Semana muy pisciana

Boletín Astrológico: Del 26 de Febrero al 4 de Marzo 2018


Queridos, queridas. Mochileros, Mochileras. Gente del planeta y alrededores. Aquí estamos de regreso, una semana más, con el correspondiente Boletín astrológico. Tiempos de Piscis. Apenas saliendo de la sublime conjunción entre Venus y Neptuno en el grado 13 del pasado miércoles. No todos debieron de notar el aspecto pero quizá las preguntas a responder podrían ser: ¿Ha habido cine? ¿Ha habido arte? ¿Invitaciones, regalos, cambios de look? Disculpas. Comprensión. Bailes. Música. Enamoramientos. Si ese fue el caso, quizá podamos alzar la vista al cielo y reconocer al vaporoso Neptuno y a la disfrutona de Venus; los dos, por supuesto, en el caótico e inclusivo Piscis.

Mientras redacto estas líneas todavía estamos a domingo 25 pero ya de paso aprovecho para comentar dos aspectos que se me despistaron en el último Boletín.

Recordad que Piscis también simboliza la falta de atención y el andar por las nubes así que no os apuréis tanto si se os olvidan o pierden cosas, os equivocáis de autobús, de oficina o tren. En cierto modo Piscis -o mejor dicho, Mercurio en Piscis- tiene un toque intrínseco de retrogradación: conlleva olvidos, malentendidos y uno de pronto no recuerda dónde narices dejó las llaves. Pero también implica suerte y orden dentro su caos.

Así, el pisciano que olvidó donde puso las llaves, durante la búsqueda descubre algo nuevo que despierta su interés. Se olvida de las llaves. Se embarca en algo incluso mejor. Y luego llega la marea, lo revuelve todo, se olvida de a qué vino y vuelve a empezar. ¿Conclusión? Piscis tiene que confiar un poquito en el caos. Es parte de su naturaleza.

Pero yo os quería mencionar los aspectos de hoy domingo…

Por un lado, Venus se cuadra a Marte, de Piscis a Sagitario. Aquí tenemos enamoramientos, ensoñación, ideas quijotescas y un tremendo pendular al relacionarnos. O nos sentimos víctimas o somos los grandes salvadores. La verdad que es un aspecto complicadito: puede dar alcoholemia, divorcios, gastos compulsivos, problemas de autoestima y, en general, conflictos sentimentales. Pero también es cierto que esta cuadratura le da mucha energía erótica al nativo. Permite que no se aburra en sus relaciones. Y tampoco está tan mal entender que el amor implica cierto dinamismo. O con Marte implicado, cierta batalla.

Luego,  un poquito más tarde, Mercurio se une a Neptuno. Estos son más despistes al cuadrado. Pero también intuición, simbología, sueños. Quizá os apetezca consultar el Tarot. O solicitar mi coaching astrológico.

Y ya empezamos con la semana…

El primer aspecto lo vivimos el martes 27 con el sextil entre Venus en Piscis y Plutón en Capricornio. Como veis, este Venus no dejará de hacer aspectos -en su mayoría, hermosos- y quizá haga las delicias de los piscianos que cumplan alrededor del 10 de febrero. Regalitos. Encuentros amorosos. Pasión. También una buena entrada de dinero. Si alguien quiere comentar, ya sabe dónde hacerlo…

Luego el miércoles 28, el rápido Mercurio dibuja cuadratura a Marte en Sagi. Esto puede generar debates polémicos. Distorsión de opiniones. Estrés mental. En cartas de nativos, el aspecto genera una especie de diarrea verbal: la persona habla y habla y habla sin tener en cuenta al interlocutor. Con Piscis involucrado, la diarrea es oceánica.

Más tarde, ese miércoles, Mercurio hace sextil a Plutón así que quizá se mitigue los ataques verbales. Se aplaque la mente. Los humores. De nuevo, más asuntos económicos. Aquellos con mucho Piscis en la carta podías estar pendiente si se os mueven temas monetarios durante estas semanas. ¡Y acordaos de comentar!

Más cosas.

Bueno, ya el jueves 1 tenemos el mega aspectazo cuando Venus exaltado en Piscis le dibuje trígono a Júpiter en Escorpio, todo en el grado 23. Esto se traduce en pura armonía, bienestar con los amigos, disfrute, buen gusto, ganas de aprender, viajar o expandirse. Felicidades pececitos. Por cierto que Júpiter ya se encuentra estacionario, es decir, ni palante, ni patrás; y el próximo 8 de marzo comienza su retrogradación. Pero ya os lo recuerdo en el próximo Boletín

El viernes 2 tendremos el plenilunio en Virgo, en el grado 11. Ya sabéis que toda Luna Llena implica revelaciones, resultados, culminación. No está muy mal esta Luna. Por regencias, Mercurio sale poco ganando pero dibuja buenos aspectos, así que preparaos a recibir noticias gratificantes. Con un plenilunio en Virgo se debe buscar un equilibrio entre el caos intuitivo y el orden maniático. Entre lo onírico y lo racional. Entre los sueños y la realidad cotidiana, que también puede estar llena de magia.

