Trígono de tierra y un Venus en Escorpio controlador

Boletín Astrológico: Del 3 al 9 de septiembre 2018


Buenos días. Buenas tardes. Guten morrrrrgen (y el resto de saludos mundiales en todos los idiomas, dialectos y lenguas muertas). Aquí otro domingo más redactando el boletín con las próximas novedades cósmicas.

Como siempre, no viene de más hacer un pequeño balance de cómo rodaron los últimos días: ¿se han sentido más cañeros? ¿Gente más gritona? ¿Capricornios rebeldes? ¿Jefes enfadados? ¿Padres protestones? ¿Un millón de cosas de pronto que hacer? ¿Planes? ¿Demandas? ¿Jaleo en el ambiente?

Recordad lo que decíamos: Marte acaba de despertar de su retrogradación y a veces puede sentirse como una explosión de toda la ira que se ha tenido reprimida en los últimos meses.

Por otra parte, una vez este Marte se reacomode y agarre su velocidad habitual vais a ver cómo un montón de temas pendientes se van solucionando u os veis metidos en mil asuntos, con mucho más ánimo y ganas de pelear —sobre todo si tenemos en cuenta que venimos de un agosto con 6 planetas retrógrados y nos estamos metiendo en un septiembre donde sólo dos planetas andarán retro. Chachi piruli.

Total. Tenemos por delante una semana super rica en aspectos —nada que con ver la pasada con sólo dos eventos importantes y ambos apretados en el jueves 28. Esto significa que en este Boletín vais a aprender mucho de Astrología y que yo no voy a tener que calentarme la cabeza buscando temas para rellenar huecos.

Vamos entonces al lío.

Estrenamos el lunes 3 con un bonito sextil entre Mercurio en Leo y Venus en Libra, en el grado 25. Ya vivimos un sextil similar el 19 de agosto, pero claro, por entonces Mercurio estaba despertando de su retrogradación y no sabía tan bien donde tenía la cara. ¿De qué va este sextil? Bueno, pues potencia la expresión de emociones, el trabajo artístico-literario, la posibilidad de llegar a acuerdos, de suavizar rencillas, de comprar con buen tino y de pegarnos unas mini escapaditas románticas. Al ser un sextil pues tampoco hay que esperar que nos toque la lotería —es un aspecto muy suavecito— pero en cualquier caso viene a beneficiar a los signos de fuego y aire con planetas alrededor del grado mencionado. Buscad en vuestra carta. A veces os llegan piropos. Una invitación. El mensaje de un viejo amigo. O una visita a la peluquería. O tu hijo que te sorprende de manera positiva. Un día agradable que no es poco.

Martes y miércoles pasan sin pena ni gloria, con aspectos lunares (Luna en Géminis y en Cáncer) y llegamos al jueves 6.

El jueves es un día importante pues tenemos dos grandes novedades. La primera es el ingreso de Mercurio en su signo de domicilio, es decir, en Virgo.

Mercurio + Virgo = Buenísima posición. ¿Para qué? Pues para todo lo que concierne a ambos arquetipos: estudiar, ordenar, mejorar, limpiar, organizarse, hacer listas, hacer cuentas, planificarse. ¿Que quieres hacer un presupuesto para el resto del año? Pues ahora es el momento. ¿Que te estás planteando un cambio de dieta o una mejora de tu salud? Ahora es el momento. ¿Quieres empezar a estudiar o incorporar una nueva rutina en tu vida? Más de lo mismo.

Es, como veis, un buenísimo Mercurio. Va a hacer algunos aspectos peliagudos durante su tránsito y luego otros excepcionales que hay que saber aprovechar. La lástima —o el desafío— es que sólo se va a pegar 16 días en Virgo. El día 22 de septiembre ingresa en Libra así que tenemos que darle caña para aprovechar su fuerza.

Por supuesto, obvia decir que beneficiará a los Virgo —que andarán más charlatanes, ingeniosos y ligeramente atareados— y por trígono a los otros signos de tierra, Tauro y Capricornio. El área de vuestra carta donde tengáis Virgo será la que pueda ser sometida a este orden, a esta reorganización, al intercambio de información y mejora. Recordad que como signo mutable, Virgo es bastante flexible y le encanta ocuparse de varias cosas a la vez. Eso sí, cuidado con la (auto)crítica, la hipocondría y ese anhelo exigente de perfección. Virgo es puntilloso. Quejica. Es un signo de estrés mental.

Además, ese jueves 6, nuestro cabroncete de los anillos —es decir, don Saturnitodespierta de su retrogradación. Saturno. Saturno. Saturno. Me cago en tus muelas. Durante el tiempo que ha estado moviéndose hacia atrás, Saturno ha vuelto a apretarle las tuercas a los Capri del primer decanato —los que cumplís entre el 21 y el 28 de diciembre— y también —al menos en teoría— a darles la oportunidad de asimilar obligaciones, responsabilidad y ese deshacerse de lo superfluo saturnino.

