Las libélulas son sensibles y nosotros con este novilunio también

Boletín Astrológico: del 23 al 29 de septiembre 2019


La verdad que hay que tener poquísima vergüenza para ponerse a redactar el boletín semanal con el miércoles ya casi terminando. A estas alturas ya podría colgar el boletín de la semana siguiente, pero también es verdad que me cuesta mucho faltar a esta cita nuestra, esta cita tan de todos. Además, los motivos de la demora son muy nobles —así como un puto coñazo—: resulta que ando hasta arriba de curro (y no sólo el de las cartas natales) y, encima, desde el plenilunio en Piscis no dejo de acumular achaques.

Claro, con mi tema tan mutable y Virgo, Júpiter y Neptuno por el ambiente pues de resfriado a flojera y de flojera a empachos. Y vale que Júpiter siempre se agradece por el Ascendente, pero tengo una casa I enorme y Saturno y Plutón no se andan con chiquitas. Cuando entren en mi casa II posiblemente me jodan los asuntos económicos, pero más vale ser pobre y sin jaquecas que un millonario con dolores de espalda, cintura, rodillas y dientes.

Tened siempre muy en cuenta que el Ascendente y la casa I son uno de los zonas más importantes de vuestra carta natal. Los planetas que contiene, el planeta regente y la casa que ocupa, así como los tránsitos o progresiones que vivencie colorearán muchísimas de vuestras experiencias, personas que atraigáis, dolencias, actitudes y hasta el tipo de ropa que saquéis del ropero para tiraros a la calle.

Así que eso: no perdáis de vista ese grado donde se haya vuestro Ascendente ni todo el resto de esa primera casa. Os ayudará a comprender muchos momentos vitales. Y valga como ejemplo la llamada del otro día de mi amiga Susi Mujer:

— Emilio —me dijo—, ando últimamente loca perdida.

— A ver si tienes a Urano otra vez en el Ascendente —fue mi respuesta. Me sé al dedillo la carta de mucha gente a mi alrededor, pero había que comprobarlo.

Fui a la base de datos y, en efecto: Ascendente en Tauro en el grado 5 y Urano ahí dándole calambrazos. Por supuesto, a Susi Mujer le pasaban muchas más cosas además de su locura —y todas muy uranianas— pero yo vine aquí a hablar del Boletín retrasado, así que mejor empezamos.

Es una semana raruna, con un par de encontronazos cardinales, la conjunción de Saturno con el Nodo Sur y un novilunio relativamente lindo.

Para empezar a analizarla nos va a tocar montarnos en la máquina del tiempo y viajar hasta el lunes 23. No fue un lunes cualquiera pues tuvimos el ingreso del Sol en Libra, que ya sabéis que tengo un especial sobre este arquetipo lindísimo, y también sabéis que, como signo cardinal, marca cambio de estación y se considera un momento de vital importancia dentro del horóscopo y a nivel de Astromundial. A nivel más personal, Libra marca un periodo para socializar, asociarnos, contactar con lo estético, interesarnos por la política y relaciones internacionales y, por supuesto, enamorarnos, casarnos o divorciarnos.

Luego el martes 24 tuvimos un sextil entre Mercurio en Libra y Júpiter en Sagitario, sobre el grado 17. La verdad es que desde un punto de vista un poco más ortodoxo, este sextil habría que cogerlo con pinzas, pues por cuestiones de regencias no es tan beneficioso como parece. Podría traernos algún malentendido o exageración en lo comunicativo, ya sea en pareja, en asuntos de justicia, cierta tendencia al sermoneo y a sentirse poseedor de la verdad. Booooriiiiiing! 

Para el miércoles 25, o sea, hoy, Venus cuadra a Saturno, desde Libra a Capricornio. No nos gustan las cuadraturas de Saturno pero hay que aprender a torearlas o comérselas con papas. Con las mismas —e igual que el sextil del martes no valía ni un duro— esta cuadratura es extremadamente interesante y dinámica. Ambos planetas se encuentran muy bien puestos, domiciliados, y con cierta relación —Saturno se exalta en Libra— lo cual atenúa y mucho la cuadratura.

Puede provocar frustración amorosa, pero también relaciones a largo plazo, atracción por materias antiguas, frías, mármol, escultura, el cine de Antonioni o los cuentos de Tabucchi, estudios de derecho, maestría y diplomacia en las leyes… Vamos, que si alguien tiene esta cuadratura en su tema natal, se la compro. Mejor se la cambio por mi Luna en Escorpio. Venga, animaos, que merece la pena…

Mañana jueves 26 Mercurio vuelve a tener relevancia cuando cuadre a Plutón, también desde Libra a Capricornio. Aquí la cuadratura es un poquito más dura: habla de secretos y mentiras, de cosas que se destapan, de mente obsesiva, de celos y manipulación. Claro, siendo el escenario de Libra, pues lo de siempre: parejas, asociaciones, tu colega, el de enfrente, el cliente o el de detrás de la ventanilla que quizá te quiere vender la moto… ¿o eres tú y tu paranoia? 

