Estrenamos año astrológico con el ingreso del Sol en Aries.

Boletín Astrológico: del 16 al 22 de marzo del 2020


Virus aparte, por supuesto que la vida continúa. No se trata de evadir la realidad sino tomar conciencia de que, al mismo tiempo, están sucediendo otro montón de cosas: algunas muy bonitas y otras probablemente muy poco bonitas. Por supuesto y como siempre, casi no nos enteraremos de nada.

Entre tanto os animo a sintonizar otras emisoras, como la de mi Boletín Astromochilerocuántico. No faltan los motivos porque porque la semana viene cargada, cambiamos de signo, de estación y estrenamos ciclo. Es una semana de vital importancia. Al menos, en el cosmos.

Curioso también es que -si bien muchos astrólogos no hacemos Astromundial- sí había una gran unicidad o acuerdo en que el 2020 sería un año complejo, un año de cambio; un año bisagra como lo describíamos en el taller de Madrid que dimos Bárbara y yo. La acumulación y conjunciones en el signo de Capricornio, a la que había que añadirle la presencia de los nodos lunares, no era para tomársela a la ligera. El ingreso de Marte también en el signo y su recorrido hasta finales de marzo ha espoleado y aún dará caña a la situación.

Algunos astrólogos consiguieron hilar muy fino. En el especial de Marte os enlazaba el análisis de El Estrellero sobre la situación en China; Consuelo de Prima Luce también avecinaba una gorda para marzo y Pepa Sanchís recién publicó una análisis astrológico de pandemias a lo largo de la historia. Quizá se trata de artículos un poco pesados si no estáis tan familiarizados con el lenguaje, pero no queda de más echarles un vistazo.

Y, disculpad que os diga, pero la crucialidad del 2020 no está sólo relacionada con Capricornio y el COVID-19; también tenemos que tener en cuenta y mucho el cambio de elemento de Saturno al ingresar en Acuario, la conjunción de Marte ahora a finales de mes y la de Júpiter allá por diciembre.

Pensad que los astrólogos llevan tela de tiempo -desde que Plutón entró en Capricornio en el 2008- hablando de una crisis económica global, de un sistema que tiene que reventar porque no se sostiene, de un desplazamiento en los ejes de poder. Pues todo eso, teóricamente, aún nos queda vivirlo. Y si os quedáis con ganas, después de toda esta chapa, os dejo con una conferencia de Elvira Usón, bien simpática, donde desgrana mejor esta idea del cambio de elemento y del reventón del sistema europeo. Aquí el enlace.

Bueno, empezamos, ¿no?

Primero, lo que os decía, que es una semana muy relevante porque cambiamos de estación y porque ¡Saturno sale, tras dos años y medio, por fin de Capricornio! Casi nada…

Tenemos, para empezar, el lunes 16, el regreso e ingreso de Mercurio en Piscis. Claro, pensadlo, Mercurio anduvo retrógrado por los pececitos; después, en su camino hacia atrás ingresó en Acuario; luego despertó, y ahora vuelve a los pescados.

Que Mercurio ya ande directo siempre son buenas noticias. Buenísimas. Pero como ahora transita Piscis, que es -no me canso de decirlo- un arquetipo con el que se encuentra en destierro y caída pues os recomendaría seguir teniendo cuidado con lo que se firma, con lo que se envía, con las direcciones y los números de teléfono. Vamos, que todavía pueden darse los típicos despistes y malentendidos en las comunicaciones, transacciones y desplazamientos. Recordad que Mercurio representa a los mentirosos y, en Piscis, más todavía, y que conviene filtrar bien -algo de lo que se encarga su opuesto Virgo– toda esa información que nos llega, einverstanden?

Del lunes a miércoles, por cierto, andará la Luna en Capricornio. Pensad que la Luna -como satélite cercano y rápido- actúa como disparadora de eventos y dispone del humor y del clima general -por supuesto, cada carta lo vivirá a su manera, cada carta es un mundo, ya lo sabéis. Lo que sí me parece significativo es que durante esos dos días y medio tendremos a la Luna, Marte, Júpiter, Saturno, Plutón y el Nodo Sur en Capri. Una pelotera muy bestia que augura un inicio complicado de la semana.

Luego el jueves 19 tenemos un sextil muy práctico entre el Sol en Piscis y Saturno en Capricornio, en el grado 29. Pensad que Piscis tiende a irse por las ramas y con este sextil puede bajar los pies a tierra y, con un poco de concentración y voluntad, materializar sus visiones.

El viernes 20 es un gran día. ¿Por qué? Pues porque ¡estrenamos año astrológico! Esto es: empieza la primavera en el hemisferio norte y se inicia nuestra rueda zodiacal con el ingreso del Sol en Aries.

Así que algo para festejar: ¡muchas felicidades para todos esos carneritos y carneritas, entre los que me incluyo! Tiempo para correr como locos, berrear, imponerse, decir ¡aquí estoy yo! ¡Sí puedo! ¡Quiero medirme contra esto o aquello!

