Creatividad y psicodelia con el eclipse, Urano y Mercurio en Acuario

Boletín Astrológico: Del 21 al 27 de enero 2019


Venga, vamos a organizarnos que esta semana trae chicha y luego me voy por las ramas… ¿O será que ya me estoy acelerando por el eclipse del próximo lunes? Fijaos que ayer cenaba con un grupo de niñas bellísimas y algunas se quejaban del mal sueño de las últimas noches.

— ¿Hay Luna Llena? —me preguntaron.

— Casi, casi —les dije— y viene con eclipse.

Insomnio, irritabilidad, gusto por las pócimas o sexualidad bestializada son algunos de los síntomas típicos antes cualquier lunación, sobre todo para las almas más sensibles. Otras personas van más allá y sienten que las vida se les desestabiliza, lo cual sólo depende del contexto y de su propia carta natal. Por mi parte, yo duermo del tirón.

En cualquier caso, sí, iniciamos la semana con el eclipse lunar. Se da casi en el grado 1 del eje Leo / Acuario, afectando a los que tengan puntos sensibles en cualquier signo fijo (es decir, los nombrados, más Tauro y Escorpio). Esta Luna Llena, aparte de ponernos un poco revoltosos o hipersensibles, tiene una cuadratura muy interesante y fuera de signo desde Urano en Aries. Como Urano es polémico, individualista, novedoso, radical y repentino, pues sí podríamos esperar giros bruscos en la personalidad de la gente, griterío cascarrabias, originalidad extremista y, sobre todo eso, acelerones y noticias nuevas. Mensajes de viejos amigos. Familiares. Que entran o salen de nuestra vida en un plis-plás.

Luego vamos a ver que la semana tiene muchos otros aspectos y que no todo gira alrededor del eclipse. El mismo lunes, por ejemplo, Marte en Aries le planta cuadratura a Saturno en Capricornio —¡fuera!, ¡fuera!. No es una tensión muy festiva: que si quiero y no me atrevo, que si hay cohibición, autocensura y sobre todo miedo, miedo a dar el golpe. Luego es verdad que esta cuadratura aporta muchísima resistencia, obliga a aprender sobre la paciencia, la importancia de los tiempos y que no se pueden conseguir las cosas de un día a otro. Incluso con un poco de optimismo se podría pensar que esta cuadratura consigue realmente sus objetivos al cabo de muuuuucho tiempo y mucho darse de golpes contra el muro.

Por cierto que como Marte tienen connotaciones sexuales y Saturno de limitación  o maestría, he visto esta configuración en personas con problemitas sexuales pero también en practicantes de tantra cuyo objetivo es conservar y reciclar la energía del esperma y hasta de la menstruación.

El martes 22 el cielo nos regala una conjunción preciosísima cuando Venus se arrime a Júpiter, los dos en Sagitario, idealistas, confiados, filosóficos y liiiiiibres, cuando el sol cuando amanece, yo soy libreeeee, como el maaaaaar… Esta conjunción se producen el grado 15 y sigue beneficiando, y mucho, a la triada de fuego —Aries, Leo y Sagi. A mi no me llaman para insultarme pero tengo algunos amigos que desde la semana pasada andan super on fire: fijaos que Venus es amor y es fiesta; Júpiter, motivación viajes y buenrollismo. Y de oca en oca, de evento en evento, de reunión social, cachondeo, flirteo y escapadita y tiro porque me toca.

Os cuento también de paso, que toda conjunción —justo lo mismo que cualquier Luna Nueva— es una especie de semillita que marca un inicio. Así que las personas que celebren este aspecto pueden aprovechar para trabajarse y definir nuevos valores, formas de divertirse y de relacionarse con los queridos. Siempre con una perspectiva jupiteriana, de expansión, generosidad y alegría.

Sigamos. El miércoles 23 Mercurio desde Capri cuadra a Urano en Aries. El aspecto es muy interesante pues viene a reforzar los posibles significados del eclipse: que si locura, cambios de planes, excentricismo, nerviosismos, mensajes por Tinder, Twitter y veinte chats abiertos y veinte planes de trabajo. Puede haber dispersión. O una ruptura repentina de contacto. ¿Quién ha vuelto a contactaros después de muchísimo tiempo? ¿Quién ha regresado como desde la nada? ¿Qué email se os ha respondido de algo que habías completamente olvidado?