Saturno castra, rebana, saca su hoz y quita de en medio todo lo que no sirve. Y si no lo haces tú a las buenas, pues lo hace él a las malas. Recordad que es un planeta frío y seco y conecta con el invierno, la caída de hojas, las ramas esqueléticas, la escasez de recursos y su buena dosificación. Como esos árboles raquíticos y tristes que siguen viviendo, sus redes profundas bajo tierra, a la espera de la llegada de la primavera.

Por supuesto, no han sido sólo los Capri los afectados por el planeta. Los otros signos cardinales —Aries, Cáncer y Libra— también tienen que aguantar lo suyo. Como siempre, no está de más repasar por qué parte de la carta os pasa Saturno porque os mostrará un grano en el culo del que no será fácil librarse.

Total. Que Saturno despierta. Esto es bueno. Porque sin con Saturno todo se mueve despacio, con Saturno retro lo ha hecho todavía más. Llegarán obligaciones pero quizá algún premio, reconocimiento, cima alcanzada.

Saturno se espabila en el grado 2 y es cierto que este grado —además de dolor y renuncia— puede traer novedades, dinerito contante y sonante, empresas futuristas y una revolución para los signos de tierra. Esto es gracias al trígono con Urano en Tauro, que se encuentra ahora mismo en el grado 2.

De hecho, este trígono se super reactiva el viernes 7 cuando Mercurio en Virgo también llegue a este grado. Ese día tendremos un mega trígono de tierra, es decir, Mercurio en Virgo, Saturno en Capri y Urano en Tauro, todos en el grado 2. Esto es un quilombo de arquetipos, cada uno aportando lo suyo de buena manera: comunicación, trabajo constante, innovación, oportunidades, ambición, proyectos a largo plazo profesionales con un toque original y arriesgado pero con todas las de ganar. Es como tener de pronto una idea brillantísima y ser capaz de planificarla, verla realizable y monetizarla.

Eso sí, el viernes también tenemos la oposición anual entre el Sol y Neptuno, desde Virgo a Piscis, en el grado 15. Este aspecto sí viene a desbaratar el orden y precisión mental de los previos días. Puede provocar desilusiones. Podemos idolatrar a gente o que nos idolatren y creérnoslo. Es importante agarrar bien el timón y desoir los cantos de sirena. Caos. Desorden. De nuevo resfriados. Bajada de ánimo. Cansancio.

Os recuerdo además que venimos de una Luna Llena de hace dos semanas en Piscis. Una Luna muy húmeda, con sus achaques, su espiritualidad —en mi casa tuvimos sesión de yoga— y sus contactos con gente sabia, servicial, médicos y estudiosos. Toda esta energía sigue estando muy presente: atravesamos en el mes de Virgo y el cuerpo puede depurarse, afloran alergias, incomodidades del estómago, cansancios acumulados… Mes para reflexionar sobre el cuerpo y sus enfermedades. Sobre el cuerpo, sus dolencias y su conexión con las emociones.

El sábado 8 tendremos una cuadratura entre Venus en Libra y Marte en Capricornio, ambos por el grado 29 y a punto de cambiar de signo. Venus y Marte en cuadratura da peleíllas en pareja, desboca la sexualidad, actúa de manera invasiva y le cuesta empatizar con el otro. Tiene miedo a ceder y por eso ataca. Algo así como “para amar tengo que discutir”. En un tránsito  que no nos va a amargar la vida pero si es un aspecto que tienes en tu carta natal, sí se vuelve más problemático.

Finalmente cerramos domingo 9 con dos noticias interesantes. Por un lado, el novilunio en Virgo. Sí, lunita nueva en Virgo, en el grado 17 y que viene a reforzar muchísimo de lo planteado en este boletín: orden, salud, planificación, estudios, constancia, ideas novedosas, reajuste de hábitos y su poquito de hipocondría y estrés mental.

Por otro lado, Venus ingresa en Escorpio. Oh la la. Aquí tenemos candela de la buena por una serie de razones. Para empezar, no está de más recordar que, según la Astrología Tradicional, esta no es la mejor posición para Venus.

Venus en Escorpio está en caída. Claro, Venus quiere relacionarse, que todos estén felices, disfrutar su ratito y frivolizar. Escorpio por su parte necesita drama, control, profundizar y transformarse. Son, por tanto, dos arquetipos un tanto antagónicos.

Luego también es interesante recordar que los antiguos decían muchas cosas y nosotros ahora podemos interpretarlas y vivenciarlas de otras tantas maneras. De hecho, Venus en Escorpio no es tan desgraciado, da bellezones y puede dar afición por la psicología, la astrología, lo esotérico, lo oculto. Es verdad que es bastante apegada en las relaciones y que tiene que aprender a soltar y confiar (¿pero no es esa la historia del 99 por ciento de la población?).

Por otro lado, este Venus en Escorpio va a hacerle aspectos a Urano en Tauro y además se va a pegar su temporada de retrogradación. Es decir, habrá Venus en Escorpio para rato. Hasta el 31 de octubre. Y luego desde el 2 de diciembre hasta el 7 de enero del 2018. ¿Perdona?

