En tiempos complejos de Libra, un poco de ternura de la mano de Júpiter, Neptuno y Venus.

Boletín Astrológico: del 12 al 18 de octubre 2020


Me voy. De vacaciones. Sólo unos días pero de verdad que voy a desconectar el teléfono —y, aunque lo encienda, ayudará poco pues me marcho a un lugar sin apenas conexión… virtual.

Eso sí, en lo que me queda de tarde y, quizá, un ratito de mañana voy a pegarle un repaso del gordo a esa lista interminable de emails aturullados en mi bandeja. Si ves que aún no te he respondido, por fa, tenme paciencia: lo mismo te llega una contestación esta tarde. O si no, a mediados de la semana que viene, zenkiu veri mach.

¿Y los demás y las demás cómo lo lleváis? ¿Qué tal os está apretando este mes de octubre? Os recuerdo que tuvimos un plenilunio estresado y que vamos rumbo a un novilunio muy T-Cuadrada Cardinal y venga giros, venga cambios de planes y venga apretones y decisiones rápidas —algunas que nos gustan más y otras que nos gustan menos.

Ojo, que no todo es estrés en la semana; también la inauguramos con un bellísimo sextil de Júpiter a Neptuno —que sí, que Júpiter anda flojo: pero se agradece un poquito de ternura y protección en estas fechas.

Además, esta semana, Mercurio inicia su retrogradación. Y puestos a hablar de Mercurio: ¿qué tal notásteis la última oposición que le dibujó a Urano? Como os contaba la semana pasada, me parece una antesala perfecta a la retrogradación mercurial, con tensión y nervios en las comunicaciones, ideas renovadas, conexiones que fallan, teléfonos que ya se pierden, problemas en el transporte —en Berlín coincidió con una huelga de metros— y discusiones en los debates.

Como siempre: os animo a examinar vuestra carta ¡pero también lo que sucede alrededor! y así podréis ir sacando conclusiones, sin creerse ningún boletín al pie de la letra sino experimentándolo por vosotras, vosotros y vosotres solitos.

Ah, por cierto, por cierto, por cierto: que MIL GRACIAS. Que aunque no lo haya comunicado —y eso que se merece un mega post (lo mismo ahora me animo y lo subo)— los cursos terminaron de llenarse a principios de la semana. Sois los mejores, las mejores, les mejores. Gracias por la confianza y encantadísimo de veros a finales de octubre para el taller básico y el avanzado. La familia cósmica mochilera crece. OU YEAH.

Venga y ahora —gracias, gracias, gracias; es que tendría que repetirlas más veces— sí que empezamos con el análisis semanal. Démosle duro.

Iniciamos de hecho con el lunes 12 y dos aspectos suaves y con planetas no muy católicos pero, de nuevo, menos da una piedra. Fijaos, por un lado tenemos el sextil entre Júpiter en Capricornio —desde hace ya un par de semanas directo— y Neptuno en Piscis —dormido en los laureles y, de hecho, retrógrado—, ambos en el grado 18.

¿Y por qué mola este aspecto? Pues porque involucra a Júpiter, ese gran benefactor que anda a medio gas, y a Neptuno —teóricamente, o de acuerdo con la nueva Astrología, domiciliado en Piscis. Esta misma Astrología define a Neptuno como una llamada octava superior de Venus, es decir, un Venus a la máxima potencia: amor por un tubo, amor universal, y más en Piscis —que también sabéis que se exalta en Venus.

Y aunque yo siempre digo que aguas con Neptuno, este sextil tiene buena recepción y de verdad que cae de maravilla un poquito de fe, de transcendencia, de poesía y de arte en unos tiempos que parecen malos para la lírica. Y es que Neptuno de lírica sabe mucho. De lírica y de embustes: sólo que en esta ocasión el aspecto es armonioso, así que poned velitas, encended un incienso, pedidle al universo, buscad vuestra manera de conectar con algo mayor sea un dios o la naturaleza.

