Y la Luna Nueva en Leo, novilunio, novilunio...

Boletín Astrológico: del 17 al 23 de agosto 2020


Se me echó la semana encima —entre trabajo, consultas y más vueltas en bicicleta alrededor de Berlín—; vamos, que nos metimos en martes y hasta hoy no he podido redactar el Boletín mochilero.

Se hace lo que se puede, pero sí es verdad que al menos me dará para mencionar la Luna Nueva de mañana en la madrugada —novilunio, novilunio— y un par de asuntos más. ¿O debiera incluso mencionar los aspectos de ayer lunes 17?

Sí, claro, tiene sentido… Pensad que aunque el aspecto se perfecciona —esto es, se hace exacto— a una hora, en un momento determinado, podemos seguir sintiendo sus efectos tanto antes como después, cuando el planeta ya se aleja de ese punto del cosmos.

¿Y qué pasó ayer lunes 17 digno de mencionar? Pues un par de aspectos cojonudos:

— Por un lado, el trígono bien recibido de Marte en Aries al Sol en Leo. Deportivo, emprendedor, con ganas de que le cuelguen la medalla de oro y con una intuición y unos rápidos reflejos de la hostia. Para ser rápido y encima acertar. Para competir y encima ganar. De eso va ese lindo trígono en el grado 24 de Aries y de Leo y con buenas relevancias incluso para Sagitario.

— Además, y por la misma zona, se unía ayer Mercurio al Sol, ambos en Leo: las personas que nacen con el Sol conjunto a Mercurio suelen necesitar —en función de aspectos y signo, claro— un constante movimiento, pueden ser buenos para el comercio, para el contrabando, para intercambiar —Mercurio— cosas e información de un lugar a otro. De eso va esta conjunción de ayer que viene además apoyada por ese trígono de Marte y que matiza la Luna Nueva, novilunio, novilunio, del miércoles de madrugada.

Con tanto Leo por ahí presente sería conveniente tener en cuenta la fuerte subjetividad del signo —honesto, sí; generoso, también; pero con cierta tendencia a mandar y a la cabezonería y a mirar todo a través de su prisma. Pensemos que la racionalidad y objetividad ya son propios de su signo opuesto, Acuario, capaz de entrar y salir en materia sin mojarse tanto emocional ni personalmente.

Por otro lado, Leo es un buen signo para mandar y con dotes pedagógicas así que el aspecto favorece la enseñanza, la didáctica, el conducir / entrenar / ayudar a que los otros saquen lo mejor de sí mismos —esto es, su Sol, su estrella.

Luego hoy martes 18 nos encontramos con unos aspectos de distinta índole. Me refiero al sextil de parte de Venus en Cáncer a Urano en Tauro. Los sextiles ya sabemos que son aspectos armónicos pero no muy fuertes —el trígono siempre será más poderoso— y que, por tanto, necesitan que el individuo se involucre y se esfuerce un poco para que sus resultados fructifiquen.

Con este sextil bien recibido de Venus, Urano presente, se nos anima relacionarnos de manera sentimental, amorosa, familiar, creando grupo, sintiéndonos parte de un algo mayor —una madre, una organización, un país, una empresa— pero añadiendo toques de originalidad e inventiva. Algo así como enviarle un TikToK a nuestra madre. O juntarse toda la familia por Zoom. O pasar el día con el hijo en un museo interactivo.

Luego el miércoles 19 es la Luna Nueva. Es una Luna Nueva bastante agradable y sin tensiones —alguno podría objetarme el quincucio a los gordos en Capricornio, o que Marte incluso en trígono puede dar problemas. Y es cierto, es cierto, pero en este mundo con tanto mal rollo a veces conviene enfocarse en lo positivo, ¿y qué narices? El novilunio está muy bien.

Tenemos, como en cada novilunio, una Luna y un Sol dándose un besito. En este caso en Leo, claro está, por cierto un Sol domiciliado, un Sol regente de la lunación con Mercurio cerca y el trígono de Marte.

El grado es el 26 y me parece una zona positiva, en especial para los leones del último decanato, esos que cumplen por la fecha que pueden estar muy ingeniosos, emocionales, intuitivos, emprendedores, viviendo un retorno solar que les va a permitir recargar las pilas ¡y cómo!

¿El inconveniente de la lunación? Pues el inconveniente no es otra cosa que la cuadratura entre Marte y Saturno, desde Aries a Capricornio, que, si bien no rige el novilunio, cada vez está más cerrada y va a ir causando su estrés propio. Por cierto que sobre esta cuadratura tenéis un especial muy suculento en este enlace. Un artículo completito, de esos que os encantan.

Para el jueves 20 nos encontramos un cambio planetario: Mercurio ingresa en Virgo y todos y todas y todes encantados. ¿Y por qué? Pues porque Mercurio en Virgo está domiciliado —es decir, en su salsa, organizado, meticuloso, práctico— y porque va a estar rigiendo buena parte del mes de Virgo y esto también nos encanta.

Obvia decir que Mercurio en Virgo viene a agilizar la vida de estos nativos, a volverlos más ingeniosos, charlatanes, minuciosos, viajeros, con posibilidad de aprender, comunicar y clasificar esto, aquello y lo otro. Una maravilla. Aprovechadlo porque serán solo tres semanas, hasta el 5 de septiembre.

Lo bueno, lo que mola, es que, además, el sábado 22 el Sol también ingresa en Virgo —por eso tan importante esta regencia y ese Mercurio como último dispositor— lo que implica que tendremos nuestra zona Virgo bien iluminada y activa y, no sólo eso: además se trata de un tránsito bastante suave, sin apenas tensiones más allá de la oposición a Neptuno. Una gozada, chicos y chicas y chiques.

Por cierto que también tenéis un especial sobre Virgo aquí.

Y así fue

***

Queridos, queridas, querides. Ese fue el super boletín de la semana. Un placer escribiros, leeros, todas esas cosas aunque sea con retraso.

El resto ya lo conocéis…

Cuidaos. Disfrutad del día a día y, por supuesto, no os olvidéis de regalarme unas estrellitas y unos likes y toda esa mandanga astrosocialnetwork… ¡qué pesados! Por cierto que el otro día me dejaron un comentario precioso y muy acertado sobre mis lecturas astrológicas y me dio pie a concretar como la Astrología no sólo sirve para autoconoceros sino que también predice y mucho. Os lo dejo acá por si queréis leerlo. Tanto en Instagram. Como en FB. Quien quiera consultas, pues que se anime a escribirme pero ya ando prácticamente todo el mes de agosto reservado, encantado y feliz.

Os deseo muy feliz semana. Una feliz Luna Nueva. Novilunio, novilunio.

Emilio

Imagen de Evgeniya Litovchenko en Pixabay

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cuando envías un comentario estás aceptando la política de privacidad de Mochila Astrológica.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.