Plenilunio, plenilunio en Piscis.

Boletín Astrológico: del 31 de agosto al 6 de septiembre 2020


Estoy aquí redactando el Boletín, despidiéndome del mes de agosto y de la semana, con las noticias de la radio puesta: el tema del debate son las manifestaciones de ayer sábado cuando, de acuerdo con los reporteros, más de veinte mil personas participaron en una protesta anticorona aquí en Berlín y acabó liándose parda entre los ultras de derecha y los policías. ¿No os suena todo esto a la cuadratura entre Marte y Saturno desde Aries a Capricornio? De hecho, la Luna también andaba por Capricornio, reactivando esos grados sensibles.

Por cierto que a mí toda esta rebeldía anti sistema, todo estas mandangas de teorías conspirativas, manipulación de las masas y tergiversación de la información también me resuenan mucho a Urano en Tauro —recordad que Urano es la extrema de un lado u otro y antisistema per se— y creo que nos da pistas también de esta suerte de tiranía encubierta y/o rebeldía extrema con la que nos vamos a topar a nivel mundial el año que viene cuando Saturno en Acuario —que tampoco quiere que le digan lo que tiene que hacer— se tense a Urano.

Pero todo eso pertenece al año que viene y ya os lo he contado aquí. Nosotros dediquémonos al análisis de la semana… una semana con mucho Venus, mucho Virgo y Piscis y su plenilunio, plenilunio, mucho Mercurio y un Marte que va ralentizándose, moviéndose cada vez más y más despacio —aunque se trate tan sólo de un efecto óptico— a apenas unos días de que comience su retrogradación. Me habéis consultado y mucho sobre cuánto tiempo se va a notar toda esta mandanga de la cuadratura marcial y, por si no os habéis enterado todavía, os lo repito de nuevo: tenemos un par de meses un poco estresantes, siendo quizá septiembre y octubre los más complicaditos con Marte retrógrado y luego el Sol que entra en Libra y se reactiva toda la tensión cardinal, esto y lo otro. Pero bueno, para más info, los efectos en vuestra carta, esto y lo otro, tenéis el especial y, por supuesto, podéis encargarme un fabuloso coaching astrológico.

Eso sí, la vida sigue, y vale que Marte y Saturno fastidian —pero también vale con tener un poquito de mayor ángulo de visión para darnos cuenta de que en nuestra carta también hay cosas positivas que funcionan, que avanzan, pongamos por ejemplo esa zona Virgo que tiene a Mercurio corriendo veloz, agilizando papeles, reordenando, optimizando, estructurando. La pena es que va tan rápido que esta semana ya cambia de signo. Mi consejo es: mira qué casa te ocupa y apúrate allá para estrujarle sus beneficios, sobre todo esta semana con plenilunio incluido, y con buenísimos y mega prácticos aspectos mercuriales. Ya sea reparar unos enchufes, quitarte de en medio la declaración de la renta, comprarle una camita al gato o visitar al dentista, ordenar papeles, o reorganizar tu agenda, todo me vale para los trígonos que vienen.

¿Empezamos? De hecho haremos el martes 1 con —atentos— el trígono de Mercurio a Plutón, de Virgo a Capricornio. Si Mercurio es comunicación y Plutón profundidad, aquí tenemos un aspecto de psicología intensa, de estudio concentrado, de sagacidad práctica. Y digo práctica porque el aspecto se da entre planetas en signos de tierra, queridos y queridas, y la tierra necesita resultados tangibles. Grado 22.

Luego el miércoles 2 viviremos la Luna Llena o plenilunio, plenilunio, que se da… ¿alguien me dice en qué signo? Sí, sí, se da en Piscis —que para eso es el opuesto de Virgo, los cumpleañeros del mes.

Bien… la Luna Llena supone una oposición entre la Luna pisciana y el Sol de Virgo, en el grado 10. Podéis mirar, por supuesto y de nuevo, la casa que os ocupa Virgo y su opuesto —es muy bonito trabajar con los ejes en Astrología— ya que sería el área donde debe manifestarse la energía. A mi, personalmente, me parece una lunación un tanto caca o aburrida y esto lo digo porque si tomamos el regente antiguo de la Luna, que está en Piscis, pues eso nos lleva a Júpiter que anda en Capricornio —su caída— y encima retrógrado. Vamos, que no es una lunación para echar cohetes.

Por supuesto, tampoco es mala. Es, cuanto menos, un tanto emocional, como toda Luna —y más en signo de agua—, nostálgica y un pelín agitada. Si tiramos del regente nuevo, Neptuno, pues este se encuentra en Piscis y en sextil con Júpiter, que no está mal, y todavía opuesto a Mercurio en Virgo, que siempre trae un pelín de neurosis. Andaremos sensibles, inspirados, un poco llorones y comprensivos con el otro. Recordad lo que os decía la semana pasada de los aspectos de Mercurio y Neptuno: de pronto algo desaparece… o aparece como por arte de magia.

De nuevo, repito, buscad esas casas que os ocupan tanto Virgo como Piscis porque allá se dará el meneo. Y debiera entenderse como un meneo positivo. Desde el orden a la ensoñación. Un resfriado. Una pequeña indigestión o envenenamiento. Cosas de este eje.

