Maravillas montañosas y Júpiter y Plutón conjuntos en Capri.

Boletín Astrológico: del 9 al 15 de noviembre 2020


Mis papás aún me envían fotos de y en la playa y aquí en Berlín se esconde el Sol a las cinco de la tarde y se nos queda el culo congelado. Y eso si es que se ha dignado en salir.

Cosas de la latitud. Sí, sí: la misma que condiciona que unos tengamos un Ascendente u otro; o que las casas nos midan de una u otra manera.

En fin. Al menos, Marte despierta esta semana. Y Marte en Aries es calentito. A ver si así nos evitamos unos pocos de resfriados.

Además, el cosmos nos trae otro porrón de noticias —nada que ver con la semana pasada, que eran par de cositas y a parar de contar. No y no: esta semana llega potente. Incluye hasta una Luna Nueva o novilunio, novilunio y en un signo tan brujeril y de nariz aguileña como Escorpio. En fin, que habrá que preparar los calderos, las alas de murciélagos y los rabos de lagartija. Como siempre, avisados quedáis. Y avisadas. Y avisades.

Bueno, pasemos al análisis. Lo primerito, lo primerito, la tensión sexual y nerviosa entre Venus domiciliado en Libra y Marte retrógrado pero domiciliado en Marte. El lunes 9. El grado 15.

Esto puede implicar que los signos cardinales del segundo decanato —por ejemplo, los Aries, Cáncer, Libra y Capri que cumplen entre el 1 y el 10 de su signo más o menos— pues anden un poco que se tiren de los pelos. Entre ansiosos y sexuales; entre coquetos y rebeldes; contestones, volubles, indecisos y, de pronto, muy emprendedores. Y un poquito inaguantables para la pareja.

Eso el lunes 9 y no es poca cosa.

¿Luego qué más? Pues luego, el martes 10 el lindo trígono del Sol en Escorpio  a Neptuno en Piscis. La verdad es que Escorpio —más allá de que su regente está retrógrado y que Urano le ha hecho oposición— no anda recibiendo tan malos aspectos. Este trígono sería un buen ejemplo.

Neptuno es muy cabrito pero, si anda de buenas, otorga empatía, que bien que hace falta, amor universal, conexión con el todo, respeto por la naturaleza, bondad, sacrificio y espiritualidad. Da talentos artísticos. Delicadeza. Mediumnidad. Y esto nos encanta.

Nos encanta porque esta magia sutil va a colorear la habitualmente agresiva Luna Nueva en Escorpio o novilunio, novilunio. Así que hoy, sólo por hoy: gracias, Neptuno.

Además, y en su vuelta a noción directa, el mismo martes, Mercurio también ingresa a Escorpio. Andaos atentos y atentas sobre la casa qué os ocupa, mis querides, que con tanto Escorpio y recibiendo aspectos y el Marte que despierta y encima novilunio, novilunio, pues esa casa, o sí, o sí, nos dará juego. Por supuesto que no será lo mismo si la tenemos cargada de planetas o no, pero nunca está de más echarle un vistazo.

El jueves 12 tenemos un aspecto regordete e importante. Se trata de la conjunción de Júpiter y Plutón en Capricornio y en el grado 22. Este grado ya ha sido muy, pero que muy vapuleado a lo largo del año: coincidió con la conjunción entre Saturno y Plutón, Júpiter también ha andado por ahí y ahora repite su paseo.

Como el cosmos tiene memoria, Plutón es muy hijo de su puñetera madre y Júpiter lo que toca ensancha, conviene también ver qué cosas se nos mueven esta semana —se nos mueven y remueven, ya que son temas que vienen del pasado, pues es un aspecto antiguo—, siendo los más sensibles, de nuevo, los nativos cardinales pero esta vez del último decanato.

A nivel mundial o desde un clima más general —que siempre podéis aplicar a vuestra carta— recordad que Júpiter es la justicia, la fe, los idiomas, los hijos, la religión y hasta el dinero. Júpiter anda un poco de capa caída y se da más hostias de lo planeado y tiende a meter un poco la pata. Como si se tuviera más mala suerte que de costumbre o esos planes en los que confiase se le vinieran abajo.

Pues eso por un lado.

Y luego Plutón saca fuera lo que estaba oculto, le da por destapar, por darle la vuelta a la tortilla, por sacar a tender envidias, dolores, rencores, competitividades, mafias, vicios y elementos radioactivos. Vamos, que puede ser una semana muy terapéutica o muy puta, con mucho rumiar, obsesiones, paranoias y teorías conspirativas en el individuo y en el ambiente. Por supuesto, todos los temas jupiterianos pueden ponerse en tela de evidencia bajo los rayos X de Plutón. Y, como además, todo este combo se da en Capricornio, pues sus analogías también cobrarán relevancia: estructuras, padres, jefes, multinacionales, altos cargos, minas, arquitectos, viejos, lugares subterráneos, piedras, cementerios y montañas.

