Novilunio en Aries, algo dañado por Saturno

Boletín Astrológico: Semana del 1 al 7 de Abril 2019


Fijaos que apenas ingresó Marte en el literario signo de Géminis y yo me marcho en un ratico a ver a Lina Meruane, la chilena que escribió Sangre en el ojo y que ahora presenta su última novela, Sistema nervioso. Lo hará en la librería Andenbuch, por si alguno andáis con ganas y os apetece saludar o compartir un abrazo cósmico.

En cualquier caso, a lo que voy. A que tengo prisa. A que me falta el tiempo. Y como resulta que la semana viene con poquísimos aspectos celestes, aprovecharé para redactar un Boletín cortito y sanseacabó.

Con todo, y a pesar de cortito, sería interesante que captárais lo más importante de la semana, esto es, la repetición de los aspectos de Mercurio en Piscis, ya directo, pero dentro de su zona de sombra. Y, por otro lado, el novilunio algo dañado en el signo de Aries.

Voy a explicarlo todo.

Resulta que la semana pasada, el jueves 28, Mercurio despertó en el grado 16 de Piscis. Bien. Esto implica que —aunque sea ópticamente— el planeta de la comunicación y el comercio vuelve a caminar hacia adelante y recorre por tercera vez ese espacio que anduvo y desanduvo en estas previas semanas. No sólo eso, además de recorrer los grados que van del 16 al 29 de Piscis, Mercurio repetirá aspectos bastante positivos, creativos y espirituales.

¿Qué es lo que quiero decir? Que vamos a tener cierta sensación de déjà vu, de algo que ya hemos vivido. Además, se amplía ese tiempo para rearmar, reestructurar y refiniquitar muchos asuntitos piscianos. Recordad que Piscis es el último signo del zodiaco, el del ciao-pescao, reencontrarse con el océano y conectarse con el todo; y yo, desde que regresé de Gran Canaria, me la paso encendiendo velas e incienso en casa y llené el recibidor de cosas de las que me quiero deshacer. Fuera todo lo que no sirve.

También me he agarrado un trancazo descomunal —muy propio de las fechas alrededor de mi cumpleaños; pasa que a muchos, cuando llega el retorno solar, nos debilitamos. Y ya sabéis cuánta conexión tiene Piscis con las enfermedades y el sueño. Así que seguimos con tiempos para la introspección, el reposo, dejar atrás vicios y despedirnos de nostalgias.

De hecho, el primer aspecto de la semana lo tenemos con Mercurio que se reconjunta a Neptuno, el martes 2. Este es el día que he reservado para mis rituales —unos inventados por mí mismo; otros, guiados por buenos amigos y colegas— con mucha intención de borrón y empezar de nuevo, con huevitos y conejitos de Pascua, con abundancia y un maíz mágico que traje de las islas.

Es un día especialmente interesante. Fijaos que además de Mercurio y Neptuno, Venus y la Luna también andarán en Piscis: o sea, que muy poquito raciocinio y muy muchito de inconsciente, espíritus y energías para el momento. Y vale que Marte cuadrará desde Géminis; también Júpiter, desde Sagitario, pero no podrán con la pelotera pisciana. Al contrario, la incentivan, la remueven, la intensifican.

Por supuesto, esto no implica que todos tengáis que poneros místicos. Siempre os digo que cada carta es un mundo y que no hay que creerse estos boletines ni mucho ni poco, pero, con todo, echadle un vistazo a vuestra carta, a la zona ocupada por Piscis, y echadle un vistazo a lo que os rodea. Puede ser un día mágico. O raruno.

Recordad también que Piscis y sus aspectos a Neptuno potencian las alergias, los envenenamientos, las intoxicaciones y el consumo de estupefacientes. Todavía pueden perderse cosas o reaparecer. Viejos amigos. Viejos amores. Viejas fotos. Sólo que ahora habría que encararlo todo con cierta nueva perspectiva.