Finalmente, los últimos aspectos se nos juntan el sábado 28. Al loro:

— Por un lado, Saturno en Capricornio conjunto al Nodo Sur. No, no y no. ¿Y por qué no? Pues porque nadie quiere a uno de los maléficos pegadito al punto donde se producen los eclipses. En los Nodos la energía se afea, se electrocuta y hasta se fuga. Dicen algunos autores que el Nodo Sur actúa como sumidero, desagüe, tubería… vamos, que implica pérdidas. Así que ya os podéis imaginar: cositas que desaparecen, energía floja, resfriados, lumbagos, un padre que se despide o las rodillas torcidas. La conjunción se da en el grado 13. Buscad si hay planetas cerca, en qué casa se produce, qué casa os rige.

— También tenemos el muy bonito sextil entre Venus y Júpiter, desde Libra a Sagi. Y claro, de la misma manera que no queremos a los malos dando guerra, nos encanta tener a los buenos armonizados: y es que Venus y Júpiter se llevan super bien. Este aspecto se da casi en el grado 18 y viene a edulcorar un pelín los vaivenes de la semana —y los vaivenes de todo este mes de Libra que trae bastantes desafíos y va a implicar un par de ajustes, discusiones y replanteamientos en lo que de pareja se trata.

— Además, este sextil sirve como marco de la Luna Nueva —novilunio, novilunio— que se da en el grado 5 de Libra. Una lunación con cierto gusto agridulce y es que hay cosas que se reparan, pero también otras muchas que uno se da cuenta que no se han arreglado ni posiblemente se alcancen a reparar. El sextil a Júpiter por supuesto aporta optimismo y ligoteo y mensajes de admiradores, pero Plutón tampoco anda lejos: sigue la paranoia en el ambiente, los celos, ¿tuyos o míos? y, por supuesto, gente que regresa del pasado. Con este novilunio también será muy interesante reflexionar que las personas con las que se comparte cama, piso o trabajo no están ahí de casualidad. Y que el malo no siempre es el otro. Ni la otra.

He dicho.

***

Y ya se acabó, que ya casi me planto en el jueves…

Como siempre, gracias: por los mensajes, las consultas y los guiños. Ya más que sabéis que podéis seguirme por las redes, que le deis a los Likes, que me tenéis por facebook, twitter, instagram y youtube, que pienso volver a la carga con los vídeos, versprochen!. Ah, y que os suscribáis a la newsletter, así os llegan los boletines y el resto de artículos que voy subiendo. 

Os abrazo telepáticamente,

Emilio P. Millán

 

 

 

 

 


Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cuando envías un comentario estás aceptando la política de privacidad de Mochila Astrológica.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

6 ideas sobre “Boletín Astrológico: del 23 al 29 de septiembre 2019

    • Mochilastrológica Autor

      Bueno, yo creo que mejor que el cabezazo o la carrera, sería echarle un vistazo a los temas que se han movido durante este último año: romances, enamoramientos —por Neptuno—, de hecho se puede perder un poco la cabeza y luego darse cuenta de que uno es un poco crío en estos asuntos. También pasársela con la juerga —casa 5— y no ser capaz de encarar las responsabilidades de unos estudios o una obra creativa. Hijos. Embarazos (Siempre en casa 5). Personas capricornianas que nos seducen. Mayores que nosotros. Con más dinero.

  • Mari Carmen Fuentes López

    Hola, no se si contestas algunas consultas. Tengo una duda, según mi hora de n a cimiento en mi carta natal, el sol lo tengo en el 2°24″de cancer, pero mi casa 1 comienza en el 8°30″. Quisiera saber si mi sol pertenece a la casa 1, o la 12 pues hay mucha diferencia entre ellas. En mi casa 1, tengo a Marte Mercurio y Urano.
    Gracias y un saludo.

    • Mochilastrológica Autor

      La pregunta es muy legítima. Yo consideraría primero ese Sol en XII, aunque luego —al moverse con el tiempo— tocará tu casa I. Pero primero la XII… puede dar padres ausentes, o figuras masculinas débiles… y traumas (casa XII) sobre estos temas. También trabajo desinteresado… Ayudar a los otros a brillar… Por cierto: busca tu Luna y la casa donde se encuentre. Será muy relevante para tu carta.

  • Lola

    Lo que te echaba de menos!!!! Esa lunita en Escorpio también la tengo yo y lo obsesiva que es con su seguridad. Parece que todo es demasiado poco. Bueno, hoy he aprendido que las cuadraturas de Saturno y Venus no siempre infunden pesimismo e hiperrealidad.
    Muchas gracias

    • Mochilastrológica Autor

      Claro, Lola. Es que cada cuadratura —cada aspecto, en definitiva, merece ser analizado en conjunto. A lo que voy es que generalizaciones del tipo: !Venus cuadrado a Saturno da esto y lo otro» no siempre son acertadas…