Berlín, donde vivo y el primer aspecto de Júpiter en Capricornio.

Boletín Astrológico: del 9 al 15 de diciembre 2019


Bueno, vamos a darle duro que ando hasta arriba de curro y no quiero pasar mucho rato ante el ordenador. Encima todavía no ultimado el especial sobre Júpiter en Capricornio –aunque existen motivos: me extendí que dio gusto y va a quedar de rechupete.

Así que estrenamos otra semana y el 2019 se nos escurre, mochileros y mochileras. Una semana con plenilunio —plenilunio, plenilunio—, una Venus muy cañera y el ingreso de Mercurio a su signo de destierro.

De hecho, este es el primer evento cósmico de la semana: el lunes 9, ya bien entrada la nochecita, Mercurio saldrá de Escorpio —donde sabéis que se ha pegado unos pocas de semanas entre idas y venidas con la retrogradación— y se aventurará en las praderas del centauro del zodiaco, Sagitario.

Y me sigo repitiendo pero no me importa: Sagitario mola mucho, nos encanta su buenrollo, su positivismo. Pero Mercurio y Sagitario como que regular —y, si encima, Júpiter, regente de Sagitario, anda por Capri, pues tampoco mejora las cosas.

Así que a lo que voy: que el momento para menear papeleo, cerrar transacciones gordas, meterse en esto y en lo otro se nos acaba. Con el paso de Mercurio por Sagi ingresamos en un periodo un pelín más despistado, con cosas que se prometen pero no se cumplen, o se abarca más de la cuenta o uno se pasa la discreción por el forro de la chaqueta. Como dice una buena amiga mía, Mercurio en Sagi es más bruto que un bocadillo de tachuelas.

Lo que sí tiene este Mercurio —y eso es algo muy sagitariano— es ese punto profético, lo que en mi tierra se llama boca de cabra y es que habla por los codos y suelta todo lo que le pasa por la mente pero, curiosamente, sus predicciones a menudo se cumplen.

Así que bueno, Mercurio en Sagi hasta el 29 de diciembre y animándole la vida a los centauros, que andarán más parlanchines, nerviosos, comerciantes, truhanes y desvergonzados.

Luego el miércoles 11 se nos junta Venus a Saturno en Capricornio. No y no, no nos gusta que Venus y Saturno se junten pero no queda otra. La conjunción se da en el grado 19 y puede dar gustos sobrios, ascéticos, incluso problemas para conectar con el placer. Amoríos con viejitas y viejitos o escenas románticas bien chapadas a la antigua. Y es que Saturno ni es moderno ni divertido, ¡qué le vamos a hacer!

El jueves 12 ya tenemos Luna Llena o plenilunio, plenilunio. Se trata de la última lunación antes de los eclipses y en esta ocasión la Luna se opone al Sol desde Géminis a Sagitario y en el grado 19. Es un plenilunio mal dispuesto —por esto que siempre trato de explicaros de las regencias— y que sirve de avance al stellium o acumulación de planetas en Capricornio que se dará durante las navidades.

Fijaos, para el día del plenilunio, Venus andará entre Saturno y Plutón —y con Júpiter también en el grupo — así que podríamos esperar algún tipo de revuelo emocional —es una Luna Llena, siempre enloquece un poco las emociones— en todo lo que tenga que ver con amores y relaciones.

Aparte, Géminis rige a los hermanos y vecinos y a la mente, y encima está cuadrado por Neptuno. La cabeza abotargada, despistes, estrés y quizá revelaciones con familiares cercanos o el del quinto F.

Para el viernes 13 Marte, desde Escorpio le dibuja un trígono a Neptuno en Piscis. Los trígonos son buenos y entre signos de agua dan mucha fuerza para ayudar a los desamparados y para prestar apoyo emocional. El elemento agua es terapéutico: se adapta, fluye y te cura.

El viernes, además, Venus se unirá a Plutón en Capricornio. Por eso os decía que Venus anda muy peleona: primero se juntó a Saturno; ahora se pega a Plutón. Y ninguno es planeta sencillo. Combinado con el plenilunio del jueves, pues matemática pura: reajuste en las relaciones, problemas de celos, posesividad, descubrimiento de infidelidades y dosis de melodrama y sufrimiento. Una maravilla, vamos. La conjunción se da en el grado 21, casi 22 de Capri.

Finalmente, el domingo 15, nuestro recién estrenado Júpiter en Capricornio —que parece que corre que se las pela, joder— ya dibuja su primer contacto del año. Un trígono a Urano en Tauro. Esto le va a venir bien a los taurinos del primer decanato, esos que cumplen sobre el 21 o 22 o 23 de abril. Júpiter se lleva bien con Tauro, así que lo mismo os llegan ofertas de viajes, un aumento de sueldo o una oferta mágica y diferente. Urano tiene un punto un poco extremo y futurista, así que también puede indicar el interés por experiencias excéntricas, moleculares y marcianas. Contadme, por fa, me encantará leeros.

***

Y ya me planto. Sí, me ha quedado más cortito pero es que si no… ¿quién termina el especial sobre Júpiter? ¿Y quién contesta todos esos emailes? ¿Y quién prepara todas esas consultas?

Por supuesot, como siempre, os doy las gracias por vuestros cachondeítos y guiños. Como bien sabéis, podéis seguirme por las redes, por facebook, twitter, instagram y youtube. Sabéis que tengo un vídeo sobre el mes de diciembre. No os lo perdáis, gamberros.

Feliz semana, feliz viaje,

Emilio P. Millán

 

 

 


Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cuando envías un comentario estás aceptando la política de privacidad de Mochila Astrológica.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

3 ideas sobre “Boletín Astrológico: del 9 al 15 de diciembre 2019

  • pedro Luis

    ¡Hola!, Emilio…
    Mil gracias por el boletín semanal, tan divertido como es habitual…
    ¿Has visto el anuncio de El Corte Inglés para estas Navidades?…El actor que hace de Elfo, es clon tuyo o…¿Eres tú en una de tus multiples facetas?…
    Un saludito…

    • Mochilastrológica Autor

      Jaja, Pedrillo, qué grande: sabes que tuve que buscar el anuncio en internet para poder comparar… Y no salgo tan mal parado como elfo. Además, el Corte Inglés paga bastante bien y ya me estoy planteando dejar la Astrología por el mundo de la publicidad.

      Saluditos de vuelta 😉