Conflictos parejiles con el plenilunio, plenilunio

Boletín Astrológico: del 28 de septiembre al 4 de octubre 2020


Normalmente escribo los Boletines los domingos pero estamos teniendo un sábado tan miserable de lluvia y yo ando tan fatigado de la semana —Marte retrógrado— que opté por prender unos inciensos, encender el ordenador y preparar ya el noticiero cósmico.

Que no os extrañe que, sin embargo, lo postee el domingo —después de todo soy un hombre de costumbres (y menos mal que las tengo porque con tan poca tierra en la carta y nada de fijeza, o me obligo a ciertas rutinas o me las pasaría volando entre pompas de jabón y sin materializar nada).

Total. Que nos despedimos de septiembre y arrancamos con octubre, que por cierto coincide con el día de la reunificación alemana y fiestas y exposiciones y charlas y documentales, pandemia mediante y mascarilla obligada para este año.

Esta, por cierto, es otra de las semanas duras en aspecto, porque Marte y Saturno repitan cuadratura; aunque sería una exageración decir que esta es peor que otras ya que la tensión lleva en el ambiente una temporada —sin ir más lejos, mientras redacto estas líneas andamos saliendo de una T-Cuadrada muy gorda que puede habernos robado las fuerzas, meternos en conflictos, dilemas morales y las comunicaciones y los críos y los desplazamientos un pelín más complicados.

Total, que semana con cuadratura pero también con plenilunio, plenilunio —plenilunio un pelín jodido, qué os voy a contar— y además con el cambio de signo de Venus y con dos planetas que se mueven en moción directa, lo cual siempre es de agradecer.

Pasemos al análisis y lo haremos el martes 29 que viene cargadito de regalos.

Fijaos:

Primero, un lindo trígono desde Venus a Marte, de Leo a Aries —que sería bastante agradable, pasional, mucho fuego, sexualidad, polvazos rápidos, proyecciones parejiles hacia al futuro futuro, gastos un tanto repentinos, Dianas cazadoras y Wonderwomans insaciables, orgásmicas y creativas. O sea: musho cashondeo sabroso.

No está mal, un trígono para iniciar la semana —aunque Venus mire regular a ese Marte retro. Como que mucha promesa, mucho preparamiento, mucha colcha dorada y velas pero luego o nos corremso muy rápido o tampoco es para tanto.

Eso por un lado y en el grado 25 —lo mismo alguien con planetas personales en el grado 25 de Sagi se lo goza.

Luego, además, ese mismo martes Saturno despierta, sí, sí, sí, sí. Pasada. Saturno despierta en Capricornio y en el grado 25. Quedaos con la copla porque ya Saturno se despide —que vaya si dio por saco—, poco a poco, constante, sin dudas ni divagaciones, de Capricornio: les va a dar el último repaso y en diciembre, como bien sabéis, ingresa en Acuario. Así que todo un alivio para los Capri.

Además, y de manera general, podríamos suponer que las áreas regidas por Saturno en vuestra carta podrían vivir una suerte de acelerón, de ponerse en funcionamiento —y eso siempre viene bien. Os animo a buscar en qué casas tenéis tanto Capri como Acuario, que ya sabéis que yo trabajo con regentes antiguos.

Claro, además, y ese día, se produce la segunda cuadratura entre Marte y Saturno, en el mismo grado 25, por el culo, tralará. No os voy a hablar más de la cuadratura porque vaya si os he hablado al respecto y tenemos además un especial sobre esta tensión y toda la mandanga. Sabéis que hemos tenido incendios por un tubo y mucha tensión con las fronteras y el campamento Moira en llamas y justo hoy un avión en Ucrania tuvo un accidente y murieron 20 cadetes del ejército —y vale que a cojón visto, macho seguro: ¿pero no se ha hablado y mucho de que los jóvenes iban a salir en las noticias y que Mercurio son los jóvenes y los transportes y que teníamos una T-Cuadrada cardinal que lo involucraba?

En fin. Cosas de la Astrología. La verdad que los problemas de aeronáutica para mí también tienen que ver con una combinación de Marte y Urano. Pero lo que sí me parece relevante es que aquí tuviéramos a cadetes —Mercurio, los jóvenes— del ejército —Marte en Aries opuesto a Mercurio.

Total.

La segunda cuadratura de Marte a Saturno, desde Aries a Capri y con Marte retro y mucha energía, mucha pasión, muchas ganas de tener las cosas para ayer pero con el freno puesto y bloqueos por todos lados. Seguirá la frustración y el estrés y las roturas y los chispas en el ambiente. Aunque, repito, nada nuevo y que no sepamos manejar —y siempre, siempre, siempre, en función de cada carta, sus planetas y compañía.

¿Qué más?

