Abejas sensuales, cosas de Tauro

Boletín Astrológico: del 20 al 26 de abril 2020


A ver… ¿qué os parece si iniciamos con lo chachi? Venga. Pues lo chachi es que el próximo jueves 23 —novilunio, novilunio mediante— tenemos la próxima charla gratuita, cachonda y superdidáctica y mochilera de mi parte. ¿El tema? Pues el más votado, esto es: Júpiter en Acuario. ¿La plataforma? Pues Facebook, y es que parece que es la única manera de que pueda quedarse grabado luego de manera indeterminada. He estado mirando un par de vídeos sobre cómo emitir en directo a la vez por Instagram —pero no prometo nada. Por último deciros que la hora será a las 19:30, como la charla previa, y que tenéis el enlace aquí para que lo guardéis, os pongáis un recordatorio, me regaléis estrellitas, buenos comentarios y todas vuestras dudas que intentaré resolver, ¿de acuerdo?

Ea. Eso por un lado.

Y luego por otro…

Pues el boletín, ¡qué remedio! El de una semana que no es buena ni mala per se. Trae energías diferentes, hay que decirlo —y en eso tiene mucho que ver el ingreso del Sol en Tauro de este domingo. No sólo eso, tendremos el novilunio del mes, novilunio, novilunio y es verdad que la Luna y el Sol no se dan el beso en el mejor momento o con los aspectos más óptimos. Pero bueno, nunca viene mal un poco de desafío en la vida… Corren tiempos rápidos, sabéis que cambiamos de elemento y no queda otra que adaptarse y fluir.

En fin, vamos con el análisis. Lo primero que nos encontramos es el aspecto —la cua·dra·tu·ra— entre el Sol y Saturno del martes 21. Cuadratura, cuadratura, que ya muchos conocéis que se trata de un aspecto de tensión, de bloqueo, de piedra en el zapato, de grano en el culo, de bache a superar, de desafío o reto, que también mola usar palabras así.

En cualquier caso, tenemos al Sol recién estrenado en Tauro —Sol representante del padre, de los honores, de la energía vital, de la genuinidad del individuo, deseoso de brillar y centralizar— y su encontronazo con Saturno en Acuario —también apenas recién estrenado, fijo, dogmático, un Saturno que representa los límites, las normas, el «por aquí no pasas», el «lo siento pero es lo que te toca»… etc.

Mo hace falta ser muy listo para entender que el Sol y Saturno como que regular y es que uno da brillo y el otro te lo quita y te llena de polvo. En fin, que el aspecto contrae, nos llena de responsabilidades, nos echa encima tareas que no nos apetecen y es en ese momento en el que uno tiene que sacar adelante las cualidades saturninas de determinación, lentitud, ética, respeto a las normas y tiempos, etc.

La cuadratura se produce en el grado 1, casi 2 entre Tauro y Acuario —que es esa zona fija que ya lleva unas semanas dando guerra y que seguirá dándola a partir del diciembre próximo. Por supuesto, viene a afectar —y anda ya afectando— a los toritos que cumplen por la  fecha, y también a los acuarianos del principio de su decanato —y lo mismo con los Leo y Escorpio, ya sabéis que sí.

¿Qué más? El jueves 23 —y coincidiendo con mi supercharla que ya tenéis anotada en vuestra agenda— viviremos el novilunio, novilunio.

Veamos. Novilunio es una palabra hermosísima y que significa, ya sabéis, Luna Nueva. Una Luna Nueva, también lo sabéis muchos, es ese momento del mes en el que la Luna, en su rápido circular, se une al Sol en la misma posición celeste, esto es, en un determinado grado de un determinado signo. Lo normal es que cada mes tengamos un novilunio —en el signo que celebra la fecha su cumpleaños— y un plenilunio —en el signo opuesto.

Esto implica que, como estamos en tiempos de Tauro, pues el novilunio será taurino, esto es, Luna y Sol se juntan en Tauro.

Bien. O muy bien, porque Tauro es el signo de la exaltación de la Luna, lo cual implica que estos novilunios suelen traer connotaciones positivas: Tauro es fértil, disfrutón, productor, rico, nutritivo y sus nos puede ayudar a iniciar proyectos que se mueven en esa dirección.

Peeeeero… Peeeeero… luego tenemos qué mirar qué más cosas pasan en el cielo: y claro, para este jueves 23, para este jueves del novilunio, novilunio, el cielo anda revuelto y eso modela la energía, la altera, la enloquece, le añade nuevos colores.

Fijaos: el Sol y la Luna se unen en el grado 3 de Tauro —pero muy, muy, muy cerquita les queda Urano, que no quiere oir hablar de compromisos y prefiere hacer las cosas como le venga en gana, y además Saturno continúa con la cuadratura, que justo acabamos de ver que nos carga de responsabilidades y nos roba poderío y brillo.

Así que ya tenemos la receta completa: ganas de iniciar, ganas de disfrutar, de producir, de materializar, de ser artistas, de regalarnos perfumes, masajes y toqueteos pero también coacción, represión del placer —que Saturno es muy asexuado— o salirnos por peteneras —con prácticas raras, eléctricas o alienígenas. Injertos de chiriuvas. Melones turboeléctricos. Vergeles virtuales en un tubo de probeta.

