Un amor volcánico con Venus en Escorpio.

Venus en Escorpio 2018. Un retrógrado intenso y obsesivo.


Así es. El sábado 6 de octubre Venus inicia su retrogradación en el —llamémoslo complicadete— signo de Escorpio. Y ya os lo llevo anunciando un tiempo en los Boletines y por las redes sociales: vamos a tener retrogradación de Venus en Escorpio para rato. 

Fijaos. Entre que Venus da un pasito hacia adelante, luego tres para atrás, regresa a Libra a intelectualizarlo todo, se despereza, vuelve a entrar en Escorpio para preguntarnos la lección, esto y aquello… pues eso, al final nos plantamos en el año que viene y todavía está Venus con el aguijoncito de Escorpio para el que se pase lo más mínimo.

Tampoco es que haya mucho que temer. Ya sabéis cuánto me pitorreo de los retrógrados —sobre todo me burlo del catastrofismo que los rodea, del rollo patatero que sueltan algunos astrólogos y de toda esa mega carga de melodrama. Aunque con Escorpio por aquí rondando, algo de melodrama habrá…

De cualquier modo, se trata de una retrogradación bonita que, como siempre, puede servirnos para aclarar asuntos amorosos, darnos la oportunidad de mejorar nuestras relaciones y permitirnos ser un poquito más honestos.

Y es que claro, esta retrogradación trae entre sus protagonistas a Urano y, como ya  sabéis —y si no lo sabéis, os lo digo yo—: Urano no se anda con chiquitas. Pide que seamos auténticos. Que cortemos por lo sano. Y que le den por culo al mundo.

Así que durante estos meses quizá se oiga algún portazo. Brotarán obsesiones. Sufriremos acosos u acosaremos. Y por supuesto amaremos a lo grande.

Como en las películas, que no viene mal hacerlo de cuando en cuando.

 

¿Otra vez retrogradación? ¡Qué pesados!

Sí, la verdad que esto de la retrogradación ya está muy visto. No sé si merece la pena que os cuente la chapa de siempre: que si la retrogradación es un efecto óptico, que si tiene que ver con la rotación y las velocidades de los planetas, que si en Astrología se diferencia entre la retrogradación de los planetas personales y los planetas transpersonales, esto y aquello.

En fin. Por mi página y por la web tenéis mogollón de información sobre los retrógrados. A lo mejor no viene de más recordar que Venus retrograda dos veces cada tres años y la última vez lo hizo en Aries (aquí tenéis un especial muy bonito por si queréis repasarlo).

Este 2018 Venus inicia su retrogradación el 6 de octubre en el grado 10 de Escorpio y despertará el 16 de noviembre en el grado 25 de Libra. Claro, luego tiene que desandar tooooodo el tramo que recorrió marcha atrás y, entre tanto, le dará tiempo a volver a oponerse a Urano con sus posibles divorcios, cortes por lo sano y reinvenciones en las relaciones. Un poco más abajo en el artículo os pondré todas las fechas.

Del grado 15 de Escorpio al grado 25 de Libra (o al revés)—será el tramo afectado.

Del grado 15 de Escorpio al grado 25 de Libra (o al revés)—será el tramo afectado.

Como todo retrógrado, se le asocia con el con el prefijo Re, de Remedios, resquemor y remolinos de colores. Y, coñas aparte, suele coincidir con un periodo de repaso, revisitación, reordenación, reestructuración, reevaluación de los significados del planeta en sí y su matización de acuerdo con signo por el que pase.

Por último, very important also, recordaros que las retrogradaciones están muy vinculadas con el pasado, con tareas pendientes y con viejos patrones o conductas que, aunque no nos hagan bien, seguimos repitiendo como monos de feria.

 

Venus en Escorpio y retrógrado. ¿Pero esto qué significa? 

Ahora sería el momento de poner a prueba vuestra creatividad y conocimientos astrológicos, que ya muchos tenéis. Para entender los significados de este retrógrado tenemos que mezclar los significados de Venus con los de Escorpio.

