Boletín Astrológico: Semana del 20 al 26 de mayo 2019


Que sí, que ya estamos aquí, que ya es domingo y viene con Boletín astrocalifragilístico cosmimochilero. Un boletín soleado —al menos aquí en Berlín— y, desde luego, con menos meneo que la semana pasada.
Claro, la semana que despedimos era muy difícil de superar: Venus pasando a Tauro, Marte ingresando en Cáncer y una Luna Llena en Escorpio que a muchos podía dejarles resaca y gotitas en la frente de tanto apretar el culo.
Y sin embargo esta semana nueva viene tranquila… Tranquila de aspectos. Arrastra, eso sí, los efectos del plenilunio. Además tendremos el ingreso del Sol y Mercurio en Géminis, un signo que no puede parar quieto. Y lo bonito, lo super bonito, es que este ingreso se produce casi simultáneamente con conjunción incluida. Dicen muchos astrólogos modernos que esto suele ser buen augurio, pero mejor no me enrollo más y os lo explico ya todo.
Para ello nos vamos a montar todos en mi nave astromochilera y vamos a atravesar el lunes 20 con su Luna en Sagitario y esas buenas vistas del paisaje hasta plantarnos en el martes 21. Viene potente; es, de hecho, el día más importante de la semana.
¿Y por qué? Pues os lo voy a desglosar. Os lo voy a partir en filetitos para que os quede todo muy claro.
Por un lado tenemos que el Sol sale de Tauro e ingresa en Géminis. Bieeeeeeen. Bueno, ni bien ni mal, es el ciclo eterno de la rueda del zodiaco: primero se fecunda, el niño viene al mundo y berrea (Aries); luego se engancha a la teta y engorda (Tauro) y ahora, con Géminis, empieza a caminar, toquetea, manosea, conoce a otros niños y pregunta por todo. Cosas de los humanos. Y cosas del zodiaco.
De hecho, la semana pasada os hablaba de las regencias, exaltaciones y como cada tiempo del cosmos es afín a unas determinadas actividades. Si con Tauro afianzamos aquello que hemos propuesto o iniciado en Aries; con Géminis toca difundirlo, intercambiarlo, cambiarlo de sitio, probar con diferentes combinaciones. Géminis es un signo de aire, listo como el hambre, pero también mutable, es decir, inconstante de la hostia y una vez te digo blanco y al otro negro y al otro ni me acuerdo. En cualquier caso, los tiempos de Géminis coinciden con etapas ágiles, de mucho movimiento, de pluritarea… que será lo que animará esta semana de pobres aspectos planetarios.
´
Aparte, lo de siempre: el Sol, a su paso por Géminis, vendrá a recargarle las pilas a estos geminianos —el llamado retorno solar— e iluminará la zona de vuestra carta natal que ocupe ese signo.
Desde ya, felicidades, cachondos. Sois mi casa VII y me habéis traído muchas risas. También felicidades a todos mis colegas duales y locuelos y a mis primos, menudos geminianos, hijos de una tía con Venus en Géminis por el mismo grado y que no me digan que es casualidad.
Justo también el martes, Mercurio, a su vez, ingresará en Géminis. Ya es cuestión que los que me leéis, sigáis profundizando en esto de las regencias y sabiendo qué planeta corresponde a qué signo, con cuál se lleva mejor y con cuál peor.
En este caso, Mercurio y Géminis forman un combo muy chulo: el planeta del movimiento, los trayectos cortos y el pensamiento se alía con un signo avispado, flexible y rápido, vamos, que mejor imposible.
Esto implica que tenemos por delante tres semanas donde los asuntos de Géminis van a fluir muy bien: escritos, viajes, estudios, relaciones con hermanos, comercio, juegos, excursiones cortas, encuentros con los vecinos, jornadas literarias, actuaciones en la radio, flirteos con el cartero y competiciones de chistes y de sudokus.
No sólo eso, también el mismo martes se produce la conjunción superior entre el Sol y Mercurio en Géminis. Se da justo en el grado 0, recién estrenados en los gemelos y esto no hace sino reforzar todos los asuntos y actividades propias del signo. Quizá sea una semana donde lleguen muchos mensajes decisivos, una respuesta a algo que ya casi habíamos olvidado, ese email del trabajo, ese concurso de poemas, esa beca para estudiar swahili.
Un día después, el miércoles 22, Marte en Cáncer le dibujará un sextil a Urano a Tauro. Con estos dos pasa que es preferible tenerlos de buen rollo: Marte y Urano en sextil y en estos signos pueden traernos novedades en la familia, imprevistos, gusto por dietas alternativas, visitas a chamanes, interés por la agroecología, masajitos a la madre o un encuentro en grupo solidario.
Y eso es todo. El resto de la semana se la pasa saltarina y con aspectos lunares. El domingo 26 ya andaremos con el cuarto decreciente de la Luna en Piscis. Este sí es importante: si bien los planetas en Géminis van a agilizar muchos trámites y asuntos y no parece que las noticias vuelan, el resto de planetas en signos mutables quizá le hagan un tanto la zancadilla o inviten al despiste o al olvido cada tanto, sobre todo si Piscis se involucra. Pero ya  hablaremos de la cuadratura  a Neptuno cuando toque. Porque esa hace que guardes los papeles en un cajón y al día siguiente aparezcan en otro.
***