Además, un poquito más tarde ese viernes, Mercurio dibuja el trígono a Júpiter, lo que potencia la calidad de esta Luna Llena.

Finalmente nos despediremos de la semana con dos nuevos aspectos piscianos. El domingo 4, el Sol se une a Neptuno. Es una conjunción particular: fijaos que el Sol busca el brillo, es la parte más auténtica de nuestra carta, aquello que nos diferencia de los otros. Por decirlo a lo bruto: por el Sol, cada uno de nosotros y nosotras es quien es. Sin embargo llega Neptunito -tan puñetero, recordadlo, tan puñetero-, y empieza a borrar contornos: ¿qué es lo mío? ¿qué es lo tuyo? ¿quién soy? ¿quién eres? ¿somos todos uno? Así actúa Neptuno: Desdibuja la personalidad. De hecho, en cartas natales, un Sol y Neptuno en aspectos inarmónicos puede implicar figuras masculinas vagas y difusas en la vida del nativo.

Total. Que aquellos que cumplís por el 4 lo mismo tenéis cierta crisis de identidad durante el próximo año. Esta es una posible lectura. O lo mismo os sentís más inspirados. Con más fe. Más artísticos. O agarráis un catarro. En cualquier caso, sí se puede sentir como una debilitación del ego: es decir, mi personalidad, aquello que me gusta, aquello con lo que me identifico, pierde validez. Puede haber también más caos. Grandes enamoramientos. Y grandes desilusiones.

Por último, el domingo en la tarde, Mercurio se acerca a Venus y le da un besito fugaz. Bonito es este contacto. Literatura. Salidas artísticas. Placer en la comunicación. Armonía con los hermanos. Palabras de amor. Y amor por las palabras. Aprovechad para declararos, pedir perdón o lanzar maravillosos piropos.

***

Y hasta aquí el resumen de la semana. Ya sabéis: hay que darle al Like, hay que compartir, hay que comentar. También podéis seguirme por facebook, twitter e instagram. Y por supuesto por telepatía.

Muy feliz semana. Os dejo con un viejo tema de Presuntos Implicados y con la voz de otra Piscis: Sole Jiménez.

Un millón de gracias,

Emilio P. Millán

 

 

(Imagen http://www.delamonica.fr/en/)

 

 

 

Y si te gustó... qué mejor que compartirlo. ¡Muchísimas Gracias! Share on Facebook59Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0Email this to someone

¡Participando aprendemos todos!

6 ideas sobre “Boletín Astrológico: Del 26 de Febrero al 4 de Marzo 2018

  • Frany

    Si lo que una tiene en Piscis es su luna, ¿debería darme por aludida también?
    Y otra duda. No sé si conoces la astrología védica, pero por lo poco que sé, dan más importancia al signo lunar que al solar (por lo que yo sería Piscis y no Tauro).
    Si no es un rollo para ti comentar, ¿qué opinas de esta otra astrología?

    • Mochilastrológica Autor

      Hola, Frany, pues un poco aludida sí que te puedes sentir -de hecho, la Luna y Piscis comparten cualidades de humedad y frío, hay fertilidad e introspección en ellas. Aparte de estas analogías, piensa que la carta siendo un todo contiene tres pilares básicos que son el Sol, la Luna y el Ascendente. Estos tres elementos ya condicionan la personalidad y el destino del nativo. De la misma manera habrá que tener en cuenta los aspectos de los planetas a estos puntos.

      No conozco apenas la Astrología Védica, más allá de que trabajan con el diseño medieval de las cartas cuadradas, que es bien hermoso.

  • Ana

    Hola! Me encantan tus boletines, cargados de buen rollo Jupiteriano. Hace un par de semanas comencé a leerlos y no he parado. Por cierto soy del rebaño de los piscis y cumplo el lunes 5… sol Neptuno… espero me traiga mas inspiración y no caos

    • Mochilastrológica Autor

      Gracias, Ana. Feliz retorno solar y que así sea: que llegue esa inspiración y menos caos.

      De todas formas, este aspecto ya lo deberías haber sentido a lo largo de todo el año -una especie de disolución de la personalidad. Un avance lento de nuevos gustos, personas y ambientes. Una renuncia a aquello que fue y que ya no sirve.

      Hasta pronto!