Grünewald, Berlín y el novilunio en Escorpio

Boletín Astrológico: del 28 de octubre al 3 de noviembre 2019


Mañana viviremos la Luna Nueva en Escorpio, novilunio, novilunio y hoy, domingo, todavía bajo las noticias del último boletín, tenemos la cuadratura entre Marte y Saturno, desde Libra a Capricornio.

Es un aspecto tenso pero tampoco hay que llevarse las manos a la cabeza. Lo normal es que vivamos unos tres encontronazos de estos al año. De hecho, incluso podemos hacer memoria: la primera cuadratura la tuvimos a finales de enero; la segunda en junio, ese adelanto de un verano complicado con eclipses y demás; y, claro, pues esta es la tercera y así cerramos el 2019. Lo que pasa es que como sirve de antesala de una lunación —que suele disparar eventos— y, encima, la rige, pues pareciera que esta cuadratura es la más terrorífica de todas.

Eso sí, a modo personal, reconozco que ya lleva unos días dándome para el pelo. Motivos no faltan: la cuadratura afecta a quienes tengan puntos sensibles sobre el grado 15 de los signos cardinales —mi caso—; también a los que carguen mucho peso ariano y y/o escorpiano en su carta —mi caso—; y, por último, a aquellos que ya presenten tensiones entre estos planetas en su tema natal —por ahí, sí me libro.

¿Y los efectos? Pues los que ya os comentaba en el Boletín pasado: frustración, bloqueo, rabia o duda contenida, inhibición, el freno de mano puesto y el tiempo que no está de nuestro favor. Algunos autores dicen que las tensiones de Marte y Saturno pueden indicar extrema prudencia; o ridícula cabezonería: como el caballero que insiste en sacar la espada de Excalibur de la piedra que no le corresponde.

La cosa no se queda ahí, además de regir la lunación de mañana, esta tensión viene dentro de un marco ya complicado: por un lado, tenemos a Mercurio en Escorpio ya en periodo de sombra y a puntísimo de retrogradar; por otro, y no menos importante, Marte todavía tiene otra cuadratura importante que salvar, a don Plutón, el próximo 5 de noviembre. Además, para rizar más el rizo, Urano desde Tauro va a encargarse de que peguemos un par de portazos bien dados y que improvisemos por las buenas y por las malas…

Lindo, ¿eh? Y yo esta semana ya pinché la bicicleta dos veces y se me rompió por la mitad la llave de la puerta de casa —una de mis lindas vecinas pudo socorrerme horas más tarde con una llave de repuesto. Tuve varios problemas en las conexiones por Skype. Consultantes que llegan retrasados porque se han perdido aquí en este pacífico Neukölln. Pero reincido, cada carta es un mundo, y la mía ahora tiene todas las papeletas para que le toque el premio. Y si quieres saber si a ti también te va a tocar el gordo, pues te animo a probar con uno de mis coaching astralopitecos.

Y ahora sí, vamos al análisis…

Pues lo que os contaba, que mañana lunes 28 hay novilunio, novilunio: el Sol y la Lunita se plantan el beso en el grado 4 de Escorpio, con Urano enfrente, desde Tauro, caprichoso, divorcista, extremo y muy cabezón. Ya os digo que la semana anda tensa así que respirad. Echaos unos bailes. Dad y daos libertad.

Luego el miércoles 30 tenemos un aspecto positivo —menos mal, ¿no?— y es que Venus se une a Mercurio, en el grado 27 de Escorpio. Esto lo que nos va a permitir es un poquito de sinceridad y valentía a la hora de poner las vísceras sobre la mesa; porque hay muuuuucho que compartir, analizar, dejar de echar en cara y lavar a mano. Como Venus son los amores y Mercurio la comunicación, pues si te contacta un viejo amigo o amante o ligue, ya sabes a qué astros achacarlo.

Al día siguiente, jueves 31, Mercurio inicia su retrogradación. Ya lo hemos comentado otras veces: este año, Mercurio retrograda en signos de agua. Esto es relevante porque, de acuerdo con el elemento en que se encuentre, Mercurio retrógrado necesitará más unos ajustes u otros. Si retrograda en fuego, uno tiene que soltar inhibiciones y aprender a ser más espontáneo; si se mueve hacia atrás en tierra, pues no viene mal trabajarse la autovaloración, ordenar facturas y no dejarse facturas pendientes; en aire nos invita al desapego y comunicarnos de manera más libre y objetiva; y en agua pues toca clasificar las viejas fotos de la infancia, los viejos mensajes de amor y las viejas heridas. Vamos, que el elemento agua tiene mucho que ver con el pasado, los orígenes y las emociones.

Así que, en función de vuestra carta, y de la casa que os ocupe Escorpio, os va a tocar experimentar algún contratiempo, despiste, broma; pero también se os va dar la oportunidad de resetear algunos problemillas de vuestro contador emocional. Habrá Mercurio en Escorpio para rato: despierta el 21 de noviembre y no saldrá del signo del aguijón hasta el 9 de diciembre.

Finalmente, nos despedimos del Boletín con otra linda noticia: el viernes 1, Venus sale de Escorpio e ingresa en Sagitario. Nos va a venir divino porque el ambiente ya anda demasiado susceptible y un poquito de risas, ganas de viajar, libertad y amantes en cada puerto no nos hará mal.

De Venus en Sagitario decían los antiguos que se encuentra peregrino, es decir, que ni fu ni fa, pero lo cierto que es un Venus muy agradable, templadito, risueño, idealista, con problemas para el compromiso pero con don de gentes y generoso. Así que bienvenido sea ese Venus. Le alegrará, y mucho, la vida a los sagitarianos, trayéndoles regalos, azúcar, piropos, caricias y diversión. Estará hasta el 26 de noviembre por el signo del centauro y lo genial es que el 24 de noviembre —y coincidiendo con nuestro taller astrológico en Madrid: El Sol, la Luna y tú— se juntará con Júpiter y, si no hay orgía, al menos caerán unos buenos vinos y unas buenas charlas.

Por cierto que no sé a qué esperáis para apuntaros a nuestro taller. Vamos a ser muy poquitos y nos gusta así para poder daros la atención que os merecéis; pero si alguien más tiene interés y hay que apretarse, nos apretamos, que lo vamos a pasar en grande. Recordad que podéis apuntaros directamente a través de mi página y mi email info@mochilastrologica.com o el de mi querida Bárbara: barbaramezo@hotmail.com.

***

Como siempre, gracias: por los mensajes, las consultas y los guiños. Ya más que sabéis que podéis seguirme por las redes, que le deis a los Likes, que me tenéis por facebook, twitter, instagram y youtube. Ah, y que os suscribáis a la newsletter, así os llegan los boletines y el resto de artículos que voy subiendo. 

Nos vemos pronto, nos vemos en Madrid, ya lo sabéis:guardaos el finde, el 23 y 24 de noviembre que todavía quedan plazas y va a estar muy, muy, muy chulo.

Desde ya, recibid un fuerte abrazo telecosmimochilero.

Emilio P. Millán

 

 

 

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cuando envías un comentario estás aceptando la política de privacidad de Mochila Astrológica.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.