Apenas un día después, el jueves 24, Mecurio ingresa en Acuario. Bonito Mercurio, dicen los modernos, un Mercurio bien puesto que piensa de manera desapegada, altruista y original. Ya lo quisiera yo… Por otro lado, resulta un tanto hiperactivo, eléctrico y desgastador de mentes. Inventivo, sí; creativo, también; pero ansioso y desordenado. Interesante momento para contactar con colegas, embarcarse en proyectos diferentes y altruistas, usar las redes y la tecnología. Los Acuario serán los más beneficiados de este tránsito pues recibirán propuestas, la cabeza será una pizarra estupenda de ideas y descubrirán soluciones coloridas y alternativos cambios de perspectivas. Ojo con los dogmas. Con los extremos. Hasta el 10 de febrero.

Finalmente, viviremos el último aspecto el viernes 25. Un trígono chachísimo-pirulísimo, esto es, Marte en Aries y Júpiter en Sagitario. Se da en el grado 16 y no viene sino a confirmar el porqué algunos cercanos míos andan comiéndose el mundo con patatas fritas y la mar de satisfechos. Al tratarse de un trígono de fuego, y desde dos planetas tan bien posicionados, pues rejuvenece, nos llena de vitalidad, motivación y proyectos. Como un viaje de fin de curso un tanto alocado. Un universo de posibilidades. Y sobre todo de «muchísimas ganas de hacer».

Ya os comentaba que tendríamos un enero muy enero, con una gran carga capricorniana de responsabilidad y de proyectos nuevos y a largo plazo. El mes sigue animándonos al trabajo duro pero también a dejar atrás lo viejo para abrirnos a la energía acuariana con sus dosis de creatividad, locura y ese puntito aniñado gracias a los aspectos de Júpiter. Así que…  ¡feliz sincronización!

***

Ahora sí. Ya me despido. Por supuesto, como en cada Boletín, un trillón de gracias por leer. ¡Por compartir! Por la guasa. Por preguntar. ¡Por opinar! Por vuestros Likes. Recordad que podéis seguirme en facebook, twitter, instagram y por mi ya-no-tan-super-recién-estrenado canal de youtube. Que me encanta leeros. Que aprendo mucho, mucho, mucho vuestros comentarios y experiencias. 

Un super abrazo,

Emilio P. Millán

(Foto. Fte: amazon.in).

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cuando envías un comentario estás aceptando la política de privacidad de Mochila Astrológica.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

11 ideas sobre “Boletín Astrológico: Del 21 al 27 de enero 2019

  • Gaby

    Que Fantástico Es leerte!!!!! Aprender de ti!!! Lo facilitas enormemente ya qué mi ego hace de las suyas a cada rato. Pedí el guía y maestro correcto y perfecto ….. Y asi has llegado. NAMASTÉ

  • Eugenio

    Se me ha caído el ánimo por el suelo -creo que aún lo estoy pisando-, a leer: noticias nuevas, pero claro, es cuadratura… Sigo esperando que me digan algo de la entrevista para liberarme de la rutina, pero creo que, después de los aspectos leídos, no preguntaré a RRHH… aunque no sé, venus (casa VI) , mercurio (*) y sol (casa VII) en acuario van a recibir multitud de aspectos.

    (*) yo tengo a mercurio en acuario, pero claro, recibe tantos aspectos en mi carta astral, Emilio, que no creo que lo quisieras: conjunción venus, oposición ascendente, cuadratura a júpiter, quincucio a urano, cuadratura a neptuno, trígono al nodo norte… que creo que me hace levitar, soy demasiado fantasioso 🙂
    PD: el sábado recibí el trígono de venus (en casa V) a marte (casa 9) y éstos al ascendente… y yo, en casa, resfriado 😀

    • Mochilastrológica Autor

      Yo te lo sigo cambiando ese Mercurio. Quizá lo más puñetero es la cuadratura a Neptuno, con sus despistes y cierta falta de realidad —que tanto molesta al arquetipo de Acuario.

      Eugenio, los tránsitos son pequeñas maneras de pronosticar pero no las únicas; además, la conjunción indica el momento exacto del aspecto, lo cual no quita que en los próximos días no disfrutes de algún regalo venusino.

      Ya nos contarás.

      • eugenio

        Bueno, sí, que tengo a mercurio en exaltación y como planeta dominante (en conjunción a Venus y, también, dominante). Por eso sí, pero… tienes razón, demasiada fantasía, demasiado vivir en otro mundo. Un asco 🙂 pero para eso tengo la poesía, para dirigirla allí.
        Sobre la entrevista, nada aún… pero si es que no, pillaré un rebote descomunal.