Vistas de Roma, ciudad eterna.

Boletín Astrológico: Semana del 25 de febrero al 3 de marzo 2019


Queridos. Queridas. Me ha sorprendido cuánta gente sufrió de insomnio o se enfermó esta semana, especialmente coincidiendo con la Luna Llena en Virgo. Yo mismo lo había pronosticado en el último Boletín —el eje Virgo/Piscis rige a la salud, Mercurio andaba en caída, se había conjuntado a Neptuno y con tanta humedad presente sólo había que sumar dos más dos.

Pero, como siempre, se trataba de predicciones muy generales que luego deben ser cotejadas con cada carta personal. Sabéis que os animo a no tomaros estos boletines al dedillo ni a esperar cambios radicales en la vida con cada tránsito, conjunción, luna llena o nueva. Y sin embargo ahí tenía a familiares con fiebre, amigos pachuchos y consultantes acatarrados. La noche del plenilunio apenas pegué ojo y el resto de la semana me dejó alérgico.

Mi alergia no es nueva, lo reconozco. La padezco cada primavera desde que tengo uso de razón. ¿Pero alergia en febrero? Y claro, si luego te pones a comparar que en mis primeros años en Berlín febrero era el mes más frío con temperaturas de hasta menos 18 grados y ahora rondamos los diez graditos, no se ve la nieve, ni el canal se congela… pues es que algo pasa. Llámalo calentamiento global. Llámalo coincidencia. Tampoco sé qué tal es por donde vosotros vivís pero aquí el tiempo está volviéndose loco.

Así que hoy me apetece empezar con una llamada de atención. Un mensajito ecológico. O incluso astroecológico. Habría que ver qué alternativas nos plantea Urano cuando entre definitivamente en Tauro, signo fértil, de tierra, tan ligado al campo y a la naturaleza. Ya estamos, de hecho, padeciendo las consecuencias del abuso del plástico y la contaminación de los océanos, que no es otra cosa que el largo tránsito de Neptuno —el plástico, el petróleo, las anestesias— en Piscis —los mares y sus pescaítos. En fin.

Y ahora, el Boletín de la semana…

En realidad tengo poco que contaros porque se trata de una semana muy relajada en aspectos. Seguimos, eso sí, moviéndonos por las aguas piscianas, con Mercurio disperso e intuitivo, espiritual, necesitado de conectar, hasta arriba de opciones y posibilidades y un tanto patoso. Sería interesante que buscarais qué casa en vuestra carta la ocupa Piscis porque allí se está moviendo esta energía…

El primer aspecto lo tenemos la noche del lunes 25, cuando Mercurio en Piscis le dibuje un sextil a Venus en Capricornio. Como sextil que es, la influencia es suave pero puede ponernos creativos, amantes de la lectura, seductores con el vocabulario, así como traernos noticias de viejos y potentes amantes. Tened en cuenta que Mercurio ya anda preparándose para su retrogradación y todo lo retro nos conecta con el pasado.

Luego la semana transcurre menguando con sus ciclos lunares, que si la Luna en Sagi, que si en Capricornio, hasta que el viernes 1 de marzo, Venus desde Capricornio dibuja su última cuadratura a Urano en Aries.

Estas cuadraturas nos llevan jodiendo y con la guasa desde hace ya mogollón de tiempo y sus significados quizá ya os resulten familiares: independencia, dificultad para el compromiso, necesidad de explorar otros modelos parejiles, tú en tu casa, yo en la mía y Dios en la de todos. Es también una cuadratura idónea para pegarle la patada a alguien, proponerle un trío o invitarle a correr en los karts.

Apenas unas horas después, siempre el mismo día, Venus saldrá de Capricornio e ingresará en Acuario. Es un Venus interesante, quizá no el más romántico; de hecho, tiene un punto frío, de intelectualización de las relaciones, pero amiguero, cooperador, utópico, de gustos extravagantes e ingeniosos. Durante su tránsito embellecerá la vida de los Aguadores, y también de los Géminis y Libra: más sociables, más invitaciones, más regalos, visitas a la peluquería y exposiciones. ¡Disfrutadlo! Pues de eso va Venus, de gozar, de disfrutar. Tendréis hasta el 26 de marzo.

***

Ahora sí. Ya me despido. El Boletín me quedó cortito pero así compensamos toda la chapa de la última semana. ¡Achús! Como siempre, un trillón de gracias por leer. ¡Por compartir! Por la guasa. Por preguntar. Por A-a-a-¡achús! Por vuestros Likes también

Recordad que podéis seguirme en facebook, twitter, instagram y por mi ya-no-tan-super-recién-estrenado canal de youtube. ¡Achús! Que me encanta leeros. Que aprendo mucho, mucho, mucho vuestros comentarios y experiencias. Oye, ¿tenéis un pañuelo a mano?

¡Achús!

Emilio P. Millán

 


Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cuando envías un comentario estás aceptando la política de privacidad de Mochila Astrológica.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

8 ideas sobre “Boletín Astrológico: Semana del 25 de febrero al 3 de marzo 2019