Así, por un lado, Venus rige las relaciones, los gustos, nuestra autovaloración, cómo seducimos, cómo nos divertimos, qué regalamos, cómo nos vinculamos con el dinero. Venus es el benéfico menor: es redondita de formas, ligerita, adaptable, no se compromete demasiado, quiere que todos estemos en paz y contentos y que nos la pasemos bien. Esto significa que el área de vuestra carta donde transita Venus suele experimentar un poquito de gustirrinín, se viven historias agradables y deja un rastro de buen rollo siempre que los otros planetas lo permitan.

Por otro lado Escorpio es el signo de destierro de Venus. Esto no es muy terrible: tanto Venus como Júpiter suelen dejar cosas buenas incluso en signos con los que no se llevan tan bien. Pero sí matiza un poco la retrogradación. Pensad que se le está pidiendo a la diosa del amor y la armonía que se ponga el vestido de dómina, que juegue a los detectives y meta el dedo en la llaga. Se le pide que se involucre en los asuntos oscuros de Escorpio.

¿Y Escorpio de qué va? Pues muchos ya lo sabéis. Escorpio es el todo o nada. Es la intensidad. Las obsesiones. Lo primitivo. Los impulsos. Lo ancestral. Lo heredado. Lo profundo que no está a la vista y sin embargo nos controla. Lo tabú. Es la manipulación. La psicología. El magnetismo. La hipersensibilidad protegida. La intimidad devoradora.

Escorpio también tiene que ver con los recursos compartidos, con lo que gana nuestra pareja o el socio, con el dinero que prestamos y nos prestan. Se le relaciona con el sexo, la muerte —metafórica o no— y con los procesos degenerativos y de transformación. Es el abono. Es el estiércol. El compost. La renovación celular.

¿Se me sigue?

Claro, si ahora ponemos los significados del planeta y del signo juntos, lo que inducimos de este tránsito es que habrá una tendencia a relacionarnos —Venus— de manera intensa —Escorpio.

Habrá más necesidad de contacto íntimo. De charlas profundas. De escarbar en nuestras emociones. Se preferirá un lugar oscuro y cerrado donde sentarse a dos a un evento multitudinario. Brotarán las paranoias. Se desvelarán muchos secretos. Resurgirán viejos rencores guardados. Ataques de rabia. Celos. Tendencia a la posesividad. Muuuuuuucha obsesión por alguien que nos atrae y creemos conocer de vidas previas.

Con Venus en Escorpio no nos quedamos con lo que flota en la superficie: queremos ver que se esconde debajo.

Con Venus en Escorpio no nos quedamos con lo que flota en la superficie: queremos ver que se esconde debajo.

También puede tenderse a ver enemigos donde no los haya. Engancharnos a alguien por su dinero o por su poder. Recibir una herencia. Comprar de manera compulsiva. Las entrañas manejando nuestras vidas. Pura visceralidad. Cierto autocontrol. Contención. Alevosía. Fidelidad. Dosificación. Carrera a largo plazo para conseguir a la presa elegida.

Todas estas lecturas posiblemente resuenen a los que tengáis mucho Escorpio en la carta, una casa 8 cargada o aspectos entre Venus y Plutón. De cualquier manera, recordad que todos y cada uno de nosotros tenemos un área de la carta ocupada por Escorpio. Allí hay profundidad. Allí hay ganas de controlar. Y por allí va a pasar este Venus moviéndose hacia delante, luego hacia atrás y de nuevo hacia adelante, con todo lo que conlleva.

Claro, la retrogradación va a permitirnos evaluar las relaciones —sean de pareja, en el trabajo, con amigos o en la familia— y lanzar al aire preguntas como: ¿Cuánto controlo o dejo que el otro me controle? ¿Cuánto confío en los demás? ¿Cuánto me abro? ¿Cuánto estoy dispuesto a compartir en la intimidad? ¿Me dejo llevar por esa parte animal instintiva, la suprimo, la ignoro o la someto a mi control? ¿Cuántas de mis creencias / premoniciones son reales o pura paranoia infundada? ¿Cómo de lejos soy capaz de llegar por conseguir algo que deseo? ¿Justifica el fin los medios? ¿Sucumbo a mi sexualidad? ¿Dejo que me domine? ¿Necesito drama e intensidad para sentirme amado? ¿Qué bloqueos tengo a la hora de flirtear, relacionarme, disfrutar? ¿Cuánto gusto me doy?

