Tiempos de Géminis, multiplicación y novilunio

Boletín Astrológico: del 18 al 24 de mayo 2020


Fijaos la hora y el día que es y aquí ando redactando el Boletín con este retraso. ¿Será que ya me puse en modo retrógrado y todo llega un pelín tarde y retrospectivo? Pues quién sabe —aunque el otro día me dedicaba a colgaros un post desmitificando todo esto de las retrogradaciones.

En cualquier caso, sí: si miramos el cielo pues nos encontramos varios planetas moviéndose hacia atrás, Venus, Júpiter, Saturno y Plutón; siendo Venus el de efectos más palpables que para eso tiene una órbita más cercana al Sol y se le considera un planeta personal.

Todo esto lo explico en mis talleres —y por cierto, el jueves nos estrenamos con otro grupo avanzado y sigue quedando una sola plaza. ¿Qué pasa que os da vergüenza reservarla? Pareciera el último trozo del pastel que queda sobre el plato…

En fin: tenemos una semana tranquilita, con un montón de aspectos mercuriales que se ajustan al cambio de signo solar y es que vamos a abandonar la temporada Tauro y meternos de lleno en Géminis. ¿Y cuál es el planeta regente de los gemelos? ¡En efecto: se trata de Mercurio!

A parte tendremos un novilunio bastante agradecido si no fuera por las cuadraturas de Neptuno que suelen atraer desilusiones o talento poético, pero claro, no todos queremos ganar un concurso de poesía. En cualquier caso, buenas conversaciones, contactos lindos, amorosos, un poco engañosos, ingenuos, buenas lecturas, desplazamientos cortos, visitas, amigos o amigas que regresan, gente a la que no conocías tanto y que de pronto surgen y cobran importancia…

Analicemos todo des-pa-citooooo, a lo Luis Fonsi.

Para empezar nos estrenamos la semana hoy lunes 18 con una lunita que va menguando y en Aries, claro, camino del novilunio, novilunio. Su regente, Marte, puestos a tirar del hilo, se encuentra desde la semana pasada en el dual, místico y escurridizo Piscis. El Marte del salvavidas, del guerrero espiritual, del que quiere ayudar a todos y luego no es capaz de ayudarse a sí mismo y encima se enfada —porque este Marte tiene problemas para canalizar la mala leche (aunque Marte en Cáncer tambien tiene esa cosa; eso sí, nativos protectores y dispuestos a pelear cuando les toca por su familia, por su clan).

Luego, un día después, el martes, ni te cases ni te embarques trae poca cosa. El cielo comienza a ponerse interesante a partir del miércoles 20. Ese día, el Sol sale de Tauro e ingresa en Géminis. Se acabaron las flores, las tardes en el sofá, la pintura, las copas de vino y los masajes y nos adentramos en el estadio del zodiaco donde no podemos pararnos quietos, tendemos a cierto despiste y a la necesidad de curiosear y llevar varios asuntos a la vez. ¿Que voy a la biblioteca? Pues me saco dos libros o mejor cuatro. ¿Que no sé qué vestido comprarme? Pues me llevo el rosa y el verde y en casa los tijereteo y encima hago otros dos vestidos diferentes. Con Géminis no sólo existe una multiplicación de tareas —su regente Mercurio tiende a la multiplicación— sino también una necesidad de asomar la nariz a varios temas a la vez y de comunicarse. Géminis es de naturaleza locuaz y lo suyo son los juegos de palabras, la bicicleta, la guitarra y los malabares.

No os cuento más; el resto lo leéis en el especial sobre el signo que lo tenéis acá. Entre tanto: mil felicidades a los Géminis.

Ese mismo día se perfecciona la cuadratura entre Venus y Neptuno desde Géminis a Piscis: recordemos que, además, Venus ya anda retro y que con Neptuno cuadrado se emociona en las relaciones, se equivoca de autobús yendo a visitar a su novia o le envía el mensaje al amante equivocado.

Venus son las relaciones pero también el arte. Y Neptuno de hecho tiene que ver con las musas y la inspiración… Lo que pasa es que la relación es de cuadratura y tensa y por tanto puede dar lugar a malentendidos, a problemas de estima —o egos grandes o de pronto deshinchados—, a creer que nuestra obra artística, nuestra relación, nuestro proyecto creativo son la bomba y luego pegarnos el batacazo.