En fin, que el novilunio apunta a mucho pero no consigue tanto. Ojito con los temblores, con la aeronáutica, con los tractores amarillos. ¿Lo bueno? Lo bueno es el aire, queridos, que sigue fuerte en la cosmos: y el aire es un elemento sociable y se comunica y se desapega y consigue dialogar y racionalizar sus impulsos y emociones. Venus, regente de la lunación, sigue por Géminis, dual, curioso, juguetón y parlanchín y le dibuja un trígono muy sexy a Marte en Acuario. Si no podemos hacer el amor con el cuerpo, hagámoslo con las palabras.

Por supuesto, la cosa continúa. El sábado 25 tenemos una cuadratura entre Mercurio en Aries y Plutón en Capricornio. Se da en el grado 25…

Aquí de nuevo, pequeña pausa didáctica: Una cosa se os tiene que quedar clara, queridos y queridas, el cielo va siempre matizando algunas zonas del zodiaco, dándole más peso a unas, aligerando a otras. Durante este año, las zonas a vigilar en el horóscopo y en vuestras cartas son las siguientes:

Las zonas finales de los signos cardinales. Esto es, del grado 25 al 30. O lo que es lo mismo, los nativos que cumplen del 15 al 19 o 20 de Aries, Cáncer, Libra y Capricornio.

Las zonas iniciales de los signos fijos, esto es, del grado 0 al 5. O lo que es lo mismo, los nativos que cumplen del 19 o 20 al 24 de Tauro, Leo, Escorpio y Acuario.

Bueno, pues la cuadratura de Mercurio a Plutón trae obsesiones, conexiones profundas y un tanto magnéticas, secretos que se destapan o que se cubren. Lo de siempre: que no es oro todo lo que reluce y que la mierda también sirve de rico abono.

Además, este mismo sábado, Plutón inicia su retrogradación. No le hagáis tanto caso —sé que os encanta el drama, que os encanta comentarme que tenéis a Plutón retrógrado en vuestro tema, que si esto y que lo otro—: en fin, siento deciros que no sois tan especiales, que entre el 30 o el 40 por ciento del planeta lo tiene también retro y que si no lo tiene en Libra lo tiene en Virgo o lo tiene en Escorpio o en Sagi… Vamos, que menos rollo y más manteca al bollo.

Andará retro hasta el 5 de octubre cuando despierte en el grado 22 —de Capri, claro está .

Luego —y así vamos terminando— el domingo 26 viviremos una cuadratura entre Mercurio y Júpiter, de Aries a Capri que puede derivar en falta de concentración, en egos inflados, en querer abarcar mucho y conseguir poco. En pensar —Mercurio— en nuevas formas de monetizar —Júpiter— nuestro conocimiento. Asuntos legales, deudas por pagar, emprendimiento algo alocado y ganas de discutir y adoctrinar al otro. Venga, no os toméis todo tan a pecho —y de nuevo echad mano al elemento aire del firmamento. Respirando, que es muy sano y gratis.

El último aspecto de la semana nos lo regala el Sol en Tauro con su conjunción a Urano. Un aspecto fuerte, explosivo, que quiere que os liberéis a lo Freddy Mercury, sobre todo si tenéis planetas personales o un ángulo sensible por la zona, esto es, el grado 7, más o menos.

Aquellos que cumplís este año por la fecha disfrutaréis de un retorno solar alocado, cascarrabias, renovador, alternativo y que os quiten lo bailao. Buscad también a las figuras masculinas que os rodean, ya que el Sol es representante de estas —padre, marido, jefe o cantante de rock favorito—, y de pronto sean ellos los que se tiñan de la melena y se compren el anhelado loro fucsia.

Ou yeah.

***

Y ahora sí que terminamos con la cantinela habitual. La de las gracias, gracias, gracias — por vuestros likes, comentarios, tomatazos y piropos.

Esto también lo sabéis: que me encanta que me sigáis por las redes como por facebooktwitter, instagram y youtube. ¡Que me regaléis estrellitas en las opiniones de Facebook! Animáos, escribid allá vuestra lindas palabras en el este apartado. Y recordad que siempre podéis encargarme un super coaching astrológico que me sale divino.

A algunos os veo con mucho cariño este martes en el curso de Astrología —y al resto espero poder leeros y compartir un rato genial el próximo jueves en esa charla sobre Júpiter en Acuario, joer, que también hay que hablar de los aspectos positivos, de la expansión que este planeta nos trae, de las cosas lindas de aportar al colectivo y deshacernos de ataduras emocionales —todo muy, muy, muy acuariano.

Os deseo una felicísima semana, mucha fuerza, mucho amor y más humor.

Emilio


Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cuando envías un comentario estás aceptando la política de privacidad de Mochila Astrológica.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

2 ideas sobre “Boletín Astrológico: del 20 al 26 de abril 2020

  • María Elena Rábago

    Gracias Mochilero, disfruto mucho tus boletines. Yo no sé casi nada de astrología, sólo que siempre me ha parecido algo muy respetable. He tenido amigos astrólogos, mi hija cada vez sabe más, y bastantes amigos y amigas han hecho cursos y saben lo suyo. Sigo a algunos astrólogos de Venezuela y de otros sitios. En fin…he sido muy perezosa para estudiar astrología, pero siempre ha estado cerca de mi. Bueno, no sé por qué te cuento esto. Soy Escorpio, ascendente Acuario, muy Acuario, luna en Libra. Cariños Mochilero, eres una dulce persona. ¡Saludos desde Venezuela!

    • Mochilastrológica Autor

      Un mensaje muy acuariano. Mil gracias y los saludos van de vuelta hasta esa hermosa Venezuela. Qué gusto tener a gente como tú que me lea. Gracias de nuevo.