Tiempos de Tauro y llega Mercurio

Boletín Astrológico: del 27 de abril al 3 de mayo 2020


A ver. A ver que esto está a tope de noticias. Lo primero, contaros —aunque muchos ya lo sabéis— que el jueves pasado di una charla o güevineo o mastercass o cómo queráis llamarlo sobre Júpiter en Acuario. Y las cosas como son: fueron dos horas con un montón de información muy en primicia sobre este tránsito.

A los que nos lo hayáis visto aún, os aseguro que vais encontrar un análisis muy exhaustivo, original y bastante adelantado… y es que: ¿Quién se va a poner a desglosar este tránsito si todavía falta medio año para que empiece?

En fin. Una pasada y encima en vuestra buena compañía, no puedo pedir más. Aparte, me dio tiempo a cantaros una coplilla que las energías estaban algo locas y había que canalizarlas de alguna manera. Aquí el enlace para que lo veías, lo repaséis, lo compartáis, todas esas cosas.

¿Qué más? Pues que en mayo arrancamos con el segundo nivel de Astrología, los martes, misma hora, mismo formato, mismo todo. Y si bien publiqué el anuncio del taller el viernes en la tarde, parece que ya se me ha llenado. Tengo que repasar y responder algunos correos y mensajes, pero eso: com·ple·to.

¿Opciones que se me plantean? Montar un segundo grupo los sábados en la tarde —para que puedan apuntarse también los de otros horarios y esquinas del mundo. O repetirlo durante el mes de junio —que también es buena opción. En cualquier caso, estamos hablando de un taller para gente que ya está un pelín familiarizada con algunos conceptos astrológicos.

Además, en junio regresamos con el taller básico: donde empezamos desde cero, cero, con conceptos básicos para describir el horóscopo y familiarizaros con el lenguaje astrológico y ese tipificar o significar que se también se usa en la alquimia.

En cualquier caso, el que tenga interés, para un taller o el otro, por favor, que me escriba y así ya me voy organizando. Y gracias, astrolocas y astrolocos —sin vuestra colaboración, buen humor y ganas de aprender no habría taller que valga. Ea.

***

Y ahora, al lío, montepío.

Veréis: la semana no trae aspectos descomunales. Lo que sí expande —y eso es importante— es buena parte de ese estrés, de ese nerviosismo que barnizó la pasada Luna Llena, novilunio, novilunio.

Planteaos si habéis tenido encontranazos con gente. Cambios sorpresivos. Cabezonería. Dogmatismo. Mi punto de vista es mejor que el tuyo. Frustración. Mal genio —de vuestra parte hacia otros o al revés… Por ahí van los tiros y sobre todo si tenéis planetas o puntos sensibles al principio de signo fijo, ¿de acuerdo?

Empezamos la semana con un cambio planetario y es que el lunes 27 Mercurio sale de Aries e ingresa en Tauro. Tanto en Aries como en Tauro, Mercurio, planeta de los mensajeros, el comercio, el pensamiento y la comunicación, se encuentra peregrino: o sea, trabaja muy modulado por el signo que transita y un poco a merced de los aspectos del resto de la carta o el cielo.

Esto no tiene nada de malo y ambos Mercurios tienen sus talentos. Pero no cabe duda de que la energía de nuestros proyectos, intercambios, transacciones e incluso forma de captar la realidad —todo muy Mercurio— se verá modificada. Se ralentizará, se volverá algo más desconfiada y buscará salidas pragmáticas, estéticas o placenteras, que Tauro tiene un punto disfrutón.

Como siempre —y siguiendo a la rueda del horóscopo— si durante el Mercurio en Aries arrancaste algún proyecto o emprendiste alguna idea, ahora con Mercurio en Tauro será la ocasión de mantenerlo con constancia, precaución, despacito y buena letra.

No notaremos todos este Mercurio. Los más beneficiados serán los toritos, claro está: andarán más sagaces, más parlanchines, más ingeniosos… y siempre en función de su carta y de los aspectos.