Como veis, se trata de un tránsito mega largo, con aspectos importantes y que va a traer cambios, divorcios, mejorías, reajustes y su carga de drama según la casa que os transite. Fijaos: Venus, como benéfico menor, promete placer, diversión, ocio, contacto con otras personas, sociabilidad, seducción, erotismo… Mogollón de cosas geniales. Pero claro, viene matizado por Escorpio, así que también incluirá celos, avaricia, envidia, enfermedades venéreas, herencias, prostitución, humillación, relaciones de sometimiento, experimentación sexual y de nuevo muchísimas ganas de controlar, sospechas y necesidad de querer verles los tres pies al gato.

Los Escorpio serán los más beneficiados así como los otros signos de agua. Con todo, ya hablaremos al respecto. Va a ser un tránsito largo, bonito y que va a aclararle las cosas a muchas relaciones (y permitir que otras empiecen). Lo comentaremos en el especial que ya tengo en el horno.

***

Y nada, esos son los aspectos semanales. A lo tonto me salió un boletín larguito… Ya sabéis, a darle duro que este septiembre es muy lindo y viene lleno de oportunidades.

Sin más me despido. Como siempre, un  trillón de gracias por leer. ¡Por compartir! Por la guasa. Por preguntar. ¡Por opinar! Por vuestros Likes. Recordad que podéis seguirme en facebook, twitter e instagram. Y si no, por telepatía. 

Un super abrazo,

Emilio P. Millán

 

(Foto. Fte: uga.ua)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cuando envías un comentario estás aceptando la política de privacidad de Mochila Astrológica.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

12 ideas sobre “Boletín Astrológico: Del 3 al 9 de septiembre 2018

  • Marta

    Hola Emilio!!!! Parece una semana interesante, ya te contare si me pasa algo, ya sabes que conmigo aciertas…. los eclipses, el puñetero marte…..todavía asimilando todas las sorpresas.
    Una pregunta, mi pareja tiene a venus en escorpio en casa 12 en su carta natal, a el le va a afectar mas la retrogradación de venus? o da igual en que signo este? la mía esta en libra casa 11.
    Muchas gracias.
    Nos escribimos
    Un abrazo

    • Mochilastrológica Autor

      Hola, Marta. Habría que ver la carta al completo y también ver en qué grado está esa Venus. Fíjate que la retrogradación se dará desde el grado 10 de Escorpio, así que si su Venus está en el grado 15 pues no notará tan fuerte todo el seísmo emocional de los próximos meses.

      Bueno… “seísmo emocional” es un tanto exagerado —como Escorpio, jeje— porque tampoco tiene que ser un tránsito tan terrible. Un poquito de drama. Algún cambio. Reajuste. Poco más.

  • Anya

    Anya aparece en tu web.

    ¡Mil gracias por tus boletines, Emilio! 🙂
    Para mí son una pequeña joya astrológica en medio del ciberespacio, y una grata lectura a la que me estoy aficionando…

    ¡Saludos desde la patria hispánica! Buena semana, y que los astros te acompañen. (?)

    Un placer. ~

    • Mochilastrológica Autor

      Mil gracias, Anya y bienvenida a la página. Como siempre digo: con lectores como tú da gusto seguir escribiendo!

      Abrazos de vuelta, feliz semana para ti también y perdón por el retraso al responder.

      Emilio

  • Alejandra

    Un gusto como siempre leerte querido Emilio… Todo iba viento en popa y salía emoción en mi corazón al leerte ya que como buena aries de ascente leo estos meses han sido una mentada de madre (eso sí mucho crecimiento interno) peeeero llegaste a lo de Saturno, que así como el Señor “camina” molestará y molestará a mi luna natal en la mmm correcta casa 6 en Capricornio 🤦 alguna porra o palabras de aliento que tengas para mí jajjajaaja… Así que ya te contaré cómo me va con su despertar jajaja… Te mando un abrazo desde México…

    • Mochilastrológica Autor

      La verdad que Saturno por la seis tiene mucho que ver con reajustes de salud, problemitas en el trabajo y cambio de hábitos. Si encima te toca la Luna pues los asuntos de salud y alimentación se subrayan más —desde temas de huesos a piel, dolores de espalda y tal.

      A veces a Saturno por la Luna le da por hacer reformas en casa. También puede ser alguien en la familia que enferma o nos llena de obligaciones. Abrazos hasta ese México tan lindo y querido.

  • Isabella

    Hola ! Siempre me “ regusta “ como cuentas los eventos que nos vienen . Mi Venus en Escorpio se va a alegrar de esta etapa , al menos que me traiga vidilla . En estos últimos meses ha sido un aburrimiento !😜😂. Gracias 😊

    • Mochilastrológica Autor

      Pues sí que va a tener acción tu Venus en Escorpio 😉 Eso sí, conviene recordar que la retrogradación empieza en el grado 10 —esto quiere decir que si tienes Venus del grado 11 al 29 quizá no se note tanto el ajetreo.

      Gracias a ti!