Tened en cuenta que los planetas, además tienen un orbecita y que, como el tema es ya conocido, puede ser que todo este rumiar, monstruos y mala leche ya lo hayáis sentido en la semana previa. ¿A que sí?

¿Qué más? Pues notición, porque Marte despierta el sábado 14. Sí, queridos, queridas, querides: después de dos mesesitos erre que erre, marte que marte, retro que retro, nuestro planeta rojo del folleteo, la guerra, los deportes, la sangre, el semen, las cornadas, el ejército, el hierro y el fuego, la competición, el emprendimiento y el trabajo, que Marte trabaja, ojo, que Marte se pone y le echa narices, que para eso es nuestro planeta de la supervivencia, pues ese Marte, ese Marte domiciliado en Aries, ese Marte DES-PIER-TA.

Y tampoco es poca cosa porque, además, es regente antiguo de la lunación, esto es, de la Luna Nueva o novilunio, novilunio. Como siempre, recordad un par de cosas: una, que los asuntos que rija en cada carta, esto es, los planetas y casas en Aries y Escorpio, podrán acelerarse en los próximos meses, cuadratura mediante.

Y por otro lado, lo que siempre os digo, que conviene y mucho vigilar ese grado donde un planeta despierta y que, en este caso, es el grado 15. Porque pareciera que ahí el planeta se concentra y despliega toda su potencialidad o su enojo, que Marte no es de sonrisitas. Grado 15 de Aries, claro.

Luego entre el resto del sábado 14 y el domingo 15 tenemos toda la pelotera de eventos que matizan la Luna Nueva.

Claro, el Sol le realiza un sextil a Plutón y otro a Júpiter —los mismos que luego dibujará la Luna. Estos sextiles molan: la Luna y Júpiter se llevan bien incluso en estados cósmicos tan deplorables; y el Sol y Júpiter también.

Además, si tenemos en cuenta que, para muchos, Plutón es regente nuevo de Escorpio: pues un sextil entre la luna y este viene genial. Quien cumpla por la fecha pasará un año con mucha fuerza de voluntad —que es lo que dan los novilunios y más, si encima, andan en Escorpio y de buenas con Júpiter y con Plutón.

La Luna en Escorpio les aportará una emocionalidad algo dolorida, la importancia de la familia y del clan y algunas fijaciones turbulentas con las que tendrá que saber lidiar. En fin, cosas de también de cumplir con un novilunio, novilunio.

Esta Luna Nueva se da concretamente el domingo 15 y en el grado 23. Ojo, que, como todos sabéis, la Luna en Escorpio anda con la escopeta cargada, le duele todo más de la cuenta y tiende a guardarla (para eso es signo fijo). Vamos, que per se no es una lunación fácil.

Pero bueno, como Marte acaba de despertar y están los sextiles a Plutón y Júpiter pues quizá llega un arrebato de energía descomunal y nos lleva a levantar proyectos o emprender con las pilas bien cargadas. Las pilas emocionales. Un poquito retorcidas. Un poquito con ida de olla. Así que recordad añadidle al caldero un poquito de perejil. Y de picante.

De nuevo, lo de siempre. Mirad esa casa escorpiana en vuestra carta: ¿cómo anda? ¿qué la ocupa? Y sobre todo si hubiera planetas sensibles por la zona, ese grado 23, y lo que rige y representa en vuestra carta. Eso y listo. Se acabó el novilunio, novilunio.

Finalmente, nos despedimos del Boletín, también el domingo 15 con la cuadratura de Venus a Plutón, desde Libra a Capricornio, porque ella lo vale. Esto le añade malicia o retorcimiento a la lunación, sobre todo en el tema de relaciones —Venus— con asuntos de pareja donde se manipula, no se es honesto, se tiene miedo a hacer daño y por eso se oculta, se controla, se usa el poder, se usa el sexo como arma y bla, bla, bla.

Más de Escorpio, pero tranquis, que hace falta también tirarse a la ciénaga de vez en cuando. Sólo así luego se puede jugar y corretear en las praderas sagitarianas.

Yeah.


Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cuando envías un comentario estás aceptando la política de privacidad de Mochila Astrológica.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

2 ideas sobre “Boletín Astrológico: del 9 al 15 de noviembre 2020

  • Marta

    No sé porque esa inquina con Neptuno,..Como Pisciana me ofende que siempre lo des tan mal si a ti te va mal no quiere decir que a todos. Y hoy le des el bueno vale como por una vez.
    Se puede ser feliz y tener a Neptuno siempre presente.
    Además ya quisieran muchos que Neptuno se pasase por sus casas y volverse mejor persona,porque si, la empatía es de buenas personas.
    Gracias y perdona pero es que sino lo digo reviento.

    • Mochilastrológica Autor

      Jaja, tranqui, yo me meto con Neptuno con mucho cariño. Y con Plutón. Y con Urano… Te animo aparte a que, como pisciana, también le des importancia a tu Júpiter —que aquí en la Mochila somos muy de regentes antiguos.