Pues la Luna Llena. La del jueves 1, plenilunio, plenilunio, con la Luna en Aries opuesta al Sol en Libra y en el grado 9. Como tal, la tensión no es molesta: en el sentido de que se trata de un plenilunio como cualquier otro, Sol y Luna enfrentados, resultados que salen a la luz, emoción versus razón y objetivos, alma femenina y alma masculina que tienen que llegar a un acuerdo, esto y lo otro. Lo de siempre. Miráis qué casas os ocupan y si os toca algún planeta y listo.

Hasta ahí bien. Pero es que siempre, siempre, siempre, siempre hemos de mirar al regente de la lunación: en este caso la Luna anda en Aries y su regente Marte, sigue todavía bajo la cuadratura de Saturno. Así que, por ese lado, sí que me resulta una lunación un poco estresante, al menos, a nivel emocional (Luna Llena); puede causar enfrentamientos o subidones de mortadela a nivel parejil o socios; pero también entre los más jóvenes y los más viejos; y conflictos con la ley.

Luego el viernes 2 Venus ingresa en Virgo y sí, ya lo sabemos, es un Virgo en destierro, pero funciona, algo dulce siempre puede dejarnos y, sobre todo, para los que nativos de Virgo o los que tengan planetas personales en el signo.

Una vez oí la explicación de que Venus en Virgo puede ser bastante sensual ya que se encuentra en un signo de tierra —y creo que en parte lleva razón. Habrá un gusto —Venus—, un cultivo y una optimización de los asuntos corporales, ya sea a través de la higiene, o de la alimentación o incluso de la información que se estudie —a fin de cuentas, su regente es Mercurio y necesita saber y comunicar.

Felicidades a esos Virgo, ¡que disfrutéis del tránsito! Hasta el 27 de octubre.

Nos despediremos del Boletín el domingo 4 con otro planeta que despierta. Don Plutón, en el grado 22, ese grado que dio tanto que hablar. Para mí que Plutón despierte —también lo he dicho mil veces— es como si la Liga la gana el Madrid o el Barcelona; vamos, que me la repampimfla. Es verdad que otra gente se vuelve loca con el evento y os dirá que es el momento de por fin extraer a la luz vuestras sombras y no sé qué sofritos de psicología junguiana y de dragones que se autorresucitan. Lo siento: pero yo ni caso.

Plutón se pasará unos meses directo, se moverá unos dos o tres grados hacia delante y volverá a estacionar. Eso fue.

***

Y así acabamos el Boletín por hoy. ¡Qué divertido! ¡Qué gusto mientras fuera llueve y no se ve ni un pedazo del cielo! Ya veréis cuando nos claven el cambio de hora y anochezca a las cuatro de la tarde. Depresión asegurada.

Entre tanto, os animo a seguir explorando y diviertiéndoos con la Astrología. Recordad que es práctica, que no hay que creerse nada de esto ni mucho ni poco sino experimentadla por vosotros mismos. Está en cada cosita que os rodea: desde lo que coméis hasta con quién os acostáis.

Por supuesto, de esto y mucho más tratamos en los talleres que iniciamos a finales de octubre. Tenemos a anotados de varias partes del planeta y se forman unos grupos mega lindos: tanto, que luego, después del curso, organizamos quedadas online para seguir practicando y compartiendo conocimiento. ¿A que mola? Y todo bajo un Júpiter y Saturno que despertaron y ya se mueven directos, favoreciendo el estudio de las altas ciencias y artes, o sea, la Astrología.

Si quieres también formar parte de esta experiencia, si quieres participar en los talleres, te dejo aquí los enlaces de ambos. Cada uno son seis clases en total para que te conviertas en un mega astrólogo o astróloga con mucha guasa y al estilo mochilero (no podía ser de otra manera) y alguna que otra merendola extra cósmica para charlar sobre tus avances.

Nivel 1
https://www.facebook.com/events/461151841510417/

Nivel 2
https://www.facebook.com/events/770311483804481/

El resto ya lo conocéis…

Ya sabéis que podéis seguirme por mil redes:  facebooktwitter, instagram y youtube. Y recordad que siempre podéis encargarme un super coaching astrológico que me sale divino y que la gente lo flipa tanto que incluso años después me escribe para agradecerme esto o aquello o para confirmar que esta o aquella predicción acabo por cumplirse. Obviamente yo no suelo acordarme de todas las predicciones ni análisis que hago pero me satisface mucho saber que hago bien mi trabajo y, por supuesto, que estoy ayudando a un montón de gente.

He dicho.

Y ahora sí me despido. Y os mando abrazos, achuchones, cariños y un trillón de gracias.

Nos vemos pronto.

Emilio

Imagen de Ryan McGuire en Pixabay

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cuando envías un comentario estás aceptando la política de privacidad de Mochila Astrológica.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.