Despistes, niebla, mediumnidad, nostalgia. Y todo por Neptuno y los aspectos a Sagi en esta semana pre eclipse.

Boletín Astrológico: del 7 al 13 de diciembre 2020


Queriditos y queriditas. Me retrasé con el boletín un día, perdí el móvil, me pasaron un par de cositas con este Mercurio mal puesto en Sagi —y cuadrando mi todavía peor puesto Mercurio en Piscis. Vamos, que la tontería y el despiste estaban asegurados.

Pero aquí me tenéis preparadísimo para el destripamiento de esta recién estrenada. Una semana entre eclipses, claro, entre el de la semana anterior —que ya os dije que no era para tanto— y el del próximo lunes 14 que, al ser de Sol y por sus configuraciones, sí me parece más fuerte. Los Nodos ya andan mucho más cerca. Pero, vamos, quien quiera dramas y giros de ciento ochenta grados que se busque a otro astrólogo que en la Mochila nos lo tomamos todo con su buena dosis de guasa.

Es verdad que si pudiéramos resumir la semana deberíamos incluir palabras como confusión, embotamiento, sueño, catarros, humedad, frío, lluvias y surrealismo. Y todo viene de la carga mutable en el cielo —esto es, de la pluralidad de Géminis, Virgo, Sagi y Piscis— y de las tensiones ejecutadas o dejadas ejecutar por el porfiado Neptuno al que, ya sabéis, adoro poner a parir y del que no me fío ni un pelo.

Por ejemplo: a pesar de tratarse sólo de un aspecto lunar, iniciamos la semana hoy lunes, 7 de diciembre, con el cuarto menguante, en Virgo y una T Cuadrada estupenda en los ejes mutables. Esto es: Luna en Virgoen el grado 16, Sol en Sagi en el mismo grado y un Neptuno en el grado 18 en Piscis. ¿Os dais cuenta? Esto es una T Cuadrada en toda regla que viene a despistar, inundar de opciones, emociones y pensamientos a los que tengáis planetas personales por la zona —y por supuesto tenéis que incluir a Géminis.

¿Flojera? ¿Falta de concentración? ¿Demasiadas posibilidades que os abruman? ¿Necesidad de estar a solas con mantita y libro y rehuir del mundanal ruido? ¿Catarros? ¿Sueños premonitorios? ¿Enfriamiento? ¿Problemas de las articulaciones? ¿Malentendidos? Pues ¿para qué hacernos responsables? Mejor culpemos al cosmos. 

Pero bueno, esto sólo es un cuarto menguante que tenemos el lunes. Sigamos.

El miércoles 9 ya las tensiones se van perfeccionando, esto es, ya existe una cuadratura perfecta entre el Sol en Sagi —ese Sol bandolero, medio filósofo, profesor, gurú, bocazas, optimista y toda la mandanga— y el Neptuno en Piscis. Aquí tenemos un ejemplo de cómo la batería del zodiaco —el Sol— se ahoga y el nativo se siente enfermito, desmotivado, sensiblero, incapaz de arrancar proyectos y embargado por la dudas o las posibilidades de la mano de Neptuno. Me parece un aspecto relevante para quienes cumplan años durante esta semana. Obvia decir que cumplís años, además, con un eclipse muy cerquita y con un Júpiter todavía regulero: habría que andarse con ojo durante el año en temas de finanzas, viajes y estudios; incluso en temas de hermanos y firmas porque quizá os lleváis un pequeño sinsabor. Digamos que el cielo en estos días tiene algunos planetas a medio gas.

Por supuesto, dentro de esta debilidad cósmica, no todo son tensiones: así, por ejemplo, el jueves 10 tenemos un sextil —o un sextilito— entre el Venus en Escorpio y Plutón en Capricornio. Pues, ¿por qué no? Quizá profundidad en las relaciones, un poquito de dramatismo bien llevado, posesión y posesión y más posesión aunque algo más terapéutica; la capacidad de gozar, disfrutar, realizar algo bello, plástico o estético en temáticas oscuras, tabúes, esotéricas, psicológicas o escorpianas. El grado es el 23.

