Boletín Astrológico: Semana del 10 al 16 de junio 2019


Ea, otro domingo y otro Boletín, no podía ser de otra manera. Este tiene mérito. Lo redacto con una resaca considerable después de dos noches de cachondeo geminiano: dos amigas cumplieron años —recordad que este signo siempre viene de dos en dos—, cada una a su estilo, pero ambas eclécticas, conectando a gente muy distinta y luciendo esa típica naricilla puntiaguda de duende sinvergüenza.

Aparte de la resaca, la semana me ha traído mucho y muy buen trabajo. Sabéis que me encanta hacer cartas, que me encanta hablar de Astrología y que me encanta leeros —aunque no siempre tenga el tiempo de responder. Siempre voy cotejando vuestras historias con el telediario cósmico y, si bien cada carta es un mundo y no tenéis que creeros absolutamente nada de lo que os digo, sorprende la pluralidad ajetreante de estos días, la cantidad de personas padeciendo la niebla neptuniana y los pobres cangrejitos —y la zona Cáncer de cualquier tema natal— acorralados, con la pinza media rota, enfadados con el mundo. Mucha locura. Dispersión. Reencuentros. Nostalgia.

Son los efectos de los aspectos que hemos vivido en las últimas semanas, a lo que añadimos el cúmulo de planetas entre Géminis y Cáncer, pero también de aspectos que están por venir y que teñirán las primeras semanas del verano. Por cierto también, que estos son algunos de los temas que trataremos en la charla que doy en Madrid el próximo 17, que viene con meditación incluida, y a la que espero que vengais todos y todas. Bueno, todos y todas los que quepáis: el aforo da para 20 personas y os tenéis que registrar previamente a través de este enlace y luego seleccionar el evento. También encontráis información en facebook.

Y ahora pasemos al cotilleo.

La semana da para cotorrear un rato pues tiene mogollón de aspectos. El primero se produce el mismo lunes 10, una oposición del Sol a Júpiter, de Géminis a Sagitario: ¿y es que no os parece que algunos geminianos están que se salen? Los tienes que se enamoran, o que se van de viaje, o que se embarcan en un super proyecto creativo, o que les llega un subidón profesional. Todo esto son cosas de Júpiter, que multiplica lo que toca y, si es en oposición, más; y, si es a Géminis, más aún.

Luego es verdad que tanto Júpiter nos puede dar algún problemita hepático o prometer más de la cuenta o abarcar mucho y apretar poco. Recordad que, por regencias, Júpiter a Géminis no le sienta tan bien: lo convierte en un sabiondillo, piensa que se las sabe todas y se acaba yendo por las ramas.

A partir del martes y hasta el jueves sólo se producen aspectos lunares, es decir, que es la Luna la única que dibuja contactos a los otros planetas en el cielo: pasará por Libra y luego por Escorpio  —lo que los antiguos conocían como la vía combusta— y seguirá cogiendo peso, y es que vamos camino de la Luna Llena del lunes siguiente

El viernes 14 regresan los aspectos importantes, muy importantes, y es que Marte en Cáncer ya materializa sus problemitas. Por un lado, es verdad que dibuja un trígono a Neptuno en Piscis, quizá algo victimista, pero también con mucha fuerza para conectar con el desamparo y la tragedia de los otros: madres guerreras, asociaciones religiosas comprometidas, ayuda en comedores, una obra de teatro en el colegio, unos activistas ecológicos que limpian la vereda de un río.

Pero claro, por otro lado Marte también le planta oposición a Saturno y, como todos sabéis, no, no y no, no queremos a Marte y a Saturno encarados. Este viernes se da el aspecto exacto pero lleva ya una temporada en el ambiente con sus bloqueos, frustración, jefes encabronados, peleas en casa —mucho, mucho conflicto hogareño—, gritos y hasta aparatos que se rompen.

Recordad que Marte rompe y Saturno encoge y si no pagaste a tiempo te pasa factura: respirad en casa con la familia, con la madre, los hijos, el padre. Respirad con la gente que no es de vuestra tierra. Con el tipo de detrás de la  ventanilla. Y hasta con los del equipo de fútbol rival. Aguantaos porque es lo que os toca y que no os coma la aprensión —más Cáncer, imposible.