Además, el mismo lunes 12, el benéfico menor, Venus, que anda también algo cohibido en Virgo, también estará recibiendo un sextil de Mercurio en Escorpio. Aquí manda Escorpio, o Mercurio, mejor dicho, que recibe por domicilio a Venus: así que quizá pueda haber placer en el habla, cierto erotismo comedido, gusto por el aprendizaje o la comunicación. Quién sabe si un buen momento para pedir favores y delicias, esas cosas de Venus. Y para atenuar el aguijón de Escorpio y que sus palabras sanen, destapen secretos y hasta nos reparen el enchufe roto.

Para el martes y 13 la cosa ya se pone calentita y lo siento mucho, la vida es así, no la he inventado yo. Claro, tenemos una oposición muy bruta entre el Sol en Libra y Marte retro en Aries y en el grado 21. Peleítas con el jefe, con el padre, en pareja. Tensiones en las asociaciones. El ego dañado. Violencia mal contenida. Violencia en pareja. Competitividad también con los socios. Si no te pego, si no te grito, si no compito —o si no competimos— ¿cómo hacemos para relacionarnos?

Y ojo, porque este será parte del tema del novilunio: yo y los otros y cómo nos las apañamos cada uno en pareja y, encima, con nuestras otras obligaciones.

¿Qué más pasa el martes? Pues que Mercurio inicia su retrogradación. De Mercurio retro ya os lo sabéis todo, así que paso de repetirme —ya lleva en sombra un par de semanas y, de verdad, como os he dicho, creo que ya estos últimos días, con la oposición a Urano en Tauro, ya iba apuntando maneras.

Empieza su retrogradación en el grado 11 y andará hacia atrás, regresando a Libra, hasta el 3 de noviembre. Como Escorpio está regido por Marte, mientras retrograde por acá, quizá conviene revisar actitudes de liderazgo, competición, deporte y, por supuesto, temas escorpianos que impliquen profundidad y ciertas ganas de claroscuros. Vamos, que va a venir ideal para nuestros talleres de Astrología y que nos abramos las venas y veamos qué corre por dentro. La Astrología, la investigación, la psicología… todo eso puede ser reanalizado o movido a un plano más introspectivo.

Y los días siguientes vamos sumando puntos para la Luna Nueva o novilunio, novilunio.

Mirad: el jueves 15 tenemos la cuadratura entre el Sol en Libra y Plutón en Capricornio, en el grado 22. De estas, estamos hartos de vivirla: quizá la pregunta para las librianas y los librianos que cumplen por la fecha… ¿Qué tal la relación con el padre? ¿Dónde está el padre? ¿O el marido? ¿O la pareja? ¿Qué muere? ¿Qué dejamos atrás? ¿Dónde no aguantamos más y nos salimos por peteneras? Porque es tema del mes pero, para vosotros y vosotras, de todo el año, pues coincide con vuestra Revolución Solar, que no es moco de pavo.

Claro, a un día después, el viernes 16 ya tenemos el novilunio, novilunio. Y queridas, queridos, querides: es un novilunio difícil. Como todo el mes. Como cada lunación cardinal de este año. Pero esta con más ganas.

¿Por qué? Joer, pues porque hay una T-Cuadratura de tres pares de ovarios. Sol y Luna en Libra en el grado 23. Marte enfrente retro y en el grado 20. Y luego don Saturno en el grado 25 de Capricornio, Plutón en el grado 22 y, si me apuras, hasta Júpiter en el grado 19. Es más, tirando de regentes, es decir, del regente de la lunación, nos encontramos que se encuentra también regulero, en caída, en Virgo.

Vamos, que telita para quien cumpla en la fecha. No telita en mal sentido: pero con tanta cardinalidad o sí o sí se mandan cosas a freír espárragos, se piensa en el divorcio, en el cambio de curro y si antes iba rumbo a Granada, ahora agarro otro desvío y le tiro para Lisboa. Es lo que hay.