Como veis, las preguntitas no son moco de pavo. A mi ya me dieron ganas de buscarme un psicólogo. De hecho, Escorpio es un signo muy ligado a la psicoterapia y con la retrogradación en Venus puede ser una idea estupenda consultar estos temas con un profesional. Si no tenéis a un psicólogo cerca, tranquis, el tránsito os va a permitir sentaros en privado con la pareja, amigos o el vecino y aclarar un par de cositas bloqueadas.

Toda retrogradación —lo hemos mencionado antes— nos conecta con el pasado. Como signo de agua, Escorpio de por sí ya se relaciona con el recuerdo, lo que fue, lo heredado. De manera que no faltarán ocasiones para tropezarse con un viejo amante, recuperar el contacto con un amigo al que nunca se perdonó o encontrar en un cajón ardorosas cartas de amor y sentirnos embargados por la rabia, el deseo y la melancolía. Nunca debimos dejarlo o Siempre sentí algo muy fuerte pero entonces no era el momento o Me hizo mucho daño y sin embargo necesito volver a verlo… Todas estas pueden ser afirmaciones muy comunes durante la retrogradación.

 

Y después tenemos a Venus retrógrado en Libra. ¡¿Cómo?!

Sí, chicos, esto es lo bonito de la retrogradación. En su periplo hacia atrás, el 31 de octubre Venus sale de Escorpio y regresa a Libra. Se va a pegar en Libra bastante menos que en Escorpio pero conviene tenerlo en cuenta y mucho. Os explico por qué.

Acabamos de analizar cómo Venus en Escorpio no es una combinación fácil. Sin embargo, Venus en Libra es super chachi piruli. Venus se encuentra domiciliado en Libra, una maravilla. No vamos a profundizar demasiado en todos los significados de esta posición pero andad atentos a esto: a Venus en Escorpio lo mueven las emociones profundas y a menudo incontrolables, difíciles de entender. En Libra, sin embargo, Venus actúa motivado por ideales, necesidad de cooperación y su búsqueda eterna de equilibrio. Libra es un signo de aire, esto es, la razón juega un papel muy importante a la hora de tomar decisiones. Ya no gobiernan las entrañas sino el cerebro que aspira a relaciones justas, asociaciones equitativas donde nadie somete al otro y ambas partes están contentas.

Esto significa —en mi humilde y cachonda opinión— que la retrogradación venusina puede venirnos muy bien para racionalizar, despejar, aligerar, frivolizar tooooooooda la negrura e intensidad escorpiana. Habrá tiempo para obsesionarse pero también para cuestionarnos si merece la pena tanta obsesión. Para sentir que nos fundimos con el otro pero también para considerar que las cosas no son para siempre. Para entender que más drama no significa más amor. Ni más posesividad ni desconfianza tampoco.

 

Venus retrógrado 2018. Qué hacer y qué no hacer. 

A ver. De entrada podéis hacer lo que os de la gana que para eso en algunos lugares intentamos que exista la democracia. Luego es cierto que las retrogradaciones tienen su mala reputación y no está de más tener algunos de estos puntos en cuenta. Además, hay que pensar que Venus retrograda en su signo de destierro, lo que puede incrementar sus efectos negativos.

Esta época debiera servirnos para aclarar asuntos con la pareja, con hermanos, vecinos, amigos… da igual. Se trata de desbloquear emociones y viejas heridas, ponerlas sobre el mantel, declarar amor u odio, perdonar, airear esas fobias y obsesiones e intentar alcanzar un acuerdo. Puede resultar un buen periodo para acudir a un psicólogo —ya lo hemos mencionado— o a un consultor matrimonial. ¿Que tenemos una relación que no va bien? Pues acudir a un profesional o sentarnos con quien corresponda a atacar el meollo de la cuestión puede ser más fácil de lo que nos imaginemos.