Ese mismo día la Luna ingresa en Escorpio así que tendremos cierto misterio en el ambiente y ganitas de contactar —Luna, Venus— desde un punto de vista profundo, nutriendo desde el dolor, o compartiendo desde lo menos agradable o retomando asuntos del pasado, traumas y demás. Buenísima configuración para la terapia, sin duda, para meter el dedo en la llaga con gusto y que no haga tanto pupa.

Luego, el mejor aspecto de la semana lo tendremos el viernes 11 con el trígono —trígono, aspecto armonioso, contacto entre planetas en el mismo elemento— del Sol y Marte, de Sagi a Aries. Aparte, con planetas fuertes y bien recibidos, o sea, que muy chachi.

¿Para quién este trígono? Pues para los que tengáis planetas por la zona, más o menos el grado 19 de Sagi y de Aries y también de Leo. Potencia el emprendimiento —en esta semana tan mariguana—, las ganas de hacer deporte, la vitalidad, el emprendimiento, la agresividad, la competitividad linda, el sexo y la autoestima. Me lo compro.

Nos despediremos, mis queridos, y queridas, y querides, el domingo 13, con la no tan agradable cuadratura de Mercurio y Neptuno, de Sagi a Piscis. Y yo sabéis que no soy melodramático y que paso de tanta tragedia, pero vaya cuadraturita, vaya cuadraturita más feúcha. Despistes, malentendidos, problemas con el transporte, asuntitos de de drogas, críos y jóvenes dando por saco, ahogamientos, resfriados, problemas respiratorios, adolescentes emporrados, noticias falsas, jóvenes en las noticias, ríos que se desbordan, aguas que se contaminan… Un día muy, muy, muy malo para firmar algo (vale que es domingo pero me andaría atento también al lunes y martes, tenéis que esperar a que el eclipse pase y también la cuadradtura).

Cualquier asesoramiento, cualquier decisión importante que tengáis que tomar, incluso cualquier viaje para organizar o aparato electrónico para comprar debería, en mi opinión, ser pospuesto. Peeeeeero, de nuevo lo de siempre: esto debe ser bajado a vuestra propia carta y no a todos os afecta igual.

Por ejemplo: si tienes el Ascendente en Géminis o en Virgo esta tensión es importante. Y aún así se presta a matices: si tienes estos Ascendentes y sus regentes andan de buena manera, no será lo mismo que si tienes alguno de estos Ascendentes y, encima, un Mercurio para tirarlo a la basura. O un Mercurio ya en aspecto a Neptuno en el natal. Y así de oca en oca, esto es lo que siempre os digo: que cada carta es un mundo y hay que bajar los tránsitos y demás aspectos a vuestra cartita.

Cosas como estas se aprenden, por cierto, en mis super talleres que concluyeron esta semana con una tribu de guerreras y un par de guerreros —y puede que algún guerrere— y ya andamos emocionados con la merendola cósmica del próximo martes y los talleres de enero. Que sí, que ya os lo dije, que la merendola es sólo para talleristas —pero pronto también se organizará algún evento en abierto. Y que sí, ya os lo he dicho, ando con la consulta a tope hasta el resto del año. Y agendando sólo para enero.

Y eso fue, surfistas del cosmos, el boletín mochilero.

***

Y otra vez fue. Qué gusto.

Del resto ¿qué os voy a contar? Lo de siempre. Que podéis seguirme por mil redes:  facebooktwitter, instagram y youtube.

El resto es daros más y más gracias y enviaros un mega abrazo cósmico.

Feliz semana.

Emilio

 

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cuando envías un comentario estás aceptando la política de privacidad de Mochila Astrológica.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.