Otra penita es la oposición de Venus a Saturno, de Cáncer a Capricornio, también ese miércoles. Tenemos un Venus muy bonito por estas fechas en el cielo, endulzando la vida de los cangrejos; pero claro, luego llegan Saturno y Plutón y no hay tu tía, nos quitan el pastel y no nos dejan disfrutar tanto. Como Venus es amoroso, Piscis soñador y, encima tenemos plenilunio ese día, convendría andar atento a qué planes románticos se vienen abajo durante la semana. No pasa nada: no es el fin del mundo, no significa que la relación no pueda funcionar. Simplemente no es el momento o nos hemos emocionado demasiado y hemos pecado de ilusos y de ilusas, ¿ok?

Además, ¡además! y también el miércoles, el Sol desde Virgo le dibuja un trígono a Urano en Tauro. Es muy guay que haya toda esta energía de tierra en el cosmos y tan armoniosa porque es la que va a conseguir materializar nuestros proyectos, o al menos, aquellos de nuestra zona Virgo.

De hecho, si continuamos con el análisis, la cosa no hace sino subrayarse porque el jueves 3 será Mercurio el que planta su trígono a Saturno. Tenemos a dos signos muy trabajadores involucrados, Virgo y Capricornio, y con sus planetas domiciliados (recordad que Saturno rige a Capri, y que Mercurio rige a Virgo). Vamos, una oportunidad única para proyectos responsables, papeleo, estudio, decisiones serias, compras duraderas. ¿Viajes o desplazamientos? (y no me digáis que las fronteras están cerradas; me vale un paseo al campo o a una montaña o a un cementerio o a un centro de meditación). Si quieres hablar con tu jefe o con algún superior o con tu padre o con un viejo o con una señora milenaria de pelo muy blanco, este es el momento: momento muy viejuno.

Viernes, viernes, día 4 de septiembre y atentos acá. Cuadratura muy sensible de Venus en Cáncer y Marte en Aries (y encima mal recibida). En fin, que esta semana parece un poco tensa para las relaciones, sobre todo si eres signo cardinal, como que sí pero que no; como que te quiero, te echo de menos, pero luego no te soporto. Como que me dices que quieres pasar tiempo conmigo pero luego sólo vas con prisa. Como que me siento un objeto sexual. O simplemente no atiendes mis necesidades emocionales. ¿Y no te das cuenta que lo único que necesito es un abrazo?… Pues no, no me doy cuenta porque tampoco lo verbalizas…

¿A que suena todo a Pimpinela? Eso es lo que toca.

Además, y esto sí mola, Mercurio le dibuja un sextil también a ese Venus en Cáncer para que, Cáncer por fin se anime a verbalizar mejor y con menos drama lo que le sucede. El aspecto también es idóneo para la escritura artística, por ejemplo, o una visita al museo. O para ordenar viejas fotos.

Nos despediremos de la semana con dos cambios planetarios que molan:

— Por un lado, el sábado 5 Mercurio sale de Virgo en ingresa Libra. Como tal, Mercurio en Libra anda peregrino —pero Libra, además de ser el domicilio de Venus, es la exaltación de Saturno— y a mí me mola esta posición. Recordemos que Libra es un signo de aire y, como tal, muy inteligente y necesitado de objetividad y desapego. Así que un ingreso interesante el de este Mercurio. Andará por las tierras librianas hasta el 27 de septiembre; ya sabéis que Mercurio siempre va al corre que te corre.

Viene a agilizarle la vida a los nativos del signo de la Balanza, que ya por sí pueden ser muy habladores, locuaces, y que tienden a la duda. Porque Mercurio es de carácter multiplicador y, además de moverte, ponerte un poco nervioso, ágil, intranquilo, vivo, activo, te llena de ideas: y, claro, a más ideas, a más opciones, pues más dudas para Libra. Aprovechad para leer, para poneos hasta el ojete de noticias —Libra es un signo muy involucrado socialmente—, para hacer este o aquel cursillo.

Además, lo guay es que su regente andará casi pisándole los talones y tendremos un sextil bien recibido porque…

— Por otro lado, el domingo 6, Venus sale de Cáncer e ingresa en Leo. Es verdad que a mi Venus en Leo sí me parece más peregrino que en otros signos (en Sagitario funciona bien; me gusta en Cáncer, ¡hasta me gusta en Capricornio!). En Leo, domicilio del Sol, hay un culto al ego, un desparpajo de la generosidad, muchas ganas de romanticismo —Leo, Leo, es el corazón, no lo olvidéis—, y déjame transformarte en el rey o reina de mi vida, vivamos la aventura del año y todo de una intensidad infantil que a veces puede saturar. Son nativos divertidos, leales, fieles —es signo fijo, recordadlo— que quieren que se les reconozca por su forma de amar. Un poquito celosos y un poquito mandones.

En fin, supongo que al final, Venus —como Júpiter— acaba funcionando bien todos los signos. Así que bravo por este Venus en Leo y bravo por los terciopelos, los dorados, las selfies, las estrellas de cine y la siguiente ronda de chupitos que yo os invito porque yo lo valgo. Tendremos a Venus en Leo, iluminando y endulzando la vida de los leoncitos y leoninas, hasta el 2 de octubre.

***

Queridos, queridas, querides. Ese fue el super boletín de la semana. Un placer escribiros, leeros, todas esas cosas.

Os leo abajo y os deseo una muy, muy, muy feliz semana…

Emilio

Imagen de mgnorrisphotos en Pixabay

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cuando envías un comentario estás aceptando la política de privacidad de Mochila Astrológica.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.