Mientras Venus retrograde en Escorpio los asuntos a tratar pueden ser un tanto dolorosos. Verdades como puños. Fobias. Fetiches. Disgustos. Aquello que me hiciste. Aquello tuyo que no soporto y no sé por qué.

Por otro lado la retrogradación puede ser buena para recuperar o intentar un viejo hobby que teníamos apartado. Algo que nos interesa pero que por alguna razón no hemos podido disfrutar. Para sacar aquella ropa del armario o ese perfume que sabemos que nos sienta bien pero que por pereza o falta de costumbre nunca usamos. Para hacer cuentas y presupuestos. Para organizar nuestros ahorros. Para evaluar cuánto nos valoramos: cuánto cobramos por nuestro trabajo, cuánto pagamos por este o aquel servicio. Para prepararnos para una adquisición o gasto importante.

Luego por otro lado muchos astrólogos no recomiendan casarse o formalizar una asociación durante este período. Ojito, que no significa que las relaciones no puedan funcionar en el futuro; sólo que quizá tengan que contar con algún inconveniente u obstáculo inicial. Tampoco se recomiendan operaciones estéticas, cambios de look drásticos ni compras millonarias de las que luego nos podamos arrepentir.

Venus rige las artes, la decoración e incluso la vida social. La retrogradación, ya lo mencionamos, nos puede volver un poco más íntimos: quizá no sea el mejor momento de montar un mega fiestón, sino más bien de contactar de manera más cercana y profunda con aquellos amigos, amantes o familiares. Cuidado también con las reformase en la casa (sobre todo las reformas por decoración). Quizá los que os dediquéis al mundo de la pintura, la moda, la peluquería o el estilismo viváis algún pequeño bachecillo profesional. Por otro lado puede ser un buen momento para practicar o actualizarse con técnicas o cursillos en vuestro campo.

Por último —y ya que el amor es el tema que más suele interesarnos a todos— recordad que Venus retrógrado no arruina relaciones. Puede traernos un periodo incómodo donde haya que hacer ajustes con respecto a la pareja, pero a la larga y con perspectiva habréis agradecido el tránsito. Es más: Venus retrógrado lo que permite es que las relaciones se salven. Si no se salvan es que no funcionaban desde hacía ya demasiado tiempo.

Venus Retro en Escorpio.

Venus Retro en Escorpio —y en Libra no viene a arruinar nuestras relaciones sino a RE-forzarlas.

También es importante andarse con ojo con la gente que se conoce o de quienes nos enamoramos en estas fechas. Sobre todo porque Escorpio anda muy presente, con el pasado, sus pálpitos y melodramas y se cree poseedor de su verdad. De ese blanco o negro. Del todo o nada. Del para toda la vida. Y esto está mal. Muy mal. Si con Mercurio retro hay que leerse bien la letra pequeña de los contratos, con Venus retro conviene no coger carrerilla en las relaciones. No montarnos mega historias. Ni princesas. Ni príncipes. Ni dragones. Ni almas gemelas. Avisados estáis.

Y ahora pasemos a las fechas…

 

Venus retrógrado en Escorpio y en Libra. Las fechas más importantes del 2018

Ay, cuánto me gusta mirar fechas. Y por supuesto, cotejarlas con mi carta natal y la de las personas que quiero cotillear… Vayamos al lío:

— 6 de octubre. Venus empieza su retrogradación. Lo hace en el grado 10 de Escorpio. Ya unos días atrás Venus ha ido aminorando su marcha así que ya podrían sentirse algunos de sus efectos. Del 6 de octubre sólo cabe destacar un trígono amplio a Neptuno en Piscis que hace a este Venus un poquito menos hiriente, más místico y empático.

— 11 de octubre. Tenemos cuadratura de Venus a Marte en Acuario, todavía en el grado 10. Para este día, además, la Luna también anda en Escorpio. Peleas. Mujeres violentas o acosadas. Mujeres cabreadas que se manifiestan. Mujeres en las noticias. Exigiendo sus derechos. Manejando el cotarro. Temas de maternidad, familiares o alimentación ya que la Luna anda involucrada.

