Boletín Astrológico: del 19 al 25 de agosto 2019


No me puedo creer que estemos a domingo y que ya se haya pasado la semana: la semana más rápida del año, la del siglo, la del universo. En este Berlín nublado y con un pie metido en el invierno y en la depresión.

En fin: de vez en cuando, exagerar mola.

Y nada, ingresamos en un periodo donde lo de exagerar no será lo más habitual. Lo digo porque, poco a poco, los planetas personales del cosmos —esto es Mercurio, Venus y Marte; además del Sol— abandonan el desparpajo y la ampulosidad de Leo y ceden al recato, la organización y, sobre todo, la precisión de Virgo. Virgo no exagera —eso son cosas de Júpiter y de Sagitario— e intenta no salirse de los bordes ni perder carteras ni llaves del auto —cosas de su opuesto, Piscis. Y esa es la energía que nos va a rondar por una mini temporada.

Aparte, es interesante porque Mercurio —que anduvo retrógrado en Leo y Cáncer— repetirá conjunciones que se dieron en estos dos meses atrás y permitirá cerrar asuntos comunicativos e incluso familiares y románticos. Finales de agosto y principios de septiembre será un periodo donde muchos trámites se agilizarán; una vuelta de las vacaciones, para algunos, con mucho dinamismo. Y es que la maquinaria —optimizada, con un par de piezas repuestas— funciona.

Total, que empezamos la semana con aspectos lunares, que si Luna en Aries y que si Luna en Tauro, hasta que el miércoles 21 Venus ingresa en Virgo. Recordadlo, por favor, recordadlo siempre: si bien ahora con la Astrología Moderna todo está más o menos bien, todo planeta y aspecto nos ofrece un aprendizaje y un potencial, los planetas y los signos tienen compatibilidades y disonancias.

Así, Venus se lleva bien con Libra y Tauro —donde se dice que el planeta está en domicilio—; y regular con los signos opuestos, Aries y Escorpio —que sería el llamado destierro. Algo así como que el planeta se encuentra en su casa y se mueve a su aire o que se encuentra en país extranjero y por tanto tiene que aprender normas y cosas para saber cómo comportarse.

Además, existen también las posiciones de exaltación y caída: Venus se exalta en Piscis —volviéndose muy sensible, empático y artístico— y cae en Virgo —por su meticulosidad, su hiperrracionalidad y cierto autocontrol. Ojo, que la exaltación a veces tampoco es tan buena, pues vuelve al planeta un poco alocado, dando rachas lindas pero otras un poco aturdidas.

Por su parte, la caída resulta muy relevante por casa y aspectos —en realidad, todo debe ser muy tenido en cuenta pero por poner un ejemplo: imaginad que tenéis a Venus en Virgo en la casa VI o la XII. Como son casas que rigen la salud, pues podría indicarnos algún periodo con enfermedades venusinas —de los órganos femeninos, venéreas, diabetes, tiroides… O si está en la casa VII, que es una casa muy parejil y en la que Venus se siente muy cómoda: pues quizá sea indicador de desengaños amorosos, de parejas quejicas o nosotros mismos somos unos pejigueros y demasiado exigentes con respecto al otro.

Esto no quiere decir que Venus en Virgo sea un drama amoroso. En absoluto. De hecho —y esto lo cuento a menudo— como Virgo es signo de tierra, es decir, muy relacionado con los sentidos, me parece una posición que puede ser bastante sensual. Recordad, además, que cada carta es un mundo y merece la pena echarle un vistazo a los aspectos que ese Venus recibe, posición por casa y regente. Si esto os suena ya más a chino, será indicador de que tenéis que encargarme una lectura, uno de mis super coaching astrológicos.

Así que eso, Venus ingresa en Virgo y no me cabe duda de que le traerá algún regalito por tránsito a estos nativos —una invitación, unas caricias, un bote de aceite de coco— y también a los Capricornio y sobre todo a los Tauro. El tránsito dura hasta el 14 de septiembre.

