacia atrás, claro— y un Venus sexual y un poco oscuro y rencoroso.

Empecemos. Nos vamos a ir directamente al martes 25 que aúna dos aspectos importantes. Por un lado, el Sol va a dibujarle un sextil a Marte, desde Piscis a Capricornio. El sextil es cojonudo porque el Sol y Marte se llevan muy bien, Marte está exaltado y uno tiene testosterona, ganas y firmeza para sacar adelante lo que haga falta.

Es un aspecto muy asertivo, idóneo para el trabajo físico —incluso creativo; no olvidemos que Piscis vuela e imagina—, la competición y el deporte. Casi en el grado 6 de Piscis, e implica que los nativos que cumplen por la fecha podrán vivir un año con mucha energía e iniciativa.

No sólo eso, tenemos que tener en cuenta el siguiente aspecto del día —que a su vez también matizará el año de estos nativos—: se trata de la conjunción de Mercurio Retrógrado y el Solete. De nuevo en el mismo grado.

De esta unión pueden surgir las visiones más esperpénticas y rocambolescas así como las ideas más grandiosas y futuristas. Un año visionario para estos Piscis o de gran introspección y profundidad. Al resto de mortales nos queda aprovechar el aspecto —en función de cada carta—: Mercurio se mueve hacia atrás así que traerá mensajes del pasado y el Sol los iluminará o calcinara con sus rayos. Recordado: Mercurio anda retrógrado con todas sus connotaciones.

Para mí, y gracias a la combinación con el Marte exaltado, me parece una oportunidad cojonuda para despachar facturas, limpiar la bandeja de entrada de emailes, cancelar subscripciones, ordenar esto y aquello y tirar, mucho tirar —para eso ha de servirnos la combustión del Sol. También puede ser un día —o una semana, ya sabéis que la energía se vive no sólo cuando se da el aspecto— para perfeccionar listas, planes y ambiciones —por esto de Marte.

Y es que el miércoles 26 Mercurio Retrógrado le hace sextil a Marte en Capri, así que más claro, agua.

Los otros dos aspectos los viviremos el viernes 28. Tendremos por un lado la cuadratura entre Venus y Plutón, desde Aries a Capricornio. Venus, os recuerdo, no anda muy católica y lo quiere todo para ayer, se lanza, se impacienta y berrea si no consigue que sus amantes sucumban a sus encantos. Además, se apaga muy rápido y tiene de todo menos tacto. Ahora, con la cuadratura, que se da en el denostado grado 22 le pueden surgir celos, rabias, ganas de manipular y de pelearse: pensad que Venus en Aries vive el amor con cierta agresividad —a ver, también sirve para hacer gimnasia artística y pegarse unas buenas carreras— y Plutón, por su parte, saca lo peor y lo mejor de nuestras entrañas. Así que amores pasionales, febriles e infantilizados.

Ese mismo viernes tendremos también un excepcional sextil entre Mercurio Retro y Urano en Tauro. Una posible lectura sería: gente del pasado y comunicaciones por resolver que se nos acercan desde una nueva perspectiva —por Urano. Algo así como si un amigo de tu infancia con el que te comunicaste por carta, de pronto te escribiera por Whatsap.

En cualquier caso, este Urano puede darle a Mercurio la posibilidad de resolver asuntos comunicativos, con los hermanos, con los vecinos, desde un ángulo más original y desapegado. Urano no deja de tener una acción violenta o de cortocircuito; y como rige lo electrónico, aún siendo un sextil sí podría acarrearnos algún problema en los móviles, ordenadores y otros dispositivos.

***

Y eso fue: quedó lindo, ¿no? Ya sabéis que podéis seguirme por las redes, por facebooktwitter, instagram y youtube. Por lo demás, no se me ocurre qué más contaros: ah, sí, que tengo un artículo muy interesante sobre el paso de Marte por Capricornio que os recomiendo que os leáis para ver qué os puede de parar a su paso durante febrero y, sobre todo, marzo. 

Y ya está. Se acabó. De nuevo mil gracias, un mega abrazo y muy feliz semana.

Emilio P. Millán


Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cuando envías un comentario estás aceptando la política de privacidad de Mochila Astrológica.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

5 ideas sobre “Boletín Astrológico: del 24 de febrero al 1 de marzo del 2020