— 15 de octubre. Hay una bonita conjunción entre Mercurio y Venus. Noticias del pasado. Amores que regresan. Amigos que nos escriben. Desde luego un día cojonudo para exponer nuestras emociones, declarar lo bonito y lo malo, soltar piropos o pegarnos una escapada erótica a un lugar secreto. Grado 9.

— 24 de octubre. Venus le dibuja un sextil  s Saturno en Capricornio en el grado 4. Fijaos que este aspecto, que permite madurar en las relaciones y regala el apoyo y el consejo de especialistas o personas sabias lo habíamos vivido ya el jueves 13 de septiembre. Lo mismo recordáis qué pasó por la época.

— 26 de octubre. El Sol alcanza a Venus en su andar hacia atrás, en el grado 3. Si Venus es el amor y el Sol la fama y figuras masculinas, podríamos intuir la llegada de personas con mucho poderío a nuestras vidas y con ganas de mover la colita. Una amiga cumple justo este día. Ya le preguntaré.

— 31 de octubre. Se produce la interesante, rebelde, independiente y original oposición de Venus a Urano en Tauro. Sí, la que tiene que ver con divorcios, con rupturas, con encuentros ciberespaciales. Una muy similar se vivió el 12 de septiembre. En cualquier caso, si tienes planetas personales por la zona —grado 0 de signos fijos o incluso últimos grados de signos cardinales—, te habrás dado cuenta que todo es un lío, que no te aclaras, que tus relaciones son un descontrol y que no hay manera de decidirte. Estás viviendo lo que se conoce como un Uranazo. Que te diviertas. Además, este 31 de octubre Venus regresa a Libra.

— 9 de noviembre. Un día después de que Júpiter ingrese en Sagitario, Venus desde Libra le dibuja un bellísimo trígono a Marte en Acuario. Grado 26. Es muy buen momento para racionalizar todos los miedos, paranoias y melodramas del mes anterior. Para actuar de manera fría. Desapegada. Poder llegar a un acuerdo justo. Incluso para participar en una orgía. O acudir a una terapia de grupo.

— 16 de noviembre. Venus despierta de su retrogradación, en el grado 25 de Libra. Teóricamente todo este mogollón venusino empezará a ir ajustándose poco a poco. Recordad que conviene esperar un par de días antes de tirarnos en paracaídas.

— 1 de diciembre. Venus vuelve a oponerse a Urano —que por entonces ha regresado a Aries—  y más relaciones que se cortan o no sé entiende qué cojones pasa. Problemas para mantener un compromiso. Yo antes que el otro. En el grado 29.

— 2 de diciembre. Venus regresa a Escorpio. Tenemos la oportunidad de enfrentarnos otra vez a aquellos bloqueos, miedos o pasiones y comprobar —gracias a cierto equilibrio y razón librianos— que no es tan fiero el león como lo pintan.

— 18 de diciembre. Venus regresa al punto donde inició la retrogradación. El gradito 10. Podríamos dar la retrogradación por finiquitada.

— 7 de enero del 2018. Adiós, Venus, pesada. Ingreso en Sagitario.

 

Venus en Escorpio 2018. El retrógrado y sus predicciones. 

Por fin hemos llegado  a la parte que más os interesa: las predicciones. Seguro que muchos de vosotros os habréis saltado el artículo para llegar directamente aquí, que ya os conozco. Pero qué le vamos a hacer: A todos nos encanta descifrar el futuro. Y sobre todo nos ilusiona pensar que va a suceder aquello que deseamos.

La cuestión es que esta vez, por hacerme el moderno, me tomé la licencia de colgar dos vídeos al respecto. Allí os cuento tooooodo lo más importante al respecto del tránsito y cómo podría afectar cada carta en función de su configuración. Por fa, no os riáis de mi cara. Ni de mi bigote.

***

Y nada, aquí se termina el repasito de Venus retro con sus fechas, su guasa, vídeos y predicciones. No os quejaréis que tenéis material para rato. Si os quedan dudas u os apetece compartir vuestra experiencias ya sabéis dónde escribir.