Lo que siempre os digo. Aprovechadlo. Mercurio corre que se las pela y andará por Tauro hasta el 11 de mayo.

Al principio hará unos pocos de aspectos interesantes. Así, el martes 28 le dibuja una cuadratura a Saturno en Acuario  y uno desconfía de sus dotes comunicativas, se deprime, le vuelve el pensamiento profundo y un poco meditabundo y pesimista. Mercurio quiere hablar pero Saturno lo inhibe. Y como son dos signos fijos —Tauro y Acuario— se traduce en intolerancia y una cabezonería insana.

Luego el viernes 1 de mayo, día del currante —y normalmente un día de manifas y fiestuquis berlinés; claro que ahora con la crisis del virus no habrá meneo que valga— Mercurio se conjuntará a Urano, ambos en Tauro y sobre el grado 7.

Por un lado, Urano estimula el pensamiento creativo, la originalidad, el futurismo, la ruptura con las formas, la locura… ¿y a quién no le viene mal de vez en cuando una dosis de locura? Pero también recordarlo: venimos de un novilunio muy nervioso.

Así que puede ser, por un lado, de que nos lleguen novedades, mensajes que no esperábamos, alguien que nos contacta de imprevisto o nosotros que en un arranque caprichoso le demos la vuelta a un tema que nos inquiete. Eso por un lado.

¿Y por otro? Por otro puede ser que estemos más de los nervios y con ganas de mandarlo todo a freír espárragos. Y ojo que el aspecto puede freírnos la cabeza, que unos días después Mercurio se unirá al Sol. Eso o el Premio Nobel.

Finalmente, el domingo 3 de mayo nuestro Venus en Géminis, tan parlanchín, dual, creativo a través del lenguaje y el ingenio, le planta una cuadratura a Neptuno en Piscis. A ver, no es una cuadratura tan mala: favorece por ejemplo lo simbólico, lo artístico, lo espiritual y todas esas golosinas borrosas de Neptuno. Pero también es verdad que puede enturbiar o sabotear las relaciones —Venus— con engaños, autoengaños, victimismo y toda esa carga negativa del nuevo regente pisciano.

La cuadratura se produce en el grado 20 —eje mutable, Géminis, Piscis— y es importante tenerla en cuenta pooooorquuuuueeeee… Pues porque Venus empieza muy pronto a retrogradar y antes comenzará a moverse muy despacito hasta que parezca que se ha detenido en el cielo. Se detendrá a escasos grados de esta cuadratura, así que el aspecto dura para rato: confusión, idealización, hipersensibilidad, nostalgia, melancolía, irrealidad, paranoia… Sí, chicos y chicas, que Neptuno es muy puñetero. Avisados quedáis.

***

Y ahora sí que terminamos con la cantinela habitual. La de las gracias, gracias, gracias — por vuestros likes, comentarios, tomatazos y piropos.

Esto también lo sabéis: que me encanta que me sigáis por las redes como por facebooktwitter, instagram y youtube. ¡Que me regaléis estrellitas en las opiniones de Facebook! Animáos, escribid allá vuestra lindas palabras en el este apartado. Y recordad que siempre podéis encargarme un super coaching astrológico que me sale divino.

A algunos os veo con mucho cariño este martes en el curso de Astrología —será la última sesión del primer nivel. Lo hemos pasado bomba y estoy felícisimo con el grupo que se ha formado.

Y al resto quizá os vea en los próximos talleres, en los güevinares, en los bares, en las discos, en los parques pillando droga, en los sueños, donde sea.

Os deseo una felicísima semana, mucha fuerza, mucho amor y más humor.

Emilio

 


Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cuando envías un comentario estás aceptando la política de privacidad de Mochila Astrológica.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Una idea sobre “Boletín Astrológico: del 27 de abril al 3 de mayo 2020