Aparte, os cuento lo de siempre, que podéis seguirme por las redes, que le deis a los Likes, que me tenéis por  facebook, twitter, instagram y youtube aunque a veces no me asome ni para saludar. Ah, y que os suscribáis a la newsletter, así os llegan los boletines y el resto de artículos que voy subiendo. 

Os abrazo telepáticamente. Que tengáis super feliz semana. Que escribáis mucho, que leáis más, que cambiéis bastante de escenario y disfrutéis del blablablá.

Emilio P. Millán

 

 


Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cuando envías un comentario estás aceptando la política de privacidad de Mochila Astrológica.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

7 ideas sobre “Boletín Astrológico: Semana del 20 al 26 de mayo 2019

  • Ana Catarata

    Hola Emilio!
    Qué buen rollo desprendes, pa’ variar ;)!
    Oye, como hago para pedirte una cita virtual? Porque más que un comentario, con el sol en cáncer casa 9 y mi luna en tauro casa 7, opuesta a Plutón en mi ascendente Escorpio.. En estos momento necesito más tiempo para conversar contigo!
    Gracias, ya me dices para concertar una sesión de carta/coaching.
    Un abrazo

  • Pedro Luis

    ¡Hola!, Emilio, el artículo, tan simpático, cachondo y buenrollista, como todas las semanas, mil gracias por las sonrisas que se me escapan al leerte. La conjunción del martes 21 cae al final de la casa I y hace conjunción al Nodo Norte natal, espero que todo lo que promete y más se cumpla…
    Feliz semana también para ti…Saluditos…

  • Gerardo

    Emilio, muchas gracias por tus comentarios a los aspectos de esta semana. Te quería comentar, que cumplo años justo el 21 de mayo, día en que se juntan el Sol y Mercurio en el grado 0, donde se encuentra mi Sol Natal y hace un sextil a Jupiter en la Casa 8 y cuadratura a Saturno en la Casa 9. Si podes dejarme un comentario seria genial.
    Por cierto, no has comentado nada de Saturno cayendo en el Nodo Sur en Capricornio, entiendo que el planeta del poder cayendo en el nodo, algo podrá irse por la borda, en especial Jefes y personas de poder.
    En fin gracias de nuevo y excelente semana para ti!!! y un abrazo a la distancia.

    • Mochilastrológica Autor

      Gerardo, deberías de mirar bien si tu Revolución Solar sucede justo cuando la conjunción o quizá antes: aunque imagino que irán un poco de la par. En cualquier caso, quizá un buen año para viajar, o iniciar estudios o moverse mucho, que es lo que hace Mercurio. Muuuucho movimiento. Tienes por supuesto que cotejarlo con tu propia carta natal.

      Saturno sobre el Nodo Sur no pinta tan bien, de entrada. Porque el Nodo Sur es algo complicadete y Saturno tampoco es una maravilla. Sí, figuras saturninas que se cuelan por inodoro no sería una mala interpretación. También algún tipo de dolencia o rigidez. O contacto con personas saturninas y algo enfermas, pues el Nodo Sur tiene siempre esa connotación. Enfermas o espirituales, ojo. Maestros, guías, sabios algo estropeados.