Libra, el Mercurio de estos días, relaciones internacionales y necesidad de justicia.

Boletín Astrológico: del 21 al 27 de septiembre 2020


¡Yeah! Cambio de estación, un Mercurio muy problemático que también cambia de signo y… ¡poco más! Bueno, más allá de que el paso de planetas por Libra va a recalentar la zona cardinal, tal y como os explicaba en Instagram hace bien poco.

Pero bueno, no me quiero enrollar mucho y perdonad que no me levante ni me quede un Boletín tan largo: tengo que preparar consultas, tengo que preparar mis clases en la escuela, tengo que ir cerrando los talleres de Astrologíagracias a todos y todas los que os habéis apuntado—, tengo también que cerrar un pequeño evento que he organizado sólo para los alumnos y alumnas previos de mis talleres (sí, sí, que tenemos una comunidad muy linda y lo pasamos en grande y nos encanta destripar el cielo) y, finalmente, tengo que tirarme a la calle en este Berlín soleado, una especie de verano adelantado de San Miguel, antes de que entre la miseria y Mordor nos invada y nos peguemos tres meses sin divisar un rayo de sol…

Me disculpáis, ¿verdad?

Pues pasemos al análisis. Lo haremos con la cuadratura de Mercurio a Plutón desde Libra a Capricornio del mismo lunes 21. A mi me interesan mucho los aspectos de Mercurio por varios temas —porque anda en Libra, que es cardinal, que es justo, que se exalta en Saturno y quiere poner orden; y también porque acaba de regir el último novilunio de la semana pasada. Vamos, que es un Mercurio importante.

Recordemos, además, que Mercurio es un planeta rápido, que tiende a la multiplicación y a la adaptación, es maleable, y que rige a los jóvenes, a las noticias, a los viajes —antiguamente Mercurio tenía que ver más con los viajes que el Júpiter de ahora—, a la comunicación, al aprendizaje, a los estudiantes, a la forma de pensar, al comercio, a los desplazamientos y hasta a los tendones y ligamentos ya que se encargan de unir —de conectar— diferentes partes, por ejemplo, en el cuerpo humano. Mercurio es de carácter neutro, de ahí ese puntito adaptable —que por otro lado tiene también Piscis, maleable como ninguno; ay, estos Piscis qué escurridizos que son.

Total, que es importante tener en cuenta estas regencia y andarnos al loro de qué se mueven en las noticias que afecte a los jóvenes, a los transportes e incluso a las escuelas y a la enseñanza. De hecho, en esta parte del hemisferio se inicia el curso escolar en varias zonas y, obvia decirlo, va a suponer un gran desafío, Covid mediante. En mi escuela, por ejemplo, justo el viernes —y a sólo dos días de esta cuadratura ya tuvimos el primer caso de corona entre el alumnado y una clase ya fue colocada en cuarentena. Y es sólo el inicio, me atrevo a adelantar.

Claro que eso sería a rasgos muy generales —e incluso a rasgos de Astromundial. En un nivel personal, la cuadratura puede dar un pensamiento tenaz, obsesivo, una idea que no se nos quita de la cabeza y que hemos de transformar —Plutón— para que por fin fluya. Puede ser un proyecto, un pensamiento, una noticia que nos dieron, algo que nos llegó y sentimos que nos ha atrapado o llegamos a un punto muerto —Plutón. Sin embargo, repito, la cuadratura puede ser constructiva, positiva, si se toma a este Plutón como ave fénix o instinto primario o conexión con los miedos que luego se convierten en nuestro talento más fuerte. Algo así como transformar tus enemigos en aliados.

Eso para el lunes. Y en el grado 22 de Libra y el mismo de Capri.

De hecho, conviene andar atentos y atentas a nuestra zona de la Balanza porque el día 22, o sea el martes, el Sol cambia de signo en ingresa allí. Bien a sabiendas de que me repito, os recuerdo siempre en tener en cuenta los cambios de estación: cada solsticio, cada equinoccio, es relevante a nivel astrológico —y sobre todo de Astromundial.

Esto se debe a  la llegada del Sol a los dominios, a la zona, a esos treinta grados totales de un signo cardinal. Los signos cardinales marcan inicios —de hecho, una carta muy cardinal está invocando una vida de mando, guerrerismo y cambios— y por eso en los círculos astrológicos ahora se habla de grandes cambios mundiales —debido al enorme peso cardinal que tenemos en el cielo.

En resumen, octubre —con el Sol en Libra y sus lunaciones— promete frenazos, volantazos y nuevas rutas. Así que buscad por dónde os anda la Balanza, qué casa os ocupa, y por extensión las otras casas cardinales.

Además, habrá que felicitar a esos librianos y librianas, agradecer su empatía intelectual, su sociabilidad, sus ganas de aprender —como buen signo de aire—, su gusto por lo estético, su puntito hedonista y su quizá no tan visible involucramiento con la justicia. Un trillón de felicidades. Y, como siempre, aquí está vuestro especial. Hasta el 22 de octubre tendremos al Sol en Libra.