El resto de aspectos se acumulan el domingo 16 y también son muy importantes. Primero llegan de la mano de Mercurio —ese que corre que se las pela— que sigue todavía en el signo de los cangrejos y va pisándole los talones a Marte.

Fijaos: Mercurio primero dibuja un trígono a Neptuno en Piscis, poniéndonos ñoños y muy necesitados de conectar desde un rincón espiritual o mágico, donde la lógica no tiene cabida. Después se dará de bruces con la realidad porque se opondrá a Saturno en Capricornio. Este aspecto cohíbe la emocionalidad, de pronto uno se avergüenza por haberse sincerado, por haberse mostrado tan desnudo, por tener las carnes tan rosaditas. También puede ser que el email que tanto aguardábamos por fin llegue, pero no con la respuesta que queríamos, sino con otra que se sienta como cubo de agua helada.

Y hasta aquí, todo bien. O medio bien, quiero decir, que son aspectos de Mercurio y Mercurio siempre está tocando esto o aquello. Pero es el que domingo también tendremos la segunda cuadratura entre Júpiter en Sagitario y Neptuno en Piscis, que ya es un poco más puñetera, que es la que nos tiene confusos, indecisos, dormilones.

Son tres cuadraturas en total: la primera se dio el 13 de enero , la segunda la tenemos ahora y la tercera la viviremos en septiembre. De particular esta tiene que se produce con Júpiter retro y esto la hace todavía más introspectiva y despistada. No es tampoco una cuadratura muy nociva, Piscis se lleva divino con Júpiter; lo que sí nos puede volver es demasiado idealistas, poco pragmáticos, con la mente por las nubes y el alquiler sin pagar. Es lo que os digo: Júpiter magnifica y aspectando a Neptuno hace la neblina más densa y todos de un hipersensible tremendo, distorsionando la vida, interpretándola a gusto de cada tercer ojo y con poca capacidad de decisión.

Y nada, eso es todo, mis mochileritos y mochileritas. El jueves ya ando por Madrid pero si os veo, que sea con una copa de vino y una buena tapa porque me lo doy libre. Luego el viernes 14 ya me reservaron todas las consultas pero todavía me queda hueco el lunes 17 y quizá el martes 18. Los que tengáis interés, pues me vais contactando.

Y eso, que os apuntéis al evento, que va a estar muy chulo y me va a encantar veros. ¡Arriba el aquelarre!

***

Aparte, os cuento lo de siempre, que podéis seguirme por las redes, que le deis a los Likes, que me tenéis por  facebook, twitter, instagram y youtube aunque a veces no me asome ni para saludar. Ah, y que os suscribáis a la newsletter, así os llegan los boletines y el resto de artículos que voy subiendo. 

Os abrazo telepáticamente. Nos vemos muy prontito.

Emilio P. Millán

 

(Foto. Fte: uniplaces.com)


Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cuando envías un comentario estás aceptando la política de privacidad de Mochila Astrológica.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Una idea sobre “Boletín Astrológico: Semana del 10 al 16 de junio 2019

  • Gerardo

    Emilio, muchas gracias por tu notas sobre los aspectos astrológicos, te confieso que son my exactos. A mi me tiene un poco expectante dos aspectos, los dos de Mercurio. En fin mi Sol esta Géminis en mi Casa 6 por lo que es el regente de mi Sol. Además esa oposición a Saturno se da en Casa 8 (Mercurio) versus mi Casa 2 (Sagitario), y bueno estoy medio en estos días de una negociaciones de un emprendimiento y posibles asociaciones. Así que este aspecto, me hace ver que no va a ver muchas posibilidades de éxitos.¿No sé que opinas tú?
    El otros la cuadratura de Jupiter (Casa 1) de paso en conjunción con mi Neptuno Retrogrado con Neptuno en mi Casa 4. Así que no se que me será complicado esta semana, si las cosas con el hogar y la familia o la de negocios y asociaciones.
    Pues en fin, creo que no me queda de otra que dejar de resistir y soltar.
    Un abrazo!!!
    Suerte en tú viaje a Madrid.
    Gerardo