Desilusiones y necesidad de reestructurar o de poner en orden esos contactos, esos libros, esos cuadros por colgar, esos temas pendientes con la pareja. Quedaos con la copla porque esta cuadratura es importante durante toda la semana. Grado 20.

Luego el viernes 22 hay un aspecto muy lindo; muy, muy lindo. Y es que Mercurio se une a ese Venus en Géminis —siempre en el mismo grado. De entrada, Mercurio y Venus conjuntos en Géminis es super chachi piruli porque se tiene amor a las palabras, a los hermanos, se tiene el don de la persuasión, le vendes con gracia un peine a cualquier calvo. Hasta ahí genial —y el aspecto es idóneo para cualquier trabajo artístico, comunicativo o de comercio.

Pero claro, como Neptuno sigue ahí en Piscis con sus nubarrones y pompitas de jabón: pues quizá el peine que te vendieron no te sirve; o luego te sientes con remordimientos por haberte aprovechado de ese pobre calvo. Cosas de Neptuno que hace que las cosas no estén claras. Da desilusiones. Problemas de estima. Engaños. Y esa es vuestra tarea: hablar las cosas y no deducir que el otro o la otra es adivino y ya las está entendiendo. O que las cosas se solucionarán con un embrujo o por arte de magia. Lo siento pero no.

Justo el mismo viernes 22, el Sol le dibujará un trígono a Saturno en Acuario —un trígono de aire, bueno para la intelectualidad, el trabajo de estudio, para honores a largo plazo; cosas de Sol y de Saturno.

Y el resto de aspectos se acumulan para ese viernes. Veréis: Mercurio termina de dibujarle la tensión a Neptuno y un ratito después, en el grado 2, se juntan el Sol y la Luna en Géminis; esto es, una Luna Nueva o novilunio, novilunio.

A ver: a mi la Luna Nueva esta me parece bastante bonita. Es verdad que Neptuno jode un poco la marrana; pero también es verdad que no pasa nada, que ningún noviliunio es perfecto ni va a cambiaros la vida.

Para los más curiosos o curiosas que quieran chequear sus cartas, los grados a tener en cuenta serían el grado 2 —que es donde luminarias se plantan el besito— y el grado 20 —que es por donde andan Mercurio y Venus, siempre en Géminis; pero también Neptuno ya desde Piscis.

Recordad que los novilunios son periodos de siembra en función de la naturaleza de los planetas y los signos involucrados. En este caso es Géminis y Mercurio, es decir, que o te pones a escribir un diario, o te apuntas a un cursillo —como el mío de Astrología—, o te dedicas a leer, o darle a la bicicleta o a montar tu tienda online. Recordar que Mercurio es regente del comercio.

Claro, luego esto hay que cogerlo con pinzas, aplicarlo a cada carta y encima ver el resto de planetas en el cielo. Hay mucha carga retrógrada —que tampoco es tan grave, sobre todo si iniciamos o retomamos proyectos que ya nos rondan la cabeza— y además vamos camino de un eclipse que puede y suele alterar un poco y acelerar eventos.

¿Se entendió? Pues listo. Eso fue con el Boletín de la semana.

***

***

Y ya está. Ya fue. El resto me lo podéis contar en vuestros comentarios, por las redes, por aquí y por allá. Por fa, no me enviéis tantos mensajes por privado —que parece que sois más Escorpio que yo— y animaos a hacer preguntas en abierto, que así aprendemos todos y os respondo todavía de mejor talante.

Esto también lo sabéis: que me encanta que me sigáis por las redes como por facebooktwitter, instagram y youtube. ¡Que me regaléis estrellitas en las opiniones de Facebook! Animáos, escribid allá vuestra lindas palabras en el este apartado. Y recordad que siempre podéis encargarme un super coaching astrológico que me sale divino.

De los cursos, ya os lo he contado. No me puedo creer que todavía quede esa plaza para el curso avanzado… Vamos, que no os de vergüenza. En junio retomamos con el curso básico —para ese sí que quedan plazas. Como siempre, quien se anime, que me escriba.

Me va a encantar veros —sobre todo porque a algunos os conozco de las redes pero luego es muy lindo poder poneros cara, escuchar vuestras voces y demás.

Ea. Os deseo una felicísima semana, mucha fuerza, mucho amor y más humor.

Emilio

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cuando envías un comentario estás aceptando la política de privacidad de Mochila Astrológica.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.