Luego el miércoles 23 hay una cuadratura de Mercurio a Saturno, otra vez de Libra a Capricornio que me mola —y fijáos que es cuadratura y fijáos que Saturno anda aún retro— pero favorece el pensamiento frío, racional, justo, equitativo, profundo, ordenado: donde las emociones no nos ciegan, desaparecen las dudas y nuestra mente disecciona la realidad y aparta nubarrones con una espada afilada. Pienso, por ejemplo, usando imágenes del Tarot, en una reina de espadas: quizá haya cierto desapego y frialdad en sus acciones pero la impulsa un anhelo de equilibrio y verdadera justicia.

Debates, estudios, discusiones políticas. Arreglos. Acuerdos. Pueden ser largos y pesados —Saturno presente— pero debieran llegar a un puerto agradable y equitativo para todos y todas. Y todes.

Ya el jueves 24 me gusta menos —y quizá esto empañe los debates o acuerdos del miércoles y es que nunca llueve a gusto de todos (ni de todas ni de todes). Fijáos: un día después de la cuadratura veremos una oposición de ese Mercurio en Libra a un Marte en Aries. Ataques a los jóvenes o de los jóvenes. Discusiones. Desacuerdos. Y de pronto esa burbuja de equilibrio se desarma. Volviendo al Tarot —no sé qué me dio hoy que me salen tantas imágenes a la cabeza, y en concreto a Rider Waite, se me ocurre un caballero de espadas, que ataca un poco a lo loco, intempestivo, furioso.

Por cierto que el jueves anda activo el cuarto creciente en Capricornio y la Luna andará por Capri por los siguientes días. Todo esto señala bastante tensión y, en cualquier caso, reafirma lo comentado en los previos párrafos. Vamos, que viviremos jaleo y asuntos mercuriales y debates y acuerdos y desacuerdos durante todo el resto de la semana. Pesimismo en el ambiente. Más giros, queridos, queridas, querides.

Nos despedimos con un nuevo ingreso, del mismo Mercurio. Será el domingo 27 cuando entre en Escorpio. A mí me gusta Mercurio en Escorpio —a pesar de estar peregrino— pero también es verdad que Mercurio me gusta en todos, o en casi todos los signos —hasta en Piscis, si me apuras, a pesar de las pérdidas que me provoca, los despistes, los malentendidos, los es que no sé cómo explicarlo. A fin de cuentas, todos los planetas aportan algo dentro del signo que nos haya tocado. No sólo eso: hemos de analizar el planeta en conjunto, teniendo en cuenta los aspectos que recibe y probar a responder estas preguntas: ¿el aspecto lo mejora o lo bloquea? ¿Está en una casa que lo beneficia o que hace que necesitemos años para verlo a la luz? ¿Y qué pasa con el regente? ¿En qué casa queda? ¿Será que también lo aspecta y lo intensifica?

En fin, a veces, un signo peregrino puede darnos más que uno exaltado pero machacado a oposiciones y cuadraturas. Pero esto son cosas que detallo en mis talleros —por cierto que aquí de nuevo la pregunta: ¿Y tú a cuál te anotaste? 

Pero sí, volviendo a Mercurio en Escorpio —el Mercurio del yogurín de mi hermano—, tiene un toque intenso, fijo, inflexible, profundo, detectivesco, guerrero —recordemos que Marte es su regente—, obsesivo, suspicaz, cínico, cáustico, venenoso, catártico y sensible —el elemento, chicos, chicas, chiques, es el agua.

Como siempre, a su paso, Mercurio viene a multiplicar, a agilizar, a movilizar la zona de nuestra carta que transite. Al ser un signo fijo, por supuesto que se moverá mucho menos, pero es lo que tiene. Va a llenar de ideas o de ajetreo a los nativos escorpianos o a los que tengan planetas personales o al Ascendente en Escorpio.

Aparte, por un rato largo, ya que este año Mercurio retrograda en Escorpio a partir del 14 de octubre. Así que habrá tiempo para recalibrar esa zona Escorpio e incluso un trocito de la Libra.

Chim-pón.

***

Queridos, queridas, querides. Ese fue el super boletín de la semana. Un placer escribiros, leeros, todas esas cosas.

El resto ya lo conocéis…

Ya sabéis que podéis seguirme por mil redes:  facebooktwitter, instagram y youtube. Y recordad que siempre podéis encargarme un super coaching astrológico que me sale divino.

Y que eso, que a algunos ya sé que os veo en los próximos talleres. Aquí de nuevo los enlaces: Nivel 1 y Nivel 2. ¿A cuál os vais a apuntar?

A otros pocos os veo también muy prontito en ese evento exclusivo de alumnos, alumnas, alumnes y otros seres mitológicos que pasaron por el taller.

Y al resto, un trillón de gracias y que paséis super feliz semana, feliz cambio de estación, feliz todo eso.

Emilio


Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cuando envías un comentario estás aceptando la política de privacidad de Mochila Astrológica.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

2 ideas sobre “Boletín Astrológico: del 21 al 27 de septiembre 2020

  • Maria

    Hola Buenas tardes,

    Mil gracias por la información de los astros.

    La cuadratura de Mercurio-Plutón. Afecta un poco más cuando la tienes en la carta Natal.?Soy AC Virgo y Pluón en Casa 1 en Libra y cuadratura con mi PR Mercurio en C10.

    Mil gracias.