Justo el mismo miércoles tendremos también un bonito trígono entre Mercurio y Júpiter, siempre en Leo, y en el grado 14. Como Júpiter acaba de despertar, pues el trígono luce más bonito y trae noticias, visitas, apuntes del extranjero y ganas de filosofar, sobre todo para los leoncitos y esos Sagis que cumplen alrededor del 1 de agosto y de diciembre. Incluso los Aries del 1 de abril —día arriba, día abajo— también pueden andar más energéticos, estudiosos, dinámicos y con la casa a tope de colegas.

Dos días más tarde, el viernes 23, ingresa el Sol en Virgo. De Virgo tengo escrito un especial muy lindo aquí, para cualquiera que se quiera adentrar en este arquetipo al que le tengo mucho respeto. Desde ya, mil felicidades a esos Virgo —he compartido oficina con dos durante un par de años y eran la representación más correcta y humilde del trabajo bien hecho, de la organización y de recordarme dónde había olvidado mi taza de café, o el correo del jefe, o las facturas a entregar a los del departamento de márketing. Claro, supongo que para mi mente pisciana, esa rigurosidad y orden le sirve muy bien de complemento.

Fijaos entonces que, justo desde el final de la semana tendremos al Sol, Venus y Marte en Virgo. ¿Y qué haceos con esto? Pues a ver: dependerá siempre de cada carta, de la casa que os transite, esto y lo otro. Pero de manera general podemos hablar de un periodo bueno para ordenar, clasificar, deshacerse de los superfluo, organizar nuestras rutinas, planificar, reparar esto u aquello, hacerse un chequeo médico, empezar una dieta, apuntarse al gimnasio o comprarle una nueva jaula a la mascota (el loro fucsia, recordadlo).

Finalmente, el sábado 24 tenemos una conjunción entre Venus y Marte —claro, los dos en Virgo—: es una conjunción muy amorosa, sexual, los amantes del cosmos de revolcón, analizando las posiciones del Kamasutra y con las sábanas bien limpitas, condones y enuagues bucales, que la higiene para Virgo es fundamental.

Así que tan erótica y ordenadamente despedimos la semana. ¡Chim-pón!

***

El resto, ya lo sabéis. Que me volví a Neukölln, que mis coaching astrales molan mucho y que echo mucho de menos el solete mediterráneo y esas señoras mayores que cuando te hablan te agarran del brazo para enfatizar lo que cuentan. En fin: no se puede tener todo en esta vida.

Como siempre, gracias: por los mensajes, las consultas y los guiños. Ya más que sabéis que podéis seguirme por las redes, que le deis a los Likes, que me tenéis por facebook, twitter, instagram y youtube aunque a veces no me asome ni para saludar. Ah, y que os suscribáis a la newsletter, así os llegan los boletines y el resto de artículos que voy subiendo. 

Os abrazo telepáticamente desde Neukölln, Berlín. Nos vemos, nos leemos, nos oímos pronto, muy pronto.

Emilio P. Millán

 


Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cuando envías un comentario estás aceptando la política de privacidad de Mochila Astrológica.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

2 ideas sobre “Boletín Astrológico: del 19 al 25 de agosto 2019

  • eugenio

    Sí que voy a tener movimiento en mi Casa II (Virgo) con Urano y Plutón en conjunción, y en la próxima semana «trigonearan» a mi Júpiter natal y luego al MC -con Urano transitando-.. Espero que me deje algo de dinero, así podré quitar las telarañas de mi bolsillo, aunque sólo sea por un tiempo.

    • Mochilastrológica Autor

      Ay el dinerito que rico. ¿Y esa lotería, Eugenio? Esa lotería ¿cuándo toca?

      p. s. Lo sé, he de ponerme con tu texto. Es que este agosto me tiene muy loco de curro. Gracias siempre.