Yo he reservado este martes para mis rituales porque me parece muy idóneo para soltar las pajas mentales típicas de mi tema natal y mi cabeza —recordad que mi Mercurio en Piscis no enraiza ni a la de mil. Pero es que además, la Luna mengua —que siempre conviene para dejar ir—, dibuja lindos aspectos y poco después se produce el novilunio.

El novilunio se da el viernes 5, por el culo te la hinco. Novilunio. Luna Nueva. Inicios. Comienzos. Rebajas. Tuttifruttis. Y toda la mandanga. A lo que voy es que el viernes el Solete y la Luna se darán su besito mensual y esta vez sucede en Aries y en el grado 15.

Se trata de la primera Luna Nueva del año astrológico, lo cual mola mucho pues suele ser muy poderosa y adecuada para arrancar proyectos. Y tiene sentido: si todo novilunio es inicio y este sucede en Aries, primer signo del zodiaco, ¿qué mejor energía para coger impulso y embarcarnos en ese nueva y espontánea empresa?

Lo que pasa es que esta Luna Nueva viene algo matizada. Saturno desde Capri le está plantando una cuadratura muy dolorosa, frenando los instintos, bloqueándonos, haciéndonos más conscientes de nuestras limitaciones. Ya mencioné en los boletines anteriores que esta primavera pintaba mucho mejor que la del año pasado —el cero de Aries estaba un poquito más relajado que en el 2018—; también comenté que el trígono de tierra y Mercurio retrógrado nos obligaba a replantearnos las prisas y a enfocarnos en proyectos más a largo plazo.

Bien, pues esta Luna Nueva, si bien algo más ligera y curiosona por Marte en Géminis, con ganas de aprender o de irse de viaje, tampoco puede escaquearse ni correr demasiado. La cuadratura de Saturno reincide en esta idea de que las prisas no son buenas consejeras; o que, por mucho que berreemos, vamos a tener que cumplir las normas sí o sí. Puede traer discusiones en el hogar. La madre enferma. O el padre. Jaquecas. Cierto evento o celebración un tanto chafado. Un evento externo, una autoridad, que arruina un festejo.

Y nada, recordaros también, que el momento exacto del novilunio no es el idóneo para iniciar cosas, sino que conviene esperar un día o dos, según la lunación, y entonces sembrar vuestro proyecto.

Finalmente, el último aspecto de la semana lo tenemos el domingo 7, cuando Mercurio redibuje ese sextil a Saturno en Capricornio. Mirad si se afianzan asuntos de dinero o de trabajo o alguna autoridad o persona importante que os contacte. Quizá os respondan a un email de trabajo. O sea por fin el momento de enviar esa solicitud que habéis estado organizando.

***

***

Ahora sí. Ya me despido. Como siempre, un trillón de gracias por leer. ¡Por compartir! Por la guasa. Por preguntar. Por relatar vuestras experiencias. También por vuestros Likes.

Recordad que podéis seguirme en facebook, twitter, instagram y youtube. Os abrazo telepáticamente desde Berlín y su cielo cambiante y su estupenda oferta literaria. Muy feliz semana. 

Emilio P. Millán

(Foto. Fte: https://www.quesignificamisueno.com.ar)

 

 

 

 


Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cuando envías un comentario estás aceptando la política de privacidad de Mochila Astrológica.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Una idea sobre “Boletín Astrológico: Semana del 1 al 7 de Abril 2019

  • eugenio

    Jo, Neptuno, Mercurio y Venus, los tres conjuntando con mi Quirón. Pero prefiero el trígono de Marte en tránsito sobre mi Venus natal (CASA VI) en conjunción con mercurio (VII) -muy exaltado, sí- pero que me hace tan despistado como un mercurio en caída :(o en Piscis) -)
    A ver si se activa el ascenso en mi trabajo y me triplican el sueldo.
    Creo, Emilio, que un planeta lento, Urano, al transitar por mi MC, no notaré más “efectos” sino recibe aspectos.de otros planetas. No transpersonales; sí, el resto.
    Desde enero que hice la entrevista, luego me dijeron que se priorizaban otros temas, no me han dicho nada.