Fijaos que en el taller tan lindo que estoy dando en Berlín de Astrología -y del que quiero sacar una versión online- les contaba a las alumnas cómo, tan a menudo, en nuestra carta el Sol puede quedar eclipsado u oculto por la Luna u otros factores de la carta; cómo el Sol no deja de ser un continuo descubrimiento, un llegar a ser. En mi caso, siempre me sentí más identificado con la Luna escorpiana y, por supuesto, con el Ascendente en Sagi. Uno tiene que ir quitando capas, limando reacciones primitivas y automáticas -la Luna- para ir conectando mejor con su Sol. Y todo esto sin olvidar que el Sol podemos vivenciarlo a través de padres, parejas, figuras de poder, situaciones de honor, etecé, etecé, que el lenguaje astrológico es mmmmmuy rico y completo.

Total, que llegan tiempo para que todos los arianos conectemos con nuestra genuinidad, espontaneidad, agresividad, voluntad, intuición, impulsos y demás. Al resto de nativos les conviene siempre mirar qué zona y planetas andan por Aries, ya que será una parte de la carta iluminada durante esta fecha.

Luego a niveles más globales, el inicio del año astrológico ya sabéis que se considera un día puerta, y que se mega estudia en Astromundial para ver cómo va la cosa. A ver… el año pinta compliquiter con Mercurio y, su regente, Júpiter, en mal estado cósmico. Pero de peores hemos salido. Quien quiera fundirse el cerebro o saber más de Astromundial, puede leer el poco optimista análisis de El Estrellero acá.

Más cosas. El mismo día 20 además, Marte se conjunta a Júpiter en Capricornio y en el grado 22. Y si os soy sincero, ni yo no termino de aclararme. Os cuento por qué: por un lado tenemos a Marte exaltado, fuerte, estratega, ambiciosos, resistente pero también agresivo e inflamable, recordar que los antiguos lo conocía como el maléfico menor; por otro tenemos a Júpiter, el benéfico mayor, moviéndose a medio gas, un poco inseguro, no tan diestro con el dinero, algo más patoso. A pesar de su torpeza, Júpiter puede protegernos pero recordad también que tiene un carácter expansivo, que todo lo que toca lo magnifica.

Esto complejiza la combinación de ambos planetas. Podemos tener un arrebato de potencia sexual, un giro inesperado en lo profesional -los signos cardinales marcan los cambios-, un gasto o una inversión relevante de dinero. Recordadlo: la Luna viene de pasar también por Capricornio y de activar todo esa pelotera y Capricornio son las estructuras, el padre, las empresas, la ambición, las rodillas, los viejos y los ascetas. Cada uno que se aplique el cuento.

Si tenemos en cuenta que Aries es signo de arranque y Marte su regente, pues quizá no sea mala época para empezar proyectos -a pesar del Mercurio despistado y del aburrido Júpiter-. Lo mismo no necesitáis hacer inversiones, nos os vayáis a arruinar; pero todo Sol en Aries es bueno para el emprendimiento y este Marte en Capri anda emponderado.

El domingo 22 también es día requete importante. ¿Por qué? Pues porque Saturno, que lleva apretándole las tuercas a los Capris y a los Cáncer y a los Aries y a los Libra, sale de Capricornio e ingresa en Acuario.

Los cambios de signo de Saturno no son para tomarlos a la ligera. Son muy, muy, muy relevantes a nivel social y a nivel individual. Esto también lo he comentado en los talleres, no sólo el cambio de elemento de tierra a aire, sino el hecho de que ahora tendremos a los nativos con mucha modalidad fija -esto es Tauro, Leo, Escorpio y Acuario– en el ojo del huracán durante los próximos años.

Saturno no se moverá mucho por Acuario, sólo unos graditos. Se pondrá retrógrado y regresará a Capricornio el 1 de julio. El ingreso definitivo lo tendremos en diciembre.

Finalmente, el mismo domingo, Mercurio en Piscis le dibuja un sextil a Urano en Tauro. No es mal aspecto, muy armónico, muy visionario y se repite por tercera vez en este mes y medio: tiene que ver con originalidad el pensamiento, desapego, creatividad única, original y futurista. No está mal que nuestro Mercurio reciba buenos aspectos que lo apoyen para quitarle un poco los nubarrones de la cabeza.

***

Y eso es todo. Sabéis que podéis seguirme por las redes: esto es, por facebooktwitter, instagram y youtube. Y que siempre podéis encargarme un super coaching astrológico. Son tan geniales que sí que son contagiosos. 

Os mando un megabrazo, os beso, os estrecho la mano, os planto una reverencia telepática en estos tiempos monárquicos, de solidaridad, de desmontar el sistema, de menos hidrocarburos pero demasiado papel higiénico,

Emilio P. Millán

 

(Foto. Fte: https://www.pxfuel.com/).

 

 

 

 


Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cuando envías un comentario estás aceptando la política de privacidad de Mochila Astrológica.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

6 ideas sobre “Boletín Astrológico: del 16 al 22 de marzo del 2020