Boletín de Astromochila: Semana del 5 al 11 de septiembre 2016.


Supongo que lo tengo asimilado: esto de la Astrología me puede y ya hice varias cartas astrales durante mis vacaciones de viaje por España. En los próximos días, desde Málaga, quiero aprovechar para gestionar algunos asuntos del blog. Preparo novedades super interesantes. Lo vais a flipar.

Como no podía ser menos y, aunque con cierto retraso, también hoy publico el Boletín Astromochilero. El cielo de esta semana nos trae un estupendo regaloel ingreso de Júpiter a Libra, que en seguida os explico. A su vez, tendremos la última cuadratura del año entre Saturno en Sagitario y Neptuno en Piscis (pobrecitos los signos mutables). Estamos, además, atravesando un período de lunación creciente que culminará la próxima semana con la Luna Llena en Piscis y el eclipse lunar. Si recordáis del Boletín anterior, la semana pasada ya tuvimos eclipse solar en Virgo y toda época de eclipse promete meneo.

Claro, tanto eclipse parriba y pabajo tiene a los cuatro signos mutables (Sagi, Géminis, Virgo, Piscis) atacados por todos los flancos. Espiritualidad, insatisfacción, distorsión de la realidad, victimismo, discriminación, aceptación del otro, rigidez y dogmas pueden ser algunos de los temas y sentimientos que más les afecten. También se sentirán bloqueados por la duda, incapaces de conducir sus vidas y de entender hacia dónde se dirigen. Es lo que tienen las cuadraturas: son como un grano en el culo. Da igual cómo te coloques en la silla que siempre te molestan. Vale que, al final, gracias a ellas se crece como individuo y nos permiten embarcar en procesos creativos y de superación. Pero, en general, las cuadraturas estresan.

Por cierto que el resto de nativos del zodíaco tampoco os libráis. La carta astral es un círculo que incluye al horóscopo completo. Siempre habrá una casa de vuestra carta que contenga algún signo mutable e, incluso, algún planeta. Y eso vale tengas el Sol en Tauro, en Aries, en Ofiuco o en la Madre-que-te-parió. Así que esa área de tu vida se verá afectada por la cuadratura.

En fin, tampoco vamos a ponernos catastrofistas. Venus sigue en Libra, cantarín, risueño, con la copa de vino en la mano y el atuendo perfecto, recordándonos que el buen gusto y el compartir son de los mejores placeres de esta vida. Seguro que algunos os habéis reencontrado con amigos, os sentís gastones y generosos, os escapasteis de vacaciones o hicisteis un cambio de look. Cosas de Venus en Libra y de cómo transite vuestra propia carta.

La energía de la semana, de todas formas, anda rara: como la lunación es creciente, significa que hay que ponerse las pilas, que es tiempo de acción. Pero como se trata de un período entre dos eclipses y Mercurio sigue retrogradando, pareciera que más que hacer, hay que re-hacer. Es decir: en lugar de embarcarnos en nuevos planes sería interesante meterle caña a todos los asuntos que se nos han quedado pendientes durante el verano o incluso todo el año o más. En mi caso estoy ordenando todas las fotos del ordenador -una tarea titánica e interminable-, llevé mi tableta a arreglar y hoy es mi sexto día sin café -un desafío que siempre rondaba mi cabeza pero nunca me sentía capaz de cumplir.

Ya os comenté que Mercurio retrograda en Virgo, así que es una época excepcional para evaluar todo lo referente a la salud -cuánto me cuido y escucho mi cuerpo-, al trabajo -cuán eficiente realizo mis tareas y cómo me relaciono con los colegas- y, por supuesto, a las comunicaciones -si me expreso de manera clara, si sé analizar con realismo las situaciones, cuánto dependo de la tecnología. Como veis, al final siempre hay que hacer deberes y, con Virgo, más. Hasta el 22 de septiembre se mantiene esta energía.

El viernes 9 de Septiembre Júpiter entra en Libra. ¡Bien! ¡Bien! ¡Bien! La verdad que la noticia se merece un artículo aparte con sus reflexiones y predicciones respectivas; espero escribirlo. Aquí lo importante es que entendáis que Júpiter en Virgo, donde todavía se encuentra, no está dando lo mejor de sí -planeta y signo tienen poco o nada en común- y, encima, dibuja cuadratura a Saturno y oposición a Neptuno (más granos en el culo y los signos mutables medio locos).

Ahora con Júpiter en Libra se activarán otros aspectos tensos, esta vez cardinales, pero, en cualquier caso, el ambiente se relajará. Júpiter es el bonachón de los planetas, el tío enrollao, el que te deja que te comas otro trozo del pastel o te pone en lista de puerta de la disco para que no hagas cola ni pagues al entrar. Y como todos tenemos Libra en la carta, habrá un escenario en nuestra vida que mejorará: que se hinchará con su paso.

Libra tiene que ver con lo estético, con la justicia, con las asociaciones y la diplomacia. Aquellos que trabajen en campos artísticos se beneficiarán. También los abogados, los embajadores y los trabajadores sociales. Poniéndonos optimistas, debería favorecer la política internacional entre algunos países y, a su vez, permitir una mejor acogida a los inmigrantes. Y, como no, será un año amoroso para muchos. Libra es uno de los signos que vibra con la asociación y el amor. Pero ya no me enrollo más. Prometo explicaros más detalles en otro artículo.

Por último, el sábado 10 tenemos la cuadratura que mencionaba al principio del Boletín. Se producen en el grado 10 entre Saturno en Sagitario y Neptuno en Piscis, por si queréis chequearlo en vuestra carta. A los signos mutables sólo recomendarles que aprieten los dientes, respiren y cuenten hasta cien. Lo bueno es que Marte ya se alejó del cotarro y, poco a poco, la frustración y la sensación de irrealidad se irá desanudando. Si han podido con las semanas anteriores, esta les parecerá un juego de niños.

Ahora sí,  me despido. Sed felices. Compartirme. Comentadme.

Mil gracias por leer.

 

 

 

Y si te gustó... qué mejor que compartirlo. ¡Muchísimas Gracias! Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0Email this to someone

¡Participando aprendemos todos!

3 ideas sobre “Boletín de Astromochila: Semana del 5 al 11 de septiembre 2016.