De nuevo, os animo a mirar a vuestro alrededor. Atentos a las relaciones y asociaciones. Y también en el curro: despidos, despedidas, tensiones, me voy, quiero empezar otro estilo de vida.

Por supuesto, a los que no seamos nativos librianos, esta lunación podrá afectarnos si tenemos planetas personales o puntos relevantes alrededor del grado indicado, esto es, el 23 —o, por ejemplo, aquellos Aries, Cáncer, Libra y Capri que cumplen sobre el 15 de su mes.

Seguimos.

El sábado 17 tenemos a la Luna en Escorpio —y normalmente no menciono a los aspectos lunares, pero esta Luna me interesa, por oscura pero sobre todo porque se conjuntará al recién estrenado retrógrado de Mercurio. Ojalá no se escacharren muchos electrodomésticos ni cositas caseras para el finde.

Finalmente, el domingo 18, pues nos tocará vivir la cuadratura entre el Sol y Saturno —nada nuevo que mencionar, pues ya está  presente en el novilunio, novilunio. Quizá decir, que la estima puede andar por los suelos, con esto de que Saturno hiere un poquito a un Sol ya algo débil. Pero también le puede dar fuerza —Saturno está fuerte y lo recibe por exaltación— para remontar de un conflicto sentimental o incluso económico. Para hacerse responsable de una cagada personal; o de la del socio. O para darse cuenta de que no se puede estar todo el tiempo dependiendo de la media naranja. O para empollar. O para apretarse el cinturón. Para reclamar justicia.

Además, el domingo tendremos una oposición entre Venus en caída en Virgo y Neptuno el mentiroso en Piscis. Aquí el aspecto sí es de tensión, así que Neptuno puede hacer de las suyas y contarnos rollos amorosos y fantasiosos que no tengan que ver con la realidad. También podría dar dolencias venusinas —problemitas venéreos y malinterpretaciones en la comunicación sentimental. Eso o yo me cuento a mí mismo la versión que me da la gana.

Será un momentito de palpar tierra, disfrutar del océano pero sin mojarnos los pies en el agua.

***

Y ya fue. Qué gusto.

Del resto ¿qué os voy a contar? Lo de siempre. Que podéis seguirme por mil redes:  facebooktwitter, instagram y youtube. Y recordad que siempre podéis encargarme un super coaching astrológico que me sale divino y que la gente lo flipa tanto que incluso años después me escribe para agradecerme esto o aquello o para confirmar que esta o aquella predicción acabo por cumplirse. Obviamente yo no suelo acordarme de todas las predicciones ni análisis que hago pero me satisface mucho saber que hago bien mi trabajo y, por supuesto, que estoy ayudando a un montón de gente.

Como os dije, los talleres ya están llenos y lo siento por los que os habéis quedado fuera —que sois unos pocos y aún me quedan muchos correos por contestar. Así que habrá más gente que no consiguió plaza. ¡Para la próxima!

Con todo, os cuelgo los enlaces para que veáis qué pedazacos de eventos nos vamos a pegar.

Nivel 1
https://www.facebook.com/events/461151841510417/

Nivel 2
https://www.facebook.com/events/770311483804481/

Además, os recuerdo que una vez hacéis los talleres ya pasáis a formar parte de la comunidad mochilera cósmica, compuesta por astrólogas, astrólogos, astrólogues, elfos, duendes, orcos, clones de David el Gnomo y, por supuesto, un montón de trabubus. Y que de vez en cuando nos montamos eventos y merendolas astrológicas para compartir conocimiento.

Pero ya basta de delirar.

Con cariño y requeteagradecido,

Emilio

Imagen de Joshua Choate en Pixabay

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cuando envías un comentario estás aceptando la política de privacidad de Mochila Astrológica.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.