Un día intensamente hermoso

Boletín Astrológico: Del 8 al 14 de Enero 2018


Que sí, que ya lo tenemos aquí, el Boletín de la Semana. Menos mal que lo repasé pues, con mi despiste habitual, se me habían colado entre líneas un par de 2017… Y es que, nos guste o no, ya estamos de lleno metidos en el 2018 con todas sus consecuencias. No parece un año tan terrible. Desde luego, mejor que el pasado o que el todavía lejano 2020.

En cualquier caso, espero que lo iniciarais con buen pie. Tuvimos una bonita Luna Llena, la poderosa conjunción Marte y Júpiter y un reiterado trígono Mercurio y Urano. Vamos, que empezamos el año con bastante marcha, emocionalidad y poderío. Yo llegué al 6 de enero, día de los Reyes Magos y día del Astrólogo, trabajando y estudiando mucho, haciendo honor a la profesión, así que no me puedo quejar. Os doy las gracias, por cierto, a los que asomasteis a felicitarme por Facebook, email y teléfono.

La semana que estrenamos, que va desde el 8 al 14 de enero, viene cargada de matices. Parece, por un lado, una bomba de relojería, con mucha necesidad de aclarar asuntos emocionales y sacar porquería fuera. Además, se intensifica la energía capricorniana en el ambiente, obligándonos a definir metas y a gestionar mejor el tiempo y preparándonos así para el novilunio en Capri del próximo miércoles. Al final de la semana también habrá oportunidad de romper con tradiciones y valores añejos.

Pasemos al análisis…

Bueno, todo esto de la bomba de relojería emocional viene condicionado por los aspectos del martes 9. ¿Preparados? Sol y Venus se conjuntan a Plutón, todos en el grado 19 de Capricornio. A su vez, le dibujan sextil a Marte, que sigue domiciliado en Escorpio. No sólo eso: la Luna, con su rápido ciclo, también andará en Escorpio así como Júpiter, que ya sabéis que se queda ahí prácticamente todo el año.

Total, un día muy poderoso y profundo para seducir, manipular, descubrir secretos o confesarse. Para comerse el mundo. Para acudir al psicólogo. Para morir metafóricamente y renacer como el ave fénix. Para hacer cosas a escondidas. Para acostarse con la jefa. Para seducir al jefe. Para robar. Para gastar o invertir. Para hacer una proposición arriesgada, inteligente e indecente.

El aspecto se perfecciona el martes pero ya vibra en el ambiente y nos rondará toda la semana. Colorea estos días de gravedad, de una necesidad de profundidad, de sincerarnos y enfrentarnos a nuestros miedos y necesidades. ¿Quién cumple en las fechas? Os aviso que vais a estar on fire.

Luego el jueves 11 tenemos cambio planetario. Sí, por fin, después de mes y medio dándonos el coñazo, en caída y retrógrado, Mercurio ingresa en el signo de Capricornio. No es que este sea el Mercurio más gracioso del zodiaco; de hecho es un poco muermo y cínico, pero nos va a venir bien para organizarnos durante la cuesta de enero y determinar qué rumbo queremos darle a este 2018.

Como veis y tal como os adelantaba en el especial de Saturno, tenemos Capricornio para rato. Así, a partir del jueves, Sol, Venus, Mercurio y el cascarrabias de Saturno andarán transitando este signo cardinal. Para los nativos, el ingreso de Mercurio les augura noticias, movimiento, facilidad para el comercio, firmas de contratos y transacciones. Aumentos de sueldo y charlas con los padres o los jefes son recomendables por estas fechas. Los otros signos cardinales –Aries, Cáncer y Libra– tienen que tener cuidado de no comprometerse demasiado; quizá les saturen las obligaciones y las exigencias ajenas. Andará por Capri hasta el 31 de enero.

Claro, Mercurio normalmente corre que se las pela. Así, el mismo sábado 13 ya se une a Saturno. Fijaos que Mercurio y Saturno conjuntos son super serios, más aún cuando esta unión se produce en el signo de Capri: al pan, se le llama pan; al vino, se le llama vino y fuera quedan las ornamentaciones, esoterismo y vaguedades. La mente trabaja de manera práctica, concentrada, inflexible y un poco como los burros, que son incapaces de mirar hacia los lados. Por tanto, día un tanto severo. Para hacer cuentas. Para recapitular, verse una peli sueca de tres horas o estudiar para las oposiciones. Menos mal que la Luna andará por Sagi, aligerando el ánimo y expandiendo cierto optimismo.

Además, el sábado, Venus, que también se mueve veloz, cuadrará desde Capri a Urano en Aries. Rupturas, discusiones, divorcios, canillas al aire, ganitas de cachondeo y de mandar al garete relaciones que se volvieron añejas… Gastos caprichosos. Bodas alternativas. Noviazgos entre personas de edades muy diferentes.

Y no sólo eso. El domingo será el Sol en Capricornio el que cuadre a Urano, añadiendo más cortes drásticos, originalidad, innovación y necesidad de independencia a los nativos. Estamos hablando del grado 24.

Resulta muy curioso porque, mientras los Capri del primer decanato ya empezaron a acusar el peso saturnino, los del segundo se encuentran bajo la protección del sextil de Júpiter. En el caso del tercer decanato, aquellos que cumplís entre el 13 y el 19 de enero, la cuadratura de Urano os sigue exigiendo romper con viejos hábitos, sacudiros el polvo, rebelaros contra el sistema y bailar un cha-cha-chá. De entrada, Capri no es un signo que se lleve muy bien con las novedades uranianas, pero lo mismo ha llegado el momento de que os pintéis las uñas de violeta, os hagáis una cresta y mandéis vuestro trabajo y actitud viejoven a freír espárragos.

Y nada, ya sí que me voy. Volvemos muy pronto. Acordaos de comentar, de compartir, de hacernos llegar vuestras experiencias. Siempre que pueda estaré ahí para responderos.

Os mando un millón de gracias, abrazos cósmicos y fresquete sabroso berlinés.

Nos leemos muy pronto.

Emilio P. Millán

 

 

Y si te gustó... qué mejor que compartirlo. ¡Muchísimas Gracias! Share on Facebook81Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0Email this to someone

¡Participando aprendemos todos!