Sin más me despido. Como siempre, un  trillón de gracias por leer. ¡Por compartir! Por el cachondeo. Por preguntar. ¡Por opinar! Por vuestros Likes. Por hacerme publi. Por correr la voz. Por hacerme cosquillitas.

Recordad que podéis seguirme en facebook, twitter e instagram. Y si no, por telepatía. 

Un super abrazo,

Emilio P. Millán

 

 

 

 

(Fotos. Fte: clarus.my/doing-what-we-love; hcpnow.com; lamenteesmaravillosa.com/;)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cuando envías un comentario estás aceptando la política de privacidad de Mochila Astrológica.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

10 ideas sobre “Venus en Escorpio 2018. Un retrógrado intenso y obsesivo.

  • Anuska

    Hola Emilio,

    Me ha gustado lo de los vídeos, y eso que yo soy más de palabra escrita.

    Mi ascendente es escorpio pero no tengo ese orden ideal del que hablabas en tu vídeo, ya que en escorpio tengo la casa 1 y la 12, que es por donde se va a pasear venus retro. Tras ver el vídeo (y sacar notas) no sé muy bien con qué quedarme. Uno de mis grandes problemas este año es el sentimental, una relación que va y viene, no se termina de definir y nunca sé a qué atenerme; todo es incertidumbre. ¿Esta venus retro podría servir para redefinirla?

    Otra cosilla, durante esta retrogradación posiblemente tendré una operación, que conlleva cierto cambio estético. ¿Crees que podria haber algún problema?

    Un saludo.

    • Mochilastrológica Autor

      Rosa, no puedo atender una consulta de este tipo y seguro que me entenderás. Sois muchos, me encanta resolver pequeñas dudas pero también tengo que pagar el alquiler. Te recomiendo releeas el artículo y sobre todo que bichees los vídeos de youtube. Seguro que te ayuda con tus conclusiones.

  • Yaiza Marrero

    Hola Emilio!! Venus por mi casa 12.. Me ha vuelto a aparecer alguien q en ppio el sentimiento es “oculto”, y recuerdos de vidas pasadas y mucha kundalini😱 en serio q la casa 12 ya no sé ni cómo cogerla.. Y eso q soy sol en piscis y mucho piscis.. Esta vez espero q lo oculto salga a la luz, y q todo eso q sucede por debajo de la superficie” coja un camino.. Una forma por dios!! Hasta yobestoy cansada de neptuno, en serio😬😒

    • Mochilastrológica Autor

      Yaiza, las cosas salen “a la luz” cuando pasan por el Ascendente. Lo que se gesta en la 12 cobra materialidad en la casa I, así que espero que eso te sirva como esperanza o para calcular cuándo pueden aclararse las cosas 😉

  • Damian 1956

    Tengo Nep a0..de escorp en 12, cuadMerc fincapri3, cuad too, Urano fin de Cancer.elUranod transitoen mi 6. cerrando el cuad.Tengo mobbing en mi job, el transito rtrog d Venus q me depara?

    • Mochilastrológica Autor

      Te recomiendo que veas el vídeo con las predicciones, a ver si te puede aclarar algo al respecto: sobre todo mirar si ese Venus retro te pasa por la casa XII o ya por el Ascendente. Con ese Venus Retro por XII lo que se me ocurre es una baja por enfermedad —baja pagada, ya que Venus anda por ahí y tiene connotaciones monetarias.

  • David

    Muy buen post ! Me alegro de verte la cara ! :)) Me voy a comer los marrones del ascendente Tauro, así como si nada… Y con el año que llevo con los eclipses y Acuario, como ya comentas… que te voy a contar. Así que a comprar provisiones y a encerrarse en casa hasta enero hahahha.

    Gracias.

    • Mochilastrológica Autor

      Nooooo! Ya será para menos. Aunque en invierno una chimenea en casa y provisiones no viene nada mal. En cualquier caso, los eclipses o la cuadratura Marte / Urano son mucho más perniciosas que este Venus Retro. Así que a disfrutarlo!

      Gracias a ti.